4 brillantes productos hechos de sargazo y diseñados por mexicanos

El ingenio a la mexicana transformó el sargazo en una materia prima ecológica y muy versátil.

El sargazo está en boca de todos. Se trata de un alga color café que, en temporada de calor, se multiplica en abundancia y suele estancarse en las playas del caribe mexicano. Ahí, comienza a descomponerse y esto ocasiona distintos problemas. 

Por un lado, le pega al turismo, pues la presencia del sargazo en descomposición puede ser muy incómoda para los viajeros. Por otro lado, lastima mucho los ecosistemas del mar, pues como impide el paso de luz y reduce la concentración de oxígeno, puede provocar la muerte de peces, corales y tortugas.

La presencia de sargazo ha incrementado muchísimo, ya que, entre más altas son las temperaturas, más prolifera, porque aumentan en el agua las concentraciones de los nutrientes que necesita para crecer. Y tenemos tanto sargazo a la mano que ya no sabemos ni qué hacer con él.

Lo ideal es, por supuesto, limpiar las playas, no solo para mantener su espectacular imagen; también para salvar a las especies afectadas. Pero, después de recogerla ¿qué hacemos con todas esas toneladas de alga que, a primera vista, no parece ser de mucha utilidad?

Felizmente, el ingenio mexicano no tiene límites y hemos encontrado en el sargazo una increíble materia prima que es perfectamente ecológica, biodegradable y muy versátil. El sargazo ha inspirado a distintos diseñadores y científicos locales para generar productos que aprovechan al máximo (y de la mejor manera) esta crisis ambiental.

Te presentamos 5 brillantes objetos hechos con sargazo, cortesía de algunos ingeniosos mexicanos.

También en Más de México: Basura para unos, oro para otros: mira estos increíbles objetos hechos con totomoxtle

1: Ladrillos de sargazo

productos-hechos-sargazo-mexico-caribe-crisis-playas-solucion

Omar Vázquez Sánchez es un pequeño empresario originario de Quintana Roo. Él descubrió que el sargazo sirve para hacer resistentes y eficientes ladrillos que sirven para construir casas ecológicas y a muy buen precio. Con su proyecto, además de ayudar al medio ambiente, está apoyando a las comunidades de bajos recursos de la zona.

Conoce su historia aquí.

2: Libretas de sargazo

productos-hechos-sargazo-mexico-caribe-crisis-playas-solucion

De sargazo se puede producir una pulpa que sirve para hacer un papel con textura y apariencia muy similares a las del papel amate. Pero además de ser muy bonito, es completamente sustentable y un perfecto sustituto al papel convencional, cuya producción implica múltiples procesos contaminantes. 

Si te enamoraste de estas libretas, puedes comprarlas en Sargánico, quienes también se dedican a hacer manteles, portavasos y otros objetos útiles. Esta iniciativa, por cierto, fue creada por la ingeniosa joven Victoria Abril C. Morfín con apoyo de su mamá, ambas de Cozumel.

3: Biogás

productos-hechos-sargazo-mexico-caribe-crisis-playas-solucion
Imagen: economiahoy.mx

Como se explica en este artículo de El Financiero, un grupo de investigadores de la Unidad de Energía Renovable del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) logró desarrollar biogás a partir del sargazo acumulado en las playas del caribe.

Como relatan los investigadores, a través de su metodología, han logrado obtener alrededor de 104 litros de gas por kilogramo del sargazo degradado y este puede ser empleado como combustible para autos, aunque aún continúan experimentado. Pero el panorama pinta muy bien.

4: Zapatos de sargazo y plástico reciclado

productos-hechos-sargazo-mexico-caribe-crisis-playas-solucion

De forma muy honesta, aunque también un poco cínica, no está de más afirmar que, entre toda la basura que hay en el mar, el sargazo es posiblemente una de las más nobles porque es orgánica. El verdadero enemigo es el plástico. El equipo de Renovare Ocean se propuso lidiar con ambos tipos de desecho. 

Así nacieron estos increíbles tenis hechos de sargazo y plástico reciclado. Por si fuera poco, un porcentaje de cada par vendido se dona para limpiar y recolectar sargazo en el mar y las playas del caribe. Checa aquí su sitio web.

Revolución policromática: los espectaculares murales de Vlady en la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada

Descubre los revolucionarios murales de Vlady: épicas piezas multicolor que decoran una biblioteca en el centro de la CDMX.

Del muralismo mexicano conocemos bien las propuestas de Siqueiros y Rivera. Una revolución eminente, ilustrada para la eternidad; pues aún es símbolo vital para las luchas del presente. Pero no hablamos suficiente sobre Vladimir Viktorovich, Vlady, la cara psicodélica del muralismo mexicano.

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Wikimedia Commons.

Para aproximarse a él más nos vale visitar la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada, ubicada en pleno centro de la CDMX. Este espacio que resguarda miles de documentos relacionados con temas de economía, finanzas e historia de México (86,350 títulos y 114,852 volúmenes), suele ser ocupado por investigadores y otros transeúntes-eruditos; pero vale la pena entrar para mirar —silenciosamente— a sus más de 2,000 metros cuadrados policromáticos, pintados durante la década de los 70s por el gran Vlady.

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Santiago Savi

La pieza se llama “La Revolución y los Elementos” y comenzó narrando visualmente la “revolución sexual” ligada al pensamiento de Freud; pero, a continuación, el muralista ruso-mexicano decidió explorar otras revoluciones: la de la Bastilla, la de Lenin, la independencia de Estados Unidos, las ocurridas en América Latina, la de Jesús, la de John Lennon. Una capilla Sixtina dedicada a la Revolución; así lo describe la Casa Vlady. Incidentalmente —o tal vez no—, la obra se realizó en lo que fuera la iglesia de San Felipe Neri.

Este mural de Vlady es una revolución en sí mismo

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Crédito no especificado.

Sin duda el muralista llevó lejos el ejercicio. Colores explosivos, una propuesta visual desmesurada, casi indigerible, pero necesaria. En un género pictórico de referencias ultra-establecidas, “La Revolución y los Elementos” es una refrescada necesaria. En el trabajo Vlady se virtió completamente; se dejó revolucionar. Sobre su proceso declaró:

“Tenía muchas dudas. Me preguntaba: ¿tengo libertad? ¿La estoy usando? ¿No será que hago concesiones? Y además, ¿para quién pinta uno? Para los demás. ¿Cuáles demás? Al final, siempre es para una sola persona. ¿Acaso Leonardo pintó la Gioconda para los miles de turistas que la están viendo ahora? Entonces, ¿para quién voy a pintar yo? Sentía que mi verdadero cometido como pintor era intentar hacer algo que no se había hecho, que no se podía hacer.”

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Javier García Moreno.

Para los intelectuales de la época, la pieza se volvió clave. Se dice que, al visitarla, en medio de la guerra fría, el escritor estadounidense Allen Ginsberg y el poeta Andrei Voznesensky convergieron en la profunda admiración: “¡Y pensar que cuando regrese a la URSS no podré escribir jamás una sola línea sobre lo que he visto aquí!”, dijo Voznesensky.

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Allen Ginsberg, Andrei Voznesensky y Vlady, mirando los murales/Imagen: Vlady.org

También en Más de México: Los murales del Mercado Abelardo Rodríguez son una joya oculta de la CDMX

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Agencia F.

¿Quieres visitar el mural de Vlady?

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Crédito no especificado.

La biblioteca Miguel Lerdo de Tejada está en República de El Salvador 49, Centro Histórico de la CDMX. Abre de lunes a viernes de 9:00 AM a 5.30 PM

*Fuentes:

Centro Vlady: Sobre los murales, sobre la opinión pública acerca de los murales.

Museo virtual de la Biblioteca Lerdo de Tejada, a cargo de la Secretaría de Hacienda

Atlas Obscura: Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada

Arte contemporáneo por la puerta de atrás: no te pierdas F-A-M-A

Acércate a la Feria de Arte Mexicano Accesible y enamórate de la producción contemporánea y alternativa de nuestro país.

El arte contemporáneo mexicano está viviendo un momento muy excitante. Cada vez son más los sitios donde uno puede experimentarlo y las propuestas emergentes inscritas en esta esfera son frecuentes y variadas. Sin embargo, a muchos, la solo idea de “arte contemporáneo” les sabe inaccesible y en todos los sentidos: parecen ser productos que el civil “de a pie” nunca podría adquirir y, peor aún, menos podría comprender.

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey
Imagen: Alejandra Quintanilla.

El asunto es que el poder de consumir arte contemporáneo recae, en gran medida, en uno mismo. Tal vez no de comprarlo, pero sí de buscar en esas piezas —en sus fugas, en sus presupuestos sobre el mundo— algo que no sospechábamos; una verdad alternativa, tal vez. Pensemos en al arte contemporáneo como en un tropiezo: es algo inesperado, que interrumpe el camino, pero con su aparición señala las grietas por donde se escapa o se puede escapar el flujo de lo que hemos adoptado como “cotidiano”.

¿No sería increíble, además, poder adquirirlo, hacerlo parte de nuestro día a día e interactuar de cerca con quienes lo producen?

Por suerte existe F-A-M-A: la Feria Mexicana de Arte Accesible

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey

Se trata de un espacio que propone “otra especie de coleccionismo” y es la mejor manera de entrarle al arte contemporáneo y emergente por la puerta de atrás. Para empezar se celebra en San Pedro Garza García, Nuevo León; no en la CDMX, como casi todos los eventos populares de arte mexicano. 

Esta movida es interesante: promete que habrá talento realmente fresco. En F-A-M-A podrás consumir la obra de artistas mexicanos que apenas le están entrando al “mundo del arte” y que no han sido absorbidos por las esferas más exclusivas de esta escena.Otra ventaja es que podrás interactuar directamente con ellos, hacerles preguntas sobre sus piezas y entender mejor el contexto que los llevó a producirlas. 

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey

Además, la convocatoria para participar en F-A-M-A no excluye creadores por su tipo de disciplina, trayectoria, edad, género u origen, así, prometen una muestra muy variada. Y para asegurar que cualquiera puede acceder para exponer a este espacio, a los artistas no se les cobra por exhibir, solo por las ventas generadas.  

No dejes de leer: Sobre la boyante escena del arte contemporáneo en México 

¿Qué podrás ver, hacer y comprar?

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey

En el evento estarán presentes 40 artistas y colectivos de distintas partes de la república. Además, podrás explorar lo que ofrecen 12 galerías mexicanas que comparten algunos de los principios de F-A-M-A. 

Pero eso no es todo. A lo largo de la feria se desarrollará un programa en conjunto con distintos espacios e instituciones. Habrá pláticas con especialistas en arte contemporáneo, una sección de proyectos editoriales; secciones para niños y adolescentes, con talleres incluidos; una sala de video; un programa de música hecho en colaboración con NRML, y una muestra de foto con causa.

Descubre más: Remixeando las raíces mexicanas a través del arte: 5 brillantes ejemplos

¿Cuándo, dónde y cuánto?

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey
Artistas presentes
feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey
Galerías prssentes

El evento será del 8 al 10 de noviembre en el Parque Arboleda, ubicado en Av. Roble 660, San Pedro Garza García, N. Más información en el sitio web de F-A-M-A. Los boletos están a la venta en taquilla y cuestan $100 por 3 días de acceso. Horarios: Viernes 8 de noviembre de 12 PM a 8 PM; sábado 9 de noviembre de 11 AM a 8 PM; domingo 10 de noviembre de 11 AM a 8 PM.

Te interesa: Banksy lanza tienda online no apta para millonarios coleccionistas de arte

Un mexicano construye casas con sargazo, el alga que amenaza el equilibrio de nuestras playas

Si has estado oyendo hablar mucho del “sargazo”, es porque se trata de un enorme problema ambiental; pero la propuesta de este mexicano podría ayudar a mejorar la situación.

Seguramente has estado oyendo hablar del “sargazo” un alga de color café que se estanca en las playas del caribe mexicano y ahí comienza un proceso de descomposición que amenaza igual al turismo y al medio ambiente.

mexico-sargazo-playas-mexicanas-ecologia-casas-ladrillos-organicos-alternativas

Y si cada vez está más presente esta planta en el imaginario es porque, debido a las altas temperaturas (consecuencia del cambio climático), la llegada de sargazo a nuestras playas ha aumentado un 600% en sólo un año (de 2018 a 2019). Entre más caliente está el agua de los océanos, más aumentan los nutrientes que necesita el alga para crecer.

“El sargazo es un ejemplo de lo que el cambio climático puede hacer al planeta al no tener cuidado del tratamiento de aguas residuales, inyectar tantos contaminantes al mar y emitir tantos gases invernadero” declaró la investigadora Rosa Elisa Rodríguez (citada en este artículo de El País).

En muchos sentidos el sargazo incomoda. A los turistas, porque es apestoso y le da una apariencia “sucia” a las playas; a los empresarios porque el turismo está disminuyendo por esta causa; al gobierno en todos los niveles, porque tiene que invertir en limpiarlo, y al ecosistema, porque en muchos sentidos, la presencia de esta alga lo desequilibra.

mexico-sargazo-playas-mexicanas-ecologia-casas-ladrillos-organicos-alternativas

Al impedir el paso de luz y reducir la concentración de oxígeno, el sargazo está matando a distintas especies de peces, corales y tortugas. Se trata de una auténtica crisis ambiental de la que, en muchos sentidos, los humanos somos responsables.

mexico-sargazo-playas-mexicanas-ecologia-casas-ladrillos-organicos-alternativas

Haciendo valer la conciencia sobre este hecho, Omar Vázquez Sánchez  —un pequeño empresario originario de Quintana Roo— tuvo una idea genial: utilizar el sargazo como materia prima para hacer ladrillos orgánicos. Los bloques fueron probados para determinar su resistencia por investigadores de la UNAM en Puerto Morelos y se determinó que son muy eficientes; incluso resisten viento de huracanes.

mexico-sargazo-playas-mexicanas-ecologia-casas-ladrillos-organicos-alternativas
Haciendo los ladrillos de sargazo.

Con ellos, Omar Vázquez ya ha construido casas. Para cada una se utilizan alrededor de 20 toneladas de sargazo; y, como él explica, las construcciones son térmicas, tienen buena acústica y son muy baratas y, claro, sustentables. Y no se trata solo de limpiar las playas, también de apoyar a comunidades de bajos recursos. Como declara Vázquez (de acuerdo a este artículo de El Financiero):

“El principal objetivo de la casa es contribuir para que las personas de escasos recursos tengan una casa y por ello nos hemos acercado a instituciones privadas, gobierno estatal y ONG, entre otros, para que donen una vivienda y se vean beneficiadas familias en zonas marginadas.”

Casas de sargazo

Este hombre encontró una forma innovadora de combatir el sargazo, la amenaza del Caribe mexicano.

Posted by AJ+ Español on Wednesday, May 8, 2019

El proyecto de este mexicano nos recuerda que pensar de forma sustentable implica pensarnos bien unos a otros, metiendo en la ecuación a los sujetos que nos rodean; a todas las formas de vida con las que compartimos territorio; al entorno, y al derecho de todas las partes involucradas a estar en equilibrio.

mexico-sargazo-playas-mexicanas-ecologia-casas-ladrillos-organicos-alternativas

Desafortunadamente este gran esfuerzo no será suficiente, pues el sargazo (que es un asunto grave) es síntoma de un problema tremendo: el enorme daño que le estamos haciendo al medio ambiente.

mexico-sargazo-playas-mexicanas-ecologia-casas-ladrillos-organicos-alternativas

Hoy nos toca a todos contribuir, con acciones pequeñas y cotidianas; con proyectos increíbles como este, y presionando porque las políticas públicas del gobierno en curso y las acciones del sector empresarial (y, claro, el turismo) no sigan desdeñando al medio ambiente.

También en Más de México: El “mal del aire” contemporáneo y algunas maneras de contrarrestarlo

*Imágenes: Gladys Serrano/El País