4 filósofos mexicanos esenciales y su gran legado

Estos cuatro brillantes mexicanos son un claro ejemplo de que nuestro país también es una importante cuna del pensamiento filosófico.

Desde hace siglos, la filosofía ha jugado un papel importante en el desarrollo del pensamiento racional. El ser humano siempre se ha caracterizado por buscar respuestas a todo lo que le rodea e incluso hacia sí mismo: ¿quién soy?, ¿qué es el bien y el mal?, ¿por qué existo? Todas estas preguntas, y muchas otras más, son la clave del nacimiento de la filosofía.

Históricamente, se dice que la filosofía nació en Occidente; para ser más precisos, en la Antigua Grecia (aunque hoy día se sabe que la filosofía asiática es más antigua que esta). Incluso, muchos de sus representantes y padres de la filosofía clásica como Aristóteles, Platón, Sócrates, Pitágoras, Heráclito y Tales de Mileto, son griegos. Sin embargo, hay que reconocer que al otro lado del charco también existían corrientes significativas y grandes pensadores.

No solo hacemos referencia a los filósofos que existieron en Mesoamérica, sino también a los grandes pensadores que se desarrollaron en México. Sí, es importante reconocer que hay un gran legado filosófico en nuestra nación y que Latinoamérica también es cuna de dicho pensamiento. Es por ello que aquí te presentamos a 4 filósofos mexicanos que nos hicieron preguntarnos, ¿qué significa ser mexicano? Ven a conocerlos.   

Antonio Caso

Imagen de: México Lindo y Querido

Antonio Caso Andrade nació en la Ciudad de México. Este ilustre hombre fue una de las figuras centrales de la llamada “Generación de 1910”. A lo largo de su carrera abordó temas de filosofía, estética, doctrinas morales, ideología nacional y sociología, entre otras. Quizá lo recuerdes por ser uno de los fundadores del Ateo de la Juventud, junto con José Vasconcelos.

José Vasconcelos

Imagen de: Diario Presente

No podía faltar en esta lista, el gran José Vasconcelos Calderón. También conocido como “El maestro de la juventud de América”, José Vasconcelos fue abogado, político, escritor, educador, funcionario público y filósofo. Entre sus obras literarias destacan: La raza cósmica (1925), Pitágoras, una teoría del ritmo (1916) y Prometeo vencedor (1920), entre otras.

Leopoldo Zea

Imagen de: UNAM Global

Filósofo de cabecera para todos los sociólogos y antropólogos. También nacido en la Ciudad de México, Zea se desempeñó en varios campos: investigador, funcionario, analista y catedrático. Como discípulo del maestro José Gaos, las obras de Leopoldo Zea siempre tuvieron una inclinación filosófica. Entre sus obras destacan El positivismo en México (1945), Apogeo y decadencia del positivismo en México (1944) y América en la historia (1957), entre otras.

Emilio Uranga

Imagen de: Círculo de Estudios de Filosofía Mexicana

Si alguna vez te preguntaste con gran detenimiento, ¿qué es ser mexicano? Probablemente conozcas a Uranga. Nació en la Ciudad de México y también es reconocido por ser uno de los personajes más ilustres de su época. Uranga es considerado uno de los iniciadores de la filosofía de lo mexicano, una corriente destacada de 1948 a 1952. Sus obras más importantes son: Análisis del ser mexicano (1952), Ensayo de una ontología del mexicano (1949), Kant y Santo Tomás (sobre el problema de la verdad) (1954) y Astucias literarias (1917). Su literatura está influenciada por Borges, Jaime Torres y Alfonso Reyes.

Si te interesa conocer más a fondo la filosofía de Emilio Uranga, aquí te dejamos un link.

*Fotografía destacada: Luis Montemayor 

Los 4 jardines más espectaculares de México

Si quieres vivir una experiencia de otro mundo, estos jardines son la mejor opción para perderte y sentir que sueñas despierto.

Los jardines siempre son espacios agradables: uno puede ir de excursión o simplemente a pasar el rato. Además, estos bellos lugares guardan consigo toda una historia, puesto que sus inicios se remontan años atrás. Los jardines han existido casi desde el inicio de las civilizaciones. En México, los mexicas tenían grandes jardines que eran utilizados por los huey tlatoani. Estos jardines servían como espacios de recreo, lugar de culto y contemplación a los dioses, para la colección y estudio de las propiedades de la flora y fauna de sus regiones de dominio y como objeto de demostración de su majestuosidad y poderío.

El uso de los antiguos jardines propició el desarrollo de ciertos conocimientos acerca de la naturaleza, los cuales conservamos hasta la fecha. Hoy en día, su equivalencia se puede encontrar en los jardines botánicos, cuya función es el estudio y conservación de las especies que alberga. Así mismo, también existen jardines cuya función es más estética, lo cual no implica que no sean valorados. Aquí te presentamos los jardines (en toda extensión de la palabra) más espectaculares que puedes visitar en México.   

1: Cosmovitral Jardín Botánico

Imagen de: Inspirock

Ubicado en el centro histórico de la ciudad de Toluca, el Jardín Botánico Cosmovitral es uno de los más representativos de la zona. Su belleza no solo es dada gracias a la gran variedad de especies que alberga, sino también por su arquitectura. Este inigualable jardín posee un estilo art nouveau; su inigualable diseño estuvo a manos de 60 artesanos, quienes se encargaron de la manufactura de los vitrales. En ellos se aprecia la historia y la evolución del hombre como parte del mundo; sin lugar a dudas, es un lugar que debes visitar. 

Dónde: Benito Juaréz y Sebastián Lerdo de Tejada s/n, col. Centro, Toluca, Estado de México.

Horarios: martes a sábado de 10:00 a 18:00 hrs.

Costo: entrada general $10.00, estudiantes $5.00 pesos.

2: Jardín Botánico Wirikuta

Imagen de: El Souvenir

Este increíble jardín fue inspirado en Wirikuta, el lugar donde nació el mundo, según los wixárikas. Este Jardín Botánico fue creado por el botánico austriaco Josef Schrott; es una asombrosa mezcla de pirámides, esculturas y hermosos jardines.  El lugar cuenta con 10 mil hectáreas, donde se presentan más de un millón de plantas desérticas, con una variedad de hasta 1,500 especies.

Dónde: San José del Cabo, Los Cabos, Baja California Sur.

3: Jardín surrealista de Xilitla

Imagen de: Reddit

Este onírico y utópico jardín fue diseñado por el británico Edward James, quien se inspiró en la corriente surrealista del siglo XX. “Las Pozas” es un conjunto de esculturas arquitectónicas que conforman el jardín escultórico. Este maravilloso lugar hará que te sientas dentro de una obra de Salvador Dalí. Su estilo y diseño están tan bien hechos que se hacen uno con la naturaleza que los rodea: escaleras de caracol, pabellones con niveles y arcos góticos son algunas de las piezas que puedes encontrar.

Dónde: Camino Paseo Las Pozas s/n, Barrio La Conchita, Xilitla, San Luis Potosí.

Horarios: lunes a domingo de 9:00 a 18:00 hrs.

4: Jardines de México

Imagen de: Popurrí de viajes

Jardines de México es, sin lugar a dudas, uno de los lugares más increíbles y hermosos que puedes encontrar. Catalogado como el más grande del mundo, este asombroso parque temático cuenta con 7 jardines: estilo japonés, italiano, tropical, jardín de cactáceas, el laberinto de los sentidos, jardín 4 primaveras y ConSentidos. Es el lugar ideal para venir a pasar un rato con la familia e, incluso, para venir con tu pareja.

Dónde: México-Acapulco km 129, Tehuixtla, Morelos.

Horarios: lunes a domingo de 9:00 a 18:00 hrs.

Si te interesa conocer otros lugares, ven a conocer 5 imperdibles mercados de la CDMX

*Imagen destacada: MXCity

Vive la vibrante temporada de carnavales en México: los 5 imperdibles

La temporada de carnavales en México está por comenzar; alista tus maletas y disfruta de las mejores fiestas y celebraciones en nuestro país.

Ya es tradición en muchas partes del mundo, como en México, celebrar la temporada que precede a la cuaresma con carnavales coloridos, vistosos y espectaculares. México se ha posicionado, en años recientes, como uno de los principales exponentes de esta maravillosa forma de celebración y desfogue. Su fama ha llegado hasta tal punto, que muchos turistas, tanto nacionales como extranjeros, se trasladan a varias locaciones en el país para pasársela de lo mejor y celebrar las tradiciones mexicanas.

Este 2020 no es la excepción. Los carnavales de este año prometen brindar una experiencia única a sus asistentes. Algunos ya empezaron y otros están por hacerlo, así que planea una escapada (o dos) de fin de semana y disfruta de la temporada de carnavales en México. A continuación, una lista de los mejores carnavales y sus respectivas fechas:

1. Carnaval de Mérida

carnavales-en-mexico
Imagen de: descubro.mx

La llamada “Ciudad Blanca” de Yucatán se pintará de colores a partir del 19 de febrero. Las calles de Mérida se llenarán de la alegría y el jolgorio de las comparsas, las cuáles amenizarán las veladas con baile, música, máscaras y antifaces. Sus plazas serán testigo de conciertos magníficos: se presentarán los mejores exponentes de la música latina. El acceso a la fiesta y los desfiles es gratuito.

Cuándo: del 19 al 26 de febrero.

2. Carnaval de Veracruz

carnavales-en-mexico
Imagen de: lasillarota.com

Este histórico carnaval es uno de los más emblemáticos de nuestro país. No por nada es el segundo más importante del mundo, después de Río de Janeiro: se le conoce como “el carnaval más alegre del mundo”. El primer desfile multitudinario dura alrededor de seis horas, y será sucedido por fiestas que no pararán en 5 días. La tradición dicta que este carnaval se empiece con la famosa Quema del Mal Humor, y concluya con el entierro de Juan Carnaval.

Cuándo: del 20 al 25 de febrero.

3. Carnaval de Mazatlán

carnavales-en-mexico
Imagen de: El Sol de Mazatlán

Este carnaval, con más de un siglo de historia a sus espaldas, se celebra durante los cinco días que preceden al Miércoles de Ceniza. El escenario festivo se monta sobre los Paseos de Olas Altas y Claussen, sendos lugares fotográficos. Su asistencia ha llegado a superar las 60 mil personas en un solo día. Así que, si tu ánimo de fiesta está al tope, Mazatlán es el lugar para ti. Como en Veracruz, se repite la Quema del Mal Humor, además de que se realiza un festival pirotécnico llamado el Combate Naval.

Cuándo: del 20 al 25 de febrero.

4. Carnaval de Campeche

carnavales-en-mexico
Imagen de: Hoy Los Ángeles

Los carros alegóricos que caracterizan a este carnaval no son los que le confirieron su fama histórica: antes, la gente solía bailar con una charola sobre sus cabezas, la cual tenía una cabeza de cochino encima. Afortunadamente, la Danza del Cochino ha evolucionado y ha sido reemplazada con otras festividades. Algunas de ellas son el Lunes de Mojadera y el Martes de Pintadera. En el primero, los niños se avientan globos con agua, mientras que, en el segundo, los vecinos se pintan entre sí con una vasta gama de colores.

Cuándo: del 13 al 25 de febrero.

5. Carnaval de Tepoztlán

carnavales-en-mexico
Imagen de: goapp.mx

El centro del país tampoco se queda atrás: una de las celebraciones más famosas del Estado de Morelos es el Carnaval de Tepoztlán. Esta fiesta tiene sus orígenes en el siglo XIX, y se ha mantenido con el paso de los años. Los famosos chinelos son la principal atracción de este carnaval. Se juntan en varias comparsas, las cuales representan a los barrios tradicionales del pueblo, y ofrecen un maravilloso espectáculo sonoro y visual en la plaza cívica. Podrás participar en el “brinco”, el baile típico de los chinelos.

Cuándo: del 22 al 25 de febrero.

¿Acaso necesitas más para convencerte? Invita a tus amigos y vive las fiestas mexicanas en grande con la temporada de carnavales en México. ¡Te esperamos!

Más excusas para irte de viaje: 10 sitios arqueológicos imperdibles en México.

*Imagen destacada de: Juan Carlos Piña

Ser humano es mexicano: la conclusión de un filósofo que exploró nuestra identidad

Asumirse mexicano es un acto de valentía y soledad. Este filósofo explica por qué.

Divago entre quimeras difuntas y entre sueños
nacientes, y propenso a un llanto sin motivo,
voy, con el ánima dispersa
en el atardecer brumoso y efusivo…

La tejedora, RAMÓN LÓPEZ VELARDE

Entre todas las cosas, parece que la melancolía ha sido el perfecto punto de anclaje para la descripción —más o menos elocuente, pero cargada de estereotipos y otras fijaciones injustas— de la identidad nacional.

La sensación de pesadez injustificada, de malestar con orígenes elusivos, de tristeza suprema e irreparable, ha sido llamada por muchos el sentimiento mexicano (lo han dicho desde Alexander Von Humboldt hasta Roger Bartra).

filosofos-filosofia-mexico-mexicana-mexicanidad-emilio-uranga

También lo fue para Emilio Uranga, filósofo mexicano que disfrutará leer cualquiera que se ha preguntado alguna vez por lo que significa ser de este país (especialmente si aún no encuentra su respuesta).

La propuesta de Uranga es extremadamente rara, incluso para la mirada contemporánea y, aunque aparenta desde lejos, no se parece nada a las afirmaciones ya bien aceptadas por las instituciones nacionales (afirmaciones como las que hace Octavio Paz en El laberinto de la soledad)

Hacia una filosofía de la mexicanidad

filosofos-filosofia-mexico-mexicana-mexicanidad-emilio-uranga

Recientemente fue reeditado el artículo “La filosofía de la mexicanidad” de Emilio Uranga, una auténtica rareza para distintos campos académicos y también serie de conclusiones que, de manera inesperada, convocan hasta al mexicano menos patriota a re-pensarse como tal.

Para quienes hicieron la nueva edición del texto, la reflexión máxima es clara: “Creer en la sustancialidad de la existencia humana no es solo falso, es inhumano.” Y es claro que los mexicanos no podríamos creer en una existencia fija, simplemente porque nuestras condiciones no nos lo permiten; es decir: las condiciones del país, literalmente.

filosofos-filosofia-mexico-mexicana-mexicanidad-emilio-uranga

Condiciones reprochables (violencia, inseguridad, corrupciones, inestabilidad social, política, económica, desigualdad, discriminación, sismos, volcanes y huracanes);  y otras bien queridas (diversidad en todos los sentidos posibles, por supuesto y un contexto tan desdibujado, que tu suerte podría cambiar en cualquier momento) determinan un destino incalculable y, con esa incertidumbre, ensamblamos vida todos los días.

Ahí nace la melancolía que define la filosofía sobre lo mexicano: en no poder volver hacia ninguna certeza; en convivir de cerca con la muerte y, al mismo tiempo, sentirse relativamente tranquilo porque todo el universo que nos rodea parece estar perpetuamente tendido entre la guerra y la paz: ni en una, ni en la otra.

Melancolía, insuficiencia y zozobra: signos de la tradición

filosofos-filosofia-mexico-mexicana-mexicanidad-emilio-uranga

La melancolía nos define. Pero a los ojos de Uranga no es (como para otros autores) porque nuestras carencias nos hacen sujetos inferiores a otros; sino porque estas circunstancias, que desde antes de la conquista hacían de nuestra región geográfica una tierra de inestabilidad, presentan al contexto como insuficiente.

En México casi cualquier acto parece una apuesta sin fundamento; desde salir a la calle, hasta hacer una afirmación sobre la propia identidad. Las condiciones pueden cambiar en cualquier momento y en esa tensión que provoca la insuficiencia, sobrevivimos.

Este sobrevivimos, aunque no lo diga así Uranga, no significa que “vivimos a penas”, sino que vivimos de más. Vivimos vivencias, no cosas. “Sentimos cabrón” y no superficialmente: “La vida mexicana está impregnada de un carácter sentimental y se puede decir que el tono de esa vida configura el juego de las emociones, de la inactividad y de una incansable reflexión interna”.

filosofos-filosofia-mexico-mexicana-mexicanidad-emilio-uranga

Para el filósofo mexicano, esta emocionalidad intensa nos hace frágiles, extrañamente vulnerables y quebradizos. Así, nos protegemos en distintos sentidos y a través de distintas actitudes: desde el albur y los dobles sentidos, hasta la inmensa “hueva” que nos libra de actuar o movernos (y exponernos)

Claro que Uranga no le llama así (la profesión le impide), a esta sensación peculiar, le llama zozobra: “una especie de inquietud de estar atrapado entre el ser y el no ser.” La insuficiencia de nuestras condiciones, entonces, nos provoca una permanente emocionalidad que podría traducirse en violencia, pero se despliega en la “hueva”: una curiosa indecisión, una pausa, una suspensión de la vida productiva, una negación.

Mexicano, sujeto inoperante

filosofos-filosofia-mexico-mexicana-mexicanidad-emilio-uranga

La hueva (o zozobra) no es cualquier cosa, es un acto que desconecta el aparato de lo cotidiano y se lleva de corbata a la estructura económica, la política, la social. Dejarse llevar por la hueva-zozobra es abrirse a la posibilidad de construir algo distinto a lo que las circunstancias proponen. Esta es una práctica vital, es abrirle la puerta al autoconocimiento, lejos de lo que el mundo está haciendo con nosotros.

Uranga no está solo en su postura, otros filósofos que siguen a Heidegger, como el italiano Giorgio Agamben han propuesto que lo necesario para suspender el aparato poderoso que construye al mundo que habitan los sujetos es portarse como una singularidad cualquiera que genera rodeado de  otras como ella una “comunidad inoperante”.  

El filósofo mexicano le llama “hombre involuntario” a ese que renuncia a operar, a producir, pero que no deja de “ver una estructura significativa en el mundo” y simplemente no le otorga sentido o dirección. Solo la mira. Así, le (se) regala la posibilidad de ser. Sin más.

También en Más de México: Mexico Fellaheen: el mexicano como sabio vagabundo

El mestizo está solo en el mundo

filosofos-filosofia-mexico-mexicana-mexicanidad-emilio-uranga

Tal vez la insuficiencia máxima se manifiesta en la falta de orígenes para la identidad mexicana. El mito más aceptado es que somos mestizos: es decir, los hijos genéticos y culturales de indígenas y españoles. Pero, en realidad, no nos parecemos a ninguno de los dos y tenemos más mezcla de dónde agarrar. Somos, mejor dicho, sus hijos adoptivos.

Así, si como dice Uranga “preguntarse presupone la intuición de no-ser”, los que nos preguntamos sobre qué significa ser mexicano, intuimos que no somos ni eso; porque tal vez no existe. El filósofo prefiere definirnos como “accidentales” (a los mexicanos mestizos) en contraposición a los europeos o los indígenas que define como “sustanciales”.

Sin embargo, en una búsqueda por proteger la fragilidad que implica ser así de quebradizos, nos inventamos discursos de identificación con las sustancias: el malinchismo y el indigenismo, para empezar. Idolatramos a otros, les urgimos que nos hagan suyos. Pero el mestizo está solo y si encuentra en su melancolía y zozobra herramientas y no simples dolencias podría reconocerse como mucho más que una casta.

Lo humano es mexicano

filosofos-filosofia-mexico-mexicana-mexicanidad-emilio-uranga

Hay que decirlo: a estas alturas de la historia humana (y del mestizaje), está difícil probar que las sustancias se mantienen. Tal vez somos o siempre hemos sido todos, accidentales, el asunto es que las circunstancias mexicanas lo hacen evidente y las de otros lados no se aventarían ese tiro.

Asumirse mexicano, en ese contexto, es un acto de valentía y soledad. Lo mexicano, lo melancólico, la zozobra son características de lo humano. Por otro lado, pensar que lo humano es sustancial, que está terminado; aunque sea más cómodo, tal vez es tarea divina.

También en Más de México: En un arranque de mexicanidad absoluta: la identidad mexicana a los ojos de Roberto Bolaño

*Imágenes: 1) Itzel Domart; 2) Luis Montemayor; 3) Reidar Murken; 4) Luis Guzman; 5 y 7) Nick Kendrick; 6) pasnip_lotion/Flickr; 8) Candice Nyando; 9) Ernesto Álvarez. 

María Fernanda Garduño Mendoza
Autor: María Fernanda Garduño Mendoza
Estudios y gestión de la cultura, UCSJ. Ensayando discursos, constantemente. Articulando rupturas.