El ahuejote; el árbol sagrado que aún sostiene a la CDMX

Hileras de ahuejotes son conos de vida que le dan a la ciudad una mejor temperatura desde los pueblos chinamperos.

El agua del antiguo lago de Xochimilco llegaba apenas a los tobillos o rodillas. Ahí, “los nahuas marcaban el futuro rectángulo de un chinampa, le aventaban césped, lodo, tierra y después de medio año se convertía en una composta gigante. Por eso su suelo es tan fértil y con la humedad que le llega de un costado a otro por el agua que la circunda, más la lluvia, se hace un paraíso vegetal” me dice José Genovevo Pérez, chinampero del pueblo de San Luis Tlaxialtemaco, Xochimilco.

Al costado de las milenarias chinampas los ahuejotes o sauces (Salix bonplandiana) hacen hileras y forman un paisaje único, patrimonio agrícola de la humanidad catalogado por la FAO. Lo que en este escenario se respira, además, es limpísimo. Lo ahuejotes y la enorme variedad que se cultiva sobre las chinampas (como más de 100 plantas medicinales y todo tipo de hortalizas y legumbres) forman un ambiente de oxígeno y vida como yo he respirado pocas veces en mi vida.

Este mundo maravilloso heredado de los nahuas tiene vestigios tan antiguos como el 200 A.C. Y sus ahuejotes forman un rol imprescindible para la Ciudad de México, aún hoy, aunque la mayoría de sus habitantes no lo saben.

ahuejote sauce

Estos árboles, que delinean un paisaje místico, en principio son esenciales para las chinampas pues sus raíces enredan la tierra y capas orgánicas haciendo una especie de tejido que mantiene estos espacios unidos. Pero, además, son importantísimos para mantener el clima en la Ciudad de México. Sin ellos, la temperatura aumentaría aún más y la ciudad podría enfrentar mayor falta de agua.

Los nahuas sabían de la importancia de los ahuejotes y por eso les eran sagrados. Su nombre viene de ahuexotl. Atl, significa y huexotl, sauz, por tanto, es el sauz del agua. Para ellos era el árbol vital que mantenía la estructura arquitectónica celestial-terrestre.

Hoy, al sur de la Ciudad de México, hay aún 2,500 hectáreas de suelo chinampero. Sus productos de venden en los mercados de plantas de los pueblos de las chinampas de la CDMX: Mixquic San Andrés, Tláhuac San Pedro, Tlaxialtemalco San Luis, Atlapulco San Gregorio. Puedes hallarlos, también, en la mayoría de los mercados de la ciudad, aunque no están etiquetados como chinamperos y deberás preguntar si son de Xochimilco para saber si provienen de este sistema de cultivo.

ahuejotes sauces chinampas

Los chinamperos, cuyos cultivos son orgánicos, a su vez han preservado sin que la mayoría lo sepamos, al ahuejote. Este sencillo y precioso árbol controla la erosión del suelo y forma barreras de oxígeno para la CDMX; su presencia prolifica la vida acuática.

Su inusual presencia solo puede conocerse visitando estos pueblos. Su función estética queda corta en comparación con su importancia para el medio ambiente; que puede intuirse con solo respirar a su lado.

Cómo llegar al mercado de plantas  San Juan Tlacomixco y vivir una aventura inolvidable: 

*Imágenes: 1,2) naturalista.mx; 3 )MasdeMx

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

De la chinampa a tu cocina: 4 geniales iniciativas de comercio justo en línea

Comer rico, sano y sustentable en México nunca había sido tan fácil.

La conciencia sobre lo que consumimos está adquiriendo nuevas dimensiones de importancia. En muchos sentidos, es una declaración política, pues consumir es financiar una práctica y a las creencias que la sostienen.

Por ejemplo, si prefieres la comida industrial, envasada, transportada por grandes distancias y hecha por empresas trasnacionales que no necesariamente tienen un compromiso auténtico con el medio ambiente y que probablemente pagan poco a sus empleados, lo que compras y sostienes, son las políticas de estos grupos privados.

Por otro lado, cuando te animas a comer delicias locales, cultivadas con métodos tradicionales y ecológicoscomo la chinampa— y cuya compra beneficia realmente a los productores, que son por cierto parte de las comunidades vecinas, estás generando un auténtico cambio y apoyando una valiosa resistencia.

mexico-canasta-organica-domicilio-chinampas-agricultura-mercado-organicos
Fotografía: Lauren Kilroy

También en Más de México: ¿Quieres ayudar a México en serio? Necesitas empezar a comer estas 4 cosas ya

Comer así —rico, sano y sustentable— es vital. En México el sector campesino es la clave no sólo para afianzar nuestra seguridad alimentaria, también para mantener vivas a algunas especies en peligro de extinción (como el maíz nativo) y ecosistemas esenciales (como las chinampas y las milpas), incluso para combatir el cambio climático y rescatar nuestra diversidad.

Aunque, a veces, nuestros ritmos de vida dificultan que pongamos las manos en acción, que cultivemos nuestra comida o que simplemente nos lancemos a los mercados. Por suerte, en México hay geniales iniciativas de comercio justo y sustentable en línea que te harán esta práctica urgente muy sencilla. Te presentamos algunas.

Club Yolcan

mexico-canasta-organica-domicilio-chinampas-agricultura-mercado-organicos
Fotografía: Serge Saint

La idea central es que tengas acceso a “la cosecha más fresca de la CDMX”. Los productos que distribuye Yolcan vienen de las chinampas en Xochimilco y otras huertas cercanas a la capital, hasta tu mesa. Tu canasta semanal, que viene bien surtida entre frutas, verduras y algunas plantas comestibles, puede ser recogida en distintos puntos de la ciudad.

Algo increíble de su propuesta es que los alimentos incluidos en la canasta varían de acuerdo a la temporada, lo que te permite empatar tus ritmos con los del campo mexicano y descubrir deliciosos ingredientes endémicos que, tal vez, no conocías.

Además de elegir el tamaño de tu canasta (hay individuales, para parejas y familiares), puedes incluir otros ricos productos orgánicos como miel, queso y tortillas. Visita Yolcan aquí.

El Buen Campo

mexico-canasta-organica-domicilio-chinampas-agricultura-mercado-organicos
Imagen: Culinary Backstreets

Este colectivo de productores y comerciantes ofrece alimentos orgánicos o agroecológicos. Su misión es asegurar el comercio justo con el campo. Ellos distribuyen en la Ciudad de México, pero también en algunas partes del EDOMEX.

El sistema es similar al de Yolcán, tú te suscribes a una canasta semanal que viene con productos de la tierra diversos y de temporada y puedes agregar algunos adicionales (como tortillas, queso, café); la diferencia es que ellos pueden hacerte entregas directamente a tu domicilio (por un precio adicional) y que sus políticas de cancelación son un poco más flexibles. Conoce El Buen Campo aquí.

Almatierra

mexico-canasta-organica-domicilio-chinampas-agricultura-mercado-organicos
Imagen: Revista El Conocedor

El equipo de Almatierra declara que cosechan alimentos “con formas imperfectas y nos sentimos orgullosos de ellos, porque aunque algunos tengan formas caprichosas, son realmente sabrosos y sobre todo nutritivos.”

Lo que te ofrecen es completamente natural, no contiene saborizantes o colorantes artificiales, ni conservadores. Además seleccionan a los productores por su “ideología”, por la forma en que cuida su parcela o alimenta a su ganado. Sin duda la dimensión ética de su práctica es muy importante.

Recibe sus canastas a domicilio y agrega también distintos productos adicionales. Visita su sitio web.

La canasta verde

mexico-canasta-organica-domicilio-chinampas-agricultura-mercado-organicos
Imagen: Revista El Conocedor

Este proyecto ofrece una línea de productos artesanales, de comercio justo y que apoyan a microeconomías familiares. Además, están elaborados por mujeres madres de familia y cooperativas solidarias. Si quieres conocer a los productores, puedes acudir a una visita a las parcelas y zonas de producción, para darte un llegue con este precioso esquema de vida y comercio. La canasta verde hace envíos a domicilio. Haz tus pedidos aquí.

Cómo crear tu propia chinampa casera en 5 pasos

Cultiva tus conocimientos sobre este gran sistema de agricultura sustentable.

Las chinampas son míticas. Se cree que son un método de cultivo mucho más antiguo que los aztecas; que probablemente su creación data desde los toltecas. Es  un sistema agrohidrológico muy sustentable y una alternativa única para continuar perviviendo tradiciones ancestrales que todavía son muy vigentes. Incluso la FAO ha reconocido este sistema como parte del Patrimonio Agrícola Mundial.

Durante el pasado, los tamaños de las chinampas podían ser bastante variados. Habían desde 8 metros de largo por 3 de ancho, hasta los que podían rebasar los cien metros de largo por veinte de extensión. Existen dos tipos diferentes: la chinampa de laguna, la cual se construye totalmente sobre el agua, y la de tierra adentro, que se construye a orillas de la tierra y se riega a partir de pequeños canales. 

Actualmente, el uso de las chinampas es un método que tiene vida entre los campesinos de Xochimilco y Tláhuac, en la Ciudad de México. Aunque, debido a cuestiones de espacio y logística, la amplitud de las chinampas ya no puede ser tan extensa e incluso se consideran en peligro de extinción. No obstante, el respeto y la larga tradición que los cultivadores y el mundo le tienen a este increíble proceso no advierte límites.

La falta de espacios para realizar chinampas y su posible desaparición es algo preocupante. De allí que, en un emotivo intento por fortalecer la conciencia sobre su uso, te presentamos una serie de pasos para que puedas realizar tu propia chinampa casera. De esta manera, el espacio ya no será un límite, y podrás disfrutar de los beneficios de este sistema agrohidrológico. 

Crea tu propio humedal

El primer paso para realizar una chinampa es encontrar una zona humedal que no esté contaminada. Pero, debido a que esto es muy difícil hoy en día, existen otras opciones improvisadas. Puedes construir tu propio humedal a base de grandes recipientes que emulen cuerpos de agua. Generalmente, quienes venden instrumentos para hacer hidroponía en casa. 

Dale fortaleza a tu chinampa

Lo segundo por hacer, sería delimitar las varas que le darán fortaleza a nuestra chinampa. Sustituiremos las tradicionales estacas de ahuejote que se usan en las chinampas originales por cualquier tipo de vara con punta que le de estabilidad en el suelo. Además, en las chinampas de gran tamaño se utiliza carrizo (o chinamil), para tejer una especie de balsa. Tú puedes usar una esterilla de bambú para completar este paso. Esta será la base de nuestra chinampa. 

Rellena con nutrientes

Al ya tener el chinamil, que es la esterilla de bambú, es necesario recubrir su superficie con material orgánico. Para esto, los chinamperos utilizan el lirio acuático, mezclado con otras plantas flotantes que abundan en las ciénegas y humedales y le dan riqueza a la chinampa. Luego, lo dejan reposar por unas semanas. En el caso de nuestra chinampa casera, se recomienda usar abono y el período de espera no es necesario.

Agrega una capa de tierra 

En ambos métodos es necesario cubrir con lodo la capa que se hizo con las plantas flotantes. En el caso de ser una chinampa tradicional, el lodo se extrae de los mismos humedales, debido a sus nutrientes. Luego, se inserta más material orgánico. Esto provocará que la tierra ya sea fértil y lista para cultivar. Para la adaptación casera, se puede usar tierra mojada, cubrir con abono y luego poner las semillas en la tierra. En las chinampas generalmente se siembran todo tipo de hortalizas.

¡Al agua!

chinampa-historia-casera-pasos-7

Para tu chinampa casera, el único paso que falta es colocar la estelirilla de bambú en el agua y esperar la cosecha. Para conseguir una mejor cantidad de nutrientes en los alimentos cosechados, puedes dar abono continuamente a tu chinampa, con una composta preparada.

Este método no sólo te ayudará a conocer más sobre las propiedades de los alimentos, y las bondades de generar huertos en casa, también te permitirá continuar una tradición literalmente milenaria.

 

El sistema de chinampas es reconocido como Patrimonio Agrícola Mundial por la FAO

El sistema de chinampas prevalece, luego de 500 años, y se perfila como una de las grandes opciones de cultivo sustentable en el mundo.

Los mexicas fueron grandes ingenieros y construyeron su ciudad bajo una lógica mística. Ahí fue donde vieron la señal dictada por Huitzilopochtli, y el que estuviera rodeada de agua, no fue impedimento alguno para responder a los designios divinos.

Por ello, los canales y sistemas de chinampas que armaron, sorprendieron a los europeos de un modo que quedó registrado en distintos testimonios. Así, el sistema de chinampas de la gran México-Tenochtitlán fue uno de los aspectos que más asombró a los españoles cuando llegaron a este lugarTenochtitlán, una ciudad fundada en un lago, que además había adecuado sus aguas como sistema de cultivo (las chinampas eran balsas rellenas de tierra y cultivadas) y como medio de transporte. El dinamismo de esta fascinante urbe era encomiable, una muestra de la grandeza del imperio mexica, su culminación estética y estratégica.

chinampas mexico reconocimiento patrimonio fao

Aunque pocos lo saben, el sistema de chinampas continúa usándose, las últimas en el mundo se hallan en Xochimilco y Tláhuac. Su ingeniosidad podría permitir el cultivo de alimentos en zonas inundadas, ya que se hace por medio de islotes de tierra flotantes.

Hoy, con las amenazas del cambio climático, el sistema chinampero cobra mucho más interés para los estudiosos, quienes encuentran en él no solo un patrimonio cultural bellísimo, también una manera real de conservar la seguridad alimentaria en zonas de desastre.

Por lo anterior la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) recientemente nombró al sistema chinampero de la Ciudad de México como Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM).

chinampas mexico reconocimiento patrimonio fao

Según un comunicado del gobierno de México:

El Sistema Chinampero de la Ciudad de México es el primer sistema agrícola de América del Norte en haber recibido este reconocimiento, el cual representa un reconocimiento a la vigencia de las tradiciones ancestrales de los pueblos originarios de México, a la capacidad de resiliencia de sus sistemas agrícolas frente al cambio climático y a su contribución para la conservación de la biodiversidad.

A la fecha en todo el mundo solo han sido reconocidos 36 sistemas agrícolas. Las chinampas han sobrevivivido más de 500 años, hoy, con este reconocimiento, esperanzadoramente quizá puedan promoverse cada día más como un medio sustentable para la seguridad alimentaria.

Si estás interesado en conocer las chinampas, existen proyectos como el de recuperación chinampero Yolcan (cuyos campesinos venden productos 100% orgánicos) o Chinampas Xochimilco

 

*Si conoces más proyectos chinamperos, compártenoslos, la recuperación de esta práctica es una  responsabilidad compartida.

 
*Imágenes: 1)hidroponia.mx; 2)andreareynosa.com; 3) Mxcity.com