A 208 años: ¿tú ya te independizaste?

¿Qué nos falta para ser “mexicanos libres”?

¡Viva México!

Año con año se siente más complejo el ejercicio de mantener activa la estructura de esa identidad que llamamos mexicana. Se mira no solo en la inminente caída de los mitos patrióticos, de los héroes y sus leyendas. También se aparece de manera sutil en la televisión y otros medios, donde ya asumimos abiertamente que México es diverso y que las diferencias son tantas que no podríamos conciliarlas; pero, al mismo tiempo, este es nuestro auténtico capital o en palabras más conocidas “nuestra riqueza”.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanosEn ese sentido, a 208 años del grito que inició (de acuerdo a los mitos desgastados) nuestra independencia, nuestro proceso para construir un país ¿qué nos falta para ser “mexicanos libres”? Si ya somos diversos, si ya nos asumimos como una multiplicidad ¿será que hemos entrado a un espacio auténticamente propio, donde podemos crear sin restricciones?

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

La evidencia parece señalar lo contrario. Especialmente las noticias sobre altos índices de violencia; las condiciones medioambientales bastante malas; la lucha estudiantil que en 2018 cumple 50 años sigue de alguna forma activa; los afectados por los sismos aún no ven soluciones claras; y tantas otras. Cada una de las posibilidades acalladas sugieren que aún no estamos “libres”, que no podemos hacer nuestro (de cada uno) el espacio habitado.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

También en Más de México: Ser humano es mexicano: la conclusión de un filósofo que exploró nuestra identidad

Pero ¿qué nos falta? Y, por otro lado ¿dónde estamos parados? Que nuestra diversidad esté siendo capitalizada es, en muchos sentidos, buena noticia. En primer lugar porque cuando cada uno de nosotros se apropie del mito que se nos viene (el de la diversidad, el del genuino mestizaje, ya voceado por marcas de todo tipo) podrá empezar a ser lo que se le antoje, sin dejar de sentirse parte de esta delimitación geográfica.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

Por otro lado, aunque lo mexicano es diverso, no toda diversidad es mexicana. Esto quiere decir que hay una forma de hacer remezcla “muy nuestra”, que aunque no podemos terminar de describir —porque es tan nuestra que nos elude, se esconde en nuestros confines indefinibles— todos parecen reconocer. Pero hay que decirlo, si nos ponemos a buscar obsesivamente qué forma de mezclar es esta, qué forma de hacer es la nuestra, daremos con nuevos mitos; le haremos monumentos y le daremos nombres de calles; la escribiremos en los libros de historia, posiblemente asesinándola en nuestro afán de representarla y fijarla.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos
¿Qué forma de remezcla es esta?

Para ser libres, habrá que suponer entonces, que los mexicanos no nos podemos dar por vencidos al encontrar respuestas, no nos podemos entregar a ninguna definición específica. Para ser libres nos toca asumir que siempre estamos siendo cuestionados; asumir que lo que somos se siente pero luego no se siente; se ama y también se odia; que simultáneamente nos posicionamos dentro y fuera, como narradores y personajes, ambos igualmente mexicanos.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos
Nuestra identidad y lo que damos por sentado sobre el territorio se “glitchea” o deforma naturalmente entre huracanes, sismos, erupciones volcánicas… Pero aquí andamos.

Lo mexicano es entonces una pregunta abierta, una vida con puntos suspensivos: incompleta, indefinida, imperfecta. Y si eso nos duele, si eso nos cuesta, no nos quedemos quietos: hay mucho espacio por (re)articular en este México. Empecemos, pues, por asumirnos libres; por asumirnos parte de este proyecto abierto, pero recordar que los otros son libres con nosotros. En ese sentido nuestras violencias son innecesarias y nuestros odios son obstaculizantes, nuestra diversidad es una palanca, pero nuestra discriminación nos va a hundir juntos.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

Después de tanta guerra, recordemos que nos podemos liberar de cualquier cosa, excepto tal vez, de la muerte y, curiosamente, tampoco de ser mexicanos, porque la nostalgia que arrastramos, el dolor que evadimos cuando nos queremos desligar del “proyecto”, lo compartimos con otros.

Ante todo México es una comunidad abierta; independiente, en un sentido estricto; libre de ser cualquier cosa, excepto de ser. Y así, México es pregunta eterna. Para decirse “mexicano independiente” habría que asumirse en esa duda.

¿Tú ya te independizaste?

*Imágenes: 1) Lorrata/Tumblr; 2) Encuesta Mundial de Valores; 3) veeseeare/Tumblr; 4 y 8) Atlas Subjetivo de México; 5) Crédito no especificado; 6) Oliver Terrones; 7)Félix Márquez/Premio Nacional Fotoperiodismo 2010.

María Fernanda Garduño Mendoza
Autor: María Fernanda Garduño Mendoza
Estudios y gestión de la cultura, UCSJ. Ensayando discursos, constantemente. Articulando rupturas.

Formas de decir “te amo” (y otras preciosas flores) en 5 lenguas indígenas mexicanas

Esta vez di "te amo" en náhuatl, mixteco o maya. Te decimos cómo…

Sin duda, entre todas las palabras, “amor” es una de las más complejas. Decirla es conjurar un abanico de clichés, historias, canciones, películas, cuentos, novelas que (aunque se esfuerzan) nunca terminan de representar la intensa emoción.

Tal vez de ahí viene la curiosa costumbre de aprender a decir “te amo” en todos los idiomas posibles; como en un intento desesperado por poder abarcar el amor. Y, aunque pasional, el gesto tiene un aspecto precioso.

Por otro lado, en México tenemos tantas lenguas (además del español) que sería absurdo no ahondar en ellas, buscando la forma más adecuada de expresar lo que sentimos. Además, los mexicanos —tan deliciosamente multifacéticos— podemos aprovechar para hacerle honor a nuestra remezcla pronunciando las más profundas palabras en náhuatl, maya, mixteco y demás.

formas-decir-te-amo-quiero-frases-romanticas-lenguas-indigenas-mexicanas

Un asunto interesante es que el concepto de “amar” que manifestamos tan fervientemente en la cultura popular occidental se define precisamente por sus clichés y aunque nos prometamos que el amor es un sentimiento universal, la forma de concebirlo, entenderlo y practicarlo no puede más que variar entre lengua y lengua.

Este es el doble filo de las traducciones: mientras que nos pueden ayudar a entender el sentido o las implicaciones de lo que se dice en una lengua para un contexto particular, nunca pueden realmente traer a presencia todo lo que significa una palabra. Pasa igual entre el español y el alemán, que entre el mixe y el español. En la traducción siempre se fugan algunas cosas.

Pero eso no le quita lo poético al acto de decir te amo en muchas lenguas. Tal vez, incluso, lo intensifica, porque eso que se fuga, eso que no se entiende, siempre se queda abierto. A continuación te compartimos distintas formas de decir “te amo” (y otras preciosas flores) en 5 lenguas indígenas mexicanas.

También en Más de México: ¿Tienes prejuicios contra las lenguas indígenas? El test de esta activista mexicana te ayuda a darte cuenta

formas-decir-te-amo-quiero-frases-romanticas-lenguas-indigenas-mexicanas

Náhuatl

Chicahuacatlazotla: amar mucho

Macehuia in tetlazotlaliztli, nicno: ganar amor de otro.

Maxalihui +, ni: hallarse bien con alguno (tetech nimaxalihui), estar enamorado, o aficionarse mucho y enamorarse de alguna persona, estando cautivo de ella. (tetech nimaxalihui).

Moyolacocqui: enamorado o enamorada.

Moyoleuhqui: enamorado, o el que mueve o provoca a sí mismo a hacer algo.

*Extraídas del Diccionario náhuatl-español basado en los diccionarios de Alonso de Molina

Maya

Te quiero o te amo: In Yakumech

Jach Utoech tin wich: Estoy enamorado de ti

Yaakun: amar

Yaaj: amor

Yaakun: enamorar

K’áat, óot, yaayan: querer

(masculino) Weey, (femenino) xk’eech: querido, querida.

*Extraídas del Diccionario Maya de la Universidad Autónoma de Yucatán.

formas-decir-te-amo-quiero-frases-romanticas-lenguas-indigenas-mexicanas

Mixteco

Io kuniuchu: te quiero.

Kuni jairchun’: te amo.

Kinuu ini: gustar mucho (a uno).

Ku ini: desear, enamorarse.

Kúu ini de nuu ña, te maa tna ña ni kuu ini nuu de: Él se enamoró de ella, y ella también se enamoró de él.

Kuni vaꞌa: amar, tratar bien.

Kuaan mani: amar, querer.

Jin kuaan mani tnaꞌa ro: Quiéranse el uno al otro.

*Extraídas del Diccionario mixteco de Magdalena Peñasco.

Otomí (del Valle del Mezquital, Estado de Hidalgo)

Hmäte: amor

Näbia: estar enamorada.

Ra u̱mfeni po ra hmäte na ra nxutsi, di japi dä ñhose ra tsu̱ntu̱: El sentimiento por el amor de una muchacha, hace que se suicide el muchacho.

Mämä, na ra metsi de ra ngunsadi xaxki, pe nuga dí embi hina: Mamá, un muchacho de la escuela me está enamorando; pero yo le digo que no.

Nubu̱ gi xiti ya do̱ni, gi yo̱te ko ndunthi ra hmäte: Cuando riegues las flores, hazlo con mucho amor.

*Extraídas del Diccionario del HÑÄHÑU (otomí) del Valle del Mezquital, Estado de Hidalgo.

formas-decir-te-amo-quiero-frases-romanticas-lenguas-indigenas-mexicanas

Mixe

Ntsëj kypts mejts: Te quiero, te amo.

Métsëky: amor de pareja.

*Fuente: INALI.

*Ilustraciones: Saner.

Este pueblito mexicano conserva el trueque desde hace 500 años

Aquí es sencillo imaginar el México prístino, el que vivía más ligado a la naturaleza, a la comunidad...

“¡Cambias! ¡cambias!”, se escucha en los pasillos del mercado del domingo de Zacualpan de Amilpas en Morelos. Es uno de los pocos sitios en México que conservan desde hace más de 500 años la manera conocida de comercio más antigua de todas: el trueque.

Desde las 6 de la mañana llegan de pueblos y zonas rurales cercanas decenas de personas con sus productos, muchos de ellos alimentos cultivados con técnicas ancestrales. Orgánicamente orgánicos, por así decirlo…

Zacualpan de amilpas trueque

“Yo tengo 25 años viniendo a truequear. Muchos jóvenes vienen de otros pueblos a cambiar muchas cosas, desde Cuernavaca. Vienen muchos, y ya saben cuándo es el trueque”, me dice Josefina Arias, de 67 años.

El hecho de que persista el trueque en este lugar se ha hecho tan popular que en septiembre se hace la ‘Feria del Trueque’, cuenta.

Zacualpan de amilpas trueque

Zacualpan de amilpas trueque

“Lo mejor es traer cosas útiles, como aceite, maíz, u otros insumos de la cotidianidad. Le pones un precio, y entonces dependiendo de ello lo cambias por lo que necesitas”, concluye Elinda García de 66 años. A ella lo que más le cambian son los chapulines.

Zacualpan de Amilpas trueque

Aquí es sencillo imaginar el México prístino, el que vivía más ligado a la naturaleza, a la comunidad… Este es una especie de museo viviente, una alternativa auténtica al capitalismo. Y aunque también se truequean muchos productos industrializados, sobreviven la sencillez y grandeza de las artesanías y los productos de la tierra.

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Identidad sí, nacionalismo no

La resaca de la globalización se manifiesta por dos vías: recolección con tu identidad cultural o exclusión nacionalista.

Lo que mueve a los mundos es la interacción de las diferencias, sus atracciones y rechazos.

La vida es pluralidad. La muerte es uniformidad. 

Al reprimir diferencias y peculiaridades, al eliminar diferentes culturas

y civilizaciones el progreso debilita la vida y fortalece la muerte, nos empobrece y mutila.

Cada visión del mundo que se extingue, cada cultura que desaparece, disminuye la posibilidad de vida.

Octavio Paz, 1950
, El Laberinto de la Soledad 

Hace un par de décadas la globalización tomó control del escenario y la vida de millones cambió. Seguimos apenas digiriendo las repercusiones sociales y culturales de esto. Pero en su momento era la única ruta posible al desarrollo y progreso, o al menos así lo promovieron quienes impusieron a toda costa esta vía. Incluso se acuñó un término, mediatizado y utilizado por sus promotores para desestimar cualquier postura en contra de esta inercia: globalifobia, y toda manifestación globalifóbica era asociada con un afán “antievolutivo”.

Si bien la globalización es un proceso que ha tenido distintos episodios a lo largo de la historia, su aceleración respondió a la necesidad de una agenda económica –que requería de un mercado globalizado para implementarse–. Sin embargo, durante esta aceleración dictada por un criterio comercial, se ignoraron las repercusiones culturales y sociales que un proceso así detonaría. Y probablemente hoy estemos enfrentando la resaca de esta omisión.

Autoconocimiento colectivo VS Globalización acelerada

Lo mismo que diversas tradiciones y corrientes de pensamiento ven en el autoconocimiento individual una herramienta imprescindible para el crecimiento de una persona, esta premisa también aplica, creo, para una sociedad. Es decir, es fundamental que como colectividad nos preocupemos por entender quiénes somos y, consecuentemente, de dónde venimos, para ser capaces de construir, con algo de claridad, un rumbo y poder participar en un intercambio cultural activo sin terminar perdiendo la brújula identitaria

Tras la aceleración de este proceso en las últimas dos o tres décadas, de pronto nos encontramos inmersos en un sentimiento de hastío y confusión que hoy se manifiesta principalmente a través de dos cauces antagonistas: un nacionalismo excluyente, que ve en los flujos migratorios una amenaza y condena la interculturalidad; y un movimiento que apuesta por la necesidad de refrescar nuestros cimientos culturales y contrarrestar la homogeneización de las sociedades contemporáneas de acuerdo con estrategias de mercado y alimentada por la gran maquinaria cultural.  

Nacionalismo anacrónico y excluyente

nacionalismo-globalizacion-brexit

En el primero de los casos, el nacionalismo excluyente, podríamos ubicar sucesos como el Brexit, votación mediante la cual el Reino Unido optó por abandonar la Unión Europea; o uno de los grandes recursos retóricos de Donald Trump –que por cierto significó el apoyo de muchos estadounidenses y contribuyó a que fuese elegido– que rechaza la migración y acusa en la interculturalidad una amenaza al bienestar de su pueblo. Además, vertientes nacionalistas en diversos lugares del mundo, por ejemplo Francia con Marine Le Pen, se han fortalecido gracias a este sentimiento colectivo e incluyen premisas racistas, xenófobas o que por lo menos abogan por una cerrazón cultural.

Reconexión con tu cultura

identidad-cultural-raices-mundo

Del otro lado del espectro, pero también consecuencia de esta resaca psicocultural, existe un creciente interés por reconectarnos con nuestras respectivas raíces y promover una comunión con nuestra identidad cultural. A diferencia del nacionalismo aquí no se condena la globalización, en cambio se enfatiza en el entendimiento de nuestros orígenes y diferenciadores, para luego poder participar en ese intercambio multicultural e incluso enriquecerlo. No es lo mismo asistir a la fiesta global sin saber quién eres que hacerlo teniendo en claro tus orígenes y con la intención de compartir estas particularidades con los demás.

En resonancia con esta segunda tendencia, en años recientes han nacido múltiples proyectos que invitan a las personas, y en particular a los jóvenes, a religarse a ese tesoro que históricamente les pertenecen: por ejemplo sus tradiciones, sus mitos y todos aquellos ingredientes que hacen de la suya una cultura única. En el caso de México, que es el escenario que circunstancialmente me tocó, he visto germinar proyectos como +DeMX , del cual soy partícipe, que apuntan precisamente a eso: refrescar los cimientos identitarios de su población para fomentar el autoconocimiento colectivo y, eventualmente, para aportar algo valioso, distinto, en el intercambio global. Además, vale la pena recordar que el acervo cultural de cada país termina siendo, como lo advierte el título que adjudica la UNESCO, un “patrimonio cultural de la humanidad”, que a fin de cuentas nos pertenece a todos.   

La verdadera fiesta intercultural

Una globalización cultural, lejos de la globalización económica o mercantil, implica un proceso de madurez en todos los involucrados. Esto si partimos de que no se trata de la dilución de diferenciadores y particularidades culturales –y menos a favor de una amalgama de estereotipos y cánones dictados por el marketing trasnacional o la fábrica cultural que hoy encarnan los grandes medios– sino del intercambio vivo y enriquecedor (incluso enloquecedor, vivo y caótico) de estos insumos entre personas alrededor del mundo.

Hoy tus raíces te llaman, y a todos nos conviene que todos atendamos ese llamado. Así, la globalización realmente será esa fiesta incluyente que alguna vez nos vendieron, y no un modelo económico para favorecer agendas poco humanas.

Identidad sí; nacionalismo no. 

* Este texto fue originalmente publicado en 2017, en Pijama Surf.

Javier Barros Del Villar
Autor: Javier Barros Del Villar
Editor digital con aspiraciones carpinteras. Mexicano.