7 formas alternativas de celebrar a México (y ayudarlo a ser cada vez más independiente)

No todo es pasearse por los sitios icónicos del país y fiestear en grande. También podemos celebrar a México haciendo cosas para ayudar.

Libertad es tal vez uno de los conceptos más elusivos forjados por la humanidad. Sin embargo es también una fuerza o condición clave; una por la que luchamos incesantemente y que ponemos por encima de todas nuestras convicciones. 

Tiene sentido: somos primordialmente móviles y queremos poder llevar esta cualidad —nuestra máxima posibilidad técnica— hasta sus últimas consecuencias. 

Esta es una de las cosas que celebramos los 15 y 16 de septiembre. La idea de libertad, la idea de autonomía y, sobre todo, la posibilidad de auto-definirnos. Con el fin del “Virreinato” y el surgimiento —por lo menos metafórico— de una nación soberana, nació la posibilidad de decir quiénes somos “los mexicanos”. 

Para bien y para mal, sobre esa definición aún nadie tiene la última palabra. Pero cada vez que llegan las fiestas patrias, un orgullo —igualmente elusivo y multiforme— nos llama a celebrar. Pero no todo es pasearse por los sitios icónicos del país y fiestear en grande. También podemos celebrar a México haciendo cosas para ayudarlo a ser cada vez más independiente. Te compartimos algunas.

También en Más de México: A 209 años: ¿tú ya te independizaste?

1: Compra local

Para de verdad ayudar a México es urgente que cambies tus hábitos de consumo. Tenemos que empezar a consumir local ya. El campo mexicano, por lo menos para el imaginario contemporáneo y mediatizado, es sinónimo de pobreza (igual material y simbólica). Nada más equivocado. 

Todo lo contrario: el campo mexicano es la clave para sobrevivir a los embates del cambio climático, se va a transformar en nuestra máxima herramienta de resiliencia en los tiempos que se vienen y es nuestra primera fuente de autonomía económica (y claro, de soberanía alimentaria).

También en Más de México: ¿Quieres ayudar a México en serio? Necesitas empezar a comer estas 4 cosas ya

mexico-independencia-reflexion-como-ayudar-mejorar-pais
Imagen: Animal Gourmet

2: Enamórate del medio ambiente y protégelo

Los bosques, los mantos acuíferos, los animales, las plantas y miles de especies endémicas dependen de que nos empecemos a hacer cargo cuanto antes de nuestro entorno. Urge dejar de producir tantos desechos (empezando por la basura). Urge hacerse responsable de lo que vamos botando detrás de nosotros y hacer todo lo posible porque nuestra huella en el mundo sea un camino de flores, no una serie de estragos.

3: Experimenta el turismo rural

Viaja por México. Es importante hacerlo; tal vez hoy más que nunca. El país necesita que volvamos a sus calles, que pasemos por sus rincones ocultos, que nos re-apropiemos del espacio público. 

Pero si vamos a viajar, hagámoslo con respeto: tratemos con cariño a nuestros anfitriones, no dañemos el medio ambiente o el patrimonio cultural. Es urgente que todos los mexicanos entiendan que vivimos en una nación hecha por cientos de pequeñas naciones y nos urge, sobre todo, empezar a re-conocernos.

También en Más de México: 4 destinos para vivir la magia del turismo rural

mexico-independencia-reflexion-como-ayudar-mejorar-pais
Imagen: Quadrantín

4: Vuélvete un guardián de la tortilla

“Sin maíz no hay país”, se ha dicho ya por más de una de década. Y la premisa es cada vez más urgente. El maíz nativo está en peligro y sin él nos quedamos sin tortilla: el ombligo de nuestra alimentación e identidad. Tú puedes convertirte en un guardián de la tortilla mexicana. Aquí te decimos algunas formas en las que puedes involucrarte en esta lucha. 

5: No te quedes en la superficie

Sin duda lo mexicano está de moda. La cocina de Enrique Olvera y el éxito indudable de “Roma” (2018, Alfonso Cuarón) son solo algunas muestras. Pero México es mucho, muchísimo más. No te quedes en la superficie. 

Cuando comienzas a rascarle, debajo de cada manifestación cultural hay miles de influencias, historias, variantes. Consume arte, cine, comida, literatura, música, fiestas mexicanas, pero adéntrate cada vez más. México es realmente increíble y sus joyas están esperando ser descubiertas por ti.

mexico-independencia-reflexion-como-ayudar-mejorar-pais
Imagen: Maximilian Virgil

6: Defiende la diversidad (especialmente la lingüística)

: México es ultradiverso y por donde lo mires. Pero si no defendemos esta diversidad (biológica, geográfica, cultural) podríamos perderla. Una causa muy importante es la diversidad lingüística, porque, como explica la lingüista Yasnaya Elena, ningún idioma indígena ha muerto en paz. Su pérdida es la de un pueblo, la de una comunidad humana. ¿Qué pasó con ellos? ¿Por qué desaparecieron? Hay que cuestionarse y al dar con las respuestas, hagamos una promesa de que no dejaremos que siga ocurriendo. 

mexico-independencia-reflexion-como-ayudar-mejorar-pais
Imagen: Titixe (Documental, Tania Hernández, 2018)

7: Apuesta por la paz y vuélvete más empático

México no podrá “pacificarse” hasta que cada uno haga un compromiso con la empatía. Para algunos ceder esta “supremacía” sobre los demás será difícil. Para otros, los hábitos para relacionarse de forma violenta son salidas claras y útiles y es muy difícil abandonarlos. Pero no queda más que hacer la promesa con uno mismo: seré empático con los que me rodean, seré comprensivo y haré lo que pueda por apostarle a la paz. México no será libre hasta que esté en paz. Esa lucha sigue. 

También en Más de México: ¿Qué se necesita para construir la paz en México?

6 personajes ilustres que llegaron a México y se enamoraron del país

A lo largo de la historia, muchas personas han llegado a México y han quedado prendidas de sus encantos; estos 6 personajes ilustres no son la excepción.

¿Qué tiene México que le encanta a los extranjeros? Si uno lo piensa con detenimiento, no es de extrañar. Paisajes majestuosos, delicias culinarias y una población históricamente hospitalaria y cálida son solo algunos de los alicientes que este hermoso país presenta. No son pocas las personas que llegan a México de visita o por circunstancias extraordinarias y acaban haciendo de él su residencia permanente.

Hay algo para todos: artistas, exploradores, científicos y catedráticos se han enamorado de la tierra de los aztecas y los mayas. Los siglos de tradición y resiliencia de los mexicanos descubren un nuevo mundo ante los ojos y corazones de los que vienen de fuera. Les sorprende lo aguerrido de sus hombres y mujeres, su amor feroz a la familia, los amigos y los cerros que los vieron nacer.

De hecho, varios personajes ilustres han dejado su marca en México, después de que México dejara la suya en ellos. Muchos de ellos adoptaron la nacionalidad mexicana, e hicieron de este país su hogar. Sin más, te presentamos 6 de ellos:

1: Luis Buñuel

personajes-ilustres
Imagen de: FICM

El afamado director cinematográfico español, nacido en Calanda en los albores del siglo XX, se trasladó a México durante la Guerra Civil Española. El conflicto bélico más cruento y cruel de España orilló a muchos artistas, intelectuales y políticos españoles a huir de la dictadura. Tras su exilio, se naturalizó mexicano, y fue aquí donde adquirió la fama de uno de los directores de cine más importantes e influyentes en la historia. Debido a la censura franquista, realizó la mayoría de sus largometrajes en México: obras maestras como Los Olvidados, Viridiana o El ángel exterminador.

2: Leonora Carrington

personajes-ilustres
Imagen de: The Independent

Después de una adolescencia y juventud turbulentas, Carrington recaló en México, después de escapar de su familia, que la quería internar en un hospital psiquiátrico. El poeta y escritor Renato Leduc se casó con ella en Lisboa, para que pudiera huir de Europa. Fue en nuestro país donde dio rienda suelta a su genio creativo, maravillando al mundo del arte con sus creaciones surrealistas. Convivió con Remedios Varo, Frida Kahlo, Diego Rivera, Carlos Fuentes y Octavio Paz, entre otras personalidades de la época. Pasó el resto de su vida en México, junto al fotógrafo húngaro “Chiki” Weisz, con quien formó una familia.

3: Alexander von Humboldt

personajes-ilustres
Imagen de: Fine Art America

El padre de la geología moderna llegó a México en calidad de explorador, interesado por las características geográficas del país. En 1803 pisó tierras mexicanas por primera vez, y aprovechó su visita al máximo. Quedó maravillado por sus volcanes, sus zonas arqueológicas y sus maravillas geológicas. Además, llegó a interceder por los obreros mexicanos, quienes vivían en condiciones muy precarias. Llevó sus dibujos, como el de los prismas basálticos en Huasca de Ocampo, a Europa, y fue aclamado de manera unánime. Cautivó a la sociedad europea con sus anécdotas de la Nueva España y sorprendió a sus colegas con el conocimiento que adquirió.

4: Remedios Varo

personajes-ilustres
Imagen de: Gallery Wendi Norris

La segunda española de nuestra lista llegó a México bajo las mismas circunstancias que Buñuel: huyendo del terror de la dictadura y de la Segunda Guerra Mundial. El gobierno de Lázaro Cárdenas la acogió, y nunca miró atrás. La pintora surrealista más reconocida de la historia se naturalizó mexicana y se dedicó enteramente a su arte. Forjó una amistad inquebrantable con Leonora Carrington, con quien mantuvo contacto hasta el día de su muerte. Fue en México donde encontró una gran inspiración para sus maravillosos cuadros, y alcanzó el reconocimiento de los círculos artísticos más importantes en el país y en el resto del mundo.

5: Edward James

personajes-ilustres
Imagen de: Once Upon a Journey

El amor y la fascinación por las orquídeas fue lo que llevó al poeta, escultor y arquitecto escocés a México. Llegó en 1944, atraído por la propuesta de su amigo y colega Geoffrey Gilmore de “situar un jardín del edén” en el país. La localización elegida fue la Huasteca Potosina, y James encontró un terreno ideal para sus ambiciones en Xilitla. Su prolífica mente y sus hábiles manos dieron luz a un jardín maravilloso y surrealista. Sus arcos, columnas enormes, escaleras enrevesadas y ángulos imposibles convirtieron a Xilitla en un lugar legendario.

6: Chavela Vargas

personajes-ilustres
Imagen de: Periódico Correo

No podríamos terminar nuestra lista de personajes ilustres sin mencionar a Chavela Vargas. La imponente figura de la música ranchera mexicana es, probablemente, el mejor ejemplo del amor incondicional que alguien puede profesar por una tierra. Chavela nació en Costa Rica en 1919, pero se trasladó a México cuando tenía 17 años. Se enamoró inmediatamente de su gente, de su música y de sus pueblos. Fue acogida por José Alfredo Jiménez, y al poco tiempo adquirió fama como una de las mejores voces de su época. Su inconfundible voz, grave, potente y cargada de sentimiento, se convirtió en un legado indeleble para nuestro país. No es por nada que Chavela acuñó la famosa frase: “¡Los mexicanos nacemos donde nos da la rechingada gana!”.

Más personajes ilustres que admiran el arte mexicano: se encuentra guion cinematográfico de Juan Rulfo, escrito por García Márquez.

*Imagen destacada: Cineteca Nacional

Señorita Libertad: la peculiar tradición patria de una comunidad veracruzana

En esta comunidad de Veracruz la libertad de México se celebra como en ningún otro sitio. Un fotógrafo local retrató íntimamente los preparativos para esta fiesta.

Nuestro complejo país es espectacular, precisamente porque no se agota en una sola cara. México es distinto desde donde lo mires. Por otro lado hay algunas cosas —platillos, ingredientes, tradiciones, símbolos— que se repiten por todos lados y se vuelven una suerte de “hilo conductor” que nos reune a pesar de nuestra inmensa diversidad.

Las fiestas patrias —el grito, el desfile del 16 de septiembre, la comida, las banderas que decoran las calles— son sin duda uno de esos hilos que tejen cada año un espacio para la identidad compartida. Tal vez por eso hemos olvidado indagar en lo profundo y se nos han pasado de largo las formas particulares en las que cada región celebra la idea de independencia y la existencia de un México que —en potencia— se auto-define. 

Pero hay un sitio donde la fiesta patria muestra una cara muy peculiar. Se trata de Santiago Tuxtla, en Veracruz. En esta comunidad la libertad de México se celebra como en ningún otro sitio, en torno a una alegoría muy interesante: la Señorita Libertad.

Señorita Libertad

mexico-independencia-grito-fiestas-patrias-tradiciones-senorita-libertad-veracruz

También llamada “Diosa Libertad”, esta personaje es encarnada por una joven del pueblo. Cada año se la elige con aval del presidente municipal y junto a ella se organiza la máxima fiesta patria de Santiago Tuxtla. La chica, ricamente ataviada, representa a la “mujer mexicana” (ligada evidentemente con el rostro femenino de nuestra tierra, su abundancia, su fertilidad, su bondad). Llena de joyas y con un atuendo blanco, rojo y dorado, será paseada por el pueblo en una carreta adornada con flores. 

“… con la mano derecha toma un óleo de Miguel Hidalgo, mientras que con la izquierda hace lo propio con la bandera de México. Los toros que jalan la carreta son pintados con aerosol de color dorado. 

Al final del recorrido del desfile por todas las calles de la ciudad, en la casa de la señorita libertad se ofrece una fiesta, abierta a todo el pueblo, donde se consumen más de 300 kilos de carne y demás.” Así lo relata Felipe Oliveros, fotógrafo y escritor local.

Es un verdadero festín que se ha celebrado desde hace 128 años. Los tuxtlas se toman en serio la noción de Independencia y, al mismo tiempo, no temen jugar con la idea de sincretismo. Aún anclados profundamente a su cosmogonía prehispánica gozan tremendamente esta tradición fundada por elementos bastante lejanos.

Cuenta Oliveros que la fiesta nació cuando el alcalde Francisco Ortiz Castellanos viajó a Francia y se enamoró de la conmemoración de la toma de la Bastilla. Fuegos artificiales, carros alegóricos y una mujer que encarna una figura que recuerda inmediatamente a “La Libertad guiando al pueblo del pintor” Eugène Delacroix.

Y el pueblo sigue a La Libertad

mexico-independencia-grito-fiestas-patrias-tradiciones-senorita-libertad-veracruz

Para las chicas que representan el papel, el asunto es una ceremonia y un honor particular. Cada año, explica Felipe, se trata de una joven distinta que tiene alrededor de 15 años. El mismo presidente municipal va a su casa a pedir permiso para que participe. La preparación de la Señorita es un ritual en sí mismo y el fotógrafo veracruzano ha logrado retratarlo con una intimidad absolutamente conmovedora.

Y no es para menos: el papel es muy importante. Como relató el cronista local Eneas Rivas Castellanos: 

Nos referimos a la Diosa Libertad emblema y símbolo de la Libertad Mexicana con que contamos todos los habitantes de esta nación. […] La alegoría ha sido hasta hoy en la misma forma: La Diosa Libertad representa a su vez a la típica mujer mexicana la cual va vestida con una túnica blanca ceñida en la cintura y adornada por muchas prendas de oro y pedrería. En su cabeza el gorro frigio, emblema de la libertad, ceñido por detrás con dos ramos de ciprés y un listón tricolor, prende de la espalda un manto bordado con estrellas. El manto representa el territorio nacional y las estrellas equivalen al número de estados en que está dividida políticamente la Nación. […]. Cubren el resto del carro, hojas de tepejilote. 

“La libertad con que contamos todos los habitantes de esta nación”; es una frase que resuena y que sin duda habría que poner en cuestión. La libertad, tal vez una fuerza que solo se articula como potencia, pero por la que todos debemos estar luchando, no solo para nosotros mismos; también para los demás. 

mexico-independencia-grito-fiestas-patrias-tradiciones-senorita-libertad-veracruz

La libertad; tal vez el signo más noble de entre todos los que pueblan el repertorio de las fiestas patrias, pero que, al parecer solo en Santiago Tuxtla se manifiesta con tanta fuerza y cariño.

*Imágenes e investigación: Felipe Oliveros.

A 209 años: ¿tú ya te independizaste?

¿Qué nos falta para ser “mexicanos libres”?

¡Viva México!

Año con año se siente más complejo el ejercicio de mantener activa la estructura de esa identidad que llamamos mexicana. Se mira no solo en la inminente caída de los mitos patrióticos, de los héroes y sus leyendas. También se aparece de manera sutil en la televisión y otros medios, donde ya asumimos abiertamente que México es diverso y que las diferencias son tantas que no podríamos conciliarlas; pero, al mismo tiempo, este es nuestro auténtico capital o en palabras más conocidas “nuestra riqueza”.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanosEn ese sentido, a 209 años del grito que inició (de acuerdo a los mitos desgastados) nuestra independencia, nuestro proceso para construir un país ¿qué nos falta para ser “mexicanos libres”? Si ya somos diversos, si ya nos asumimos como una multiplicidad ¿será que hemos entrado a un espacio auténticamente propio, donde podemos crear sin restricciones?

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

La evidencia parece señalar lo contrario. Especialmente las noticias sobre altos índices de violencia; las condiciones medioambientales bastante malas; la lucha estudiantil que en 2018 cumple 50 años sigue de alguna forma activa; los afectados por los sismos aún no ven soluciones claras; y tantas otras. Cada una de las posibilidades acalladas sugieren que aún no estamos “libres”, que no podemos hacer nuestro (de cada uno) el espacio habitado.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

También en Más de México: Ser humano es mexicano: la conclusión de un filósofo que exploró nuestra identidad

Pero ¿qué nos falta? Y, por otro lado ¿dónde estamos parados? Que nuestra diversidad esté siendo capitalizada es, en muchos sentidos, buena noticia. En primer lugar porque cuando cada uno de nosotros se apropie del mito que se nos viene (el de la diversidad, el del genuino mestizaje, ya voceado por marcas de todo tipo) podrá empezar a ser lo que se le antoje, sin dejar de sentirse parte de esta delimitación geográfica.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

Por otro lado, aunque lo mexicano es diverso, no toda diversidad es mexicana. Esto quiere decir que hay una forma de hacer remezcla “muy nuestra”, que aunque no podemos terminar de describir —porque es tan nuestra que nos elude, se esconde en nuestros confines indefinibles— todos parecen reconocer. Pero hay que decirlo, si nos ponemos a buscar obsesivamente qué forma de mezclar es esta, qué forma de hacer es la nuestra, daremos con nuevos mitos; le haremos monumentos y le daremos nombres de calles; la escribiremos en los libros de historia, posiblemente asesinándola en nuestro afán de representarla y fijarla.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos
¿Qué forma de remezcla es esta?

Para ser libres, habrá que suponer entonces, que los mexicanos no nos podemos dar por vencidos al encontrar respuestas, no nos podemos entregar a ninguna definición específica. Para ser libres nos toca asumir que siempre estamos siendo cuestionados; asumir que lo que somos se siente pero luego no se siente; se ama y también se odia; que simultáneamente nos posicionamos dentro y fuera, como narradores y personajes, ambos igualmente mexicanos.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos
Nuestra identidad y lo que damos por sentado sobre el territorio se “glitchea” o deforma naturalmente entre huracanes, sismos, erupciones volcánicas… Pero aquí andamos.

Lo mexicano es entonces una pregunta abierta, una vida con puntos suspensivos: incompleta, indefinida, imperfecta. Y si eso nos duele, si eso nos cuesta, no nos quedemos quietos: hay mucho espacio por (re)articular en este México. Empecemos, pues, por asumirnos libres; por asumirnos parte de este proyecto abierto, pero recordar que los otros son libres con nosotros. En ese sentido nuestras violencias son innecesarias y nuestros odios son obstaculizantes, nuestra diversidad es una palanca, pero nuestra discriminación nos va a hundir juntos.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

Después de tanta guerra, recordemos que nos podemos liberar de cualquier cosa, excepto tal vez, de la muerte y, curiosamente, tampoco de ser mexicanos, porque la nostalgia que arrastramos, el dolor que evadimos cuando nos queremos desligar del “proyecto”, lo compartimos con otros.

Ante todo México es una comunidad abierta; independiente, en un sentido estricto; libre de ser cualquier cosa, excepto de ser. Y así, México es pregunta eterna. Para decirse “mexicano independiente” habría que asumirse en esa duda.

¿Tú ya te independizaste?

*Imágenes: 1) Lorrata/Tumblr; 2) Encuesta Mundial de Valores; 3) veeseeare/Tumblr; 4 y 8) Atlas Subjetivo de México; 5) Crédito no especificado; 6) Oliver Terrones; 7)Félix Márquez/Premio Nacional Fotoperiodismo 2010.

María Fernanda Garduño Mendoza
Autor: María Fernanda Garduño Mendoza
Estudios y gestión de la cultura, UCSJ. Ensayando discursos, constantemente. Articulando rupturas.