México y sus laberintos

Para México la idea del laberinto no es un emblema desconocido. Es un instrumento de culto animista; cósmico, escatológico, infinito.

En los comienzos de toda cultura hay un laberinto. El tiempo, el movimiento, los destinos, la catarsis, la filosofía, el cause del viento y todo lo desconocido pueden ser uno. Estos diagramas salieron de la mente humana desde hace tiempo, y desde las culturas primigenias se fueron propagando como un símbolo. La necesidad de tallar uno, de expresar la complejidad del universo del hombre y volverle palpable, se refleja en cada bella encrucijada que se ha labrado, erigido o pintado a través de los tiempos, y que todavía resuena dentro de la historia de prácticamente todas las culturas del mundo. Para México la idea del laberinto no es un emblema desconocido. Es un instrumento de culto animista; cósmico, escatológico, infinito. El laberinto antiguo mexicano –si es que existió alguna vez la idea de éste como tal– está representado en innumerables formas que explican no una encrucijada sin salida, sino la inevitable reproducción de la existencia y sus varios caminos. Diría Borges –ya adentrado en La Araucana– un laberinto de laberintos; uno creciente que abarca el pasado y porvenir y que implica de algún modo los astros. 

El laberinto mexicano bien puede ser la piedra del Sol –de filosofía todavía más antigua que el propio mexica– que traduce la travesía de los días y en su centro ubica la energía más épica, la del Sol. Podría encontrase uno en la trampa de lazos para alcanzar al venado azul que es el Niérika, instrumento de la cultura wixárika con más de un camino o significado. Lo encontraríamos acaso en sus manuales del tiempo, que expresan origen y porvenir y que prácticamente fueron capaces de vislumbrar los destinos, de resolver pequeños laberintos; en el quinconce, la geometría de los cuatro elementos y un centro que utilizaron la mayoría de culturas para fraccionar su arquitectura; en la cosmovisión de la vida y la muerte, y esos cuatro destinos a donde van a parar los espíritus una vez despojados de su materia –aunque muy probablemente el laberinto solo sea el Mictlán y sus estados de conciencia–, pero más importante aún, en  Nahui-Ollin, el quinto Sol o Sol de movimiento, ese símbolo transfinito y épico de la antigüedad y actualidad que proyecta movimiento cíclico o, dicho de otra forma, un eterno retorno. Lo que mucho sorprende del laberinto mexicano es el hecho de que no se mira como un diagrama mental de complejidad para el hombre, al contrario, se señala en todas partes y en cada detalle, como una viva representación de la realidad –a pequeñas y grandes escalas–, y se repite constantemente en un intento de plasmar la verdad de las cosas, pues la búsqueda de ésta ya es inútil, el hombre americano la conoce y la comparte al mundo.

Pero, más allá de los múltiples significados azarosos que se puedan conjeturar con ellos, los laberintos han dotado al mundo de inexplicables y estéticos diseños gráficos, arquitectónicos y literarios. En México existe cierta inquietud por plasmar símbolos laberínticos en piedra, artesanías, telas y demás.

Aunque la fabricación del laberinto como se conoce hoy no es propia de América, también se hayan algunas piezas arquitectónicas laberínticas con muchos años de vida, como es el caso de la zona arqueológica de Paquimé, en Chihuahua, una comunidad que desarrolló viviendas semisubterráneas a manera de encrucijada. El mismo camino al inframundo reproducido en las penumbras de Teotihuacán pudo haber fungido como una especie de laberinto.

Paquimé

Tal vez nada llame más nuestra atención que un laberinto y todavía no estemos conscientes de ello. Pero, nada de lo que llama nuestra atención puede estar libre de una explicación. Por eso es que algunos hombres y mujeres se han dado a la tarea de facilitar la reproducción del pensamiento mexicano en torno a estos fascinantes diagramas. Y, como todo gran laberinto, estos textos están fabricados para que uno se pierda y se pueda encontrar. En breve unos ejemplos:

Amor es más laberinto / Sor Juana Inés de la Cruz

…Sin duda, como este alcázar,
empezando en un palacio,
en un laberinto acaba
de tan intrincadas vueltas
y entretejidas lazadas
que el discurso las ignora
aunque las toque la planta,
pues jamás ha entrado a verlas
atención tan desvelada
a quien no turben las señas
de sus indistintas cuadras,
porque con tal artificio
las dispuso aquella sabia
industria de su arquitecto,
que, unas con otras trabadas,
son unas, y otras parecen;
son iguales, y son varias
–prueba de esta verdad sea
el que, sirviendo su estancia
de triste prisión, adonde
de tu padre la venganza
a los atenienses pone,
para que de sangre humana
se alimente el Minotauro,
monstruo de formas contrarias,
no tiene más puerta que
su dificultad, por guarda– (…)

Dédalo / Jaime Torres Bodet

Enterrado vivo
en un infinito
dédalo de espejos,
me oigo, me sigo,
me busco en el liso
muro del silencio.
Pero no me encuentro.
Palpo, escucho, miro.
Por todos los ecos
de este laberinto,
un acento mío
está pretendiendo
llegar a mi oído.
Pero no lo advierto.
Alguien está preso
aquí, en este frío
lúcido recinto,
dédalo de espejos…
Alguien, al que imito.
Si se va, me alejo.
Si regresa, vuelvo.
Si se duerme, sueño.
«¿Eres tú?», me digo…
Pero no contesto.
Perseguido, herido
por el mismo acento
-que no sé si es mío-
contra el eco mismo
del mismo recuerdo
en este infinito
dédalo de espejos
enterrado vivo.

El Laberinto de la soledad / Octavio Paz

LA SOLEDAD, el sentirse y el saberse solo, desprendido del mundo y ajeno a sí mismo, separado de sí, no es característica exclusiva del mexicano. Todos los hombres, en algún momento de su vida, se sienten solos; y más: todos los hombres están solos. Vivir, es separarnos del que fuimos para internarnos en el que vamos a ser, futuro extraño siempre. La soledad es el fondo último de la condición humana. El hombre es el único ser que se siente solo y el único que es búsqueda de otro. Su naturaleza —si se puede hablar de naturaleza al referirse al hombre, el ser que, precisamente, se ha inventado a sí mismo al decirle “no” a la naturaleza— consiste en un aspirar a realizarse en otro. El hombre es nostalgia y búsqueda de comunión. Por eso cada vez que se siente a sí mismo se siente como carencia de otro, como soledad. Uno con el mundo que lo rodea, el feto es vida pura y en bruto, fluir ignorante de sí. Al nacer, rompemos los lazos que nos unen a la vida ciega que vivimos en el vientre materno, en donde no hay pausa entre deseo y satisfacción. Nuestra sensación de vivir se expresa como separación y ruptura, desamparo, caída en un ámbito hostil o extraño. A medida que crecemos esa primitiva sensación se transforma en sentimiento de soledad. Y más tarde, en conciencia: estamos condenados a vivir solos, pero también lo estamos a traspasar nuestra soledad y a rehacer los lazos que en un pasado paradisíaco nos unían a la vida. Todos nuestros esfuerzos tienden a abolir la soledad. Así, sentirse solos posee un doble significado: por una parte consiste en tener conciencia de sí; por la otra, en un deseo de salir de sí. La soledad, que es la condición misma de nuestra vida, se nos aparece como una prueba y una purgación, a cuyo término angustia e ines- tabilidad desaparecerán. La plenitud, la reunión, que es reposo y dicha, concordancia con el mundo, nos esperan al fin del laberinto de la soledad.

*Imagen: laberinto zulú – Más de MX

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora de tiempo completo, música y ser humano. Ha escrito numerosos artículos en este medio, dando vida principalmente a los rubros de Arte, Cultura, Misticismo y Surrealismo. Escribe y edita Ecoosfera. Su tiempo libre lo dedica a leer literatura griega, tarot y ocultismo, además de crear música con sintetizadores.

Tienes que escuchar este genial cover de Bohemian Rhapsody hecho por un mariachi femenil (VIDEO)

El video de esta ingeniosa versión es lo mejor que verás hoy.

Hay dos cosas que los mexicanos amamos profundamente: la música y la remezcla. En ese sentido, cuando algo nos encanta no podemos evitar celebrarlo y hacerlo nuestro, generando nuestra propia versión. La reciente fiebre por Queen, Freddie Mercury y Bohemian Rhapsody no han sido la excepción.

Fue así como Innovación Mexicana, un genial mariachi femenil, realizó una versión ingeniosa y encantadora, que combina deliciosamente la melodía original de Queen que todos conocemos y cantamos con unos inteligentes arreglos muy a la mexicana.

El resultado es interpretado con mucha maestría por este grupo de mujeres originarias de Tlaquepaque, Jalisco y, si se ha viralizado es porque el revolucionario cover suena tan bien que simplemente olvidas que esta no es la original. Por otro lado, el video es divertidísimo y entrañable. Sin duda te va a sacar una sonrisa.

Al mariachi “Innovación Mexicana” le urge sacar más covers como este y a nosotros nos urge recordar que cuando refrescamos nuestra música tradicional, experimentamos con ella y la usamos como una herramienta para conectar con otras formas de cultura popular, el resultado casi siempre es celebrable.

También en Más de México: Mariachi Flor de Toloache: 4 mujeres reinventando la música ranchera

“¿A dónde vas mujer? Vas que vuelas”: conoce a María Reyna González, deslumbrante cantante de ópera mixe

Como su voz, las formas de pensar, trabajar y vivir de María Reyna, cantante de ópera mixe, son absolutamente deslumbrantes.

Como su voz, las formas en que piensa, trabaja y vive María Reyna González cantante de ópera mixe son absolutamente deslumbrantes. Además de su cautivadora belleza, María emite una calidez que se adivina desde la primera sonrisa que hace cuando te saluda.

Su amabilidad y la transparencia con las que resuelve sus frases son solo comparables con su voz cantante. Y mientras que la última la ha convertido en una mexicana bien reconocida (y querida), son los atributos que despliega en la mirada los que la vuelven una mujer inolvidable.

La conocimos en un café en la colonia Juárez, en pleno centro de la Ciudad de México, relativamente lejos del lugar en donde nació y aprendió su lengua materna: Santa María Tlahuitoltepec, en la Sierra Mixe, de Oaxaca. Fue ahí donde sus padres le enseñaron el mundo en mixe o ayuuk ja’ay y donde cantó por primera vez.

¿Y quién es María Reyna?

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

Cuando estuvimos con ella, de su historia hablamos poco. Aunque sin duda es un rasgo muy interesante: María Reyna canta desde muy chiquita y, por mucho tiempo financió su sueño de profesionalizarse en esta forma de arte haciendo labores de empleada doméstica en la ciudad de Guadalajara.

Ahí aprendió español y, en un giro afortunado, conoció a Joaquín Garzón, el profesor que le enseñó “bel canto” (en italiano “bello canto”, es una técnica desarrollada en la ópera italiana durante los siglos XVII y XVIII).

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

En la búsqueda por construir una expresión muy auténtica, María Reyna y Joaquín dieron con la idea de la “ópera mixe” que combina el “bel canto” con un principio de identidad mexicana muy fuerte y que celebra las lenguas indígenas, haciéndolas sonar en la voz entrenada de la soprano, sobre melodías de corte más occidental.

Fue en 2012 cuando el proyecto dio un salto hacia el exterior pues un video que ambos grabaron de María cantando la preciosa pieza “Tääk´Unk” (“Madrecita”) se viralizó rápidamente. Ahora el par que conforma “Ópera mixe” ha logrado hacerse de un lugar relevante no sólo en la escena musical de México, también en países como Chile y Estados Unidos (aunque nunca han visitado al vecino del norte, pues a María Reyna le han negado la visa).

Celebrando la lengua materna

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

“Para ser internacional hay que ser profundamente regional” le dijo Joaquín Garzón a María, y ella nos lo dijo a nosotros, como pasando el secreto. Esa frase recuerda a otra, una pronunciada alguna vez por el chef Enrique Olvera, que dijo elocuentemente que “cuando te das cuenta de la riqueza de tu cultura, te vuelves más fuerte.”

Sin duda María Reyna encarna a la perfección esta premisa. Su fuerza y optimismo se contagian y es evidente lo agradecida que está con su herencia cultural, pues son sus particularidades las que la han vuelto pública:

Cantar en lenguas hizo que me abrieran las puertas.

Cuenta, así, la satisfacción que le produce hacer que las personas se paren de sus asientos cuando ella termina de cantar, a pesar de que no necesariamente entienden las letras de las canciones. Pero tal vez sea en este hueco —que se produce por desconocer la lengua— donde adquiere potencia otra cosa: la emoción pura. Pues, aunque no sepas maya, mixteco, náhuatl, zapoteco o rarámuri, María hace el trabajo de entregarte las sensaciones que sostiene cada letra.

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

Me encanta cuando me dicen “no te entiendo, pero me hiciste sentir”.

Además, está claro que la ópera por ser un género que atraviesa fronteras, de origen occidental y que ha estado permeada por un prejuicio de ser una expresión perteneciente solo a ciertas clases, puede transformarse en un vehículo perfecto para la promoción y difusión de las lenguas indígenas.

La ópera es una llave y con María Reyna de la mano está abriendo puertas a estas palabras y sonidos que también son mexicanos y que necesitan resonar con más fuerza que nunca.

Abrazando diferentes formas de identidad

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

Por otro lado, no todos se abren a las sensaciones. Se quedan en silencio, prefieren negar que algo les mueve o los está haciendo cambiar. Por eso, la pregunta obligada:

+DMX: Los mexicanos estamos lejos de entendernos como múltiples. ¿Te ha tocado sentir en algún momento obstáculos provocados por la identidad que asumes?

Cuando estaba estudiando y trabajaba como empleada doméstica sí me voltearon a ver y me dijeron “no hagas esto; de donde vienes no vas a ser grande; no vas a ser esto”. Pero, independientemente de eso, cuando tú sabes, cuando tú realmente sabes quién eres, de dónde vienes y sabes a dónde quieres ir, no importa, porque el ser de una comunidad, el ser hablante de una lengua no te hace ser menos… Creo que por esa parte he demostrado muchas veces que se puede. Y es que no importa dónde estés: salte. No te quedes donde te dicen que no puedes. No permitas la discriminación. No importa de dónde vengas, lo que importa es la mentalidad que tú tienes y hacia donde quieres ir.

Por otro lado, no se trata solo de una excepcional actitud ante las circunstancias: hay que trabajar y mucho.

Hay que moverse, tocar todas las puertas, hay que trabajar mucho. Todo lo que hacemos se ve muy bonito desde fuera, desde las redes sociales; pero hay que trabajar, estudiar, practicar… Al final, es muy bonito y satisfactorio presentarse ante un público que dice “gracias”. Pero hay que trabajar duro. Nada es gratis.

Además, hay grandes frustraciones, pero tenemos que transformarlas en nueva energía:

Lo más frustrante ha sido estar lejos de la familia, fuera de la comunidad; pero eso, a la vez fortalece, aunque es mucho sacrificio.

“¿A dónde vas mujer? Vas que vuelas”

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

+DMX: ¿Qué potencial podría haber en lo que tú haces para mejorar la vida, especialmente de las mujeres en este país? Mucho más allá de lo emocional (porque sin duda tu canto y presencia curan)

Tengo muchas amigas que siguen trabajando como empleadas domésticas y siempre les he dicho (y es el mejor ejemplo que puedo mencionar en este momento): salgan de donde están; pueden estar trabajando pero también estudien y prepárense. Busquen una meta que quieran lograr en la vida y no solamente se trata de casarse; tener una casa y eso… Pero, además, ser artista o figura pública influye mucho; que vean que yo me estoy moviendo. y también puedo decir con mucho orgullo que mucha gente me vio desde que yo empecé, desde que estaba chica, desde que era una niña y los que me ven ahora dicen: sí lo lograste, sí lograste lo que siempre dijiste. Me dicen ¿a dónde vas mujer, a dónde vas? Vas que vuelas.

Yo le digo a las mujeres que luchen por lo que quieren. Que los sueños se hacen realidad, pero pues trabajando; trabajando mucho. Y hay veces que vamos a caer, hay veces que decimos, no puedo, pero hay que levantarse… ¿Cuál es el secreto? ese es el secreto.

*Fotografías: Ian Benet.

Netflix prepara una masiva cantidad de películas y series producidas en México

Netflix prepara más de 50 series y películas producidas en México para 2019 y 2020.

Con el claro reto de sacudir una larga historia de entretenimiento telenovelero y contenidos poco estimulantes para el  imaginario, o eso esperamos, Netflix prepara una verdadera cruzada de producciones mexicanas. Evidentemente el mercado mexicano no es una cancha nueva para el gigante mediático de la era digital; basta con recordar que Roma (2018), la aclamada cinta de Alfonso Cuarón, fue una producción netflixera, además de varias series, entre ellas Club de cuervos, Luis Miguel, La casa de las flores, IngobernableLa piloto y Made In Mexico (con su título desafortunado).

Si bien Netflix presume que esta nueva ola de producciones mexicanas (se tienen contempladas más de 50 durante los próximos dos años, entre series y películas) será un vehículo para, en palabras de Ted Sarandos, CCO de Netflix, “proveer una plataforma para que el talento mexicano se reconozca alrededor del mundo”, también esperamos dos cosas esenciales de esta oleada:

Calidad

1. Que realmente se eleve la calidad del contenido producido en México para un público amplio –y no dicho en un sentido snob o intelectualoide, sino deseando narrativas accesibles pero también propositivas, placenteras y entretenidas, pero también estimulantes y que incentiven la madurez mediática del imaginario.

Identidad

2. Que dichas narrativas se construyan realmente en torno a la identidad mexicana y no atendiendo a una faceta de la globalización cultural que termina uniformando las identidades a favor de estereotipos globales, en buena medida dictados por el entretenimiento hollywoodense y afines. 

En fin, a continuación te compartimos un promo llamado “Listos para lo que sigue. Netflix México, pronto” producido por esta compañía para celebrar su próximo lance en este país (y que, por cierto, esperemos que no refleje el tono ni acercamiento con el que se abordara esta generación de contenidos).

¿Qué sigue para Netflix México?

Estas son algunas de las producciones más interesantes anunciadas por Netflix para México, además de las secuelas de series que en los últimos cuatro años ya fueron probadamente exitosas:

Rio Grande, Rio Bravo (serie de cinco cortos documentales sobre temas fronterizos, cuyo productor ejecutivo es Gael García)

Los corruptores (un thriller basado en la novela homónima de Jorge Zepeda Patterson)