Todos los Pueblos Mágicos de México en una misma ilustración (INFOGRÁFICO)

111 pueblos integran la lista y son desplegados con esta herramienta en una sola ojeada.

El crecimiento de la población y la globalización, propulsada sobre todo por los grandes medios de comunicación, ha tendido a homogeneizar en el mundo la estética de las ciudades.

Pero en México, un país tan heterogéneo, afortunadamente, y quizá por la misma complejidad de su orografía, numerosos pueblos aún conservan sus particularidades en sus mezclas únicas entre coloniales e indígenas.

Desde el 2001 un programa de gobierno ha buscado reconocer a estos pueblos para que más personas los conozcan y figuren más entre las referencias turísticas y culturales de los mexicanos.

A la fecha han sido catalogados como pueblos mágicos 111 de todo el país. La lista es muy rigurosa y para formar parte de ella es necesario que los habitantes cumplan con requisitos puntuales como mantener por ejemplo ciertos puntos libres del ambulantaje.

El siguiente infográfico es muy útil porque en una sola ojeada expone los pueblos mágicos y divide los estados para tener más en mente su ubicación. Una herramienta por demás práctica.

pueblos mágicos méxico

*Imagen: antenasanluis.mx

México es color: un recorrido por los lugares más coloridos del país

Nuestro país es una cosmogonía de colores que transmiten historia y tradición.

Un mundo de contrastes, matices y tonalidades se encuentran recorriendo el territorio mexicano. En la arquitectura, las calles y la gente se observan colores que hablan de nuestras raíces y que hacen de México un país que cautiva y hace alucinar a quien lo conoce.

Esta particular importancia que se le da al color en nuestra cultura viene desde los antiguos mexicanos. Para los mayas, por ejemplo, cada punto cardinal correspondía a un color, y cada uno era sostenido por un bacab: árboles de algodón que se consideraban sagrados y estaban asociados con los colores del mundo. Ellos usaban los colores, además, para expresar diversos estados del ser o acciones como el ayuno.

Y en el Valle de México (el Anáhuac) los pintores nahuas experimentaban de mil maneras para obtener una gama cósmica de colores, ello a partir de plantas, minerales y animales como la cochinilla, de cuyas mezclas conseguían nuevos y vibrantes colores que usaban para pintar tejidos, códices y objetos de arte, pero también para pintar las fachadas de templos y edificios.

Nuestras raíces, pues, están llenas de enigmáticos y vivos colores, que para los antiguos mexicanos tenían un simbolismo particular y que eran considerados sagrados. Esa tradición sigue viva en muchos lugares de México, donde la gama de colores y sus combinaciones en la arquitectura no sólo forman una visión orgásmica para nuestras pupilas, sino que nos susurran vestigios de una filosofía que se asentaba en los colores, en los números y en los rumbos.

 

*Fuentes consultadas: Simbolismo de los colores, deidades, números y rumbos
Materiales colorantes prehispánicos

*Imágen de portada: Dianne Graham

La ciudad de Campeche, conócela en 3 minutos (VIDEO)

Sumergida en una historia de asedio de piratas, arribo de mercancías, y su icónica muralla, hoy San Francisco de Campeche es una delicia estética.

Cuando estaba realizando mis planes para visitar la ciudad de San Francisco de Campeche, en realidad no tenia muy claras las expectativas sobre lo que podría encontrar en mi viaje.

Investigué sobre su pasado colonial y descubrí que en múltiples ocasiones fue acechada por incursiones de piratas, razón por la cual se fortificó tras gruesos muros, mismos que la distinguen hoy en día como una de las pocas ciudades amuralladas que se pueden encontrar en el continente americano y que éste hecho, junto con otros factores, fue razón suficiente para que en el año de 1999 fuera distinga por la UNESCO con el título de “Patrimonio Cultural de la Humanidad”.

También me encontré con que el nombre de “Campeche” pudiera tener sus raíces en la castellanización del vocablo maya “Kaan-Peech” cuya traducción mas aproximada sería la de “lugar de serpientes y garrapatas”, ¡un término que resulta muy poco atractivo pensando en términos de turismo!

Por ultimo, debo confesar que tampoco me entusiasmaba mucho el saber que la política económica de esa región se encuentra actualmente dando un brusco giro de timón para enfocar la riqueza de la zona, que otrora era preponderantemente petrolera, hacia una promoción intensa de la industria turística. ¡Si, de nuevo el turismo acapara los reflectores convirtiéndose en la flamante “gallina de los huevos de oro” que promete convertirse en uno de los más potentes motores para el crecimiento de nuestro país!.

Menciono lo anterior con cierto recelo porque en otros lugares que he visitado y en donde los gobiernos están implantando políticas semejantes en una búsqueda (a veces precipitada y otras desesperada) por “detonar atractivos turísticos”, dichas estrategias acaban muchas veces en burdos “maquillajes” a pueblos y lugares que carecen de un verdadero atractivo para los “visitantes y viajeros tradicionales” y que, una vez pasada la euforia de las remodelaciones e inauguraciones, y cuando los viajeros descubren que “no todo lo que brilla es oro” y como consecuencia las visitas disminuyen o ¡peor aun!, se acaban; los pobladores se hunden en un desencanto crónico ante las grandes expectativas generadas.…

Sin embargo, la ciudad amurallada de Campeche no es otro más de estos desalentadores casos. ¡Todo lo contrario!. Desde el momento que traspasé la regia entrada de la llamada Puerta del Mar flanqueada por los robustos baluartes, ésta ciudad me sorprendió totalmente en un modo positivo… ¡Y fue a un grado tal que, al comenzar los primeros manuscritos de la presente reseña, no sabia exactamente que adjetivo utilizar para describir a tan sin igual metrópoli!: ¿”ciudad mágica”?, ¿“ciudad de ensueño”?, ¿”ciudad de película”?… Sí; se que todos se escuchan trillados pero la verdad es que no encuentro las palabras adecuadas para describir en su totalidad la belleza de estos muros, fachadas, edificios, casas e iglesias.

Entonces… ¿Porque razón me deslumbró esta ciudad de modo semejante?. Los atractivos que tiene son muchos… Sin embargo el describirlos no es el objetivo de este texto… ¡para eso está el video que lo acompaña!.

Dicho lo anterior, y de igual manera que en mi pasada colaboración en este medio, relataré algunos aspectos que no se muestran en el video pero que complementan la reseña de esta deslumbrante ciudad de luz y color!

Primeramente debo mencionar que es una ciudad alegre, pero no bulliciosa. Las calles destinadas exclusivamente al paso peatonal se visten de los manteles coloridos de bares y cafés… pero si bien el ambiente es festivo, éste no llega a equiparase con algunas “ciudades cantina” que he visitado. Es más: unas cuantas calles lejos de ésta zona, la ciudad se ve inmersa en una colorida paz que permite deambular tranquilamente por sus frescos andadores bajo las luz de las farolas nocturnas. ¡Calles ideales para perderse entre ellas y en los pensamientos propios!

En cuestión de hospedaje se encuentran una gran variedad de opciones para los viajeros: hoteles, hoteles boutique, hostales, casas de huéspedes e incluso algunos “centros culturales” con los que se puede negociar modestas habitaciones (o rincones de la casa), para dormir en las noches y ahorrar durante las laaargas estancias. ¡Total!; la idea de viajar es estar afuera, ¿no?.

Solo una advertencia: No pierdan su tiempo (¡y dinero!) con el decepcionante espectáculo de “Luz y Sonido” que se presenta en las murallas que flanquean la llamada “Puerta de Tierra”; ¡Magnífica escenografía histórica!, desperdiciada en una pésima planeación y en una aún más deprimente implementación de los recursos técnicos (el “sonido” del espectáculo se ahoga con las bocinas de los autos y de los altoparlantes de los comercios que se encuentran justo a espaldas de los espectadores pues el “escenario” se encuentra prácticamente a unos metros de las concurridas calles de la ciudad moderna). ¡Ni qué decir de los ejecutantes, que transmiten el mismo entusiasmo que provoca un dolor de muelas!. La moraleja es: No se internen en la ciudad moderna (a menos que sean viajeros como yo, que gustan de conocer también el México “vivo”, el México “real”), pues mas allá de las vetustas pero bellas murallas y de los centros turísticos cercanos, la metrópoli moderna luce algo caótica, sucia y descuidada…

Pero regresando a la idílica ciudad amurallada, les puedo decir que en general es un lugar hermoso, y fascinante que ofrece una variado abanico de posibilidades para toda clase de viajeros y que es un lugar altamente recomendable y que bien vale la pena conocer.

*Ve más videos como este en el canal Somos Nómadas en YouTube.

Eduardo Bonilla
Autor: Eduardo Bonilla
Diseñador gráfico de profesión. Apasionado de la historia del arte y la arqueología. Se desempeñó en la publicidad por casi 10 años y actualmente es productor independiente de video. Se considera a sí mismo como un “viajero poco tradicional”. Ha sido conductor de series del canal History y colaborador en Discovery Channel.

Apan, un espejismo atemporal de la historia de México

La particularidad de Apan, que viene del náhuatl y quiere decir “sobre/en el agua”, es la mezcla de su cultura, la adaptación que ha elaborado a través de los tiempos

A lo largo de las montañas, lagos y haciendas coloniales, los llanos de Apan, Hidalgo, resaltan los vestigios de épocas ancestrales desde la colonia de Teotihuacán hasta la reivindicación de la Revolución Mexicana. Sólo a través de recorrer sus calles y montañas, platicar con los residentes y conocer sus tradiciones, logré descubrir la emoción que hacía llorar a mi abuela al recordar su lugar de nacimiento.

La particularidad de Apan, que viene del náhuatl y quiere decir “sobre/en el agua”, es la mezcla de su cultura, la adaptación que ha elaborado a través de los tiempos: desde los vestigios de los toltecas de Tula, la evolución con las prácticas colombinas hasta la formación de un nuevo pueblo durante la época revolucionaria. Es curioso que inclusive su nombre represente el poder de resistencia del lugar, pues se ha llegado a decir que se le llamó así desde que los lagos de los alrededores solían inundarlo constantemente.

Apan, maguey, pulque
Apan, Hidalgo

Aún en la carretera para Apan se deslumbran ruinas de épocas toltecas o hermosas haciendas que datan de la época de la colonia. Incluso, en las calles del pueblo se ven reflejados los homenajes a los magueyales del pulque –a lo largo de los haciendas, kioscos y monumentos–; sin mencionar los relieves de las cuencas de México, que fueron anteriormente ocupados por los lagos de la cercanía.

Mientras que la zona apenense del centro, posee los primeros lugares que fueron sometidos al dominio español, cuando Hernán Cortés intentó huir del ejército mexica la Noche Triste el 7 de junio de 1520. Esta conquista duró tan sólo un mes, pues el 8 de julio de ese mismo año los españoles salieron de Apan y del territorio azteca.

Apan, maguey, pulque
Llanos de Apan

Durante los años venideros, sino que siglos después, el Alcalde Mayor de Tepeapulco, Tlanalapa y Almoloya habitó en Apan. Desde entonces, la comarca se convirtió en uno de los principales puntos de producción agrícola y ganadera, lo cual provocó el incremento de haciendas de señoríos, la reconstrucción de templos y conventos, y la formación de numerosos ranchos. Fue así que a finales del virreinato, Apan se constituyó como una de las poblaciones más importantes de la región, siendo el surtidor de los mercados más importantes, el productor de ganado en gran escala, el poseedor de 35 haciendas y medio centenar de ranchos de españoles, criollos y mestizos; tales como Ocotepec, San Isidro, Tetlapayac, Tepozán, Tlalayote, Coyuca, San Jerónimo, Pozo Mota, etcétera.

Entre las construcciones más importantes de la época se encuentra la Parroquia de La Asunción, la cual se realizó entre los siglos XVII y XVIII. Actualmente se le reconoce como una joya del barroco mexicano, cuyos tres medallones –con el escudo y dos emblemas de la orden– representan la continuidad del esplendor del pueblo sobre los llanos.

Parroquia de la Asuncion, Apan, Hidalgo
Parroquia de la Asuncion
Parroquia de la Asuncion, Apan, Hidalgo
Parroquia de la Asuncion

Eventualmente, cuando la guerra de la Revolución Mexicana explotó, los dueños de las haciendas cambiaron su residencia hacia la ciudad de México, Puebla, Tulancingo y Pachuca, y los grupos revolucionarios que cruzaban por la zona impusieron préstamos forzosos. Esto logró que los mercados para los productos se redujeran, salvo el del pulque –lo cual hizo que Apan se convirtiera en el nido de esta bebida prehispánica–. Al grado inclusive que una de las fiestas tradicionales más importantes del municipio, la Feria del Maguey y la Cebada, que coincide con la Semana Santa. Es en esta bestia que se muestran artículos de fibra de maguey, expendios de pulque y alimentos elaborados con base de cebada, antojitos y numerosas bebidas; mientras que se realizan eventos de charrería, así como la venta de vestuarios y elementos típicos de estos cowboys mexicanos.

apan hidalgo

 

Apan, maguey, pulque
Apan, Hidalgo

Además de recorrer la zona hacendaria, una de las opciones es visitar el mercado. Ahí, además de encontrar comida deliciosa y típica de la zona, como tamal de charal y huachinango relleno, hay paneras, canastas, aventadores, corbatas de articela, chapetones para sombrero de cerda, maceteros de fibra de nopal deshidratado, etcétera. Sin mencionar que, al incursionar en el interior, se encuentra una mercadería cuya estructura es la misma de la época revolucionaria, en donde se venden productos derivados del maguey y nopal, gusanos blancos, chinicuiles, escamoles, gualumbos, huitlacoche, quelites, pan de pulque y pan de nuez, dulces de acitrón, calabaza y nuez…

Aún en la actualidad, hay momentos en que la dimensión del tiempo se expande hasta jugar con la memoria, principalmente cuando se está recorriendo el campo y comienza a escucharse, a lo lejos, un tren que atraviesa el pueblo. Llegar corriendo hasta las vías del tren, y comprender la razón por la que mi abuela, a sus 15 años, corría para ver el tren como manera de vivir un poco de emoción.

Apan, maguey, pulque
Apan, Hidalgo

*Imágenes: María José CA; 3) WikiCommons; 6)apan-hgo-mex.blogspot.mx

Maria Jose Castañeda
Autor: Maria Jose Castañeda
Psicóloga, educadora sexual, bailarina, lectora, persona. Ha colaborado en Algarabía, Pijama Surf, Petite Mort, entre otros.