Sin categoría

Conoce el idílico bosque de las luciérnagas en Tlaxcala

Estos fascinantes seres lumínicos fueron un tótem prehispánico y hoy aún pueden ser vistos en muchas zonas de la República.

Las luciérnagas (lampyridae) son uno de muchos símbolos interpretados en las leyendas mexicanas prehispánicas. Al igual que el colibrí, fue un tótem prehispánico que mimetizaba el nacimiento del fuego a partir del trueno. Mediante una chispa –o como estrellas del bosque–, distraían al viento para que no fulminara el fuego recién creado por el hombre.

Por esta razón es que en todo México encuentras numerosos paisajes (especialmente montañas boscosas) donde habitan luciérnagas. El pueblo de Nanacamilpa, en Tlaxcala –un sitio posado en las faldas del volcán Popocatepetl e Iztaccíhuatl–, dedica un santuario especial para este precioso escarabajo bioluminiscente. El bosque de las luciérnagas se tiñe de miles de luces entre los meses de junio y agosto donde, en una idílica muestra de romance frente a su pareja macho, las hembras consiguen secretar la luciferina y luciferasa que hace de sus cuerpos un ente atractivamente fosforescente. En este santuario de aproximadamente 200 hectáreas de bosque de oyamel y coníferas, se pueden ver miles de luciérnagas tan solo se pone el sol. 

SANTUARIO DE LAS LUCIERNAGAS

Para este destino en especial, es preciso llegar antes de las 7 pm, puesto que a esa hora se cierra el portón que impide que las luces externas contaminen el espectáculo visual. Ya dentro, el recorrido dura una hora y se puede ver brillar únicamente estrellas –estrellas entre los árboles, como un poema dedicado al cielo, o un elogio de la naturaleza hacia aquella ley universal que dice: todos somos polvo de estrellas. 

Si planeas visitar el santuario, tienes la opción de acampar o reservar con meses de anterioridad en alguno de los hoteles cerca (que también tienen su área para acampar). 

Screen-Shot-2016-03-17-at-9.45.47-PM

hjglj

jhkjhjk

 

*Imágenes: 1) mexicocarrental.mx; 2) www.posta.com.mx

Viajero camina de México a Canadá y documenta un segundo cada día (VIDEO)

La pieza final nos muestra un hermoso collage, imágenes de enorme belleza de la biodiversidad.

Siempre han existido viajeros empedernidos; de hecho, la historia de Occidente estuvo marcada enormemente por este ímpetu de aventura (y también de conquista). Y ahora con las redes sociales, es posible acceder a la documentación que de sus viajes hacen cientos de estos nómadas contemporáneos.

México, por supuesto, es una de las musas preferidas de los viajeros. Sabemos,  este país se encuentra entre los 5 países más biodiversos del mundo, y ello sin mencionar su enorme multiculturalidad, una de las naciones favoritas del mundo globalizado desde que este fenómeno comenzó a hacerse más palpable: como ejemplo el amor profesado para México del popular biólogo y viajero de mediados del siglo XIX, Alexander von Humboldt.

Y entre los nómadas contemporáneos, el viajero, simplemente conocido como Mac, ha llamado la atención por sus viajes a través de la naturaleza del mundo, pero también por los formatos que está creando. Mac, recientemente emprendió un viaje a pie desde México a Canadá, una hermosa odisea impregnada de cambios de paisaje, de transformaciones radicales de cultura, y de un entrañable recorrido simbólico (como el de la monarca) por la parte norte del continente.

Lo mejor de su trabajo, es que grabó cada día un segundo, y luego ensambló las imágenes haciendo una pieza que muestra la hermosura de las distintas zonas del norte del continente; México, indudablemente, una de las más privilegiadas.

Conoce más de su trabajo en su blog: Halfway Anywhere.

Más allá de Grecia, arqueólogos descubren que en Mesoamérica hubo una especie de democracia

Sin que fuera exactamente a la actual, o a la griega, en Tlaxcala se desarrolló un sistema de gobierno que contó con una especie de senado, entre otras cualidades.

En la cultura general, al gobierno y forma de organización política en Mesoamérica los asociamos con la monarquía. Reyes que fueron parte de un linaje, y que siempre estuvieron ligados al consenso divino.

Pero el trabajo de un grupo de arqueólogos desde hace décadas está generando resultados sorprendentes en torno a una cultura en específico donde se desarrolló una forma de gobierno, que, de hecho, se parece mucho más a la de una democracia que a la monarquía.

El  sistema monárquico genera una división de clases muy marcada, donde es muy poco probable ascender de nivel socioeconómico. De esta manera, las divisiones del trabajo están simplemente relacionadas con el nicho social donde se nace. Una sociedad más igualitaria, sin embargo, requiere de mayor movilidad social. Es decir, cuando se cuenta con méritos propios es posible ascender, o bien, situarse en otro sector socieconómico diferente al que se ha nacido.

En el México prehispánico existió una sociedad que compartía las decisiones con una especie de senado, donde hasta 50 personas tomaban las decisiones de Estado, pero además, los mejores guerreros (aunque nacieran como parte del pueblo en general) podían acceder a este nicho de toma de decisiones. De esta manera, el poder era repartido y no lo ejercía llanamente en una persona.

Hablamos de los Tlaxcaltecas, los mismos que se unieron a los españoles para derrotar a Tenochtitlán. Podría decirse que este grupo fue el único capaz de librarse de la conquista mexica en sus alrededores, y por ello los tenían medianamente sometidos por medio de la famosa Guerra Florida. Este señorío fundó hasta 21 pequeñas ciudades-estado, a su altépetl más importante (una especie de grupo cultural asentado), se le conocía como Tlaxcallan.

¿Democracia temprana en Tlaxcallan?

Arqueólogos como Richard Blanton de la Universidad de Purdue, Indiana, o Lane Fargher, del instituto Cinvestav en Mérida, afirman que la tlaxcalteca fue una de las sociedades al rededor del mundo cuya organización fue más comunitaria, y cuyo poder estuvo más distribuido.

Los arqueólogos no le llaman en sí una democracia, pero afirman que se le parecía en cuanto a la distribución del poder.

Estas son algunas de las diferencias de la forma de gobierno de Tlaxcallan que lo sitúan como un gobierno más comunitario, más democrático:

  • Tenían grandes plazas, haciendo énfasis con ello más en el espacio público que en los palacios y edificios ligados al poder.
  • Las decisiones eran tomadas por una especie de consejo (tipo senado) integrado por unas 100 personas, el líder máximo debía generar una especie de consenso, o incluso acatar decisiones de otros.
  • En la cultura tlaxcalteca cualquier hombre podía llegar a convertirse en el líder.
  • Mientras en la mayoría de las ciudades mesoamericanas, la plaza estaba situada en el centro, y rodeada de palacios, para los tlaxcaltecas cada barrio tenía su propia plaza. Incluso, los grandes templos o palacios estaban distribuidos en los barrios, no únicamente al centro de la ciudad.
  • También, mientras en las sociedad maya, por ejemplo, a simple vista eran reconocibles las distintas clases sociales, en Tlaxcallan las personas comunes también tenían pertenencias similares a las de los gobernantes, incluyendo su ornamento y joyas. Es decir, uno no podía decir la clase social de alguien por la pura apariencia, algo que salta, incluso hoy, cuando por la gran desigualdad las democracias modernas no consiguen lo anterior.

 

*Fuente:

Wade, Lizie (2017), Science.

 

*Imagen: Xochitecatl-Tlaxcala

Usan luciérnagas para salvar el bosque campesinos mexicanos (FOTOS)

Los habitantes de Nanacamilpa, Tlaxcala, repararon en que el espectáculo de luciérnagas podría proveerles de ingresos sin talar el bosque.

No es casualidad que las luciérnagas hayan sido seres primordiales en la mitología prehispánica. Estas habitan miles de zonas en México (por lo que eran muy comunes), sobre todo las altas y húmedas y estuvieron asociadas a la creación del fuego como resultado de un relámpago, y con su intermitencia distraían al viento quien no volvió a apagar el fuego.

Un sitio en especial ha ganado fama sobre todo en los últimos años por la enorme cantidad de luciérnagas que lo pueblan durante los meses de lluvia: los municipios de Nanacamilpa y Españita del estado de Tlaxcala, donde millones de luciérnagas iluminan las noche de bosque.

Específicamente en el lugar conocido como Parque Piedra Canteada ha sucedido un fenómeno tan inusual como afortunado con la comunidad. Desde inicios de los años 90 el campo dejó de ser redituable, entonces los habitantes comenzaron a talar el bosque para negociar con la madera. El líder de la comunidad Genaro Rueda Lopez encontró que quizá podrían hacer negocio manteniendo su bosque conservado atrayendo ecoturismo.

Hasta el 2011, la comunidad cayó en cuenta que las millones de luciérnagas podían atraer turismo por medio del orgánico espectáculo durante los meses de julio y agosto. Cinco años después de que implementaron esta idea los boletos de entrada y sitios de acampar se habían agotado meses antes de la temporada.

La cooperativa actual que maneja el bosque está formada por 42 familias y aunque en el lugar aún se talan ciertos árboles, se hace de manera planeada y a partir de cuidado sustentable. La idea de promover el turismo de la luciérnaga se ha esparcido a sitios circundantes como Granja Interactiva Salma.

“Estamos intentando tratar el área circundante de insecticidas, pues lógicamente podrían afectar a las luciérnagas.” Dijo para AP Hugo Brindis, guía certificado de Granja Salma.

Para mantener la salud del bosque estarán recibiendo un tope de 250 personas cada fin de semana, con la finalidad de mantener la salud del sitio.

Con el tiempo las luciérnagas se han convertido en el principal ingreso de los habitantes de la zona. Estos oníricos seres han sido desde su enorme belleza el hermoso motivo por el que este bosque ha podido conservarse.

 

 *Imágenes: AP