Pueblos fantasma en México: 3 preciosos ejemplos

El abandono dota a los espacios de un aura que puede resultar particularmente seductora, y estos 3 pueblos fantasma en México lo demuestran.

– ¿Cómo dice usted que se llama el pueblo que se ve allá abajo?

– Comala, señor. 

– ¿Está seguro de que ya es Comala?

–Seguro, señor.

–¿Y por qué se ve esto tan triste?

–Son los tiempos, señor. 

Pedro  Páramo, Juan Rulfo

Historias de ambición, de frustración y desastres naturales permanecen, como ecos, en los pueblos abandonados. En México existen un sinfín de asentamientos fantasmas, los cuales permiten viajar al pasado y detenerse en el tiempo. La mayoría tuvieron una vida esplendorosa antes de ser abandonados por el cierre de minas, de emigraciones masivas o construcción de presas; sin embargo, ahora, después de varias décadas, son lugares oscuros y vacíos, al tiempo que hipnóticos, cuyo único sonido sobreviviente es el viento golpeando las ruinas.

Cerro de San Pedro, San Luis Potosí

sanpedro

Fundado en el siglo XVI, durante una de las fiebres de oro y plata, este municipio fue explotado durante cuatro siglos. En 1948, una huelga minera desencadenó pérdidas significativas de mineros, explosiones y derrumbes de minas, caos social, y abandono del pueblo. Pedro de Anda, uno de los descubridores de los minerales de la zona, bautizó el lugar en honor del santo de su nombre y en memoria de las minas del Potosí, en Bolivia.

 

Mineral de Pozos, Guanajuato mineral-de-pozos-guanajuato-mexico

Fundado en 1576, bajo el nombre de Palmar de Vega, este sitio perdió su esplendor durante la revolución mexicana al ser abandonado paulatinamente por sus habitantes en busca de empleo. Hoy se conservan, taciturnos, los vestigios de las plazas y callejones, dando vida a una época porfiriana. Se pueden visitar los túneles que atraviesan el pueblo, donde se escuchan las leyendas e historia del área. Los atractivos son: Jardín Juárez, Parroquia de San Pedro, Capilla de San Antonio de Padua, Capilla de la Misericordia, diversas galerías de arte y, evidentemente, las fantasmagóricas minas.

  Ojuela, Durango pueblo_ojuela_durango_mexico

Pueblo pionero que marcó el nacimiento de los estados de Durango y Coahuila, Ojuela era una mina, durante la colonia, de donde se extraían oro, plata, zinc y manganeso. En el siglo XX la mina se inundó, evento que terminaría por esterilizar el área tras obligar la partida de sus habitantes. Al visitar Ojuela, puedes caminar por sus calles, tiendas, albercas, templos, cines y casinos olvidadas en un mundo a parte. Uno de los atractivos de la zona es el puente colgante que data de hace 400 años.

* Imágenes: 1) Alfredo Guth; 2) Turiméxico; 3) ViajandoMéxico; 4) Panoramio. 

Pequeña activista mexicana al rescate del jaguar y la selva potosina

Esta niña activista quiere que todos nos unamos para salvar al jaguar mexicano.

El jaguar, una de las especies más icónicas —y simbólicas— de México, está al borde de la desaparición. Menos de 4,000 ejemplares aún transitan nuestras selvas. Rescatarlo es vital: de su supervivencia depende el equilibrio del ecosistema que habita y —de paso— la existencia de otros seres vivos. 

También en Más de México: Animales mexicanos en peligro de extinción toman las paredes de la ciudad

Esta causa ha tocado e involucrado a muchos, pero pocos tan enfocados en ella como Sofía Molina, una pequeña activista mexicana al rescate del jaguar y la selva potosina, donde habita esta especie. Con tan solo 7 años, en 2016 Sofía —ayudada por sus papás, miembros de las comunidades de la Huasteca, especialistas y ecologistas— creó Cococu, una organización dedicada a cultivar la conciencia colectiva en torno a esta sensible causa.

Una pequeña activista mexicana al rescate del jaguar

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Hoy tiene 10 años y sus logros son para celebrar e inspirar. Destaca que recientemente fue nombrada “persona destacada” por la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de la ONU. Pero, lo más importante es lo que ha logrado construir con su labor en Cococu

Para Sofía, todo comenzó cuando, acompañando a sus papás —que trabajan en temas de desarrollo sostenible en la asociación Raisac— a visitar distintas comunidades en la Huasteca, notó tres cosas muy importantes. 

También en Más de México: Enciclopedia en línea (y gratuita) para conocer a todos los animales, plantas y hongos endémicos del país

Primero, que todas las decisiones para mejorar las condiciones del medio ambiente y la comunidad se tomaban entre adultos; además estos adultos representaban un grupo limitado, con una mayoría muy especializada que no traducía ni sus argumentos, ni sus estrategias para que los demás pudieran involucrarse y actuar. En consecuencia, nada cambiaba. 

¿Por qué no cuidamos al jaguar mexicano?

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Así, “hacer conciencia” era un ejercicio plenamente teórico y los miembros de la comunidad simplemente se quedaban al margen. Pero para salvar al jaguar —y a la selva entera— hay que generar cambios entre todos. El asunto se complica, si consideramos que la población de este majestuoso felino es tan reducida y un grupo aún más pequeño se esparce entre 8 municipios de la Huasteca potosina. 

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Si no lo ves y no lo conoces, es difícil convencerte de protegerlo. Pero la mayor amenaza del jaguar somos los humanos. Como explica Sofía: estamos destruyendo su hábitat; cazando sus alimentos (de forma ilegal), e incluso matándolo por miedo a que se coma al ganado.

¿Quieres ayudar a salvar al jaguar?

Tres acciones clave derivan de la iniciativa de Sofía Molina. Concientizar es la primera: se trata de dar talleres y pláticas para sensibilizar a otros niños mexicanos (y, consecuentemente a sus familias) sobre esta causa. Así se creó la Red de Niñez Embajadora de Cococu, a la que te puedes unir.

Conocer, es lo que sigue. Cococu ha inaugurado 2 “CUBILES”, sitios protegidos para los jaguares que pueden ser recorridos por viajeros en una experiencia sustentable e inolvidable. 

Tal vez no te toca avistar un jaguar, pero sí ver sus huellas, entender por qué es vital para su entorno y convivir con otros aventureros sensibles en un paisaje espectacular. Estos sitios también han sido designados para mantener activas prácticas de investigación y monitoreo de la especie.

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Te interesa: El potente discurso de Greta Thunberg, un llamado para todas las generaciones

Cuidar es la última acción. Cococu ha generado un programa permanente de conservación que es apoyado por especialistas voluntarios (a los que puedes unirte) entre fotógrafos, biólogos, ecologistas, geógrafos, fotógrafos, especialistas en turismo, especialistas en educación, etc.

Esta iniciativa vive de donaciones y voluntariado, si quieres apoyarlos con capital u ofrecer tus saberes puedes contactarlos. Entra aquí a su sitio web.

Te interesa: Xiuhtezcatl Martinez, el rapero indígena de 19 años en defensa del planeta

Todo lo que tienes que saber sobre los 10 nuevos Pueblos Mágicos

Estos destinos mexicanos se acaban de volver imperdibles…

No hay punto en negarlo: todos los rincones de México tienen algo mágico. La razón detrás de esto posiblemente es que lo genuinamente maravilloso de este país es su gente y las increíbles e infinitas manifestaciones culturales que nos regalan. Además, tenemos la fortuna de habitar una tierra que desborda en su biodiversidad. En este país es difícil escapar de la belleza.

Sin embargo, el título de Pueblo Mágico que se han llevado 121 municipios mexicanos pretender reconocer algo muy particular: la forma en que los pobladores y las administraciones contribuyen al cuidado de las historias, las costumbres y el entorno de su localidad. Cuando estas se pulen y presentan como preciosas joyas que todos deberíamos conocer, el valor se vuelve explosivo.

Claro que hay muchos sitios así, donde la gente que los habita hace todo lo que puede por cuidar los pequeños rincones y las ricas tradiciones con las que crecieron. Por eso celebramos que se otorguen reconocimientos a estos esfuerzos.

Recientemente fueron nombrados “Pueblos Mágicos” 10 municipios de distintos estados. En cada uno hay cosas imperdibles y por eso te compartimos todo lo que tienes que saber.

Nombre de Dios, Durango

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Este sitio se guarda 2 grandes atractivos: sus hermosos recintos naturales y su increíble arquitectura virreinal. De la última hay, como muestras, 5 iglesias y una ex hacienda (la de Juana Guerra). Pero si prefieres estar al aire libre, las cascadas de 20 metros de “El Saltito” y el hermoso ojo de agua que se alimenta de el río Tunal, te dejarán fascinado. Este lindo pueblo también es conocido por las conservas y licores de fruta y dulces cristalizados hechos con lo que se cosecha en la hiper fértil tierra de este oasis.

Tlaquepaque, Jalisco

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

El pueblo de Jalisco tiene bien merecido el reconocimiento por ser una efervescente capital mexicana de la tradición artesanal, especialmente de la cerámica y la alfarería. Hay distintos puntos del municipio que tienes que visitar, entre ellos: el Jardín Hidalgo; El Parián, donde puedes comer delicioso y echarte un auténtico tequila; el Museo Pantaleón Panduro de cerámica y el Regional de Cerámica y el de Alfarería. Si eres amante de la arquitectura, no te puedes perder el Santuario de Nuestra Señora de la Soledad y la Parroquia de San Pedro.

Zimapán, Hidalgo

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Este flamante Pueblo Mágico combina riqueza natural y fantástica arquitectura colonial, como la de la preciosa Parroquia de San Juan Bautista, el ex convento Misión Tolimán y la Ex Hacienda La Estancia.  

Si de naturaleza se trata, tienes que visitar el Cañón del Infiernillo, un hermoso cuerpo de agua artificial; la Villa de la Encarnación, una preciosa villa donde se cultivan manzanas, piñones y frutos del bosque y truchas; el Parque Nacional de los Mármoles; la presa del Infiernillo; el cañón de San Cristóbal; el Caracol del Carrizal que es una serie de extravagantes formaciones rocosas.

Comonfort, Guanajuato

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Este sitio desborda cultura y sitios increíbles. Tienes que visitar la parroquia de San Francisco, el Museo Doctor Luis Mora (en donde puedes ver piezas arqueológicas de sitio). Además, podrías experimentar increíbles fiestas tradicionales, que incluyen danzas, palenques, mucha música y comida. La gastronomía es variada, pero la especialidad son las carnitas de puerco.

Amealco, Querétaro

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Hay mucho que visitar en este lindo pueblo llamado Amealco por ser tierra de manantiales. Además, si te gustan las artesanías necesitas visitarlo. Hay una larga tradición de tejedoras que hacen preciosos textiles de lana. La comida también es fantástica: se come una deliciosa barbacoa y dulces como ate de membrillo, manzanas cristalizadas y un fantástico pan.

Melchor Múzquiz, Coahuila

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

En este pueblo mágico se mantienen las tradiciones de los indígenas kikapoo, que se rigen por sus propios usos y costumbres y prácticas religiosas. ¿Qué ver? Si quieres naturaleza tienes que visitar el manantial de Nacimiento, La Cascada, el Río Sabina. Si quieres historia: tienes que buscar la Iglesia de Santa Rosa de Lima, el monumento a Don Benito Juárez y el Museo Municipal. La fiesta más importante del pueblo es la celebración anual de “La Primera Luna”, una celebración indígena.

Compostela, Nayarit

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

El atractivo central de este pueblo mágico son las playas, por supuesto. Pero también puedes visitar los museos de sitio donde se exhiben piezas arqueológicas de la zona; vivir las fiestas patronales; buscar la perfecta pieza de talabartería (que es tradicional en la zona) o comer un tradicional festín de mariscos o una carne asada.

Aquismón, San Luis Potosí

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Además del lindo templo de San Miguel Arcángel, en este pueblo de la Huasteca, lo que más se disfruta son los espectaculares sitios naturales, entre cuevas, cascadas y sótanos, destacando el extravagante sótano de las golondrinas.

Bustamante, Nuevo León

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

La naturaleza es el plato principal: inmensas grutas con curiosas formaciones, el precioso balneario “El molino” y la ruta “El cañón”, que sigue la ribera de un hermoso río. Para el postre: el delicioso pan dulce que se hace solo en seis panaderías tradicionales del municipio, pero se disfruta en todo el estado.

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Guadalupe, Zacatecas

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Entre la catedral, museos y la plaza principal, Guadalupe es el destino ideal para los amantes de la arquitectura. Además, el pueblo es conocido por sus yacimientos de minerales (como plata y cobre) y los bancos de cantera y caliza. Así, las artesanías son realmente fabulosas: esculturas, labrados en cantera, piezas de ónix y cerámica.  Para comer hay birria, carnitas, gorditas, aguamiel, las famosas melcochas, queso de tuna y dulces de leche.

México es color: un recorrido por los lugares más coloridos del país

Nuestro país es una cosmogonía de colores que transmiten historia y tradición.

Un mundo de contrastes, matices y tonalidades se encuentran recorriendo el territorio mexicano. En la arquitectura, las calles y la gente se observan colores que hablan de nuestras raíces y que hacen de México un país que cautiva y hace alucinar a quien lo conoce.

Esta particular importancia que se le da al color en nuestra cultura viene desde los antiguos mexicanos. Para los mayas, por ejemplo, cada punto cardinal correspondía a un color, y cada uno era sostenido por un bacab: árboles de algodón que se consideraban sagrados y estaban asociados con los colores del mundo. Ellos usaban los colores, además, para expresar diversos estados del ser o acciones como el ayuno.

Y en el Valle de México (el Anáhuac) los pintores nahuas experimentaban de mil maneras para obtener una gama cósmica de colores, ello a partir de plantas, minerales y animales como la cochinilla, de cuyas mezclas conseguían nuevos y vibrantes colores que usaban para pintar tejidos, códices y objetos de arte, pero también para pintar las fachadas de templos y edificios.

Nuestras raíces, pues, están llenas de enigmáticos y vivos colores, que para los antiguos mexicanos tenían un simbolismo particular y que eran considerados sagrados. Esa tradición sigue viva en muchos lugares de México, donde la gama de colores y sus combinaciones en la arquitectura no sólo forman una visión orgásmica para nuestras pupilas, sino que nos susurran vestigios de una filosofía que se asentaba en los colores, en los números y en los rumbos.

 

*Fuentes consultadas: Simbolismo de los colores, deidades, números y rumbos
Materiales colorantes prehispánicos

*Imágen de portada: Dianne Graham