Day of the Dead, el documental estadounidense que “ofrenda” el culto a los muertos en México (VIDEO)

La famosa pareja de diseñadores estadounidenses, Charles y Ray Eames, crearon en 1957 este sofisticado documental sobre una de las fiestas mexicanas más fascinantes.

“Lloramos a los vivos. En este día (de muertos) no se llora. Llorar hace los caminos resbalosos, para los muertos que vuelven.”

Día de Muertos (Eames, 1957)

 

Sumergido en metáforas, México atesora cientos de mitos, ritos y tradiciones de mucha profundidad, una de ellas, el culto a la muerte.

La muerte se presenta elusiva. Inevitable, pero fuera de nuestro alcance. Misteriosa, incomprensible y, al mismo tiempo, se reconoce como absoluta certeza. A la muerte hay que trabajarla con las manos; permitirle la entrada a la casa; colocarla como decoración y símbolo de respeto. Si no podemos evitarla, hay que recibirla, sin culpa, ni tristeza, —no necesariamente con devoción— pero definitivamente con paciencia. Y a los que se fueron, hay que darles ofrenda, cada año, para no olvidarnos de ellos, para que sepan que no lo hacemos.

Así se desenvuelve el culto a la muerte en México. Más allá del dolor y la fiesta, en una aceptación muy íntima de su presencia constante. La relación entre los mexicanos y la muerte es tan personal que, anualmente, la volvemos a invocar a través de la producción de artesanías, ofrendas y la decoración de nuestros panteones, todo con acentuado colorido y sabor.

A más de uno le sorprende, ese posicionamiento tan extraño, paradójico y al mismo tiempo razonable, de esta cosmovisión mexicana. Los días para celebrar a los muertos son un suceso asombroso, que ha dado cabida a numerosas “ofrendas” artísticas en todo el mundo, como es el caso de este documental de corta duración ideado por la pareja de diseñadores Charles y Ray Eames, en 1957.

dia-de-muertos-mexico-tradiciones-documental-ofrenda-artesanias

Su decisión fue ilustrar, a través de un corto documental —que no carece de belleza e ingenio— la producción artesanal y algunos de los rituales propios del día de muertos. Con sorpresa —pero abandonando el tono exotizante de otros análisis a nuestras costumbres— relatan la forma en que a finales de octubre, nuestros mercados, casas y espacios públicos se llenan del rostro de la muerte: la calavera.

En su versión de dulce, papel picado o retratada en los rostros de niños y jóvenes, la muerte se combina con la vida diaria, de una forma explícita; como si nos visitara, de nuevo, un miembro de la familia, muy querido, al que recibimos con su debido reconocimiento. Y, precisamente, eso es la muerte en este país: la suma de todos aquellos que nos han dejado. Nuestro deber es abrirles la puerta, cuidarlos y alimentarlos.

dia-de-muertos-documental-cortometraje-day-fo-the-dead-charles-ray-eames-tradiciones-ofrenda-artesanias-mexico

Como relata el documental, la naturaleza se suma a las fiestas, decorando las calles con flores amarillas, especialmente el aromático cempasúchil. Por su lado, las manos artesanas del país vierten la pasta de azúcar en moldes con forma de calavera; decoran figuritas de cerámica que serán puestas en las ofrendas, y pican el papel de china cuidadosamente, creando intrincados patrones. Volvemos a ensamblar a la muerte. Como cada año, la materializamos en objetos, curiosidades y alimentos. Los panaderos no temen amasarla y hornearla, decorarla con lágrimas y huesitos, que luego los niños se disputarán en la mesa, porque son la parte más rica del pan de muerto. Las familias toman los panteones, desgajan las flores y con maestría acomodan pétalo tras pétalo, hasta crear una serie de cruces y otras figuras simbólicas.

La convicción a las labores manuales del día de muertos es absoluta. Y para descansar, uno se pone admirar las tumbas y ofrendas ajenas, que son igualmente preciosas. El amor a los muertos es silencioso. Así fue en 1957, cuando este documental fue hecho y así es cada año, pues aunque la vida cambie —y la muerte es prueba irrefutable de ello— el amor a nuestros difuntos es eterno.

El documental solo está disponible con la opción de Youtube para subtítulos, en inglés.

*Imágenes: Charles y Ray Eames

 

Te puede interesar: Rituales en el día de muertos.

M.A. es un colectivo de artesanos que está reinventando la tradición

Un proyecto colaborativo que encontró el balance justo entre arte, diseño y tradición artesanal.

A ratos se vuelven obsesivas las categorías que le imponemos a los objetos. 

artesanos-mexicanos-artesanias-donde-comprar-diseno-nacional

Arte, diseño y artesanía son solo algunas de esas etiquetas. Para algunos de nosotros no son tan importantes y hay quienes estamos seguros de que un mismo objeto puede encarnar las tres a la vez. Otros pensarían que esa idea es absurda. 

Por otro lado, la división se ha jerarquizado. Esos objetos que llamamos arte parecen tener un valor supremo, y lo mismo se puede decir muchas veces del diseño. En estas disciplinas lo que importa es el nombre del autor: la firma. Pero la artesanía parece venir de un lugar menos sensible, más rudimentario y repetitivo. 

artesanos-mexicanos-artesanias-donde-comprar-diseno-nacional

Nada más lejos de la práctica: no somos los primeros en afirmar que el artesano vierte fragmentos de sí mismo en cada una de sus piezas. Aunque, como muchas otras cosas, la tradición artesanal se ha folclorizado y algunos de los objetos que pertenecen a ella se tratan como simples souvenirs turísticos. 

Urge reivindicar a nuestros artesanos

artesanos-mexicanos-artesanias-donde-comprar-diseno-nacional

Así, urge reivindicar a nuestros artesanos. Y tal vez para lograrlo tenemos que reinventar la tradición, permitir que toda clase de creadores exploren sus milenarias técnicas hasta encontrar formas sorprendentes con las que se identifiquen plenamente y hablen —a través de sus piezas— simultáneamente con la voz de la identidad personal y la colectiva.

artesanos-mexicanos-artesanias-donde-comprar-diseno-nacional

Y esto es exactamente lo que ha logrado M.A., un colectivo que combina la producción artística con los métodos atribuidos a la tradición artesanal. El proyecto está basado en la CDMX, pero la producción se hace de forma colaborativa en distintas comunidades mexicanas y procura imprimir en ella técnicas locales, la experiencia del grupo cultural y también las creencias y líneas cosmogónicas que definen su producción.

artesanos-mexicanos-artesanias-donde-comprar-diseno-nacional

El proyecto fue iniciado por Melissa Ávila, originaria de Tijuana. Ella misma es una artista interdisciplinaria que busca preservar la inmensa tradición artesanal de nuestro país, reforzando los vínculos comerciales con estos creadores y también capacitándolos, mientras aprende de ellos.

Las piezas son coloridas, particulares, inmensamente creativas y, al mismo tiempo, mantienen ese sabor familiar del diseño mexicano más arraigado. A su manera, manifiestan el balance justo entre arte, diseño y tradición artesanal. 

artesanos-mexicanos-artesanias-donde-comprar-diseno-nacional

Es una forma muy especial y equilibrada de incluir en este circuito comercial a sujetos creativos provenientes, sobre todo, de los pueblos indígenas de México, sin minimizar sus piezas y su trabajo. Además, porque lo que hacen es arte —al fin y al cabo— sus historias personales, el núcleo de su identidad y cada uno de los pedacitos de sí mismo a los que renuncia durante su hacer, recuperan su valor. 

Conoce más sobre M.A. y accede a su tienda en línea aquí.

También en Más de México: En este mapa podrás conocer todas las artesanías que se hacen en México

Estas hermosas máscaras michoacanas conjuran el lado oscuro de quien las porta (VIDEO)

Un fino corto documental retrata lo poético, místico y divino de nuestra tradición artesanal.

Si uno pretende infiltrarse hacia lo más profundo de cualquier tradición mexicana buscando comprenderla, debe estar preparado para encontrarse con el más complejo y rico de los tejidos simbólicos.

Y es que no hay —simplemente sería inimaginable— una expresión cultural que se diga mexicana y no esté definida por su polisemia. No podría ser de otra forma, pues México se ha construido en un “estira y afloja” entre múltiples culturas que luchan por territorializar la vida cotidiana y la fe de los sujetos que las encarnamos.

Así, para los españoles la vía más efectiva de conquista fue la apropiación de las tradiciones; y, para las culturas nativas, el acto más espectacular de resistencia es corromper las creencias extranjeras con sus particulares formas de simbolizar el mundo. Y esta deliciosa cualidad —nuestra inevitable interculturalidad—  queda impresa y se hace evidente en las artesanías; piezas que, aunque a veces lo olvidamos, cumplen una función ritual o, por lo menos, en esa clase de acto sagrado encuentran su origen.

Un ejemplo excepcional son las hermosas máscaras michoacanas que se portan durante la “danza con el diablo”. Ejecutada como parte de la pastorela, este baile explosivo conjura el lado oscuro de quien interpreta al personaje. Las máscaras son fabricadas a mano por dedicados hombres y mujeres como Felipe Horta.

La labor de Felipe fue preciosamente retratada en este corto documental del director mexicano Mariano Rentería, como parte de una serie de audiovisuales que celebran a los artesanos del estado de Michoacán y nos invitan a revalorar este tipo de trabajo y entenderlo como parte de una manifestación profunda.

Felipe mantiene su taller en el pueblo de Tócuaro y desde hace décadas se dedica a fabricar las coloridas y aterradoras piezas. Su trabajo es una forma de honrar una herencia cultural y una idea de identidad; pero, además, implica un acto absolutamente místico.

En sus propias palabras, la pieza representa la lucha entre el bien y el mal, por eso los colores utilizados son agresivos. Al usar la máscara, dice Felipe, uno se transforma en el personaje, pues hay una “energía” en ella que invoca a este sujeto que el artesano no conoce —el diablo—, pero que puede traer a la vida con las manos. Así, la artesanía materializa lo poético, místico y divino de la danza.

También en Más de México: Las increíbles fotos de esta danza veracruzana delatan nuestro indeleble mestizaje

Mapa interactivo de arte popular mexicano: una manera de vivir el espíritu

Descubre con este mapa interactivo, el arte popular mexicano y la creatividad de sus artesanos.

El arte popular mexicano es una manifestación del ánima de su gente. Es por esta razón que conocer el arte popular de México es vital. Sin este tipo de conocimiento, no sólo se harían invisibles las manifestaciones artísticas, también se borraría, tal vez, el espíritu de nuestro país. Afortunadamente, existe un mapa interactivo que muestra el arte popular de cada estado:

arte-popular-mexicano-artesanias-arte-mexico-0

La diversidad, tanto cultural como de los ecosistemas, que existen en México son evidentes al ver este mapa. Las diferentes costumbres y la diversidad de paisajes permiten a los artesanos inspirarse de manera única. Y, sobre todo, realizar artesanías con materiales oriundos de su región. Un ejemplo es Puebla. En dicho estado, y específicamente en la zona de Chigmecatitlán, se trabaja con palma tejida y pintada.

arte-popular-mexicano-artesanias-arte-mexico-1

Otro ejemplo de la importancia de las costumbres y cómo estas afectan el arte popular, puede verse en este plato petitorio de Michoacán, el cual era sumamente común en el ajuar de las iglesias y servía para recoger la limosna:

arte-popular-mexicano-artesanias-arte-mexico-2

Las figuras de barro realizadas en el pueblo de Metepec, Estado de México, no sólo demuestran el ingenio mexicano, también la creatividad y la deuda que tiene el arte del siglo XX con estas expresiones artísticas. Sobre todo porque la producción artesanal del pueblo de Metepec constituyó un referente indispensable para artistas como Diego Rivera y el Dr. Atl.

arte-popular-mexicano-artesanias-arte-mexico-3

Esta deuda artística, aunque probablemente sea más una muestra de cómo todo el arte en México se relaciona, expone la diversidad de percepciones e imaginación con las que cada artesano trabaja. Por lo cual, creer que no existe una vigencia del arte popular, como su relación con expresiones artísticas del siglo XX, resulta errado.

Sobre todo, porque en México, el arte no sólo es la realización de una obra o pieza, sino la representación del potencial del país. Debido a esto, te invitamos a consultar este mapa interactivo, para que aprendas del arte popular mexicano y te inundes de la creatividad e ingenio de su espíritu. 

Presiona aquí para ir al mapa