Pueblos fantasma en México: 3 preciosos ejemplos

El abandono dota a los espacios de un aura que puede resultar particularmente seductora, y estos 3 pueblos fantasma en México lo demuestran.

– ¿Cómo dice usted que se llama el pueblo que se ve allá abajo?

– Comala, señor. 

– ¿Está seguro de que ya es Comala?

–Seguro, señor.

–¿Y por qué se ve esto tan triste?

–Son los tiempos, señor. 

Pedro  Páramo, Juan Rulfo

Historias de ambición, de frustración y desastres naturales permanecen, como ecos, en los pueblos abandonados. En México existen un sinfín de asentamientos fantasmas, los cuales permiten viajar al pasado y detenerse en el tiempo. La mayoría tuvieron una vida esplendorosa antes de ser abandonados por el cierre de minas, de emigraciones masivas o construcción de presas; sin embargo, ahora, después de varias décadas, son lugares oscuros y vacíos, al tiempo que hipnóticos, cuyo único sonido sobreviviente es el viento golpeando las ruinas.

Cerro de San Pedro, San Luis Potosí

sanpedro

Fundado en el siglo XVI, durante una de las fiebres de oro y plata, este municipio fue explotado durante cuatro siglos. En 1948, una huelga minera desencadenó pérdidas significativas de mineros, explosiones y derrumbes de minas, caos social, y abandono del pueblo. Pedro de Anda, uno de los descubridores de los minerales de la zona, bautizó el lugar en honor del santo de su nombre y en memoria de las minas del Potosí, en Bolivia.

 

Mineral de Pozos, Guanajuato mineral-de-pozos-guanajuato-mexico

Fundado en 1576, bajo el nombre de Palmar de Vega, este sitio perdió su esplendor durante la revolución mexicana al ser abandonado paulatinamente por sus habitantes en busca de empleo. Hoy se conservan, taciturnos, los vestigios de las plazas y callejones, dando vida a una época porfiriana. Se pueden visitar los túneles que atraviesan el pueblo, donde se escuchan las leyendas e historia del área. Los atractivos son: Jardín Juárez, Parroquia de San Pedro, Capilla de San Antonio de Padua, Capilla de la Misericordia, diversas galerías de arte y, evidentemente, las fantasmagóricas minas.

  Ojuela, Durango pueblo_ojuela_durango_mexico

Pueblo pionero que marcó el nacimiento de los estados de Durango y Coahuila, Ojuela era una mina, durante la colonia, de donde se extraían oro, plata, zinc y manganeso. En el siglo XX la mina se inundó, evento que terminaría por esterilizar el área tras obligar la partida de sus habitantes. Al visitar Ojuela, puedes caminar por sus calles, tiendas, albercas, templos, cines y casinos olvidadas en un mundo a parte. Uno de los atractivos de la zona es el puente colgante que data de hace 400 años.

* Imágenes: 1) Alfredo Guth; 2) Turiméxico; 3) ViajandoMéxico; 4) Panoramio. 

Todo lo que tienes que saber sobre los 10 nuevos Pueblos Mágicos

Estos destinos mexicanos se acaban de volver imperdibles…

No hay punto en negarlo: todos los rincones de México tienen algo mágico. La razón detrás de esto posiblemente es que lo genuinamente maravilloso de este país es su gente y las increíbles e infinitas manifestaciones culturales que nos regalan. Además, tenemos la fortuna de habitar una tierra que desborda en su biodiversidad. En este país es difícil escapar de la belleza.

Sin embargo, el título de Pueblo Mágico que se han llevado 121 municipios mexicanos pretender reconocer algo muy particular: la forma en que los pobladores y las administraciones contribuyen al cuidado de las historias, las costumbres y el entorno de su localidad. Cuando estas se pulen y presentan como preciosas joyas que todos deberíamos conocer, el valor se vuelve explosivo.

Claro que hay muchos sitios así, donde la gente que los habita hace todo lo que puede por cuidar los pequeños rincones y las ricas tradiciones con las que crecieron. Por eso celebramos que se otorguen reconocimientos a estos esfuerzos.

Recientemente fueron nombrados “Pueblos Mágicos” 10 municipios de distintos estados. En cada uno hay cosas imperdibles y por eso te compartimos todo lo que tienes que saber.

Nombre de Dios, Durango

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Este sitio se guarda 2 grandes atractivos: sus hermosos recintos naturales y su increíble arquitectura virreinal. De la última hay, como muestras, 5 iglesias y una ex hacienda (la de Juana Guerra). Pero si prefieres estar al aire libre, las cascadas de 20 metros de “El Saltito” y el hermoso ojo de agua que se alimenta de el río Tunal, te dejarán fascinado. Este lindo pueblo también es conocido por las conservas y licores de fruta y dulces cristalizados hechos con lo que se cosecha en la hiper fértil tierra de este oasis.

Tlaquepaque, Jalisco

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

El pueblo de Jalisco tiene bien merecido el reconocimiento por ser una efervescente capital mexicana de la tradición artesanal, especialmente de la cerámica y la alfarería. Hay distintos puntos del municipio que tienes que visitar, entre ellos: el Jardín Hidalgo; El Parián, donde puedes comer delicioso y echarte un auténtico tequila; el Museo Pantaleón Panduro de cerámica y el Regional de Cerámica y el de Alfarería. Si eres amante de la arquitectura, no te puedes perder el Santuario de Nuestra Señora de la Soledad y la Parroquia de San Pedro.

Zimapán, Hidalgo

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Este flamante Pueblo Mágico combina riqueza natural y fantástica arquitectura colonial, como la de la preciosa Parroquia de San Juan Bautista, el ex convento Misión Tolimán y la Ex Hacienda La Estancia.  

Si de naturaleza se trata, tienes que visitar el Cañón del Infiernillo, un hermoso cuerpo de agua artificial; la Villa de la Encarnación, una preciosa villa donde se cultivan manzanas, piñones y frutos del bosque y truchas; el Parque Nacional de los Mármoles; la presa del Infiernillo; el cañón de San Cristóbal; el Caracol del Carrizal que es una serie de extravagantes formaciones rocosas.

Comonfort, Guanajuato

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Este sitio desborda cultura y sitios increíbles. Tienes que visitar la parroquia de San Francisco, el Museo Doctor Luis Mora (en donde puedes ver piezas arqueológicas de sitio). Además, podrías experimentar increíbles fiestas tradicionales, que incluyen danzas, palenques, mucha música y comida. La gastronomía es variada, pero la especialidad son las carnitas de puerco.

Amealco, Querétaro

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Hay mucho que visitar en este lindo pueblo llamado Amealco por ser tierra de manantiales. Además, si te gustan las artesanías necesitas visitarlo. Hay una larga tradición de tejedoras que hacen preciosos textiles de lana. La comida también es fantástica: se come una deliciosa barbacoa y dulces como ate de membrillo, manzanas cristalizadas y un fantástico pan.

Melchor Múzquiz, Coahuila

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

En este pueblo mágico se mantienen las tradiciones de los indígenas kikapoo, que se rigen por sus propios usos y costumbres y prácticas religiosas. ¿Qué ver? Si quieres naturaleza tienes que visitar el manantial de Nacimiento, La Cascada, el Río Sabina. Si quieres historia: tienes que buscar la Iglesia de Santa Rosa de Lima, el monumento a Don Benito Juárez y el Museo Municipal. La fiesta más importante del pueblo es la celebración anual de “La Primera Luna”, una celebración indígena.

Compostela, Nayarit

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

El atractivo central de este pueblo mágico son las playas, por supuesto. Pero también puedes visitar los museos de sitio donde se exhiben piezas arqueológicas de la zona; vivir las fiestas patronales; buscar la perfecta pieza de talabartería (que es tradicional en la zona) o comer un tradicional festín de mariscos o una carne asada.

Aquismón, San Luis Potosí

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Además del lindo templo de San Miguel Arcángel, en este pueblo de la Huasteca, lo que más se disfruta son los espectaculares sitios naturales, entre cuevas, cascadas y sótanos, destacando el extravagante sótano de las golondrinas.

Bustamante, Nuevo León

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

La naturaleza es el plato principal: inmensas grutas con curiosas formaciones, el precioso balneario “El molino” y la ruta “El cañón”, que sigue la ribera de un hermoso río. Para el postre: el delicioso pan dulce que se hace solo en seis panaderías tradicionales del municipio, pero se disfruta en todo el estado.

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Guadalupe, Zacatecas

mexico-10-pueblos-magicos-nuevos-destinos-mexicanos-viajes

Entre la catedral, museos y la plaza principal, Guadalupe es el destino ideal para los amantes de la arquitectura. Además, el pueblo es conocido por sus yacimientos de minerales (como plata y cobre) y los bancos de cantera y caliza. Así, las artesanías son realmente fabulosas: esculturas, labrados en cantera, piezas de ónix y cerámica.  Para comer hay birria, carnitas, gorditas, aguamiel, las famosas melcochas, queso de tuna y dulces de leche.

México es color: un recorrido por los lugares más coloridos del país

Nuestro país es una cosmogonía de colores que transmiten historia y tradición.

Un mundo de contrastes, matices y tonalidades se encuentran recorriendo el territorio mexicano. En la arquitectura, las calles y la gente se observan colores que hablan de nuestras raíces y que hacen de México un país que cautiva y hace alucinar a quien lo conoce.

Esta particular importancia que se le da al color en nuestra cultura viene desde los antiguos mexicanos. Para los mayas, por ejemplo, cada punto cardinal correspondía a un color, y cada uno era sostenido por un bacab: árboles de algodón que se consideraban sagrados y estaban asociados con los colores del mundo. Ellos usaban los colores, además, para expresar diversos estados del ser o acciones como el ayuno.

Y en el Valle de México (el Anáhuac) los pintores nahuas experimentaban de mil maneras para obtener una gama cósmica de colores, ello a partir de plantas, minerales y animales como la cochinilla, de cuyas mezclas conseguían nuevos y vibrantes colores que usaban para pintar tejidos, códices y objetos de arte, pero también para pintar las fachadas de templos y edificios.

Nuestras raíces, pues, están llenas de enigmáticos y vivos colores, que para los antiguos mexicanos tenían un simbolismo particular y que eran considerados sagrados. Esa tradición sigue viva en muchos lugares de México, donde la gama de colores y sus combinaciones en la arquitectura no sólo forman una visión orgásmica para nuestras pupilas, sino que nos susurran vestigios de una filosofía que se asentaba en los colores, en los números y en los rumbos.

 

*Fuentes consultadas: Simbolismo de los colores, deidades, números y rumbos
Materiales colorantes prehispánicos

*Imágen de portada: Dianne Graham

La ciudad de Campeche, conócela en 3 minutos (VIDEO)

Sumergida en una historia de asedio de piratas, arribo de mercancías, y su icónica muralla, hoy San Francisco de Campeche es una delicia estética.

Cuando estaba realizando mis planes para visitar la ciudad de San Francisco de Campeche, en realidad no tenia muy claras las expectativas sobre lo que podría encontrar en mi viaje.

Investigué sobre su pasado colonial y descubrí que en múltiples ocasiones fue acechada por incursiones de piratas, razón por la cual se fortificó tras gruesos muros, mismos que la distinguen hoy en día como una de las pocas ciudades amuralladas que se pueden encontrar en el continente americano y que éste hecho, junto con otros factores, fue razón suficiente para que en el año de 1999 fuera distinga por la UNESCO con el título de “Patrimonio Cultural de la Humanidad”.

También me encontré con que el nombre de “Campeche” pudiera tener sus raíces en la castellanización del vocablo maya “Kaan-Peech” cuya traducción mas aproximada sería la de “lugar de serpientes y garrapatas”, ¡un término que resulta muy poco atractivo pensando en términos de turismo!

Por ultimo, debo confesar que tampoco me entusiasmaba mucho el saber que la política económica de esa región se encuentra actualmente dando un brusco giro de timón para enfocar la riqueza de la zona, que otrora era preponderantemente petrolera, hacia una promoción intensa de la industria turística. ¡Si, de nuevo el turismo acapara los reflectores convirtiéndose en la flamante “gallina de los huevos de oro” que promete convertirse en uno de los más potentes motores para el crecimiento de nuestro país!.

Menciono lo anterior con cierto recelo porque en otros lugares que he visitado y en donde los gobiernos están implantando políticas semejantes en una búsqueda (a veces precipitada y otras desesperada) por “detonar atractivos turísticos”, dichas estrategias acaban muchas veces en burdos “maquillajes” a pueblos y lugares que carecen de un verdadero atractivo para los “visitantes y viajeros tradicionales” y que, una vez pasada la euforia de las remodelaciones e inauguraciones, y cuando los viajeros descubren que “no todo lo que brilla es oro” y como consecuencia las visitas disminuyen o ¡peor aun!, se acaban; los pobladores se hunden en un desencanto crónico ante las grandes expectativas generadas.…

Sin embargo, la ciudad amurallada de Campeche no es otro más de estos desalentadores casos. ¡Todo lo contrario!. Desde el momento que traspasé la regia entrada de la llamada Puerta del Mar flanqueada por los robustos baluartes, ésta ciudad me sorprendió totalmente en un modo positivo… ¡Y fue a un grado tal que, al comenzar los primeros manuscritos de la presente reseña, no sabia exactamente que adjetivo utilizar para describir a tan sin igual metrópoli!: ¿”ciudad mágica”?, ¿“ciudad de ensueño”?, ¿”ciudad de película”?… Sí; se que todos se escuchan trillados pero la verdad es que no encuentro las palabras adecuadas para describir en su totalidad la belleza de estos muros, fachadas, edificios, casas e iglesias.

Entonces… ¿Porque razón me deslumbró esta ciudad de modo semejante?. Los atractivos que tiene son muchos… Sin embargo el describirlos no es el objetivo de este texto… ¡para eso está el video que lo acompaña!.

Dicho lo anterior, y de igual manera que en mi pasada colaboración en este medio, relataré algunos aspectos que no se muestran en el video pero que complementan la reseña de esta deslumbrante ciudad de luz y color!

Primeramente debo mencionar que es una ciudad alegre, pero no bulliciosa. Las calles destinadas exclusivamente al paso peatonal se visten de los manteles coloridos de bares y cafés… pero si bien el ambiente es festivo, éste no llega a equiparase con algunas “ciudades cantina” que he visitado. Es más: unas cuantas calles lejos de ésta zona, la ciudad se ve inmersa en una colorida paz que permite deambular tranquilamente por sus frescos andadores bajo las luz de las farolas nocturnas. ¡Calles ideales para perderse entre ellas y en los pensamientos propios!

En cuestión de hospedaje se encuentran una gran variedad de opciones para los viajeros: hoteles, hoteles boutique, hostales, casas de huéspedes e incluso algunos “centros culturales” con los que se puede negociar modestas habitaciones (o rincones de la casa), para dormir en las noches y ahorrar durante las laaargas estancias. ¡Total!; la idea de viajar es estar afuera, ¿no?.

Solo una advertencia: No pierdan su tiempo (¡y dinero!) con el decepcionante espectáculo de “Luz y Sonido” que se presenta en las murallas que flanquean la llamada “Puerta de Tierra”; ¡Magnífica escenografía histórica!, desperdiciada en una pésima planeación y en una aún más deprimente implementación de los recursos técnicos (el “sonido” del espectáculo se ahoga con las bocinas de los autos y de los altoparlantes de los comercios que se encuentran justo a espaldas de los espectadores pues el “escenario” se encuentra prácticamente a unos metros de las concurridas calles de la ciudad moderna). ¡Ni qué decir de los ejecutantes, que transmiten el mismo entusiasmo que provoca un dolor de muelas!. La moraleja es: No se internen en la ciudad moderna (a menos que sean viajeros como yo, que gustan de conocer también el México “vivo”, el México “real”), pues mas allá de las vetustas pero bellas murallas y de los centros turísticos cercanos, la metrópoli moderna luce algo caótica, sucia y descuidada…

Pero regresando a la idílica ciudad amurallada, les puedo decir que en general es un lugar hermoso, y fascinante que ofrece una variado abanico de posibilidades para toda clase de viajeros y que es un lugar altamente recomendable y que bien vale la pena conocer.

*Ve más videos como este en el canal Somos Nómadas en YouTube.

Eduardo Bonilla
Autor: Eduardo Bonilla
Diseñador gráfico de profesión. Apasionado de la historia del arte y la arqueología. Se desempeñó en la publicidad por casi 10 años y actualmente es productor independiente de video. Se considera a sí mismo como un “viajero poco tradicional”. Ha sido conductor de series del canal History y colaborador en Discovery Channel.