Este estudio demuestra que los mexicanos somos los mayores amantes de la música en el mundo

Los mexicanos escuchamos más horas de música a la semana que los melómanos de cualquier otro país.

Los mexicanos y la música tenemos un romance eterno. 

No cabe duda de que somos un pueblo primordialmente sonoro. Así lo demuestran nuestras intensas fiestas tradicionales, donde no nos basta la banda y sonido: queremos cohetes, cantos, bailes, gritos. 

Curiosamente, las múltiples raíces que tejen nuestra compleja identidad también fueron (y han sido) intensamente musicales: los españoles nos trajeron toda clase de instrumentos y ritmos —entre ellos el fandango y otros géneros gitanos—; algunos pueblos indígenas —como los purépechas, los cocas, los zapotecos— han desarrollado, a partir de su sonoridad, delicias como el mariachi y la pirekua, y no nos olvidemos de la influencia afro.

Se podría decir que “lo traemos en la sangre” y no sería precisamente una metáfora, pues nos hemos encargado de replicar este amor por cientos de generaciones. La música es el espacio abstracto donde despechamos, donde vivimos plenamente el duelo, y también la felicidad más apasionada.

¿Sería una exageración afirmar que los mexicanos somos los mayores amantes de la música en todo el mundo? Un estudio reciente demuestra que probablemente no. La Federación Internacional de la Industria Fonográfica publicó recientemente una investigación en donde se afirma que México es el país donde, en promedio, se escucha más música a la semana: aproximadamente 25.6 horas. 

estudio-demuestra-mexicanos-escuchan-mas-musica-mundo

¿Y cuál es el género más escuchado? se trata del rock; seguido por el pop, el pop latino y la música regional, por supuesto. Además, cuando se le preguntó a los encuestados para el estudio “¿qué significa la música para ti?” 62% de los mexicanos contestaron que son amantes y fanáticos de la música. 

Y tú ¿cuánta música escuchas? ¿Consideras que ser melómano es un rasgo clave de la identidad mexicana?

También en Más de México: ¿Sabías que la CDMX es la ciudad con más usuarios de Spotify en el mundo?

Paraje Quiltepec, una ecoaldea en Tlalpan que capta y aprovecha el agua de lluvia

Con la ayuda del colectivo Isla Urbana, Quiltepec se ha convertido en el modelo de ecoaldea, con la recolección pluvial como su piedra angular.

La falta de agua es un problema cada vez más preocupante, y que no se está atendiendo con la debida premura. Las sequías prolongadas, el desabasto en el servicio y el cambio climático no hacen sino empeorarlo. Se está llegando al punto en que el agua se convierte en un bien escaso y codiciado. Quiltepec, una pequeña localidad en Tlalpan, Ciudad de México, sufrió de ello durante mucho tiempo hasta que se ofreció una solución.

quiltepec
Imagen de: sinembargo.mx

Los vecinos de la comunidad tenían que ir a casas alejadas de familiares, acarrear garrafones y hasta atravesar una manguera por otras casas, con el riesgo de que alguien más les robara el agua. Además, no hay suficiente transporte público, por la falta de asfaltado y el carácter periférico de Quiltepec. Bajo estas condiciones es difícil subsistir con un solo tinaco con una capacidad de mil litros, aproximadamente.

quiltepec
Imagen: Isla Urbana

Afortunadamente, Isla Urbana, un colectivo formado en 2009 por diseñadores, urbanistas, antropólogos, ingenieros, educadores y artistas instaló varios sistemas de captación de agua de lluvia en la comunidad. Los miembros de Isla Urbana saben que la escasez hídrica es un problema grave que tiene que atenderse a la voz de ya. Su equipo multidisciplinario se ha enfocado en abastecer de agua a comunidades marginadas.

quiltepec
Imagen de: momentum.bbva.com

Fieles a su lema, “lluvia para todos”, trabajan incansablemente para concientizar a la población acerca del uso responsable y sustentable de este vital recurso, además de intentar llegar a los rincones más apartados del país para instalar esta importante tecnología. Ahora, los habitantes de Quiltepec sienten que su vida ha cambiado. Mientras que antes tenían que racionar el agua para su uso en lo más indispensable, ahora la subsistencia es más fácil.

El sistema, además de barato, es sencillo. Cada sistema de recolecta tiene un costo de 6,700 pesos, y se adapta a las necesidades de cada hogar: desde una casa en Quiltepec hasta un departamento en Coyoacán. En el caso de Quiltepec, la captación empieza desde el techo, donde hay tres agujeros situados en los puntos de inclinación que llevan el agua a un solo conducto. Acto seguido, el agua pasa por un primer filtro y, con los sólidos ya retenidos, entra al tlaloque, un recipiente cuadrado que separa la parte más sucia de la lluvia para que no entre a la cisterna.

quiltepec
Imagen de: cronicaambiental.com.mx

Después, el líquido sigue su camino hacia un tanque rotomoldeado de 5 mil litros de capacidad (en caso de que no se cuente con una cisterna). Aquí es donde entra el agua de lluvia, para ser almacenada sin revolver los sedimentos que se acumulan en el fondo. Finalmente, el agua sale por otro tubo que lo lleva a una bomba de agua, y pasa por una manguera con dos filtros más antes de llegar al tinaco.

El trabajo de Isla Urbana, aunado a la resistencia y organización ejemplares de Quiltepec, son la muestra de que, a pesar de las dificultades y retos, que pueden parecer abrumadores, sí hay maneras de salvar un futuro que parece oscuro e incierto. Sin embargo, antes de hacerlo, hay que darnos cuenta de nuestros privilegios, para salir de nuestra zona de confort y no hacer la vista gorda ante una situación insostenible.

También en Más de México: una iniciativa para salvar a los colibríes en la CDMX.

Los nuevos libros de texto en México incluirán contenidos para combatir la violencia

Una muy buena noticia: ahora los libros de texto mostrarán estrategias para disminuir la violencia y educar desde la paz.

Cada vez está más claro: necesitamos generar una auténtica estrategia colectiva contra la violencia. 

Aunque, evidentemente, hay muchos aspectos de esta terrible y compleja problemática que nos sobrepasan a todos, es necesario replantear la forma en que la comprendemos; hablamos de ella, y, sobre todo, cómo se la comunicamos a las nuevas generaciones.

Por otro lado, los grandes proyectos políticos, sociales que tenemos hoy para combatir la violencia en el país, han probado ser muy ineficientes. Muchos de ellos, incluso, se construyen desde la misma violencia y solo han hecho el problema más grande. Sin duda necesitamos probar con un enfoque más íntimo: educar (y educarnos) para la paz.

mexico-libros-de-texto-sep-escuela-nuevos

Los libros de texto que de manera obligatoria utilizan los estudiantes inscritos en la SEP podrían ser un buen aliado. Por eso consideramos que es una muy buena noticia que la nueva versión de estos materiales educativos incluirán contenidos con un enfoque muy especial; pues mostrarán estrategias para disminuir la violencia e incentivar el sentido comunitario.

También en Más de México: ¿Qué se necesita para construir la paz en México?

Libros de texto contra la violencia

mexico-libros-de-texto-sep-escuela-nuevos

Educar para la paz simplemente significa enseñarnos unos a otros a resolver cada conflicto social (del más pequeño y personal, al más grande y colectivo) sin disminuir las posibilidades de acción de los demás, escuchando mucho, respetando y hasta honrando la existencia de los otros.

Y, según ha informado la Secretaría de Educación Pública, los nuevos planes de estudio tendrán estos enfoques muy de cerca. La idea es buscar la forma de enseñar a los alumnos mexicanos que hay otras formas de existir y convivir, muy distintas a las dinámicas de violencia que dominan nuestra cotidianidad. 

Entre los ejes clave de estos libros están: la cultura para la paz, la prevención de las adicciones y el fomento de la legalidad. Esta última puede ser muy importante: a muchos de nosotros nos dijeron que tenemos derechos y obligaciones, pero poco nos explicaron lo que esto realmente significa. Si colaboramos, nos respetamos y también reconocemos que tenemos derechos, será más fácil hacer comunidad. 

Otro punto crucial será enfocarse en fortalecer los lazos familiares y hacer frente a la actitud individualista que ha dominado en nuestro tejido social en las últimas décadas. Ningún gobierno del mundo podría mejorar la situación de cualquier país si sus ciudadanos no entienden que todos tenemos que jalar parejo y que en última instancia, el bienestar del vecino hace mucho más probable el propio.

Y tú ¿cómo vas a contribuir a que este esfuerzo colectivo se amplifique?

*Fuente: “Combatirán violencia con libros de texto” por Iris Velázquez, publicado en Reforma

*Imagen destacada: AJ+

¿Sabías que la CDMX es la ciudad con más usuarios de Spotify en el mundo?

Los chilangos están marcando tendencia en el mundo de la música, simplemente porque les encanta escucharla.

En México tenemos un “apetito insaciable” por las expresiones culturales. Por lo menos así lo define Spotify, pues resulta que nuestra capital es la ciudad con más usuarios de esta plataforma en el mundo. Así, los chilangos están marcando tendencia en el mundo de la música y simplemente porque les encanta escucharla.

Al mismo tiempo, nos estamos transformando en un boyante mercado que no solo escucha música en enormes cantidades, también produce una inmensa cantidad de datos sobre su consumo que le regalan a nuestros artistas favoritos pistas sobre cómo, cuándo, dónde y en qué escala abordarnos.

¿Y por qué consumimos tanto? Esa podría transformarse en una investigación bastante compleja, pero lo que sí sabemos es que Spotify nos tiene bien amarrados, sobre todo porque la experiencia de uso es extremadamente refinada y cada vez nos complace más. Las playlist hechas especialmente para cada usuario son un pequeño placer en el que muchos no dejamos de caer.

Tienes que conocer a Gaspar Peralta, músico de Tijuana nos regala una catedral sonora

Aunque hay quienes están preocupados por este hecho. Incluso piensan que los algoritmos responsables de regalarnos una experiencia personalizada, podrían estar transformándonos en sujetos perfectamente auto-complacientes, que por cierto, no tienen la oportunidad de descubrir nuevas formas de oír y hacer música.

Vale la pena reflexionarlo. Pero el asunto es que nuestra relación con la música, especialmente a través de Spotify, es tremenda y en su reporte más reciente, la plataforma nos ha dejado algunos datos interesantes:

  1. CDMX es la ciudad con más oyentes de Spotify en el mundo (más que Nueva York, París y otras grandes polis del mundo).
  2. Esto hará que cada vez nos visiten más artistas de corte internacional, porque al parecer solo la promesa de su presencia hace que nos interesemos en su obra. Por ejemplo, cuando iba a venir The Pixies a tocar al Zócalo, sus números de streaming en Spotify subieron 346%.
  3. O el hecho de que Gorillaz tiene 434,023 oyentes al mes y decidieron cerrar aquí su tour este año.
  4. Por otro lado, Spotify nos cuenta que en México nos gusta de todo. Claro que escuchamos banda y rancheras, pero también somos adictos al rock clásico, al rock alternativo, incluyendo, claro, a nuestros amados Beatles (que tienen 506,174 usuarios al mes) y, por supuesto, Queen, que revivió gracias a la nueva película biográfica sobre Freddie Mercury, (y tiene ahorita 1,278,133 oyentes mensuales).

Por otro lado ¿qué tanta música local estamos escuchando? De eso no hay reporte aún, pero Spotify te deja saber por medio de una aplicación. En septiembre (mes de las fiestas patrias) estrenaron MásMexa, que te permite descubrir qué porcentaje de la música que escuchas es producida por locales y para recomendarte más creaciones mexicanas, basada en tus preferencias. Vale la pena hacer el ejercicio y buscar música local que en serio te mueva el tapete y hacer que las tendencias le apunten también al circuito que ensamblan nuestros paisanos.

Te urge escuchar a Cholula Dans Division, un proyecto musical que remixea en serio