Sin categoría

Confirmado, los mayas hacían música con sus pirámides para atraer la lluvia

En las escalinatas de El Castillo en Chichén Itzá se produce un sonido parecido al de gotas cayendo que se potencia cuando muchos suben, una manera de atraer la lluvia colectivamente.

Apenas en 1998, el ingeniero en acústica David Lubman oficializó el que, al frente de la Pirámide de Kukulkán, cuando uno aplaude, se escucha hermosamente el sonido de un quetzal.

Luego de este episodio, comenzaron a estudiarse con mayor ahínco las cualidades acústicas en Chichén Itzá y otras ciudades mayas. Se sabe que esta cultura desarrolló hasta 600 rangos sonoros y que, como casi todo en su cosmovisión, esta gama estuvo vinculada a la ritualidad y a entablar vínculos con la divinidad.

Además de los ecos en la pirámide conocida como el El Castillo, o del impresionante sonido del quetzal que se genera al aplaudir al frente de esta pirámide, Chichén Itzá alberga estrategias de ingeniería sonora que sorprenden enormemente hasta la fecha. Por ejemplo, hay un episodio memorable de 1931, en el que el director de orquesta Leopold Stokowski, fascinado por la acústica que se hacía en el famoso Juego de la Pelota, pasó horas colocando un fonógrafo para encontrar el secreto acústico del espacio, y continuó siendo un misterio para él.

Así, estas cualidades auditivas van sumándose, conforme avanzan los estudios, y el mundo maya sonoro no deja de sorprender. Investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia y de la Escuela de Ingeniería Mecánica y Eléctrica de la Ciudad de México, recientemente confirmaron que en las escaleras del edificio El Castillo de Chichén Itzá, verdaderamente se escuchan sonidos parecidos a gotas de agua cayendo cuando una persona asciende las escalinatas de la Pirámide (un efecto conocido, coloquialmente, como Gota de Agua). Lo más sorprendente, es que estos sonidos se disciernen mucho mejor estando parado ¡en la base de la pirámide!

Los investigadores creen que tanto los sonidos de la lluvia como el  del quetzal se hicieron con fines rituales y con el propósito de que el pueblo asistente, desde la base de la pirámide, fuese testigo auditivo de estos efectos para honrar a los dioses. Una ingeniería increíble, fascinante. 

[related-inline]

 

Visita la espectacular (y un poco terrorífica) cueva de las serpientes colgantes

Uno de los espectáculos naturales más extravagantes y oscuros ocurre en esta cueva de Yucatán.

La belleza intrínseca a la naturaleza —la sensación de que la forma en que se muestra es indiscutiblemente perfecta— nos toca con frecuencia y es difícil negarla. Por otro lado, esta entidad abstracta que veneramos y que nos embelesa, también puede ser aterradora y sacudirnos en un sentido menos placentero. 

Pero no hay razón para no vivir los espectáculos más extravagantes y oscuros que se esconde nuestro entorno. Tal vez para emocionarnos profundamente, enfrentarnos a los peores miedos o simplemente ampliar los horizontes de la percepción. 

yucatan-cueva-serpientes-colgantes-visitar-viajar

Sin duda un fenómeno del estilo (y que no te puedes perder) ocurre en la “Cueva de las serpientes colgantes” en Yucatán. Habitada por una fauna muy particular, en la húmeda oscuridad de la cueva encontrarás visiones muy especiales. 

En el municipio de José María Morelos se encuentra la comunidad de Kantemó, que presume una biodiversidad incontable y toda clase paisajes, comenzando por la laguna de Chichankanab. Pero no hay sitio como la “Cueva de las serpientes”. Miles de murciélagos la habitan y al caer la noche puedes verlos salir a buscar comida como en una oscura y enorme orgía de alas negras.

yucatan-cueva-serpientes-colgantes-visitar-viajar

También en Más de México: Cenote “Las Calaveras”, el enigmático cementerio maya

Pero en las oquedades del techo de la cueva está la verdadera sorpresa: serpientes ratoneras que se preparan para devorarlos. Colgadas, esperan el momento justo y, cuando se presenta la oportunidad, atrapan violentamente a los murciélagos. Es una visión intensa, pero imperdible. 

Y eso no es todo. Al entrar a la cueva podrás notar que los techos están repletos de fósiles incrustados, pues ese sitio fue un fondo marino. Además, hay un río subterráneo absolutamente oscuro habitado por una fauna marina espectacular. Peces “dama blanca”, blancos y sin ojos, un tipo de camarón ciego, anguilas blancas y cochinillas. 

yucatan-cueva-serpientes-colgantes-visitar-viajar

Cualquiera pensaría que este impresionante sitio fue diseñado por una mente fantasiosa; pero, aunque un poco aterrador, puedes visitarlo y comulgar con la resiliente vida que alberga.

¿Quieres ir?

yucatan-cueva-serpientes-colgantes-visitar-viajar

Conecta ya con la cooperativa Beej Kaax Ha en esta página de Facebook. Ellos te prestarán el equipo necesario para hacer el recorrido con seguridad, de la forma más higiénica posible y sin molestar a los animales que habitan en la cueva. El recorrido cuesta aproximadamente $650 pesos. 

Recuerda que es una experiencia en la oscuridad, no recomendada para claustrofóbicos y no apropiada para algunas personas. Consulta a los guías sobre si tú y tus acompañantes disfrutarán la experiencia o si les pueden recomendar otras opciones de aventura. 

También en Más de México: Salta a un abismo natural en el Sótano de las golondrinas

*Imágenes: Roberto Ruiz/Sin embargo

Recorrido arquitectónico por Mérida, la espectacular Ciudad Blanca (FOTOS)

Una de las ciudades más hermosas y apacibles de México resguarda múltiples muestras de exquisita arquitectura.

Mérida, una de las ciudades más hermosas y apacibles de México, resguarda múltiples muestras de exquisita arquitectura. 

Capital del exquisito estado de Yucatán, fue fundada en 1542 sobre la antigua ciudad maya de T’ho que, a la llegada de los españoles, ya había sido abandonada. La “bautizaron” Mérida, para hacer honor a una ciudad española también fundada sobre ruinas, pero en su caso, romanas. Con las mismas piedras que encontraron, los españoles comenzaron la construcción de una urbe colonial del que aún nos quedan múltiples muestras. 

mexico-lecciones-felicidad-mexicanos-mas-felices-mundo
Casa Lecanda

Se dice que a Mérida le llaman “Ciudad Blanca” en honor a los espectaculares recintos que fueron edificados entonces, hechos con la deslumbrante piedra caliza de la región. Aunque hay otra versión que explica el nombre, señalando que se le decía así de forma relativamente despectiva, pues era esta una ciudad de hacendados, gente blanca que había desplazado a la población nativa (y que, de hecho, mantenía alejada con un intento de muralla de la que aún quedan restos).

mexico-lecciones-felicidad-mexicanos-mas-felices-mundo
Hacienda de San Antonio Chablé

Ambas versiones son razonables y es importante rescatarlas. Por otro lado, lo que estas disputas culturales (que por cierto continúan activas) le han heredado a Mérida es un diseño urbano muy rico en influencias de múltiples momentos de la historia y corrientes culturales. Hoy, la vida contemporánea de este sitio está marcada por la llegada constante de sujetos creativos provenientes de todo el mundo y también de distintas partes del país. 

Mérida se alza como una auténtica capital cultural donde cada rincón invoca más creatividad y, tal vez por eso, debería ser considerada un destino esencial para los amantes de la arquitectura y las artes. 

También en Más de México: Estos destinos son perfectos para mexicanos creativos

Los imperdibles en Mérida

Una de las catedrales más antiguas de América se encuentra en esta, la Ciudad Blanca. Se trata de la Catedral de San Ildefonso: perfecta muestra de la arquitectura colonial de los siglos XVII y XVIII, ciertamente influenciada por las ruinas romanas que los españoles tanto añoraban.

mexico-lecciones-felicidad-mexicanos-mas-felices-mundo
Catedral de San Idelfonso

Por otro lado, a finales del siglo XIX y principios del XX llegó a la ciudad el “afrancesamiento” propio del porfiriato. En Mérida aún se respira en las antiguas casonas del paseo de Montejo, inspirado en los bulevares parisinos. 

mexico-lecciones-felicidad-mexicanos-mas-felices-mundo
Paseo de Montejo

Aunque no muy lejos, como elegante y firme resistencia, se mantiene Uxmal, épica ciudad maya del periodo clásico y una de las zonas arqueológicas más importantes de la península. Uno de los edificios más destacados de la antigua ciudad es el Palacio del Gobernador, con su mosaico masivo compuesto por 103 máscaras que representan al dios Chac. 

mexico-lecciones-felicidad-mexicanos-mas-felices-mundo
Palacio del Gobernador en Uxmal

Volviendo a la colonia, las haciendas también son espacios ultra escénicos. Muchas de ellas han sido convertidas en hoteles, resorts o continúan funcionando como viviendas privadas. La Hacienda Subin es una de ellas, una joya antigua (del siglo XVIII y XIX) con estilo morisco y rodeada de la enigmática selva yucateca que, además de servir de casa, está disponible para eventos comunitarios. Otra notable es la Hacienda de San Antonio Chablé, que hoy funciona como spa.

mexico-lecciones-felicidad-mexicanos-mas-felices-mundo
Hacienda Subin

La arquitectura contemporánea también es espectacular. La galería de arte Lágala es uno de los imperdibles; seguida por el Centro Cultural La Cúpula, un vibrante espacio para celebrar el arte contemporáneo local e internacional. No olvidemos el Plantel Matilde, un centro formativo en artes situado en plena selva y concebido por el escultor Javier Marín. Si visitas este vibrante espacio, nunca podrás olvidarlo.

mexico-lecciones-felicidad-mexicanos-mas-felices-mundo
Galería Lágala
mexico-lecciones-felicidad-mexicanos-mas-felices-mundo
Centro Cultural La Cúpula
mexico-lecciones-felicidad-mexicanos-mas-felices-mundo
Plantel Matilda

*Fuente: “Shaped by Mérida’s Artistic Soul”, Peter Haldeman para New York Times.

*Imágenes: Adrian Wilson para el New York Times, excepto número 8 acreditada a la galería.

Poesía de la acústica prehispánica: los increíbles sonidos mayas que aún se escuchan entre sus ruinas

Un bello encuentro sonoro por las armonías arqueoacústicas que aún se oyen resonar en las ciudades mayas.

La cultura maya fue una comunidad saciada de metáforas. Una de las más bellas, curiosamente, tiene que ver con los sonidos que resuenan entre sus basamentos piramidales, incluso en lo que queda de ellos hoy en día.

Se escucha decir por doquier, que las antiguas ciudades mayas fueron sagradas en su totalidad de ideas, y que sus constantes relaciones cosmogónicas les dan un grado de comunidades altamente avanzadas. Lo anterior puede concluirse desde los hallazgos de la arqueología en esta zona que no cesan. Pero también desde los descubrimientos metafóricos, como el hecho de que lo sagrado se haya, simbólica y poéticamente, hasta en sus más pequeños detalles.

Una de estas atracciones fascinantes, promovidas principalmente por su arquitectura, es la acústica de sus espacios, con la que se mimetizaron bellos sonidos de la naturaleza gracias a su efecto de eco. 

Como bien se sabe, la arquitectura maya estuvo estrechamente ligada a eventos cósmicos; la orientación de sus construcciones con respecto a los cuerpos celestes, la posición del Sol y su relación principalmente con Venus. Inclusive se destinaron algunos de estos basamentos a la observación de los cielos. 

Pero de un siglo a la fecha, se descubrió la importancia casi inasible de su sonido.

uxmal
Pirámide del Adivino, Uxmal

Sitios como Uxmal, la ciudad invisible, o inclusive Chichen Itzá, nos han permitido escuchar, cuando uno aplaude frente a las escalinatas de sus pirámides, el sonido del canto de un quetzal. Ambas ciudades nos develan también la importancia poética de su acústica, que si bien, alude a la numinosa figura del quetzal (Kukulkán en maya, su dios creador y padre de los cielos) y al canto de las aves, no deja de recordarnos la inevitable correlación de una ciudad con sus ciencias; su astronomía y sus matemáticas.

Además de este bello encuentro sonoro con los quetzales del pasado –por cierto un ave que, entre otras cosas más, simbolizaba libertad–, Chichen Itzá reproduce varios ejemplos acústicos muy hermosos. Se encuentran, por ejemplo, el desbordante “eco flotante” o reverberación creada entre los muros de la cancha del juego de pelota (producido al generar sonido entre dos muros paralelos) que hace escuchar casi infinitas veces el sonido producido; la amplificación de sonido en las plazas de Palenque que sugieren la importancia de generar una especie de “alta voz” en la dimensión espacial de hasta 100 metros de alcance y, uno de los más bellos, el efecto “Gota de Agua”, también en la pirámide de Kukulkán, en Chichen Itzá, un sonido producido por una persona mientras sube las escalinatas, y que claramente alguien sentado en ellas puede distinguir como la caída de gotas de agua. Por cierto que la figura de la serpiente está estrechamente ligada con el agua y curiosamente, esta pirámide aguarda muchos elementos serpentinos.

chichen itza

Algunos dirían que se tratan de ecos del pasado que vagabundean la zona a manera de revoloteantes reminiscencias. Otros dirán que se trata de los dioses, transformados, por ejemplo, en aves como el Quetzal o las serpientes, que velan por el espíritu de una cultura estridente que no merece olvidarse, al contrario.

/Fuentes:

*Anthony F. Aveni, “Astronomía en la America Antigua”, editorial Siglo Veintiuno, primera edición en español, México, 1980.

*CRUZ Calleja Jorge Antonio, “Fenómenos acústicos en Chichen Itzá”, Instituto Politécnico Nacional, Coyoacán, Ciudad de México.

*Imágenes 1) cancunday.com; 2)wikimedia commons

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora de tiempo completo, música y ser humano. Ha escrito numerosos artículos en este medio, dando vida principalmente a los rubros de Arte, Cultura, Misticismo y Surrealismo. Escribe y edita Ecoosfera. Su tiempo libre lo dedica a leer literatura griega, tarot y ocultismo, además de crear música con sintetizadores.