Escaramuza: elegante danza charra para reconectar con las raíces (VIDEO)

Para estas chicanas la charrería es la mejor manera de volver a conectar con México.

Asumirse mexicano siempre es un acto de valentía. Hay que decirlo: nadie sabe exactamente lo que significa ser de aquí. De alguna manera siempre está cambiando, siempre se está contradiciendo; pero, al mismo tiempo, es una sensación contundente, de colores concretos y sabores claros.

Así, decirse mexicano en Estados Unidos, sobre todo en estos tiempos, es especialmente complejo (y admirable). Pero para estas mexico-americanas es vital hacerlo y, gracias a su herencia cultural, han encontrado la manera perfecta.

Se trata de la escaramuza, un deporte ligado a la charrería practicado exclusivamente por mujeres que consiste en danzar a caballo de forma perfectamente sincronizada. En este evento muy particular, muy mexicano y definitivamente precioso, la parafernalia es esencial. Por regla las mujeres deben usar vestidos típicos, con sombreros y las espumosas faldas.

La escaramuza también es competitiva y grupos de mujeres montan espectaculares números que son calificados considerando su precisión e ingenio. Así, no cualquiera puede participar, es un asunto de práctica constante y mucha dedicación. Es en ese sentido que se vuelve un refugio para la identidad de muchas chicas mexicanas o binacionales viviendo del otro lado de la frontera norte.

En sus palabras y las de sus entrenadoras, la práctica les permite celebrar su mexicanidad y también sentirse empoderadas. Estar sobre el caballo —como asumirse mexicano— no es fácil y es peligroso. Pero aventarse a hacerlo es lidiar con el miedo, así, la seguridad que se vive a flor de piel se transfiere a un lugar menos evidente. No por nada los trajes utilizados honran a las valientes adelitas revolucionarias.

Además, las competencias de escaramuza se realizan en México, lo que les da a estas chicas una buena excusa para cruzar la frontera de vuelta a su otra casa, ver a la familia y volverse a encontrar.

 

Te puede interesar: ¿Qué es lo mexicano?

7 formas alternativas de celebrar a México (y ayudarlo a ser cada vez más independiente)

No todo es pasearse por los sitios icónicos del país y fiestear en grande. También podemos celebrar a México haciendo cosas para ayudar.

Libertad es tal vez uno de los conceptos más elusivos forjados por la humanidad. Sin embargo es también una fuerza o condición clave; una por la que luchamos incesantemente y que ponemos por encima de todas nuestras convicciones. 

Tiene sentido: somos primordialmente móviles y queremos poder llevar esta cualidad —nuestra máxima posibilidad técnica— hasta sus últimas consecuencias. 

Esta es una de las cosas que celebramos los 15 y 16 de septiembre. La idea de libertad, la idea de autonomía y, sobre todo, la posibilidad de auto-definirnos. Con el fin del “Virreinato” y el surgimiento —por lo menos metafórico— de una nación soberana, nació la posibilidad de decir quiénes somos “los mexicanos”. 

Para bien y para mal, sobre esa definición aún nadie tiene la última palabra. Pero cada vez que llegan las fiestas patrias, un orgullo —igualmente elusivo y multiforme— nos llama a celebrar. Pero no todo es pasearse por los sitios icónicos del país y fiestear en grande. También podemos celebrar a México haciendo cosas para ayudarlo a ser cada vez más independiente. Te compartimos algunas.

También en Más de México: A 209 años: ¿tú ya te independizaste?

1: Compra local

Para de verdad ayudar a México es urgente que cambies tus hábitos de consumo. Tenemos que empezar a consumir local ya. El campo mexicano, por lo menos para el imaginario contemporáneo y mediatizado, es sinónimo de pobreza (igual material y simbólica). Nada más equivocado. 

Todo lo contrario: el campo mexicano es la clave para sobrevivir a los embates del cambio climático, se va a transformar en nuestra máxima herramienta de resiliencia en los tiempos que se vienen y es nuestra primera fuente de autonomía económica (y claro, de soberanía alimentaria).

También en Más de México: ¿Quieres ayudar a México en serio? Necesitas empezar a comer estas 4 cosas ya

mexico-independencia-reflexion-como-ayudar-mejorar-pais
Imagen: Animal Gourmet

2: Enamórate del medio ambiente y protégelo

Los bosques, los mantos acuíferos, los animales, las plantas y miles de especies endémicas dependen de que nos empecemos a hacer cargo cuanto antes de nuestro entorno. Urge dejar de producir tantos desechos (empezando por la basura). Urge hacerse responsable de lo que vamos botando detrás de nosotros y hacer todo lo posible porque nuestra huella en el mundo sea un camino de flores, no una serie de estragos.

3: Experimenta el turismo rural

Viaja por México. Es importante hacerlo; tal vez hoy más que nunca. El país necesita que volvamos a sus calles, que pasemos por sus rincones ocultos, que nos re-apropiemos del espacio público. 

Pero si vamos a viajar, hagámoslo con respeto: tratemos con cariño a nuestros anfitriones, no dañemos el medio ambiente o el patrimonio cultural. Es urgente que todos los mexicanos entiendan que vivimos en una nación hecha por cientos de pequeñas naciones y nos urge, sobre todo, empezar a re-conocernos.

También en Más de México: 4 destinos para vivir la magia del turismo rural

mexico-independencia-reflexion-como-ayudar-mejorar-pais
Imagen: Quadrantín

4: Vuélvete un guardián de la tortilla

“Sin maíz no hay país”, se ha dicho ya por más de una de década. Y la premisa es cada vez más urgente. El maíz nativo está en peligro y sin él nos quedamos sin tortilla: el ombligo de nuestra alimentación e identidad. Tú puedes convertirte en un guardián de la tortilla mexicana. Aquí te decimos algunas formas en las que puedes involucrarte en esta lucha. 

5: No te quedes en la superficie

Sin duda lo mexicano está de moda. La cocina de Enrique Olvera y el éxito indudable de “Roma” (2018, Alfonso Cuarón) son solo algunas muestras. Pero México es mucho, muchísimo más. No te quedes en la superficie. 

Cuando comienzas a rascarle, debajo de cada manifestación cultural hay miles de influencias, historias, variantes. Consume arte, cine, comida, literatura, música, fiestas mexicanas, pero adéntrate cada vez más. México es realmente increíble y sus joyas están esperando ser descubiertas por ti.

mexico-independencia-reflexion-como-ayudar-mejorar-pais
Imagen: Maximilian Virgil

6: Defiende la diversidad (especialmente la lingüística)

: México es ultradiverso y por donde lo mires. Pero si no defendemos esta diversidad (biológica, geográfica, cultural) podríamos perderla. Una causa muy importante es la diversidad lingüística, porque, como explica la lingüista Yasnaya Elena, ningún idioma indígena ha muerto en paz. Su pérdida es la de un pueblo, la de una comunidad humana. ¿Qué pasó con ellos? ¿Por qué desaparecieron? Hay que cuestionarse y al dar con las respuestas, hagamos una promesa de que no dejaremos que siga ocurriendo. 

mexico-independencia-reflexion-como-ayudar-mejorar-pais
Imagen: Titixe (Documental, Tania Hernández, 2018)

7: Apuesta por la paz y vuélvete más empático

México no podrá “pacificarse” hasta que cada uno haga un compromiso con la empatía. Para algunos ceder esta “supremacía” sobre los demás será difícil. Para otros, los hábitos para relacionarse de forma violenta son salidas claras y útiles y es muy difícil abandonarlos. Pero no queda más que hacer la promesa con uno mismo: seré empático con los que me rodean, seré comprensivo y haré lo que pueda por apostarle a la paz. México no será libre hasta que esté en paz. Esa lucha sigue. 

También en Más de México: ¿Qué se necesita para construir la paz en México?

Señorita Libertad: la peculiar tradición patria de una comunidad veracruzana

En esta comunidad de Veracruz la libertad de México se celebra como en ningún otro sitio. Un fotógrafo local retrató íntimamente los preparativos para esta fiesta.

Nuestro complejo país es espectacular, precisamente porque no se agota en una sola cara. México es distinto desde donde lo mires. Por otro lado hay algunas cosas —platillos, ingredientes, tradiciones, símbolos— que se repiten por todos lados y se vuelven una suerte de “hilo conductor” que nos reune a pesar de nuestra inmensa diversidad.

Las fiestas patrias —el grito, el desfile del 16 de septiembre, la comida, las banderas que decoran las calles— son sin duda uno de esos hilos que tejen cada año un espacio para la identidad compartida. Tal vez por eso hemos olvidado indagar en lo profundo y se nos han pasado de largo las formas particulares en las que cada región celebra la idea de independencia y la existencia de un México que —en potencia— se auto-define. 

Pero hay un sitio donde la fiesta patria muestra una cara muy peculiar. Se trata de Santiago Tuxtla, en Veracruz. En esta comunidad la libertad de México se celebra como en ningún otro sitio, en torno a una alegoría muy interesante: la Señorita Libertad.

Señorita Libertad

mexico-independencia-grito-fiestas-patrias-tradiciones-senorita-libertad-veracruz

También llamada “Diosa Libertad”, esta personaje es encarnada por una joven del pueblo. Cada año se la elige con aval del presidente municipal y junto a ella se organiza la máxima fiesta patria de Santiago Tuxtla. La chica, ricamente ataviada, representa a la “mujer mexicana” (ligada evidentemente con el rostro femenino de nuestra tierra, su abundancia, su fertilidad, su bondad). Llena de joyas y con un atuendo blanco, rojo y dorado, será paseada por el pueblo en una carreta adornada con flores. 

“… con la mano derecha toma un óleo de Miguel Hidalgo, mientras que con la izquierda hace lo propio con la bandera de México. Los toros que jalan la carreta son pintados con aerosol de color dorado. 

Al final del recorrido del desfile por todas las calles de la ciudad, en la casa de la señorita libertad se ofrece una fiesta, abierta a todo el pueblo, donde se consumen más de 300 kilos de carne y demás.” Así lo relata Felipe Oliveros, fotógrafo y escritor local.

Es un verdadero festín que se ha celebrado desde hace 128 años. Los tuxtlas se toman en serio la noción de Independencia y, al mismo tiempo, no temen jugar con la idea de sincretismo. Aún anclados profundamente a su cosmogonía prehispánica gozan tremendamente esta tradición fundada por elementos bastante lejanos.

Cuenta Oliveros que la fiesta nació cuando el alcalde Francisco Ortiz Castellanos viajó a Francia y se enamoró de la conmemoración de la toma de la Bastilla. Fuegos artificiales, carros alegóricos y una mujer que encarna una figura que recuerda inmediatamente a “La Libertad guiando al pueblo del pintor” Eugène Delacroix.

Y el pueblo sigue a La Libertad

mexico-independencia-grito-fiestas-patrias-tradiciones-senorita-libertad-veracruz

Para las chicas que representan el papel, el asunto es una ceremonia y un honor particular. Cada año, explica Felipe, se trata de una joven distinta que tiene alrededor de 15 años. El mismo presidente municipal va a su casa a pedir permiso para que participe. La preparación de la Señorita es un ritual en sí mismo y el fotógrafo veracruzano ha logrado retratarlo con una intimidad absolutamente conmovedora.

Y no es para menos: el papel es muy importante. Como relató el cronista local Eneas Rivas Castellanos: 

Nos referimos a la Diosa Libertad emblema y símbolo de la Libertad Mexicana con que contamos todos los habitantes de esta nación. […] La alegoría ha sido hasta hoy en la misma forma: La Diosa Libertad representa a su vez a la típica mujer mexicana la cual va vestida con una túnica blanca ceñida en la cintura y adornada por muchas prendas de oro y pedrería. En su cabeza el gorro frigio, emblema de la libertad, ceñido por detrás con dos ramos de ciprés y un listón tricolor, prende de la espalda un manto bordado con estrellas. El manto representa el territorio nacional y las estrellas equivalen al número de estados en que está dividida políticamente la Nación. […]. Cubren el resto del carro, hojas de tepejilote. 

“La libertad con que contamos todos los habitantes de esta nación”; es una frase que resuena y que sin duda habría que poner en cuestión. La libertad, tal vez una fuerza que solo se articula como potencia, pero por la que todos debemos estar luchando, no solo para nosotros mismos; también para los demás. 

mexico-independencia-grito-fiestas-patrias-tradiciones-senorita-libertad-veracruz

La libertad; tal vez el signo más noble de entre todos los que pueblan el repertorio de las fiestas patrias, pero que, al parecer solo en Santiago Tuxtla se manifiesta con tanta fuerza y cariño.

*Imágenes e investigación: Felipe Oliveros.

Sobre la importancia vital del campo mexicano, las entrañas de nuestra tierra (VIDEO)

Escucha uno de los discursos más genuinos y conmovedores sobre la importancia del campo mexicano y las personas que lo cultivan.

Hemos desplazado al campo mexicano de nuestro imaginario. Lo que sabemos sobre nuestra cultura parece dejar de lado que casi cualquier cosa presumible de este país tiene origen entre las manos de un campesino. La gastronomía es el ejemplo más evidente, pero también las artesanías, nuestros rituales tradicionales y hasta las luchas sociales que definen nuestra contemporaneidad.

También en Más de México: Campesinos mexicanos: los guardianes de nuestro vínculo con la tierra

Pero el campo, como figura simbólica se ha distorsionado. Lo entendemos como sinónimo de pobreza —a pesar de que literalmente todo lo que nos nutre viene de ahí— y como un territorio plenamente infértil, donde lo cultural no parece tener cabida. No hay percepción más injusta y errónea (como lo demuestran, por ejemplo, estos rituales en torno a la siembra). 

mexico-campo-campesinos-mexicanos-agricultores-bonito-tianguis
Imagen: El Bonito Tianguis

Afortunadamente, el discurso que busca reivindicar al campo y a los campesinos, a las auténticas entrañas de nuestra tierra, está floreciendo desde diversas trincheras. Y tal vez uno de los más conmovedores es el que recién pronunció Enrique Cervantes, fundador de El Bonito Tianguis

Este mercado itinerante se ha consolidado como un importante punto de encuentro entre productores artesanales y locales con consumidores sensibles y urgidos de financiar a la diferencia. Enrique expresa con potencia la forma en que se despliega una cadena de valor simbólico y material que, al fin y al cabo, funge como columna vertebral de nuestra identidad: la que va del campo a la mesa.

Un discurso conmovedor

Esta estructura nuclear es lo que él entiende por “México profundo”; ese México producto de su compleja historia, cuyos componentes esenciales son personas que, a fuerza de observar la tierra, las plantas, la materia (como las piedras y la madera) y a fuerza de experimentar con el fuego y el movimiento, han dado con instrumentos y recetas, francamente, maravillosos. 

mexico-campo-campesinos-mexicanos-agricultores-bonito-tianguis
Imagen: El Heraldo

¿Quién se atrevería a decir que un mole es cualquier cosa? ¿O que una tortilla lo es? Pensemos en todo lo que ha tenido que pasar para que, entre miles de humanos a lo largo de la historia, se concretaran estos sabores y materias que hoy simplemente damos por hecho. Y contrastar estos procesos casi sagrados con la contemporaneidad sanguinaria que hoy habitamos es, definitivamente, motivo para llorar de coraje y tristeza. Se pregunta Enrique: ¿si aprendemos a respetar y venerar este origen, el de nuestros alimentos, cómo trataremos a un ser humano? Muy distinto, eso seguro. Probablemente con cuidado y atención. 

¿Cuándo dejó de ser digno plantar maíz?

mexico-campo-campesinos-mexicanos-agricultores-bonito-tianguis
Imagen: Animal Gourmet

Sin duda, como él afirma, el momento en que dejó de ser digno plantar maíz, los valores se trastocaron. México necesita volver a mirar al campo, no como un hecho a la distancia, sino como la condición fáctica del territorio; en otras palabras, su verdad. Casi todo nuestro país se desenvuelve en lo rural y eso es magnífico, porque lujo es, como dice Enrique, saber quién siembra tus tortillas. Pero, especialmente, porque el campo resguarda la clave para la soberanía alimentaria, para defendernos contra el cambio climático y, con mucho trabajo para la pacificación del país. 

mexico-campo-campesinos-mexicanos-agricultores-bonito-tianguis
Fotografía: Alexis Nava

Y no estamos hablando de un campo cualquiera. No estamos hablando de la agricultura extensiva; de las producciones intensas (como las de café y aguacate) que se han fabricado para enriquecerse. Estamos hablando de revolucionar nuestra lógica de consumo y de virar nuestro entendimiento del campo mexicano hacia ese que echa raíces en la milpa y florece en el comal. Pensemos en eso. En esa posibilidad.