“La madre buena”: genial cortometraje para reflexionar sobre nuestros ideales contemporáneos (VIDEO)

Una cariñosa madre mexicana se embarca en un cómico y épico viaje para conseguirle a su hijo un regalo insólito: una piñata de Donald Trump.

Conectarse con la realidad social de México (y del mundo) no tiene que ser siempre una experiencia traumática. También puede ser absolutamente entrañable, sobre todo si se hace a través de propuestas como “La madre buena”. Se trata de un genial cortometraje que con ingenio y cariño cuenta la historia de una madre mexicana que se embarca en un cómico y épico viaje para conseguirle a su hijo un regalo insólito: una piñata de Donald Trump.

Mucho más que leer una descripción sobre la trama, te recomendamos verlo, pues es una pieza imperdible que, sin duda, te va a hacer el día. Aunque la historia detrás de este corto también es muy interesante y de la propuesta se pueden extraer buena reflexiones sobre nuestros ideales contemporáneos, los colectivos y los individuales.

Una historia para celebrar a la madres y a los mexicanos

mexico-trump-cortometraje-muro-pinata-parodia-video

El brillante proyecto fue ideado, escrito y dirigido por Sarah Clift, creadora londinense que ha viajado ampliamente por México y que se ha descubierto enamorada de nuestro territorio.

En realidad, su cortometraje fue filmado en abril de 2016, aún antes de que Trump ganara la presidencia de Estados Unidos, pero la voz del entonces candidato, y, especialmente, sus intensas opiniones, no sobre la política mexicana, sino sobre los mexicanos, ya estaban provocando la extrañeza de miles.

Esto llamó la atención de Sarah, quien decidió plantear su propio punto de vista sobre el concepto de “mexicano”, porque, en sus palabras: “… fue cada vez más frustrante ver interpretaciones de México con las que simplemente no estoy de acuerdo. Quería crear un trabajo que mostrara mujeres fuertes, la unidad familiar y la belleza y la fe de los mexicanos que he tenido el placer de conocer.”

mexico-trump-cortometraje-muro-pinata-parodia-video

La trama es muy sencilla: está por ser el cumpleaños de un simpático niño y, acorde con la tradición, la mamá quiere hacerle una “fiesta temática”. Contrario a todo pronóstico, el niño quiere que se fiesta sea de “Trump” (no es tan extraño, no olvidemos la famosa “fiesta de conchas”). Así, atravesando de largo sus propias opiniones y principios, la mamá hace un viaje tremendo para conseguir la piñata perfecta.

Y, aunque el niño es un personaje increíble, la mamá es el núcleo de la historia. Sarah Cliff dijo que para ella: “El amor de la madre por su hijo es una brillante ilustración de la ternura y el cuidado de muchos mexicanos.” Es una idea con la que no podemos evitar identificarnos.

¿Qué significa el corto hoy?

mexico-trump-cortometraje-muro-pinata-parodia-video

Aunque Trump ya es presidente y sin duda ha complejizado la opinión que los mexicanos tenemos, el corto aún resuena, por más simple que parezca su premisa central. No solo porque es un precioso reflejo del espíritu “familiar” que nos envuelve, también porque nos habla discretamente de nuestros ideales contemporáneos.

No sabemos, o por lo menos, en el corto no se sugiere por qué el niño idolatra a Donald Trump, pero podemos imaginarnos algunas cosas. Tal vez tiene que ver con su forma de vestir, su figura autoritaria, el imperio económico que presume, cierto lujo y, claro, el derecho que se otorga a sí mismo de decir lo que le viene en gana.

En el fondo ¿no son esas algunas de nuestras aspiraciones contemporáneas? ¿tanto las colectivas como las individuales? Poder comprar lo que queramos, poder hacer y decir exactamente lo que queramos, cuando queramos. Dominar el entorno completo. Negarse a la opinión contraria. En el niño, la búsqueda se mira inocente. En el presidente, sabe mal. Pero ¿y en nosotros?

En un momento como este, en México urge esta reflexión. No siempre se trata de tener razón, de ganar, de satisfacerse. A veces se trata de viajar con “el enemigo”, comprenderlo, echarle una limpia, tal vez, pero recibirlo en casa. Urge ser más como la madre buena y menos como…

Aquí el corto completo:

Tienes que escuchar este genial cover de Bohemian Rhapsody hecho por un mariachi femenil (VIDEO)

El video de esta ingeniosa versión es lo mejor que verás hoy.

Hay dos cosas que los mexicanos amamos profundamente: la música y la remezcla. En ese sentido, cuando algo nos encanta no podemos evitar celebrarlo y hacerlo nuestro, generando nuestra propia versión. La reciente fiebre por Queen, Freddie Mercury y Bohemian Rhapsody no han sido la excepción.

Fue así como Innovación Mexicana, un genial mariachi femenil, realizó una versión ingeniosa y encantadora, que combina deliciosamente la melodía original de Queen que todos conocemos y cantamos con unos inteligentes arreglos muy a la mexicana.

El resultado es interpretado con mucha maestría por este grupo de mujeres originarias de Tlaquepaque, Jalisco y, si se ha viralizado es porque el revolucionario cover suena tan bien que simplemente olvidas que esta no es la original. Por otro lado, el video es divertidísimo y entrañable. Sin duda te va a sacar una sonrisa.

Al mariachi “Innovación Mexicana” le urge sacar más covers como este y a nosotros nos urge recordar que cuando refrescamos nuestra música tradicional, experimentamos con ella y la usamos como una herramienta para conectar con otras formas de cultura popular, el resultado casi siempre es celebrable.

También en Más de México: Mariachi Flor de Toloache: 4 mujeres reinventando la música ranchera

“¿A dónde vas mujer? Vas que vuelas”: conoce a María Reyna González, deslumbrante cantante de ópera mixe

Como su voz, las formas de pensar, trabajar y vivir de María Reyna, cantante de ópera mixe, son absolutamente deslumbrantes.

Como su voz, las formas en que piensa, trabaja y vive María Reyna González cantante de ópera mixe son absolutamente deslumbrantes. Además de su cautivadora belleza, María emite una calidez que se adivina desde la primera sonrisa que hace cuando te saluda.

Su amabilidad y la transparencia con las que resuelve sus frases son solo comparables con su voz cantante. Y mientras que la última la ha convertido en una mexicana bien reconocida (y querida), son los atributos que despliega en la mirada los que la vuelven una mujer inolvidable.

La conocimos en un café en la colonia Juárez, en pleno centro de la Ciudad de México, relativamente lejos del lugar en donde nació y aprendió su lengua materna: Santa María Tlahuitoltepec, en la Sierra Mixe, de Oaxaca. Fue ahí donde sus padres le enseñaron el mundo en mixe o ayuuk ja’ay y donde cantó por primera vez.

¿Y quién es María Reyna?

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

Cuando estuvimos con ella, de su historia hablamos poco. Aunque sin duda es un rasgo muy interesante: María Reyna canta desde muy chiquita y, por mucho tiempo financió su sueño de profesionalizarse en esta forma de arte haciendo labores de empleada doméstica en la ciudad de Guadalajara.

Ahí aprendió español y, en un giro afortunado, conoció a Joaquín Garzón, el profesor que le enseñó “bel canto” (en italiano “bello canto”, es una técnica desarrollada en la ópera italiana durante los siglos XVII y XVIII).

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

En la búsqueda por construir una expresión muy auténtica, María Reyna y Joaquín dieron con la idea de la “ópera mixe” que combina el “bel canto” con un principio de identidad mexicana muy fuerte y que celebra las lenguas indígenas, haciéndolas sonar en la voz entrenada de la soprano, sobre melodías de corte más occidental.

Fue en 2012 cuando el proyecto dio un salto hacia el exterior pues un video que ambos grabaron de María cantando la preciosa pieza “Tääk´Unk” (“Madrecita”) se viralizó rápidamente. Ahora el par que conforma “Ópera mixe” ha logrado hacerse de un lugar relevante no sólo en la escena musical de México, también en países como Chile y Estados Unidos (aunque nunca han visitado al vecino del norte, pues a María Reyna le han negado la visa).

Celebrando la lengua materna

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

“Para ser internacional hay que ser profundamente regional” le dijo Joaquín Garzón a María, y ella nos lo dijo a nosotros, como pasando el secreto. Esa frase recuerda a otra, una pronunciada alguna vez por el chef Enrique Olvera, que dijo elocuentemente que “cuando te das cuenta de la riqueza de tu cultura, te vuelves más fuerte.”

Sin duda María Reyna encarna a la perfección esta premisa. Su fuerza y optimismo se contagian y es evidente lo agradecida que está con su herencia cultural, pues son sus particularidades las que la han vuelto pública:

Cantar en lenguas hizo que me abrieran las puertas.

Cuenta, así, la satisfacción que le produce hacer que las personas se paren de sus asientos cuando ella termina de cantar, a pesar de que no necesariamente entienden las letras de las canciones. Pero tal vez sea en este hueco —que se produce por desconocer la lengua— donde adquiere potencia otra cosa: la emoción pura. Pues, aunque no sepas maya, mixteco, náhuatl, zapoteco o rarámuri, María hace el trabajo de entregarte las sensaciones que sostiene cada letra.

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

Me encanta cuando me dicen “no te entiendo, pero me hiciste sentir”.

Además, está claro que la ópera por ser un género que atraviesa fronteras, de origen occidental y que ha estado permeada por un prejuicio de ser una expresión perteneciente solo a ciertas clases, puede transformarse en un vehículo perfecto para la promoción y difusión de las lenguas indígenas.

La ópera es una llave y con María Reyna de la mano está abriendo puertas a estas palabras y sonidos que también son mexicanos y que necesitan resonar con más fuerza que nunca.

Abrazando diferentes formas de identidad

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

Por otro lado, no todos se abren a las sensaciones. Se quedan en silencio, prefieren negar que algo les mueve o los está haciendo cambiar. Por eso, la pregunta obligada:

+DMX: Los mexicanos estamos lejos de entendernos como múltiples. ¿Te ha tocado sentir en algún momento obstáculos provocados por la identidad que asumes?

Cuando estaba estudiando y trabajaba como empleada doméstica sí me voltearon a ver y me dijeron “no hagas esto; de donde vienes no vas a ser grande; no vas a ser esto”. Pero, independientemente de eso, cuando tú sabes, cuando tú realmente sabes quién eres, de dónde vienes y sabes a dónde quieres ir, no importa, porque el ser de una comunidad, el ser hablante de una lengua no te hace ser menos… Creo que por esa parte he demostrado muchas veces que se puede. Y es que no importa dónde estés: salte. No te quedes donde te dicen que no puedes. No permitas la discriminación. No importa de dónde vengas, lo que importa es la mentalidad que tú tienes y hacia donde quieres ir.

Por otro lado, no se trata solo de una excepcional actitud ante las circunstancias: hay que trabajar y mucho.

Hay que moverse, tocar todas las puertas, hay que trabajar mucho. Todo lo que hacemos se ve muy bonito desde fuera, desde las redes sociales; pero hay que trabajar, estudiar, practicar… Al final, es muy bonito y satisfactorio presentarse ante un público que dice “gracias”. Pero hay que trabajar duro. Nada es gratis.

Además, hay grandes frustraciones, pero tenemos que transformarlas en nueva energía:

Lo más frustrante ha sido estar lejos de la familia, fuera de la comunidad; pero eso, a la vez fortalece, aunque es mucho sacrificio.

“¿A dónde vas mujer? Vas que vuelas”

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

+DMX: ¿Qué potencial podría haber en lo que tú haces para mejorar la vida, especialmente de las mujeres en este país? Mucho más allá de lo emocional (porque sin duda tu canto y presencia curan)

Tengo muchas amigas que siguen trabajando como empleadas domésticas y siempre les he dicho (y es el mejor ejemplo que puedo mencionar en este momento): salgan de donde están; pueden estar trabajando pero también estudien y prepárense. Busquen una meta que quieran lograr en la vida y no solamente se trata de casarse; tener una casa y eso… Pero, además, ser artista o figura pública influye mucho; que vean que yo me estoy moviendo. y también puedo decir con mucho orgullo que mucha gente me vio desde que yo empecé, desde que estaba chica, desde que era una niña y los que me ven ahora dicen: sí lo lograste, sí lograste lo que siempre dijiste. Me dicen ¿a dónde vas mujer, a dónde vas? Vas que vuelas.

Yo le digo a las mujeres que luchen por lo que quieren. Que los sueños se hacen realidad, pero pues trabajando; trabajando mucho. Y hay veces que vamos a caer, hay veces que decimos, no puedo, pero hay que levantarse… ¿Cuál es el secreto? ese es el secreto.

*Fotografías: Ian Benet.

¿Sabes cómo se extingue una lengua indígena? esta activista lo explicó en un conmovedor discurso

Igual que algunas flores, plantas y animales, muchas lenguas mexicanas están desapareciendo. Esta activista mixe explica por qué.

Igual que algunas flores, plantas y animales, muchas lenguas mexicanas están desapareciendo. Y, aunque a muchos les parezca natural, en realidad no lo es. La extinción no es un proceso fluido o solo la “manera en la que se manifiesta el paso del tiempo”. Al contrario, la extinción suele ser violenta y relativamente abrupta.

Como los seres vivos, las lenguas se extinguen si lastimamos el entorno donde normalmente se activan y a los sujetos que las hacen sonar. En México se hablan más de 60 idiomas indígenas, algunos más y otros menos, pero todos se encuentran relativamente en peligro; porque la sociedad mexicana no las está protegiendo, ni a ellas, ni a sus hablantes.

Yásnaya Aguilar, activista y lingüista mixe, lo pone en palabras simples: “ninguna lengua muere en paz”; así, cuando perdemos un idioma, lo que se encuentra detrás son procesos de globalización, discriminación y hasta censura.

Pero deberíamos ser capaces de revertir este asunto, pues México es una tierra fértil en todos los sentidos posibles y lo que cosecha es una enorme diversidad que distintos procesos históricos, culturales, políticos y sociales han puesto en riesgo. Pero se pueden cuestionar y replantear.

También en Más de México: ¿Tienes prejuicios contra las lenguas indígenas? El test de esta activista mexicana te ayuda a darte cuenta

México no hay uno, ni dos, sino miles

En el marco del Año Internacional de las Lenguas Indígenas, Yásnaya Aguilar pronunció un discurso en la tribuna de San Lázaro; lo hizo en su lengua materna, ayuujk. A través de sus preciosas palabras, lo que construye es la respuesta a una pregunta que duele contestar: ¿por qué se están muriendo las lenguas indígenas?

Empieza por remitirse al nombre de “México”, un país con una identidad concreta, cuyo nombre oficial nos recuerda una sola versión de su fundación, pero que en ningún momento sugiere que, en realidad, como nación, es una compleja abstracción de cientos de naciones.

“Nëwemp” (el lugar del agua) se llama en mixe; “Giajmïï” (sobre el agua), en chinateco; “Nangi ndá” (la tierra en medio del agua), en mazateco; “Kuríhi” (dentro del agua) en chichimeco; “Nu koyo” (pueblo húmedo) en mixteco; “México” (en el ombligo del lago de la luna) del náhuatl; pero ahora en español. Y así, podríamos seguir nombrando.

También en Más de México: ¿Qué puedes hacer tú por la diversidad lingüística de México? (aunque sólo hables español)

Pero la necesidad insistente de distinguirse de otros, de tener una identidad concreta llevó a algunos grupos a concretarse en uno solo y, relegar a los otros “méxicos” a la distancia o al pasado. No en vano es muy común pensar que los pueblos indígenas son parte de la historia o “portadores de un legado” y no sujetos del presente.

Las identidades nacionales son las que legislan y deciden en última instancia cómo podemos desplazarnos; dónde podemos vivir y a dónde simplemente algunos no pueden entrar. Es así como el español terminó por dominar sobre los otros idiomas locales. Y, mientras que en 1862 el 65% de la población hablaba una lengua indígena, ahora solo lo hacen el 6.5%.

La “castellanización” pasó de ser un método de conquista a una política cultural de Estado, que se sigue ejerciendo a través de la “alfabetización” y una creencia muy tramposa de que saber leer (en español) es signo de preparación.

Por otro lado, como explica Yásnaya, no solo se trata de políticas culturales, también de la forma en que a lo largo de la historia ese Estado que se llama México ha dispuesto de los territorios indígenas sin pensarlo dos veces. Es así como la tierra fértil, de agua, húmeda, es ahora la tierra de la extinción.

Sin tierra, sin agua, con contaminación y despojo, no es sorprendente que los hablantes de todas esas lenguas mexicanas estén desapareciendo. Es vital apostarle a eso que la activista llama un “pensamiento múltiple” y entender cuál es la responsabilidad que cada uno de nosotros tiene para mantener vibrante la diversidad de este fantástico mundo articulado por miles de mundos.

También en Más de México: Esta cuenta de Twitter te hará sensible al activismo por las lenguas indígenas