Honrar otra vez a los abuelos: colectivo les hace murales en las paredes de su pueblo

Sus años son experiencia y su vida un testimonio de la historia de un colectivo; este pueblo en el Istmo de Tehuantepec inmortaliza a sus abuelos en sus muros.

Ya han pasado casi diez años desde que dos artistas iluminaron un pueblo con el primer mural en homenaje a sus abuelos. La historia transcurre, a la fecha, en Unión Hidalgo Oaxaca en el legendario Istmo de Tehuantepec, uno de los rincones más vivos de México en cuanto a cultura y tradiciones ancestrales. 

Aquí la mayor parte de la población es zapoteca, y por ello, como en casi todas las culturas indígenas vivas, los ancianos siguen teniendo un rol imprescindible en la comunidad: son portadores de saberes y cultura y sus pueblos se los reconocen y los honran.

Siguiendo con este valor cultural, y con el fin de no perderlo, en el 2011 surgió un proyecto promovido por el Colectivo Binni Cubi (Gente Nueva), "Nuestros abuelos, nuestras raíces,  para hacer un homenaje a abuelos de la comunidad. Los artistas, creadores de esta iniciativa, Daniel Poetalatas y  Alberto Pavián, para el 2017 ya habían creado 11 murales que hacían honor al mismo número de personas de la tercera edad por su aportación a la comunidad. 

Pero en el 2017, el sismo del 7 de septiembre golpeó especialmente a esta comunidad y con su llegada cayeron 9 de los murales que ya existían. Curiosamente, una de las abuelas, Rosalía Vicente de la Cruz «Na Rosita»,  quien fue la primera homenajeada en uno de los murales, se convirtió en un ícono de la reconstrucción y es considerada una de las principales activistas del Istmo. Hoy esta entrañable mujer  ya no vive, pero su mural fue el punto de partida para revivir una cultura de reconocimiento a los más experimentados de los pueblos desde todas las épocas: los ancianos.

El trabajo de reconstrucción hizo que , de nuevo, los 11 murales en este pueblo estén en pie. El colectivo, además, ha generado otros proyectos como la creación de una lotería en zapoteco para promover el uso de su lengua entre la población más joven; también hacen cápsulas radiofónicas y quermeses culturales. 

En el Facebook del colectivo, van documentando los avances de sus proyectos:

"Con el apoyo de Fundación Construyendo el Colectivo Binni Cubi realizó el mural de Na Telésfora Gómez, mujer sabia conocedora de la medicina tradicional. Agradecemos a Na Tele por permitirnos pintarla y así reconocerle en vida su aporte a nuestra comunidad. También agradecemos a Daniel Poetalatas y Alberto que con su arte embellecen las calles de nuestra comunidad. El mural se encuentra en Av. Ignacio Zaragoza esq. con Calle Emiliano Zapata, Unión Hidalgo, Oax", apunta una de las publicaciones.

Además del valor del rescate cultural en sí mismo, esta labor ha llamado la atención por valorar a uno de los cimientos de las culturas: los ancianos, pues además del legado cultural que han transmitido, tienen una vida de experiencia que tiene valor por sí misma. En contraparte, en la cultura occidentalizada, los abuelos van perdiendo valor conforme a su pérdida de productividad, se les rezaga, ignorantemente. 

 

 

Estos murales son una llamada de atención a un valor que intuimos, aún en detrás de las gruesas capas de una cultura que objetifica a  las personas: un anciano es una fuente de experiencia para la sociedad, es parte del eslabón fundamental que nos da sentido e identidad.

 

Fotos: Colectivo Binni Cubi

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, periodista, colabora para diversas publicaciones. Y pintora con bordadora en 👉 ( http://bit.ly/2jkE8lD )