El susurro del mezquite: cuentos otomíes del Valle del Mezquital

El Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, junto con habitantes del Mezquital, publicaron un libro de cuentos otomíes: El susurro del mezquite.

La diversidad lingüística de México es una de las tantas riquezas culturales que ostenta nuestro país. El legado de los pueblos prehispánicos se mantiene vivo a través de sus hablantes, quienes pertenecen a una gran cantidad de comunidades, repartidas a lo largo y ancho del territorio mexicano. Actualmente, en México existen 68 lenguas indígenas vivas; uno de los índices más altos en todo el mundo. Una de las iniciativas que tiene como objetivo difundir esta diversidad lingüística es la editorial, con publicaciones como El susurro del mezquite.

 

el-susurro-del-mezquite
Imagen de: gob.mx/inpi

 

El Valle del Mezquital es la región geográfica y cultural con mayor extensión del estado de Hidalgo. Consta de paisajes yermos y secos, rodeados de sierras volcánicas y atravesados por ríos. Sin embargo, lo más importante de esta región es el hecho de que está habitada principalmente por el pueblo otomí. Su tierra natal, llamada B’ot’ähi por ellos mismos, es un lugar rico en expresiones de profundo valor cultural, las cuales tienen sus raíces en el México prehispánico y en el sincretismo de la Conquista.

Los hñähñú, como los otomíes se denominan a sí mismos, cuentan con un gran acervo de historias y relatos que hablan de su pueblo y de sus tradiciones. La mayoría de ellos parten de una tradición oral, común para todos los pueblos de antaño, la cual transmite conocimientos y tradiciones de generación en generación. "Estos son pequeños cuentos, narrados por nuestros abuelos y abuelas, que habitan en donde se da el mezquite, el huizache, el cardón y muchas plantas con espinas, tierra de Nähñus." La sabiduría que impregna las palabras de los ancianos, muy respetada entre las comunidades indígenas, se adivina en sus pasajes.

 

el-susurro-del-mezquite
Imagen de: gob.mx/inpi

 

El susurro del mezquite es un libro que reúne a estos relatos, plasmando el imaginario colectivo de un pueblo en unas cuantas páginas. No obstante, lo realmente notable de este proyecto es que narra sus historias tanto en español como en otomí. De esta manera, no solo es un homenaje a las lenguas originarias de México, sino que es un medio de difusión para que todos las conozcamos y apreciemos la maravillosa diversidad de nuestro país.

Sus ocho cuentos van precedidos por una introducción que nos lleva hasta el Valle del Mezquital. Aquí se juntan todos los personajes del libro, intercalados por sonidos, paisajes y criaturas como los nahuales y los piojos sanadores. Conocemos a María, a Quique el tlachiquero y a Tere y sus borregas, enmarcados por los cerros llenos de magueyes, los ojos de agua y los camposantos. Deja que El susurro del mezquite te meza con sus palabras y enternezca tu corazón. Aquí el libro completo.

 

Más esfuerzos culturales que hay que reconocer: las editoriales independientes en México.

*Imagen destacada de: inah.gob.mx