Azteca de la Ciudad: el primer superhéroe mexicano-estadounidense (FOTOS)

Se trata del primer cómic mexicano-estadounidense, y también del primer súper héroe que enarbola el legado de la cultura mexicana.

Para el el lingüista e investigador holandés Søren Wichmann, basado en sus investigaciones, los mayas inventaron la tira cómica, pero normalmente el nacimiento de este tipo de literatura se le atribuyó a oriente. En Estados Unidos, el siglo pasado, sobre todo durante la primera mitad, este género se volvió tan popular que se infiltró en la cultura general, erigiendo la figura del superhéroe y fraguando distopías que hoy parecieran volverse casi reales.

En esta historia reciente, sin embargo, los súper héroes mexicanos han estado prácticamente relegados, hasta hace poco. Desde hace unas décadas, en 1993, Fernando Balderas Rodríguez, creó, según sus propias palabras, el primer super héroe mexicano-estadounidense: Aztec of the City.

Hasta hoy ha publicado tres volúmenes, hoy va por el cuarto. Inició una campaña que ya es exitosa, y ha recaudado más del 100% del monto inicial.

aztec of the city super heroe mexicano

En Aztec of de City, habitan otros héroes chicanos, como Super Chicano, Súper Latina, Aguila de Mexico, El Mestizo y Adelita, pero sobre todo, gira alrededor de El Azteca de la Ciudad, quien en el desarrollo de la historia pasa siempre encubierto, como un buen superhéroe, recorriendo distintos tipos de trabajos normales que cubren su identidad.

El cómic es además un retrato de la cultura mexicana y latina en Estados Unidos, y redescubre la imperiosa necesidad de “hacer comunidad” en este mundo globalizado, que tantas veces nos invita a convertirnos en individuos aislados.

aztec of the city super heroe mexicano

aztec of the city super heroe mexicano

aztec of the city super heroe mexicano

aztec of the city super heroe mexicano aztec of the city super heroe mexicano

Puedes conocer más de este cómic, y de su creador, aquí.

 

Conoce el Pokémon maya creado por esta artista: Pokemayan (FOTOS)

Sus personajes han llamado la atención, basados en dioses y la mitología maya, su reinterpretación con los Pokemayan es muy atractiva.

En los últimos meses el furor por el juego de realidad virtual Pokémon Go ha devuelto el gusto masivo por Pokémon. Este último en un inicio se trató de un juego de video con criaturas de poder que hacían uso de los cuatro elementos básicos: fuego, agua, tierra, pero también de otros miembros naturales como las plantas, o mitológicos, como las hadas.

Con el tiempo Pokémon tuvo tanto éxito que se convirtió en la serie televisiva de anime japonés que le dio proyección mundial. Hace unos meses la aplicación Pokémon Go, que es un juego de realidad virtual para encontrar a los personajes en la calle y convertirlos en maestros Pokémon, ha puesto de moda estos personas de nuevo.

En esta ola, y gracias a internet, fue ubicado el trabajo de Monarobot, una ilustradora mexicana de 25 años, originaria de Chiapas, que hace tiempo luego de una convocatoria llamada Pokemonathon, creó una serie de Pokémones con estética maya, el concurso consistía en hacer pokémones con un estilo propio.

En su twitter monarobot hace un comparativo de algunos de los elementos arqueológicos que inspiraron sus personajes. En entrevista menciona, además, que la mitología japonesa y su estética también se entrelazan en las figuras. Curiosamente, no están tan lejanas ambas estéticas, la maya y la japonesa.

Los siguientes son algunos de sus personajes de Pokemayans, los cuales reinterpretará a la brevedad según sus propias declaraciones. Puedes encontrar más de su trabajo en su Tumblr.

 

7 historietas que el imaginario mexicano jamás olvidará

Durante esta época de oro de la historieta mexicana, nuestros abuelos y padres, e inclusive algunos hermanos, crecieron con las historias de algunos cómic de autores oriundos del país.

Desde las tradiciones precolombinas, las historietas han ido adornando la cultura popular de México. De acuerdo con los registros históricos, algunas escrituras mixtecas y catecismos náhuatl del siglo XVI, conforman una especie de antecesor de la historieta que engloba la comunicación en masas de nuestros antepasados. Sin embargo, los que actualmente llamamos historieta mexicana surge en la edad dorada del país, en la década de los 40 y 50. 

Se dice que tan sólo una tirada podía vender a diario 350 000 ejemplares, mientras que un mismo ejemplar podía ser leído por una media de cinco personas. Esto produjo que alrededor de 10 millones de mexicanos fueran capaces de compartir “en sincronía los mismos deleites culturales”. El boom de las historietas mantuvieron una capacidad de lectura de un 61 por ciento de la población –alrededor del 80 por ciento de las publicaciones periódicas– en 1989. No obstante, en los años siguientes, el cómic mexicano entró en un periodo de crisis hasta casi su extinción.  

Durante esta época de oro de la historieta mexicana, nuestros abuelos y padres, e inclusive algunos hermanos, crecieron con las historias de algunos cómic de autores oriundos del país. Basta con preguntarles acerca de Memín Pingüín, Kalimán, La familia Burrón –inclusive en su momento, mi abuela me pidió de regalo de cumpleaños, un libro de esta historieta–, Chanoc, Fantomas, entre otros. Cada uno de ellos brindó un aprendizaje, una anécdota, un complejo mexicano que tan sólo nosotros, inmersos en nuestra cultura, podríamos entender. 

A continuación te compartimos un top 5 de las historietas que marcaron la vida de nuestros antepasados, y que probablemente, si nos atrevemos a adentrarnos en ellos, podremos comprender más el contexto de un México dorado: 

Memín Pingüín. Esta historieta tiene en común la mente creadora de Rubí, Pecado de Oyuki y Alondra, convirtiéndose en una experiencia melodramática de un niño afrodescendiente con espíritu de blanco. Dulché, su autora, creó 372 capítulos semanales que fueron reeditados en 1952, en 1961 y finalmente en 1988. En 2005, formó parte de la colección de timbres postales de la serie La caricatura en México, provocando una serie de polémicas con el gobierno de EE.UU., al considerar el dibujo como racista. Esto hizo que la Editorial Vid republicara la serie a un costo más alto…

 

maxresdefault

Kaliman. El séptimo hombre de la dinastía Kali, tuvo sus orígenes en el 1110 AM, radio Cadena Nacional. Sus autores, Rafael Cutberto Navarro y Modesto Vázquez González, se unieron con Luis Manuel Pelayo –voz de Kalimán– y Luis de Alba –voz de Solín– para darle vida a la historieta. Fue tal el éxito que en 1965 comenzó a realizarse la historieta, la cual se vendió semanalmente durante 26 años ininterrumpidos. Sus historias trataban acerca de cómo Kalimán, un superhéroe, se dedicaba a combatir las fuerzas del mal acompañado de un niño egipcio, Solín, y usando poderes mentales y una daga. 

int_kaliman

La familia Burrón. Esta es una de las historietas más importantes en México, la cual fue creada por Gabriel Vargas en 1948. Llegó a tirar 500 mil ejemplares, y no se dejó de publicar sino hasta el 26 de agosto de 2006 con el número de 1616. Vargas contó las desventuras de Doña Borola Tacuche de Burrón, Don Regino Burrón, El Tejocote, la Pecocha, Fóforo Cantarranas y el perro Wilson. La importancia de La familia Burrón era la fineza con que se reflejaba la vida de los habitantes del aquel entonces Distrito Federal a mitad del siglo XX. 

familia-burron

Fantomas. Durante la década de los 60, 70 y 80, esta historieta contaba las aventuras de un ladrón que cometió robos espectaculares sólo por satisfacción para ayudar a combatir la pobreza. Como una máscara blanca, Fantomas fue una “amenaza elegante”. Sus publicaciones estuvieron a cargo de la Editorial Vid, aunque sólo se publicaron 194 números antes de que la cancelaran. 

ejemplares-del-comic-fantomas-la-amenaza-elegante-de-novaro-13331-MLM3099515065_092012-F

Chanoc. Chanoc es un pescador aventurero y la historia se desarrolla en el pueblo de Ixtac, en el golfo de México. Fue creada en 1959 por el escritor Martín de Lucenay y el dibujante Ángel Mora, aunque luego de la muerte de Lucenay la historia fue continuada por Pedro Zapiain Fernández y posteriormente por diversos argumentistas, como Conrado de la Torre.

chanoc historieta mexicana

El Libro Vaquero. Comenzó a publicarse en 1978 en la Ciudad de México. Aunque la historia se desarrolla en el lejano Oeste de finales del siglo XIX, esta historieta como pocas se posicionó en el gusto del los mexicanos y a la fecha continúa imprimiéndose. El tiraje, según datos de Expansión ,continúa siendo de cuatrocientos mil a la semana. La edición se continúa haciendo a mano, solo los colores de las imágenes internas son rellenos digitalmente. Las mujeres voluptuosas y la aventura sigue cautivando a un gran público, también resalta por ser de los pocos westerns donde el elemento amoroso es muy importante: los fríos vaqueros son siempre sensibilizados por las mujeres que ocupan sus hazañas heroica.

el libro vaquero historieta mexicana

 

Los supermachos. Las historias de un pueblo, San Garabato de las Tunas, cuenta cómo la corrupción, el malinchismo, las tranzas caracterizan el día a día de la mexicanidad. El personaje principal, Juan Calzonzin, un indígena con conocimientos filosóficos y sociológicos, se convirtió en la quintaesencia del humor crítico mexicano. Rius y Colmenares decidieron darle vida a un gandallismo, pese a las demandas y molestias del gobierno de ese entonces. 

supermachos

Imágenes: 1) Pinterest ; 2) Pinterest;  3) cinepremiere.mx ; 4) ahoramismo.mx; 5) Pinterest;  6) wow.mx

 

 

 

Los mayas inventaron los cómics según este investigador

"Divertidos" ejemplos de tiras cómicas mayas, realizadas sobre vasijas de barro, que nos confirman su origen en el México antiguo.

Existen tres formatos pictóricos sin los que la pintura en la cultura maya no hubiese podido ser tan imprescindible en el entendimiento de sus símbolos culturales; estos son los murales, los códices y la cerámica. Por medio de este último es como según se sabe, los mayas inventaron la tira cómica.

La comparación se planteó cuando el lingüista e investigador holandés Søren Wichmann, lanzó un libro en el que se pregunta y responde porqué fueron los mayas quienes iniciaron con esta actividad y no los orientales. Wichmann, quien además es experto en narrativa visual, nos confirma que la imagen puede llegar a ser de la misma naturaleza que el habla o los gestos manuales, y esto de alguna manera se traduce en una forma alternativa de lenguaje. 

Para los mayas, estas vasijas –decoradas con una tira de dibujos y jeroglíficos que desembocaban en un suceso generalmente humorístico y divertido–,  se obsequiaban como muestra preciada que en ocasiones se intercambiaba para facilitar negociaciones políticas y construir alianzas.  Recientemente la BBC dio a conocer algunas de estas famosas tiras cómicas realizadas por los mayas, las cuales, si se observa bien, cuentan una historia a través de figuras y símbolos. 

Cada lenguaje visual puede evolucionar sus propios vocabularios y gramáticas. Las cerámica maya, especialmente –la cual por cierto, posee en su mayoría un manejo de tonalidades y colores radiantes– es parte de un importante legado prehispánico que nos invita a imaginar, a través de un holograma antiguo como lo es la vasija y los colores pintados con minerales y flores,  su mitología y su vida del día a día; sus trascendentales batallas o simplemente una hilarante tira cómica prehispánica.