Hongos silvestres: una tradición recolectora de los tlahuicas

Las culturas prehispánicas tenían una relación más cercana con la naturaleza que nosotros; su conocimiento de hongos silvestres es inigualable.

El conocimiento milenario de la naturaleza ha quedado relegado al olvido en muchas instancias; sin embargo, hay pueblos que lo mantienen y lo siguen pasando a través de las generaciones. El paso clave que dio el humano de ser un animal a una criatura con un raciocinio desarrollado, es el hecho de tener conciencia de sí mismo. La mayor ventaja de este estado es que podemos modificar y transformar nuestro entorno para nuestro beneficio.

hongos-silvestres
Imagen de: atlas.inali.gob.mx

Sin embargo, esta facultad también es nuestro peor defecto. Al ser capaces de tal poder de transformación, muchas veces lo ejercemos hasta límites irreversibles. La conexión inherente que tienen todos los seres vivos con el medio natural es algo que nosotros perdimos en ese proceso de evolución. Las culturas occidentales están maculadas por un consumo voraz, que no toma en cuenta a los demás seres sintientes y solo busca su propia satisfacción.

Afortunadamente, aún hay culturas que no han sido trastocadas por este culto al yo, y que conservan los conocimientos de pueblos milenarios que supieron no cortar de raíz esa conexión tan importante. Al fin y al cabo, si dicha conexión se pierde (y para allá vamos), estaremos más cerca de nuestra extinción. Por eso es que hay que hacer caso a estas tradiciones, ya que en un futuro nos pueden salvar.

Una de ellas es la de recolección de hongos silvestres comestibles, la cual es uno de los pilares de la cultura tlahuica-pjiekakjoo. Hay decenas de pueblos indígenas en México, y todos tienen algo que enseñarnos. Este, en particular, nos muestra una forma de aprovechar mejor los recursos naturales que están a nuestro alcance y no explotarlos. Al consumir más variedades de hongos silvestres, evitamos los cultivos intensivos de una sola especie, los cuales son dañinos para el suelo.

Los tlahuica-pjiekakjoo reconocen 160 especies de hongos silvestres comestibles, lo cual los convierte en una de las culturas con más diversidad fúngica del país. La Unión de Hongueras Pjiekakjoo, en conjunción con la CONANP, sacaron una infografía que tiene como objetivo poner al alcance de la población este conocimiento ancestral. Presenta solo algunas de las especies de hongos silvestres con importancia cultural, ambiental y económica para los tlahuica-pjiekakjoo. Iniciativas como esta pueden regresarnos al camino de acercarnos al medio natural y reconocer que formamos parte de él, y que no está ahí para nuestra explotación desenfrenada.

 

Te puede interesar: la fantástica infografía que muestra todas las lenguas originarias de México.

*Imagen destacada de: Revista Gastronómica