“Buscando hongos alucinógenos”: de las primeras muestras de cine experimental (VIDEO)

Una inesperada cacería de hongos entre dos exploradores de los psicodélicos: Bruce Conner y Timothy Leary inmortalizada en el videoclip "Looking for mushrooms"

El cine underground prístino arrojó un ciento de filmes experimentales cuya máxima principal fue crear anti-arte hollywoodense. Entre los años 50’s y 70’s, esta escena cinematográfica norteamericana estuvo moldeada con personajes de la talla de Manny Farber,  Stan Brakhage, Maya Deren, Jonas Mekas, Andy Warhol y por supuesto el legendario Bruce Conner. 

Bruce Conner –también escultor y pintor, quien formó parte de la gama de artistas beat a pesar de nunca haber sido escritor– rodó por aquellas épocas y hasta su muerte en los 90’s, una serie de filmes experimentales a los que se le debe su aportación de las técnicas de “ensamblaje” y “metraje encontrado” (found footage), además de algunas cintas consideradas las primeras piezas videoclip.

cine experimental bruce conner mexico

Esperando que en América estallara un desastre nuclear, Conner se trasladó a México en 1962, donde pasó su tiempo buscando hongos alucinógenos en Huautla de Jiménez junto al psicólogo y gurú de la conciencia Timothy Leary. Esta inesperada cacería entre dos exploradores de la psicodelia exudó un par de grabaciones caseras a las que años después, a Conner se le ocurrió ensamblar junto a otras tomas de una cacería de hongos similar que había hecho en Frisco en 1997. El resultado fue un videoclip de 14 minutos altamente experimental de nombre Looking for Mushrooms, una lúcida combinación de tomas mexicanas y formas psicodélicas musicalizadas por el músico performático Terry Riley. Aquí un minuto del experimento:

Aquí puedes ver tres minutos del filme.

Las aterradoras esculturas de Emil Melmoth muestran nuestro caótico y sombrío interior

Asociar muerte y belleza, descomposición y vitalidad es un ejercicio complejo, pero este artista mexicano lo hace con aterradora elegancia.

Asociar muerte y belleza, descomposición y vitalidad, dolor y placer, es un ejercicio realmente complejo. Pero en México lo hacemos constantemente. Tal vez las portadas de los periódicos amarillistas son un ejemplo preciso — aunque también, vulgar y evidente.

Y por otro lado, también se manifiesta esta peculiar capacidad nuestra en la forma en que celebramos y comprendemos a la muerte; en los aspectos que mantenemos vivos de los complejos dioses prehispánicos (que malavarean muy bien estas dicotomías) y en algunos de nuestros rituales contemporáneos.

artista-mexicano-contemporaneo-escultor-emil-melmoth-terror

Es claro que la obra de Emil Melmoth —joven escultor mexicano— emerge de esta rica cualidad. Aunque, en su caso, lo hace con un estilo muy personal, que integra con aterradora elegancia una clara influencia del barroco europeo, referencias a la tradición judeo-cristiana y un naturalismo descarado.

Es eso, su descaro, lo que las hace a sus piezas —a sus personajes— inevitables, deliciosamente atractivos y a la vez, completamente repulsivos y de muy difícil aproximación. La suya es la materia de las más seductoras pesadillas. Pero pesadillas que son necesarias, esas que se atreven a develar nuestro caótico y sombrío interior.

Pocos gustan o encuentran placer al pensar de manera plástica en el interior del cuerpo, con sus vísceras que, según la esquemática ciencia, tienen un orden y un lugar; pero que tornadas hacia fuera vibran sin pulso fijo y se desparraman viscosas. Menos aún pensamos en lo “deforme”; a veces hacemos el esfuerzo por “dignificarlo”, pero nunca —o, por lo menos, casi nunca— lo usamos como contrapunto para poner en cuestión la forma que consideramos natural.

artista-mexicano-contemporaneo-escultor-emil-melmoth-terror

El cuerpo es bellísimo, claro, por ser la superficie donde acontecen todos nuestros anhelos y lugar al que penetran todos los placeres posibles para nosotros. Pero también, por más sano que esté, por más cuidado y cercano a la norma estética que aprobamos, no deja de ser absolutamente desagradable, cuando se transgrede su superficie. Aunque eso sí, siempre resulta fascinante. Y las piezas de este mexicano nos ayudan a imaginar cómo sería experimentar con él, pasar de sus límites y desgarrar sus contornos.

Tequiografías: preciosas monografías colaborativas sobre asuntos vitales

El artista Daniel Godínez trabajó junto a la Asamblea de Migrantes Indígenas para hacer estas geniales monografías sobre música, salud, educación y esquemas de gobierno alternativos.

Si los saberes sobre nuestro mundo se construyeran siempre de forma colectiva, probablemente, nuestra sensibilidad sería infinitamente más grande.

Sin embargo el conocimiento suele articularse en pequeñas esferas “oficiales” y distribuirse de formas limitadas. Así, lo que sabemos, suele estar enmarcado en un solo punto de vista que, muchas veces, es difícil cuestionar.

Las monografías (esos gráficos con extraños dibujos y descripciones sobre un tema concreto que solías comprar en la papelería) son la representación perfecta de lo que te describimos. No solo abordan los temas desde una sola postura; también acostumbran representar el mundo desde abstracciones que poco conectan con la vivencia que cada uno de nosotros tiene del mismo.

También en Más de México: El tequio: un modelo colaborativo del cual hoy deberíamos aprender

monografias-pueblos-indigenas-tequiografias-asamblea-gobierno-indigena

Esto puede tornarse muy injusto, sobre todo si la monografía describe formas de vida. Cuando el artista Daniel Godínez Nivón mostró algunas monografías escolares a los miembros de la Asamblea de Migrantes Indígenas, estas fueron motivo de risa y críticas.

Era de esperarse: la historia, ciencia, medicina, derecho y educación “oficiales” de México están absolutamente desligadas de los saberes y realidades de las comunidades indígenas del país. Con esto en mente, el artista y los integrantes de la Asamblea, decidieron hacer una serie de “tequiografías”.

El proyecto (2010) consistió en construir un producto con saberes útiles y ligados a la vida de todos los participantes. Todo el proceso fue realizado en conjunto; discutido en asamblea; consensuado, y contando con el aporte de todos. El trabajo, por ser tequio, fue no remunerado, colaborativo y obligatorio para quienes se comprometieron con él.

El resultado es precioso y demuestra que es posible coincidir no solo en el sentido de encontrarnos; sino de incidir cada uno, simultáneamente, de forma equilibrada en el mundo que estamos habitando juntos y en las formas que tenemos de comprenderlo.

También en Más de México: Lecciones de los pueblos indígenas para los gobernantes de México

Steven Spielberg filmará ambiciosa película sobre la conquista en México

En un inicio la película se llamaría Moctezuma aunque finalmente llevará el título de Cortes y abundará ampliamente en el encuentro entre ambos personajes.

El famoso director de cine Steven Spielberg, mientras en  el Festival de Cannes promovía su más reciente cinta Mi Amigo el Gigante, anunció que producirá una película sobre la conquista, que tendrá como personajes centrales a Moctezuma y Hernán Cortés.

“La película se va a llamar Cortés y narrará la relación entre estos dos personajes que definieron todo un continente”, adelantó el cineasta, asegurando que el rodaje se realizará en México.

Moctezuma fue gobernante de la ciudad mexica de Tenochtitlán desde 1502 hasta la llegada de los españoles encabezados por Hernán Cortés, quien además tenía una preparación militar y fungía también como sacerdote.

Según diversos historiadores, incluyendo a Bernal Díaz del Castillo, el encuentro entre ambos sucedió la mañana del 8 de noviembre de 1519 en el Palacio de Axayácatl (Centro Histórico de la Ciudad de México), aunque poco después comenzaron una batalla que dio pie al episodio conocido como El árbol de la noche triste y, posteriormente, a la muerte de Moctezuma, aunque poco se conoce de quién lo asesinó.

“En estos momentos estamos desarrollando el guión, que está a cargo de Steven Zaillian (La lista de Schindler, Pandillas de Nueva York y te puedo decir que será en español e inglés”, añadió Spielberg.

 Hasta ahora también se conoce que Javier Bardem será Hernán Cortés. 

Cortés, quien previamente llevaba el título de Moctezuma, es apenas uno de los múltiples proyectos en la agenda del director, entre los que destacan las secuelas de Tin-Tin, Transformers, Gremlins, Parque Jurásico y Gigantes de acero. La expectativa, naturalmente, es que la película se apegue a los aspectos históricos y culturales de la época y que elimine cualquier muestra de estereotipo infundado o un frívolo folclor (como en el caso de las críticas hechas a Apocalypto (2006) de Mel Gibson).

*Imagen: Mural de Diego Rivera del Palacio Nacional/photosbyralf.com