Gracias a una mexicana la radioterapia ya no dañará otros tejidos

La líder del grupo, Guerda Massillon, doctora en Física con especialidad en Dosmietría de la Radiación del Instituto de Física de la UNAM, se ha encargado de estudiar las propiedades de diversos materiales llamados dosímetros.

La radioterapia es uno de los tratamientos más frecuentados para el cáncer, la cual actúa sobre el ADN que se encuentra dentro de las células cancerígenas, y así provocar pequeñas roturas para evitar su crecimiento y proliferación. Si bien su uso es local, hay límites en la cantidad de radiación que una persona puede recibir en toda su vida –sin desarrollar daños irreversibles–.

Cuando una persona recibe este tratamiento, ésta se encuentra expuesta a una radiación ionizante. De modo que para evitar que la energía se dirija a un tejido sano y lo dañe, una investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM– descubrió un método para medir la dosis de radiación.

La líder del grupo, Guerda Massillon, doctora en Física con especialidad en Dosmietría de la Radiación del Instituto de Física de la UNAM, se ha encargado de estudiar las propiedades de diversos materiales llamados dosímetros. Se trata de un material que ayuda a medir y prevenir los efectos de la dosis de la radiación.

22396745309_e865159419_o

En caso que la dosis sea muy alta, puede llegar a modificar la estructura celular y generar una alteración en las células de los órganos colindantes del tumor, perdiendo sus funciones corporales. Para la data, existen dos tipos de radiaciones: ionizante y no ionizante.

El primero, ubicado en los rayos-gamma y rayos-x de las tomografías computarizadas o mamografías, tiene la energía suficiente para modificar la materia pues la longitud de onda es baja y la energía es alta. El segundo, se encuentra en los láseres, haces de luz y ondas que se usan para hacer ultrasonido o imágenes de resonancia magnética, el cual tiene una mayor longitud de onda y por tanto su energía es baja y no modifica la estructura de la materia. Guerda Massillon, doctora galardonada por su investigación con el  IUPAP Young Scientist Prize 2015 que otorga la Unión Internacional de Física Pura y Aplicada, que en técnicas de detección temprana de cáncer se usan equipos con rayos-x para evitar que afecte al paciente, pues de esa manera se puede mantener el control sabiendo las dosis que recibirá a través de los dosímetros termoluminiscentes.

De modo que analizar la interacción de la radiación ionizante con la materia y conocer cuánta energía recibe el paciente, Massillon descubrió que usando los dosímetros, pequeños cristales con capacidad de conservar la energía ante la radiación, es posible mesurar la energía depositada de la radiación en forma de luz.

“Cuando uno trabaja no lo hace por un premio, trabaja por pasión, para entender cosas, ser útil a la sociedad. Los premios son un honor, te dicen que estas bien, pero al mismo tiempo es un compromiso.”

[Jornada]

*1) UNAM, 2) cancer.org

Hollywood ha pintado a México de color sepia (y queremos saber por qué)

Los memes sobre el “color de México” según las películas estadounidenses han abierto una discusión que urge tener.

Representar México siempre es un ejercicio tremendamente ambicioso. No hay una textura, un paisaje o un color que pueda resumir al territorio con precisión, probablemente porque es impreciso y muy vasto. 

Sin embargo, recientemente —en la esteparia geografía de las redes sociales— han surgido memes que evidencian el absurdo tono sepia con el que las películas estadounidenses “tiñen” a México. Señalar este ejercicio de la visualidad hollywoodense es importante, pero sobre todo, tenemos que empezar a preguntarnos por qué se practica.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Probablemente en muchos niveles solo sea una resolución “simple” a un problema técnico. La conexión constante que tenemos con el vecino del norte lo ha obligado a incluirnos en más de una de sus narrativas fílmicas y, en muchos casos, es necesario dejarle claro a la audiencia que la trama está transcurriendo en México. 

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Así se construyó un cliché: en la visión de Hollywood, México es un sitio caluroso, polvoso, sucio, tal vez, y de donde vienen personajes ultra apasionados o con una pinta criminal (como hacen también con otros países no-occidentales) y eso se deja saber tiñendo la imagen de sepia.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Pero el cine forma e informa a sus espectadores y el recurso narrativo se transforma en un injusto y peligroso esquema de representación que nunca ha tenido justificación, pero que hoy, en más de un sentido, está desactualizado, pues como explica el teórico de la cultura Edward Said:

Nadie hoy es puramente una cosa. Las etiquetas como indio, o mujer, o musulmán, o estadounidense no son más que puntos de partida, que si son seguidos por la experiencia real por un momento, quedan rápidamente atrás.

Así lo dijo en “Cultura e imperialismo”

Por otro lado —y a riesgo de ensamblar una contradicción— el sepia sí es un tono “muy mexicano”. Hay un momento, en temporada de lluvias (cuando en Morelos y en Oaxaca ya salieron las hormigas chicatanas y los cerros están verdes, verdes) que cuando atardece y el cielo está gris, pero aún hay sol, en el que todo se pone un poco sepia y el ocre del adobe y las arcillas domina absolutamente la paleta visual.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
007 Spectre (2015)

¿Cabe la posibilidad de que en un extraño ejercicio de abstraer al increíble México a través de un solo recurso, los no tan ingeniosos creadores en cuestión optaron por una abstracción que, ciertamente, apela a una de nuestras más hermosas facetas?

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Casa de mi padre (2012)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Breaking Bad (2008-2013)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Nacho Libre (2006)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Once Upon A Time in Mexico (2003)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Casa de mi Padre (2012)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Frida (2002)

Doctor en bicicleta: el proyecto solidario de un joven médico campechano

La historia de un joven médico mexicano que atiende comunidades aisladas de Campeche a bordo de una bicicleta (y sin cobrar por sus servicios).

La diversidad en México también se manifiesta de formas negativas. Así como hay una gran variedad de fenómenos culturales, tradiciones, etnias y paisajes, también hay un montón de problemas. Como respuesta, hay muchos mexicanos en acción, tratando de cambiar el panorama. 

Luis Fernando Hernández es uno de ellos y su proyecto, Doctor en Bicicleta, está para celebrarse, pero también para inspirarnos y, en la medida de lo posible, replicar. Doctor en bicicleta comenzó como un reto personal. Luis Fernando, joven médico de 27 años y originario de Campeche, decidió dedicar sus fines a semana a ayudar a las comunidades aisladas de su estado. 

doctor-bicicleta-bici-atencion-gratuita-campeche-mexico-proyecto-comunitario

El sábado en la mañana, agarraba su bici y se lanzaba a los pueblos, buscando gente que necesitara su atención. Poco a poco se fue haciendo conocido y, además, compartía con los pacientes su teléfono e instaló una página de Facebook para que pudieran contactarlo y también conectarlo con nuevas personas. Nunca ha cobrado nada por este servicio.

El proyecto ha ido creciendo cada día más. En los últimos dos años ha llegado a atender a más de 5 mil personas. Y en comunidades como Cayal, Nohakal, Pueblo Nuevo, Tixmucuy, Bonfil y Melchor Ocampo ya lo conocen como el Doctor en Bici. Ayudado por su novia, Luis Fernando también organiza colectas de medicamentos, ropa, alimentos, juguetes y productos de higiene personal que lleva de forma gratuita a sus pacientes.

doctor-bicicleta-bici-atencion-gratuita-campeche-mexico-proyecto-comunitario

Su labor es muy intensa: entre semana trabaja para pagar sus gastos en el Centro Médico Campeche, unidad de urgencias y los viernes organiza las consultas del fin de semana, identifica las comunidades donde hacen falta insumos, se encarga de las colectas y el sábado se lanza en la bici, siguiendo el itinerario; mientras su novia lleva en un automóvil todo lo recolectado.

La consulta no solo se trata de la revisión, en muchos casos implica alimentar, cambiar y asear a los pacientes. Como agradecimiento, la gente de las comunidades los alimentan y ayudan a ensamblar los espontáneos espacios de atención. 

doctor-bicicleta-bici-atencion-gratuita-campeche-mexico-proyecto-comunitario

Doctor en Bicicleta ya es un Asociación Civil y Luis Fernando se ganó el tercer lugar del  Premio Kybernus al valor ciudadano (fue nominado por sus pacientes) y ya hay otros médicos que se han ofrecido a ayudarlo. 

Cuando empezó no sabía que se extendiera tanto, pero el Doctor en bicicleta ya es un miembro esencial de las comunidades a lo largo del estado. Como explica Luis Fernando el aparato de salud de nuestro país está pasando por muchísimos problemas: falta de insumos, personal, espacios y los médicos están frustrados por no poder ayudar.

doctor-bicicleta-bici-atencion-gratuita-campeche-mexico-proyecto-comunitario

Pero él está seguro de que los gobiernos solos no van a resolver cada una de estas aristas. Todos podemos ayudar a que los demás salgan adelante. Como explica, sabia y elocuentemente: ayudar a los más necesitados es una manera de contribuir a mejorar la calidad de vida de todos.

Sin duda, sin estar saludables, no podemos hacer que mejoren las cosas. El cuerpo cuidado y fuerte debería ser prioridad y podemos hacerlo juntos. Lo más lindo es que todo se ha construido en la solidaridad y la confianza. Esta debería ser evidencia suficiente de que las cosas pueden cambiar, si estamos dispuestos a creer en el otro y echar una mano.

Visita el Facebook del Doctor en Bicicleta, ayúdale a difundir su causa y, si vives en Campeche, no dejes de ayudar con las colectas.  

También en Más de México: En este hospital de Chiapas los pacientes pueden pagar con café y maíz

*Fuente: “Doctor en Bici atiende comunidades rurales”, Iván Cruz para El Universal.

*Imágenes: Facebook “Doctor en Bicicleta”

Este niño mexicano de solo 9 años estudia ya un posgrado en la UNAM

A sus 5 años era capaz de asimilar un libro de ciencias de secundaria.

En ocasiones la manera en que está planteado el sistema educativo es insuficiente cuando existen niños prodigio. Los niños que cuentan con una capacidad intelectual mayor, o un interés agudizado para entender las distintas ciencias suelen frustrarse frente a los programas de estudio que comprenden fácilmente y terminan aburridos.

Un caso muy particular es el del niño mexicano Carlos Santamaría Díaz que a sus solo 3 años había aprendido a leer, a los 5 comenzó a mostrar un interés importante por la química y a los 9 inició un diplomado en bioquímica y energía molecular –el cual requería un nivel mínimo de licenciatura– en la UNAM.

Desde los cinco años era capaz de asimilar un libro completo de ciencia de nivel secundaria y aprendió la tabla periódica en un par de semanas.

Sus padres evitan tajantemente llamarlo genio o niño prodigio, más bien están buscando opciones para que pueda terminar con más velocidad la educación básica y  concentrarse verdaderamente en su interés por la ciencia.

Por ahora en un programa especial en un solo año cursará 5º y 6º de primaria. Cuando se le pregunta a Carlos qué es lo que hará de su futuro él dice “no lo he pensado, lo haré en su momento”. Prefiere concentrarse también en temas de su edad también como  andar en bici o jugar al aire libre.

Sus padres buscarán opciones para que siga estudiando sobre sus intereses y la UNAM resultó una buena alternativa pues existen opciones de posgrado que, aunque no le cuenten como un valor académico aún, hacen que mantenga activo su interés por la química.

En el examen de admisión de Carlos a la faculta de Química de la UNAM, el doctor en ciencias químicas, Eduardo Rodríguez de San Miguel, recibió durante 15 minutos a Carlos, en los cuales quedó impresionado por su conocimiento: “Le pregunté aspectos genéricos para intentar determinar qué tan capaz era. No es que sea un genio que sabe todo, sino que enfoca su atención en lo que le interesa. Cuando lo cuestioné sobre sus inquietudes, inmediatamente sacó temas de bioquímica”.

Ahora Carlos ha terminado el Diplomado en Bioquímica y Biología Molecular para la Industria Farmacéutica y Biotecnológica con excelentes calificaciones y el Departamento de Matemáticas de la FQ le ha hecho una invitación para que se incorpore en calidad de concurrente a la materia de Álgebra Superior, tres veces por semana.