Alberto Kalach: la arquitectura como extensión de la naturaleza

El arquitecto Alberto Kalach se ha dedicado a entender y explicar que el diseño y la planificación urbana tienen que responder a su entorno natural.

Alberto Kalach se ha convertido en un referente clave, no sólo por sus grandes proyectos públicos como el Faro de Oriente, la Biblioteca Vasconcelos o la extravagante Torre 47 en donde alberga su estudio. También porque ha removido los cimientos teóricos de la arquitectura mexicana, a través de una preocupación mucho más profunda y humilde: la sustentabilidad ambiental y social en la planeación urbana.

Humilde no por ser menos compleja, sino porque reconoce que el diseño arquitectónico y el urbanismo, deberían estar siempre ligados, y muy estrechamente, a las contingencias geográficas de su entorno. Pero hablemos menos de su currículum y concentrémonos en cómo sus prácticas están apuntando a construir —y en cierto sentido, recuperar— otra clase de ciudad.

alberto-kalach-mejor-arquitecto-mexicano

Las lecciones del terremoto de 1985

alberto-kalach-mejor-arquitecto-mexicano

Alberto Kalach recuerda que el desastre ocurrido en 1985 estimuló sus estudios de una forma muy particular. El terremoto le obligó a reflexionar sobre los problemas de urbanismo de la Ciudad de México, y su falta de conexión con el entorno geográfico. Por eso, la arquitectura se convierte en una responsabilidad social, y no en el sentido ideologizante de otras formas de arquitectura (como la de Le Corbusier), al contrario: debe concentrarse menos en amansar las fuerzas naturales y socioculturales y procurar co-constituir con ellas.  

La biblioteca Vasconcelos es sólo una pieza del gran rompecabezas urbano de Kalach

Según Kalach, la arquitectura debería existir como una respuesta a los problemas del entorno y atender lo menos posible a los intereses experimentales o a la afamada inspiración de los arquitectos. Así, la forma en que el edificio afecta la configuración urbana debe ser tan relevante como el edificio mismo. 

alberto-kalach-mejor-arquitecto-mexicano

La Biblioteca Vasconcelos es un edificio que apuesta por las transparencias, a través de una estructura que conecta orgánicamente cada punto del espacio con los demás; el contacto con la naturaleza, por medio de jardines y un canal de agua, y por la organización reflexiva y crítica de la fuentes de conocimiento: los libros. Sin embargo, ha sido duramente criticado y ha generado grandes polémicas, pues la visión estética, fiel a los principios del arquitecto, poco relata de la colonia popular en la que se encuentra –y en este sentido quizá no responde a su entorno inmediato–. Sin embargo, hay que entender que lo que Kalach imagina es una ciudad distinta que se liga directamente al entorno natural, que ponga la geografía al centro. El canal de agua es solo un guiño a su proyecto más ambicioso: recuperar el antiguo sistema hidrológico de la ciudad.

La ciudad lacustre: frente a la ciudad ahogada, donde falta el agua

El caso del agua, como recurso natural vital en la Ciudad de México, es paradójico y ciertamente desafortunado. Mientras que la ciudad está literalmente construida sobre un lago y se está hundiendo, en muchas colonias hay desabasto de agua, lo que provoca que ésta se tenga que traer de otras partes del país, utilizando —según Kalach— tanta energía como para alimentar a una ciudad de 3 millones de habitantes. Por otro lado, si las aguas residuales se trataran y se pudiera captar el agua de la lluvia, habría suficiente en la ciudad como para abastecer al doble de su población actual. Con esto en mente, Kalach, junto a un grupo de muy relevantes arquitectos, propuso una visión de ciudad que recupera el antiguo lago de Texcoco y lo convierte en un amplio sistema de lagos y canales interconectados por la infraestructura urbana.

alberto-kalach-mejor-arquitecto-mexicano
La estructura urbana de la ciudad actual, comparada con la visión propuesta por Kalach.

Los beneficios ambientales y sociales son muchos. Mientras que el proyecto, que no es utópico —remarca Kalach—, implicaría desplazar la estructura urbana y a la población entera, no deja de presentarse como un proyecto de ciudad con sentido de comunidad, pues, frente al crecimiento urbano que es desmedido, y no planificado, La ciudad lacustre es una respuesta horizontal, que busca mejorar las condiciones de vida de todos, a partir del equilibrio ambiental. El urbanismo existente, en cambio, expone a una baja calidad de vida a los sectores marginados. 

alberto-kalach-mejor-arquitecto-mexicano

Tristemente Kalach ha tenido que dejar su proyecto en la fase teórica, pues evidentemente se requieren de muchos movimientos e intervenciones políticas para materializar una modificación urbana de esta magnitud.

Él considera que está en manos de la ciudadanía exigir que las nuevas construcciones, especialmente las públicas, se conviertan, a través del diseño arquitectónico, en una extensión casi transparente y definitivamente orgánica de los principios naturales del entorno. 

Frente a un panorama que ha decidido desvincularse de su espacio natural y diseñar a pesar de él, en lugar de construir con él, Alberto Kalach ha sido nombrado como el mejor arquitecto de México. Esta mención se puede interpretar como un llamado del gremio mexicano a la conciencia sobre el hecho de que la arquitectura no solo es una responsabilidad social, también un vértice que conjuga la reflexión con la acción. El edificio que habitamos, nos forma y, nosotros, al diseñarlo, estamos configurando un mundo. De la misma manera, al plantear referentes conceptuales para la arquitectura estamos determinando su marco de acción. Apostar por Kalach es decidirse a otorgar a su disciplina en nuestro país un carácter público que, lejos de ser un cúmulo de vanidades verticales o signos de “civilización”, se convierte en una extensión radical de la naturaleza. 

Fuentes de consulta:

*”Alberto Kalach: ¡Imagina que todos los techos de nuestra ciudad fueran verdes!”, Vladimir Belogolobsky, Archdaily, Año 2017.

*”Entrevista con Alberto Kalach: Nuestros proyectos intentan crear un diálogo inteligente con la naturaleza”, Shumi Bose, The Guardian, Año 2015.

*Imágenes: 1) Taller de Arquitectura X; 2) Iñigo Bujedo Aguirre; 3) Cuartoscuro; 4) Yoshihiro Koitani; 5 y 6)  Taller de Arquitectura X   

María Fernanda Garduño Mendoza
Autor: María Fernanda Garduño Mendoza
Estudios y gestión de la cultura, UCSJ. Ensayando discursos, constantemente. Articulando rupturas.

Observa la lluvia de estrellas Perseidas y honra la práctica ancestral de ver el cielo

Los antiguos pueblos mexicanos podían leer en los cielos la estructura divina que hacía posible la vida mundana. ¿Tú qué ves cuando miras hacia arriba?

Es claro que las antiguas culturas de México tenían una relación estrecha con los cielos y sus misterios. No solamente le rendían culto a deidades inspiradas en los fenómenos celestes; muchas de sus construcciones estaban orientadas para reaccionar a los ciclos de algunos astros y también edificaron espacios específicamente para observar los cuerpos del cielo. 

A su manera y en un lenguaje muy especial, las culturas prehispánicas podían leer en los cielos la estructura divina y fundamental que hacía posible la vida mundana. Así, los antiguos mexicanos nos heredaron los increíbles edificios motivados por este culto; además de calendarios y complejos panteones de dioses del cielo (cuyos ciclos aún nos afectan). Sin embargo, ver el cielo es una práctica que, a los contemporáneos, se nos escapa.

estrellas-perseidas-mexico-fechas-hora-donde-astronomia

Las respuestas sobre el origen de nuestro mundo, sobre los fenómenos que nos afectan, solemos delegarlas a un grupo de sacerdotes contemporáneos —los científicos— y hemos olvidado el arte de hacer constelaciones con las verdades que el cielo nos susurra. 

También en Más de México: Los observatorios del México prehispánico: armonía entre Ciencia y espiritualidad

Los fenómenos extraordinarios del cielo son un buen punto de partida, si quieres encontrar esa conexión con los misterios que están sobre tu cabeza. Y, durante agosto, puedes apreciar la increíble lluvia de estrellas Perseidas (o lágrimas de San Lorenzo). Este increíble fenómeno sucede anualmente y es visible en México entre el 17 de julio y el 24 de agosto. 

estrellas-perseidas-mexico-fechas-hora-donde-astronomia

En 2019, las noches donde la lluvia de estrellas será más intensa son las del 12 y 13 de agosto, donde se podrán observar hasta 200 meteoros por hora en algunos momentos. Como se explica en este artículo de National Geographic las Perseidas provienen del cometa 109P/Swift-Tuttle, que tarda 133 años en completar un viaje alrededor del sistema solar. 

A su paso, el cometa deja “pequeñas partículas” y nosotros podemos apreciarlas, antes de que, al ponerse en contacto con la atmósfera terrestre, por la ficción, se vaporicen. No son peligrosas, pero sí pueden hacer vibrar tu panorama.

También en Más de México: San Pedro Mártir, donde las estrellas hablan

Maíz ajo: el eslabón perdido del maíz

Esta especie está suspendida en el tiempo; nadie entiende cómo es que se haya conservado junto a sus pares de maíces más modernos y útiles para la alimentación.

 “No sirve para tamales, atole o tortilla, es solo un recuerdo de que la semilla existe desde tiempos inmemoriales”.

 José Arnulfo Luis Arellano Téllez

Parece una artesanía, una que se hace sobre un maíz, como con trenzas orgánicas. Hablamos de uno de los maíces criollos más antiguos de los que se tiene registro, y se desconoce exactamente en qué momento surgió: el maíz ajo.

Uno de los misterios que más le rodean, es las pocas probabilidades de que aún se conserve. Y la historia detrás de este improbable fenómeno se desenvuelve en la comunidad de San Juan Ixtenco, en Tlaxcala, donde por generaciones, familias de agricultores de origen otomí han guardado su semilla. Según una investigación para la revista Ciencias de la UNAM, entre ellas está la de Vicente Hernández Alonso, quien durante los últimos cincuenta y cinco años lo ha replicado año con año, utilizando el esquema denominado conservación in situ.

Un caso extraño

Se trata de un maíz que, de algún modo, no tiene una utilidad práctica, pues no puede usarse de alimento, pero sí una muy simbólica.

“Es un lujo que nos podemos dar en Tlaxcala, pero sobre todo los de Ixtenco, pues lo sembramos como recuerdo de los maíces primitivos, pues primero fue el Teoloxtintle y hasta que llego el maíz tunicata”, cuenta José Arnulfo Luis Arellano Téllez, uno de los campesinos de este municipio para el sitio Info Rural.

Según Arellano Téllez, sus ancestros le indicaron que deberían rescatar y preservar aquella especie de maíz, pues gracias a ella pudieron entender y describir la existencia de muchas otras especies que están relacionadas genéticamente con ella.

Su origen

Como sabemos, el maíz tiene su origen en el teocintle, la especie silvestre que el hombre mesoamericano fue domesticando durante miles de años. El maíz ajo, se encuentra en algún lugar de esta cadena de evolución, pero luego se fue creando el maíz como lo conocemos ahora, y de manera extraordinaria, el maíz ajo se quedó entre nosotros.

Su simbolismo

Según la tradición oral, se reconoce que el maíz ajo se se cultiva desde hace milenios, y adicionalmente, para usos medicinales y ceremoniales.

En el Códice De la Cruz-Badiano se menciona en tres ocasiones el uso de este peculiar maíz. En lo correspondiente a su uso medicinal: este escrito del médico nahua del siglo XVI, Martín de la Cruz, lo menciona para la curación de disentería, de medicina lactógena (dificultad para flujo en lactancia) y la curación de quemaduras en niños.

En la parte de uso ceremonial se asocia a la bendición de las espigas de maíz para la siguiente siembra cada día 15 de mayo; a los rituales a Centeotl y los cantos ceremoniales relacionados con el ciclo maicero dedicados a “las siete espigas de maíz benditas en el Templo de Chicomecoatl.

Este maíz ajo es, de algún modo, un recordatorio del milenario trabajo que ha sido la domesticación de esta gramínea. Es un espejo cultural que recuerda el valor  del esfuerzo colectivo para la supervivencia, y a su vez, una reliquia que es un agradecimiento vivo a la naturaleza.

*Imágenes: 1)El Universal; 3) Tortilla de maíz mexicana

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

2 arquitectas mexicanas entre las grandes promesas del arte del espacio

En una escena creativa dominada por la masculinidad, estas dos arquitectas mexicanas lograron posicionarse entre las más relevantes del mundo.

Luis Barragán dijo que “el espacio ideal debe contener elementos de magia, serenidad, hechicería y misterio”.

La afirmación no debería ser tratada por quien resuelve el arte del espacio como un simple llamado a la inspiración, sino como una advertencia: la arquitectura es un acto que conjura elementos y fuerzas materiales y simbólicos con la intención de transformarlos en un refugio para un objeto fascinante, complejo, místico, histórico, sagrado y profano: el cuerpo humano. No cualquiera destaca en esta búsqueda.

El asunto se complica (y mucho más) si eres arquitecta (en femenino). Como muchas otras, la escena de la que hablamos es una dominada por la masculinidad y por una concepción de la intelectualidad y el diseño que continúa haciendo una división primitiva de las labores: el hombre construye la casa y la mujer la habita.

arquitectas-mexicanas-premios-reconocimientos-tatiana-bilbao-gabriela-carrillo
Centro Académico y Cultural San Pablo, Oaxaca. Gabriela Carrillo.

Frente a este cansado absurdo, reflejado constantemente en los medios —que, si bien, reconocen la existencia del problema, se dedican a extenderse sobre él y no a celebrar en gran escala a las arquitectas relevantes que, a pesar de él, destacan— Julia Gamolina, fundadora de Madame Architect, ha compilado una lista de “19 mujeres arquitectas para tener en la mira durante 2019”.

En el “top” solo están incluidas creativas que han sido reconocidas con el premio A+Award de la prestigiosa plataforma Architizer en los últimos 5 años. En palabras de Gamolina  estas mujeres “han demostrado que, aunque a menudo se enfrentan a la marginación, es posible llegar a la cima y hacer que se construyan cosas extraordinarias.”

Dos brillantes mexicanas forman parte de la lista. Te las presentamos:

Gabriela Carrillo

arquitectas-mexicanas-premios-reconocimientos-tatiana-bilbao-gabriela-carrillo

Entre las figuras femeninas más destacadas en la arquitectura contemporánea en México, el nombre de Gabriela Carrillo no puede faltar. Junto a Mauricio Rocha, dirige TALLER Mauricio Rocha + Gabriela Carrillo, firma mexicana especializada en la disciplina.

arquitectas-mexicanas-premios-reconocimientos-tatiana-bilbao-gabriela-carrillo
Juzgados de Pátzcuaro en Michoacán

Gabriela es reconocida por dos grandes proyectos donde la funcionalidad social se combina con un diseño impecable: el Centro Académico y Cultural San Pablo en Oaxaca y los Juzgados de Pátzcuaro en Michoacán, donde los elementos arquitectónicos pretenden emitir mensajes sobre la forma en que las personas que utilizan el espacio se están relacionando entre sí:  “[…] cómo la luz deconstruye y construye un espacio, cómo la transparencia y las cosas abiertas generan democracia, cómo la arquitectura comienza a hablar…”

Tatiana Bilbao

arquitectas-mexicanas-premios-reconocimientos-tatiana-bilbao-gabriela-carrillo

La arquitecta Tatiana Bilbao es quizá una de las más destacadas en México (entre hombres y mujeres). Por su trabajo en el diseño de viviendas asequibles y sostenibles fue reconocida en los A+Awards 2017. Como señala Julia Gamolina, en este campo Bilbao está “rompiendo paradigmas”. Su proyecto Modelo de Vivienda Sustentable permite realmente construir casas modificables, baratas y estéticamente conmovedoras.

arquitectas-mexicanas-premios-reconocimientos-tatiana-bilbao-gabriela-carrillo
Jardín Botánico de Culiacán en Sinaloa.

Además de este, algunos de sus proyectos más reconocidos son el Jardín Botánico de Culiacán en Sinaloa y la Sala de Exposiciones en Jinhua Architecture Park de Zheijiang en China.

*Imágenes: 1, 5 y 6) Archidaily; 2, 3, 4 y 6) Crédito no especificado.