Los mega alebrijes iluminados del Museo de Arte Popular (FOTOS)

Son enormes y sus peculiaridades fantásticas brillan con especial énfasis en cada color elegido minuciosamente.

Una de las maravillas de las artesanías es que siempre pueden reinterpretarse o inventarse; el arte popular está siempre en mutación y como muestra está el hecho de que los alebrijes fueron creados recientemente, en comparación con muchas otras artesanías, por el experto en cartonería Pedro Linares López, en 1936.

Como sabemos Linares había soñado con estos alucinantes seres que lo perseguían, y gritaban al conjunto ¡Alebrijes! A partir de su sueño (como en un cuento) en el país entero fue desdoblándose la práctica de hacer alebrijes, en particular en el pueblo oaxaqueño de San Martín Tilcajete.

Esta práctica ha tomado diversas aristas y una de ellas es los mega alebrijes que adornan espacios públicos de ciudades; una de estas vertientes que más encanta al público son los alebrijes iluminados.

En el Museo de Arte Popular, ubicado en Coyoacán en la ciudad de México, cada año son expuestos en fechas salteadas de todo el año enormes alebrijes iluminados en el patio del recinto. Estos han sido visitadas por mas de 15 millones de personas, cada noche llega a tener un promedio de mil visitantes; cientos de personas hacen filas que se desdoblan en las calles aledañas del edificio.

Las siguientes fechas de exhibición a las 22 hrs. serán en el presente año:

27 abril , 18 mayo, 25 mayo, 29 junio, 27 julio, 31 agosto, 28 de septiembre, 26 de octubre, 30 de noviembre y 14 de diciembre.

Encuentra mayor información acá.

 

Los nahuales-alebrijes que sorprenden del oaxaqueño Angélico Jiménez

De una familia de posicionados artesanos, Jiménez aún reinventa estos seres mágicos que, literalmente, nacieron de un sueño.

Su padre fue uno de los artesanos más sobresalientes que ha tenido México, Manuel Jiménez Ramírez, y es considerado el artista que llevó la tradición de los alebrijes a Oaxaca. Ahora, Angélico Jiménez, para fortuna nuestra, ha seguido con esta técnica una que, en su estilo, su padre solo compartió a su familia.

La fama de su familia para el arte de los alebrijes comenzó cuando la propia familia Linares en la ciudad de México (inventores de los alebrijes) propulsó sus creaciones, que por primera vez eran hechas con madera en lugar de cartonería, como estaban acostumbrados los Linares, y además tenían cabellos elaborados y barbas hechos a base de ixtle .

Arrazola, el pueblo de Oaxaca donde ha vivido la familia Jiménez desde que guardan memoria, fue haciéndose cada vez más turístico gracias a Manuel Jiménez y ahora a Angélico y a su hermano Isaías. Aunque los vecinos han buscado replicar su técnica pareciera más bien tratarse de un asunto de imaginación prodigiosa imposible de plagiar.

Hoy las piezas de Angélico Jiménez son también muy reconocidas, ha ganado premios como el de Arte Popular Benito Juárez; formado parte de parte de la colección Grandes Maestros del Arte Popular de Fomento Cultural Banamex, A.C.,o alcanzado un reconicimiento del Museo de Arte Popular como Maestro Artesano, entre otros…

 

Los increíbles papalotes que ganaron el concurso del Museo de Arte Popular (FOTOS)

Sus formas son inesperadas e incluso casi improbables.

La palabra papalote viene del náhuatl papalotl que significa mariposa. Su origen es chino pero en México han formado parte de la cultura popular sobre todo desde el siglo pasado. Algunos artesanos hoy continúan abocados a la tarea de hacer papalotes de formas improbables y altamente ingeniosas por su capacidad de volar como las geometrías impensadas que son.

Desde hace nueve años el Museo de Arte Popular ha organizado concursos a nivel nacional para incentivar la realización artesanal y meticulosa de papalotes. Los resultados son siempre espectaculares y este año los papalotes ganadores son, como era de esperarse, sorprendentes. Muchos de ellos son como alusiones al arte huichol o a inspiraciones prehispánicas….

papalotes ganadores museo de arte popular

Primer Lugar del 9° Concurso de Papalotes del MAP
“Los cubos” No. 4.  Luis Manuel Corona Justo. Huejotzingo, Puebla

 papalotes ganadores museo de arte popular

 Segundo Lugar del 9° Concurso de Papalotes del MAP 
”Rehilete” No. 5. Autor: Colectivo Códigos Gráficos. Huejotzingo, Puebla.

papalotes ganadores museo de arte popular

Tercer Lugar
“Pez” No. 2. Adrián Daniel Velázquez Soto. Ciudad de México.

 

Menciones Honoríficas

papalotes ganadores museo de arte popular

“Papalochol” Colectivo Adictos a las Manualidades. Delegación Cuauhtémoc.

papalotes ganadores museo de arte popular

“Guerrero Águila, mensajero de la muerte” Colectivo más haya del cielo, Tlaxcala-Panotla.

“Geometría sagrada arte huichol” Autores: Saúl Calderón Xacalco, Milpa Alta.

papalotes ganadores museo de arte popular

“Estrellas en el viento” Gilberto Vázquez Cortes, Tultepec, Edo. México

papalotes ganadores museo de arte popular

Así nacieron los alucinantes alebrijes

Linares López intentó recuperar del mundo del inconsciente a esos seres extravagantes y convertirlos así en los famosos y enigmáticos alebrijes.

De alucinaciones a artesanías típicas de Oaxaca, los alebrijes han forjado la cultura de este estado a lo largo de los años. Estas figuras de colores vibrantes y alegres son seres imaginarios que trascendieron la línea de lo abstracto y se conformaron con una presencia en la tercera dimensión.

Cuenta la leyenda que en 1936, Pedro Linares López, experto en cartonería, enfermó y cayó en un profundo sueño. En él, vio las criaturas más extrañas que cambiarían su destino como artesano en la Merced, ciudad de México:

Si bien él sentía que todo estaba en calma, sin dolor ni incomodidad, en un mundo de árboles, nubes, rocas y animales, se encontraba en un espacio con animales de una naturaleza extraña: burros con alas, gallos con cuernos de toro, leones con cabezas de perros. Cada uno de ellos comenzaban a susurrar, hablar, gritar, vociferar: “‘¡Alebrijes!”. Y mientras recorría un sendero de piedras, vio a lo lejos a un hombre que caminaba tranquilamente, así que le pidió que le ayudara a salir de aquel lugar. Sin embargo, el hombre no pudo ayudarlo, provocando que Pedro corriera hasta quedar frente a una ventana estrecha por la que apenas pudo escabullirse. En ese momento, despertó.

alebrije San Martín de Tilcajete

Al despertar, Linares López intentó recuperar del mundo del inconsciente a esos seres extravagantes. Sencillamente quería que familiares y amigos conocieran a esos animales fantásticos de un mundo que inclusive él desconocía. Por lo que usando sus habilidades como cartonero, Linares tomó un pedazo de papel, moldeó esas figuras oníricas y las bautizó como “alebrijes”. Desde ese entonces y durante casi 60 años, Linares trabajó para crear nuevos diseños y así dejar una herencia cultural que se reconoce internacionalmente.

Actualmente los alebrijes no sólo son considerados artesanías, también inigualables obras de arte.  Por lo que han comenzado a producirse con mayor precisión, principalmente en San Martín Tilcajete, Oaxaca.

En este sitio, la elaboración de los alebrijes es una tradición familiar. Inclusive, cada miembro de una familia regular posee el conocimiento de tanto de la preparación de la madera como los pasos de la producción artística. Desde su nacimiento, los habitantes de este pueblo oaxaqueño crecen ligados a la elaboración de figuras oníricas como parte de su estilo de vida: entre troncos de copal, herramientas de esculturas, pinturas, exhibiciones y comercializaciones. Por ello San Martín de Tilcajete es un lugar que impulsa la creatividad visionaria de artistas, comerciantes y habitantes.

Si bien antes se producían sólo animales oníricos, actualmente hay una nueva ola de alebrijes que incluyen dragones, monstruos, marcianos, etcétera. Se trata de una nueva iniciativa artesanal que se encuentra renovándose constantemente… Después de todo, es el lenguaje del inconsciente que intenta trascender en el aquí y ahora.     

1)Wikipedia; 2) Focoltura