27 hipnóticas fotografías para experimentar el surrealismo mexicano (GALERÍA)

La realidad mexicana supera toda invención narrativa; así, el surrealismo se diluye en nuestra cotidianidad…

La realidad mexicana supera toda invención narrativa, toda ficción. Así, las figuraciones del “surrealismo” se diluyen en nuestra cotidianidad. La frontera entre magia y “realidad” es tan porosa que nuestros fotógrafos surrealistas, a veces no se molestaban en montar realidades exageradas y simplemente capturaban la calle, la fiesta y a la gente del día a día, que, a pesar de ser “comunes”, no dejan nunca de ser sorprendentes.

El surrealismo fue una vanguardia artística de principios del siglo XX y el término que le da nombre lo acuñó el francés Guillaume Apollinaire. El significado literal es “por encima del realismo” y si entendemos al realismo como una fidelidad a la realidad, una realidad claramente definida en Occidente, México es surrealista por definición.

También en Más de México: Exquisitos y espeluznantes retratos de “los panzudos”, personajes chiapanecos que representan el pecado

Para Apollinaire, el surrealismo era a la realidad como la rueda era a la pierna. La explicación es justa y preciosa: como la rueda, el surrealismo acelera la realidad y la conforma bajo parámetros que responden a un principio de organicidad completamente distinto, tal vez más ambicioso y definitivamente sorprendente.

Aunque vivir en ese estado permanente de de-formación en el tejido abierto y multidimensional del surrealismo —entre sueños, fantasías, las peores pesadillas, intrincadas creencias espirituales, sumados a mercados, economías, edificios, gobiernos, academias, hambre, violencia, tradiciones— puede resultar abrumador, para algunos imposible.

El mismísimo Salvador Dalí le dijo alguna vez a Jacobo Zabludovsky que de ninguna manera volvería a México, pues no soportaba estar en un país “más surrealista que mis pinturas.” Así, calificar a esta tierra de surrealista nunca es una exageración. Tampoco se puede decir que las fotografías de los surrealistas en donde simplemente capturan al mundo mexicano es un ejercicio de antropología; al contrario: estas fotos son una reivindicación de la magia que ya dejamos pasar por realidad plana y plena.

Así, aunque para algunos es relativamente incorrecta la etiqueta de “surrealistas” al hablar de algunos fotógrafos mexicanos o que trabajaron en México —como Manuel Álvarez Bravo, Héctor García, Kati Horna, Graciela Iturbide y Flor Garduño—, no se puede negar que su trabajo, sin importar que sea montaje o documental, es una forma de hacernos testigos de misterios que podrían estar velando una sobre-realidad.

También en Más de México: El surrealismo marcado en la piel: tatuajes de Remedios Varo, Leonora Carrington y Frida Kahlo (FOTOS)

Explora seductores microuniversos en los collages de Guillermo Flores (GALERÍA)

Piérdete por un rato en las complejas y preciosas construcciones de este diseñador mexicano.

El diseño mexicano, especialmente en su dimensión gráfica, es precioso. Sobre todo porque para inspirarlo hay una enorme gama de cosmogonías y mitologías locales que entretejen culturas y temporalidades. Así, parece que no nos es difícil imaginar complejas y preciosas construcciones que se escapan de las dimensiones que consideramos “reales”.

Guillermo Flores es uno de esos talentosos creadores que, inspirado por objetos, plantas y animales cotidianos, genera composiciones fantásticas. El creador de Orbeh Studio es uno de los diseñadores mexicanos más destacados y no solo gráficos. Su trabajo también lo ha llevado al terreno del arte contemporáneo, el diseño web, la fotografía y el branding.

De hecho ha colaborado con marcas enormes como el Cirque du Soleil y Nike; aunque lo que más nos conmueve son sus creaciones personales. Su estilo está inspirado en las antiguas ilustraciones de las viejas enciclopedias y almanaques, especialmente los de temas naturalistas. Así, en su obra se repiten motivos como aves, nopales y flores; pero también máquinas antiguas y elegantes sujetos que las utilizan, pero de formas extrañas.

La atención inmensa a cada uno de los detalles es lo que vuelve a sus figuraciones tan seductoras. Podrías pasarte horas observando la escena y saboreando todas las texturas, sonidos y situaciones que propone. Además, el ensamblaje saca a las cosas de su lugar esperado o reconocible y las reorganiza de maneras insospechadas, ampliando profundamente su significado y posibilidades.

Te compartimos una selección de los collages de Guillermo Flores, deliciosos microuniversos para perderse y encontrarse.

También en Más de México: Las plantas recuerdan y narran: íntimos retratos de la flora oaxaqueña (GALERÍA)

Increíbles cadáveres exquisitos, cortesía de dos surreales artistas (GALERÍA)

Pedro Friedeberg se reunió con el excéntrico David Choe para dar vida a estos extraños personajes…

En 2013 visitó México uno de los artistas más excéntricos de nuestro tiempo. David Choe, pintor y muralista coreano-americano, bien podría ser llamado el “rey del capitalismo tardìo” por su estilo intenso, su presencia controversial en los medios, la forma en la que mezcla indiscriminadamente toda clase de referencias pop y porque se hizo famoso después de que le pagaron una de sus primeras piezas monumentales con acciones de Facebook. Sí, sin duda su figura es muy contemporánea.

Aunque una de sus movidas más divertidas fue reunirse con el último surrealista vivo del país: el artista mexicano Pedro Friedeberg, conocido por sus increíbles pinturas y magníficas piezas de diseño (entre ellas, la icónica “Mano-Silla”). Friedeberg trabajó de cerca con otros grandes como Mathías Goeritz, Leonora Carrington y Alicia Rahon. Como Choe, se ha ganado una reputación de excéntrico por sus piezas y sus comentarios sobre el arte contemporáneo.

De este improbable encuentro quedó un registro fantástico: 4 cadáveres exquisitos. Como buenos surrealistas, Choe y el artista mexicano no pudieron evitar jugar el clásico juego de los veintes. Si nunca lo has jugado, tienes que intentarlo, porque los resultados dejan preciosas pistas sobre lo que hay en tus entrañas.

artista-mexicano-contemporaneo-surrealismo-cadaveres-exquisitos

Bestiario de criaturas fantásticas en el arte mexicano (GALERÍA)

La técnica fue inventada por los surrealistas de antaño (liderados por el mítico André Breton) y consiste generar personajes o textos completamente nuevos, realizando una mezcla más o menos aleatoria. El primer jugador debe escribir una frase o dibujar el principio de un personaje en una hoja de papel. A continuación dobla la hoja, ocultando todo excepto los últimos trazos del dibujo o la última palabra y lo pasa al siguiente jugador que continúa el dibujo o texto con base en esta pista. Los resultados siempre son incalculables y muy divertidos.

El ejercicio ha sido hecho a lo largo de la historia por otros artistas como Tristan Tzara, Paul Éluard, Neruda y García Lorca, Nicanor Parra y Vicente Huidobro, entre otros. Muchos de ellos lo hacían bajo el influjo de alucinógenos o alcohol, vertiendo en el papel la más auténtica expresión de sus fantasías, revelándose y también exhibiendo sus sensaciones hacia los compañeros de juego. Se dice que el artista gráfico Max Ernst calificó al juego de un “barómetro de los contagios intelectuales en un círculo de creadores”.

De la combinación entre Choe y Friedeberg surgieron estos extraños personajes:

 

El surrealismo marcado en la piel: tatuajes de Remedios Varo, Leonora Carrington y Frida Kahlo (FOTOS)

Encantadores diseños surreales, cortesía del imaginario mexicano (y de estas tres grandiosas surrealistas).

Aunque, fue Frida KahloRemedios Varo y Leonora Carrington, quienes con sus lienzos fabricaron un retrato más explícito del surrealismo mexicano –de sus sueños y vida fantástica–, México ha sido siempre en esencia surrealista.

Desde tiempos ancestrales, la asociación entre lo místico y lo cotidiano ha sido obvia, y sin lugar a dudas, muy distinta que en otras partes del mundo. De ahí que dichas artistas sean un símbolo, también, de mexicanidad, pues aunque dos de ellas nacieron originalmente en Europa, fue en México donde pasaron la mayor parte del tiempo de su catarsis creativa. 

Cada una ejemplificó con pinturas los sueños –pues, como decía Carrington, “Si el arte necesita una explicación, ¿Dónde está lo visual?“–. De ahí que sus obras reflejan una libertad sin precedentes. Entre los trazos de gatos, venados o seres fantásticos, el deseo de una emancipación estética y cultural podía observarse.

El constante desafío de la realidad, en estas mujeres, se dibujaba con bestias de gran ingenio y, la posibilidad de que dichos monstruos hubiesen aparecido por influencia de la lectura esotérica. Dicho esto, es fácil esperarse que en la actualidad, el homenaje a las obras de estas surrealistas se haya vuelto recurrente. ¿Y qué homenaje puede ser mejor sino el que se lleva en la piel, como un lienzo, desde México para el mundo?

A continuación te mostramos una selección de diferentes tatuajes que retratan las pinturas y semblantes de estas creadoras:

mejores-artistas-surrealistas-mexico-surrealismo-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajes

surrealismo-mexico-mejores-artistas-surrealistas-tatuajesde frida-kahlo-tattoo

surrealismo-mexico-mejores-artistas-surrealistas-tatuajesde frida-kahlo-tattoo

mejores-artistas-surrealistas-mexico-surrealismo-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajes

mejores-artistas-surrealistas-mexico-surrealismo-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajes

tatuaje remedios varo

mejores-artistas-surrealistas-mexico-surrealismo-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajes

tatuajes de remedios varo

mejores-artistas-surrealistas-mexico-surrealismo-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajessurrealismo-mexico-mejores-artistas-surrealistas-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajes

 

 

*Imagen principal: tatuaje de Sean Arnold