Delicioso catálogo de dulces tradicionales mexicanos

Con el paso del tiempo, y años de la colonia española, comenzaron a surgir varios dulces tradicionales mexicanos –y que hasta la fecha siguen intactos.

Extensa es la gastronomía mexicana entre sus sabores, variedades de ingredientes e inclusive excentricidades. Se trata del resultado de la convivencia entre indígenas, españoles, mestizos y criollos a lo largo de la historia del país; principalmente de la mezcla de productos autóctonos y foráneos que se han acoplado al clima de las diferentes regiones del país. Como si el tiempo hubiera permitido que la cultura y la dieta tan peculiar de la mexicanidad tuvieran un efecto hipnotizante a través de las sensaciones; en especial de los platillos como los dulces mexicanos.

De acuerdo con Susana Ambrocio López, estudiante de gastronomía, los primeros dulces del territorio eran “creados con pulpa de fruta, cereales y miel, que servían a los viajantes y mercaderes para soportar los largos trayectos y proveerse de energía rápidamente.” Por ejemplo, el tzoalli o saule –actualmente el dulce de alegría–, el cual solía cocerse en miel de maguey, espesa, dulce y oscura, y después con piloncillo, caña de la planta de maíz o miel de hormiga mielera o de la abeja pipiola.

Con el paso del tiempo, y años de la colonia española, comenzaron a surgir varios dulces tradicionales mexicanos –y que hasta la fecha siguen intactos– con base en frutas; como el ate de guayaba, tejocote  y más. La mayoría de estos dulces se elaboraron con frutas oriundas del país, provocando la mezcla de costumbres culinarias europeas e indígenas en zonas como Puebla, Michoacán y Querétaro. Quizá por esta razón no nos sorprende que estos estados contienen una tradición dulcera latente como parte de su herencia colonial.

A continuación te presentamos un catálogo de los dulces tradicionales más famosos en el país:

– Obleas de pepitas. Oriundas de Colima y Zacatecas, se preparan con harina de trigo, azúcar y pepitas.

obleas

– Cacahuates garapiñados. Nacieron en Morelos y se hacen quitándoles la cáscara y cubriéndolos con caramelo; hay ocasiones en que se les agrega ajonjolí para darles un toque especial.

cacahuates garapinados (1)

– Cocada. A veces con un toque de sabor naranja, este dulce es un coco rayado honrado para darle una textura crujiente. Hay ocasiones en que se les da el nombre de “veladora”, y nació en los estados costeros del país. 

cocadas

– Dulce de mostachón. Se dice que fue creado por un ganadero del norte apodado “Mostachón” con el fin de conquistar a la mujer que amaba. Lo emblemático del dulce es su sabor entre dulce de leche y nuez.

dulce de mostachon

– Macarrones de leche. Es un dulce que nació en Puebla, el cual está compuesto de leche, huevo, azúcar y cajeta.

macarron de leche

– Alegrías. Es el amaranto en cuadritos pegados con miel o piloncillo. Este dulce prehispánico era usado como elemento ceremonial de mayor relevancia.

alegrias de amaranto

– Palanquetas de cacahuate. Este dulce se mezcla con piloncillo para darle consistencia y forma. Se dice que Pancho Villa siempre viajaba con palanquetas para el camino.

palanqueta

– Ate. Nace en el estado de Michoacán, realizándose con una gran variedad de frutas y formas. Su origen se les atribuye a los frailes franciscanos desde tiempos de la Colonia. 

dulce de membrillo o ate

– Glorias. Elaboradas con base de leche quemada, este dulce surge en la ciudad de Linares –Nuevo León–. Se desconoce, sin embargo, de dónde surgió su nombre; aunque se intuye que los primeros que llegaron a probar este dulce, “se sentían en la gloria”.

glorias

– Alfajor de coco

alfajor de coco

– Dulces cristalizados. Se trata de una serie de frutas sumergidas en azúcar o piloncillo hirviendo hasta que queden como “joyas”. Entre las frutas más usadas para este fin está la piña, nopal, chile manzano, chayote, manzana, kiwi, entre otras.

dulce cristalizado

Limón relleno de coco. Este dulce se prepara con un coco rayado cocido a fuego lento con leche y azúcar, y las cáscaras de limón hervidas con azúcar hasta formar un dulce cristalizado. Una vez preparados los ingredientes, se introducen pequeñas dosis de coco en las cáscaras de limón.

limon relleno de coco

Camote. El camote poblano surge de un convento de monjas dedicadas a la enseñanza infantil. Se dice que un día, uno de estos niños hizo la broma a una de las monjas en la cocina. Para hacerlo, cogió un camote y lo colocó en la olla al fuego, lo revolvió con azúcar y lo batió para que se formara una masa difícil de quitar a la hora de lavar. Al poco rato, llegó la monja, probó la mezcla y decidió envolverlo para comenzar a venderlos.

camotes

– Jamoncillo. Surge en el estado de Nuevo León, Coahuila, Durango, Chihuahua, Sinaloa, Jalisco y Estado de México. Está hecho con leche y azúcar; incluso, en ocasiones, puede tener nuez picada o semillas de calabaza.

jamoncillo

– Dulce de tamarindo o tarugos. El tamarindo fue traído por los españoles, cultivándose rápidamente por zonas tropicales de México; especialmente en Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas e inclusive Yucatán.

dulces tarugo

– Palomitas acarameladas.

Borrachitos. Son dulces de harina espolvoreados de azúcar, con un relleno cremoso y un toque de licor. Sus sabores varían entre fresa, piña y limón.

borrachitos

– Muéganos. Los muéganos, oriundos de Huamantla y Tlaxcala, se hacen con una masa de harina de trigo frita cubierta con un caramelo hecho con base en piloncillo y azúcar.

mueganos

– Cajeta de Celaya. Tiene su origen en Guanajuato, creado con leche de cabra y algunos endulzantes como vainilla y vino.

cajeta de celaya

– Pan dulce mexicano. Este tipo de dulces mexicano fue influenciada por los panecillos crujientes, baguettes y bollería de los franceses y españoles. De ahí, los pueblos indígenas comenzaron a crear diferentes tipos de dulces de pan, hasta crear una vasta diversidad a lo largo del país. Estos son algunos ejemplos:

pan dulce 

Almohadas

Antaño

Barquillos

Barras para rebanadas

Besos

Bicicletas

Bigotes

Birotes

Bisquets

Bocados

Bolillos

Budín

Burritas

Calabazas

Calvos

Canastas

Caracoles

Chafaldrana

Chicharrones

Chilindrinas

Chirimoyas

Chirindolfo

Cocoles

Colchones

Conchas

Congal

Cuernos de mantequilla

Cuernos de vapor

Churros

Donas

Elotes

El Doroteo

Galletas de coco

Gendarmes

Guarapo

Gusanos

Gusarapo

Hojaldras

Ladrillos

Manitas

Mexicanos

Moños de danés

Mundos

Neblinas

Novias

Orejas

Pachucos

Pan catarino

Pan de caja

Pan de elote

Pan de feria

Pan de muerto

Pan de pueblo

Pan de pulque

Pan de royal

Pan de trenzas de sal

Pan de yema

Pan decorado con letras

Pan en forma de corazón

Pan en forma de tornillo

Pan integral con salvado

Pan mestizo

Pan redondo bordado

Pan redondo o moreliano

Pan típico de nuez

Panquecitos

Piedras

Rebanadas

Rehiletes

Rieles

Rosca de reyes

Roscas de canela

Cemitas

Soles

Tanas

Teleras

Trenzas

Yolandas

Yoyos

– Chongos zamoranos. Nacen de una receta michoacana de leche cuajada, en uno de los conventos en el rancho de Zamora de Hidalgo. Para preparar los chongos zamoranos, es necesario agregar pastillas de cuajado especial, azúcar, canela y otras especias para que la mezcla resulte en glomérulos suaves de leche en almíbar.

chongos zamoranos (1) 

Calaveras de azúcar, amaranto o chocolate. Estas calaveritas, típicas en los altares de Día de Muertos, nacieron en sus raíces prehispánicos asociándolos con el culto a las deidades como Mictecacíhuatl –“dama de la muerte”–. A la llegada de los españoles, estos cultos prehispánicos se realizaban de alfeñique –una especie de caramelo con base en azúcar de caña–. Actualmente, las calaveras de azúcar se elaboran también con amaranto o chocolate, complementándose con cacahuate, pepitas o pasta de almendras.

calaveras de dulce

*Imágenes: 1) marcobeteta.com, 2), 4), 10) y 12) Casa Mejicu; 3) Nutresse; 5) Todos somos uno; 6) Saint Seya Foro; 7) Youtube; 8) Receta Cocinas Faciles; 9) Wikipedia; 11) y 21) Youtube; 13) y 20) Pinterest; 14) CarlosPRESS; 15) Dulces Tita; 16) Emaze; 17) Pistache y Turrón; 18) Los sabores de México; 19) Kiwilimón; 23) Flickriver

Maria Jose Castañeda
Autor: Maria Jose Castañeda
Psicóloga, educadora sexual, bailarina, lectora, persona. Ha colaborado en Algarabía, Pijama Surf, Petite Mort, entre otros.

Consejos para rifarte en la vida de Daniela Soto-Innes, la mejor chef del mundo

Daniela Soto-Innes ha conquistado al mundo con su ingeniosa cocina mexicana, pero detrás de sus sabores hay una forma de vida que deberíamos aprenderle.

El orgullo mexicano se desbordó inmensamente cuando Daniela Soto-Innes fue nombrada la mejor chef del mundo (femenil) por World’s 50 Best, prestigiosa lista que se construye con base en la opinión de grandes expertos gastronómicos, chefs y críticos de comida alrededor del mundo.

Y no es para menos: en muchos sentidos es un triunfo para todos que esta chica mexico-americana esté conquistando al mundo con su ingeniosa cocina y complejas reinvenciones de nuestra gastronomía nacional. Pero, detrás de sus sabores, hay una forma de vida que deberíamos aprenderle. Te compartimos algunas preciosas lecciones que, incidentalmente, nos dejó esta increíble chef.

1: Ser joven no es un obstáculo; todo lo contrario

daniela-soto-innes-mejor-chef-mundo-mexicana-mujer-cosme-olvera
Fotografía: Karen Rosetzky

Daniela Soto-Innes tiene 28 años y ya es reconocida como la mejor chef mujer del mundo, probando que, aunque ser joven sí puede ser sinónimo de inexperiencia, no tiene por qué ser un obstáculo. Daniela, de hecho, abrió junto a Enrique Olvera el restaurante Cosme cuando solo tenía 24 años. Su energía es de absoluta determinación y eso es lo que ser joven debería significar.

“He aprendido a no hacer del trabajo mi vida y a disfrutar realmente el hecho de ser tan joven y a abrazar eso” dijo Daniela a Laura Price.

2: Honra las narraciones detrás de tu identidad

daniela-soto-innes-mejor-chef-mundo-mexicana-mujer-cosme-olvera
Fotografía: Karen Rosetzky

La identidad es flexible y también es fragmentaria. Eso quiere decir que siempre se está reformulando y, de alguna manera también expandiendo. Por otro lado, hay narraciones más o menos claras que permiten construirla. Sin duda la gastronomía es una que, por cierto, en México es especialmente representativa.

Es urgente que aprendamos a aprovechar esa fuerza que viene de las narraciones que nos forman, así como Daniela Soto-Innes, que todos los días le escribe un poema a la cultura mexicana con su trabajo, aunque desde los 12 años vive en Estados Unidos y, por supuesto, ha hecho de nuestro vecino del norte su casa.

3: Rompe los estereotipos, especialmente los malos

daniela-soto-innes-mejor-chef-mundo-mexicana-mujer-cosme-olvera
Fotografía: Karen Rosetzky

No solo de género, no solo los de nacionalidad: rompe todos los estereotipos posibles, especialmente si están cerrando posibilidades creativas. Daniela, por ejemplo, es conocida por no ser la clásica “chef” que mantiene la cocina en un ambiente silencioso o tenso y tampoco trabaja con “los mejores”, sino con los que más se rifan.

En su cocina se baila, se canta, se escucha música todo el día; la gente ríe, la pasan bien, disfrutan su trabajo, se tratan bien unos a otros, rompiendo el cliché de que ir a trabajar es horrible y que los jefes son malvados. Además, las personas que emplea no necesariamente están formadas en la clásica escuela, pero aman la cocina y aprenden todo lo que pueden de los demás.

daniela-soto-innes-mejor-chef-mundo-mexicana-mujer-cosme-olvera
Fotografía: Karen Rosetzky

“Tienes que tratar a cada persona como un individuo, no como una máquina,” dijo para el blog de World’s 50 Best, “Es importante que las personas con diferentes personalidades sigan el mismo camino para que funcione un restaurante, pero eso no significa que tenga que cambiar la forma en que piensan en general… Abrazamos a cada persona como suya, pero también abrazamos a Cosme como una cosa que reúne mucha gente diferente”

4: Busca ser feliz, haciendo felices a los otros

daniela-soto-innes-mejor-chef-mundo-mexicana-mujer-cosme-olvera
Imagen: Eater

“Tienes que estar feliz mientras haces mole o tamales, si no, no saldrán bien.”

Es una creencia popular que no hay que cocinar enojado y, en realidad significa algo muy profundo. Cocinar es un acto de cariño y para Daniela eso se extiende a cada detalle. Desde tratar increíble a su equipo y procurar su bienestar, hasta disfrutar enormemente el acto de cocinar.

daniela-soto-innes-mejor-chef-mundo-mexicana-mujer-cosme-olvera
Imagen: Food and Wine en español

Como explica a Laura Price para el blog de World’s 50 Best, todas las mañanas en Cosme comienzan con una sesión ligera de estiramientos y hasta ejercicios como sentadillas para “entrar en calor”. Sin duda eso cambia la perspectiva completa del día de trabajo. Ser feliz, como ella lo está siendo, implica cuidar también de los otros y hacerlo en serio.

“Cuando estás cocinando en un restaurante que tiene un gran volumen pero que también te pide mucho, a veces es muy estresante. Pero lo que lo hace funcionar es a las personas que vienen con una sonrisa después de trabajar de 10 a 12 horas al día, sin parar. Verlos bailar y cantar desde lo más alto de sus pulmones, estoy más orgullosa de haber hecho que la vida de alguien sea tan feliz mientras hacen su trabajo…”

También en Más de México: Conoce a Cristina Martínez, la increíble chef migrante que ha conquistando E.U. con su barbacoa

*Fuente: todas las citas fueron tomadas de “Cosme’s Daniela Soto-Innes on corn husk meringues, immigrant culture and dancing in the kitchen” por Laura Price para el blog de World’s 50 best.

 

Te puede interesar: Manual del buen mexicano

2 deliciosos platillos mexicanos entre los 10 favoritos del mundo (según Taste Atlas)

Según esta detallada lista de las más grandes delicias del planeta, estas son las dos comidas mexicanas más increíbles.

La comida mexicana es un auténtico tesoro, y no solo para los mexicanos. Además de que cualquier persona (sin importar su origen) podría encontrar en ella la calidez y los sabores reconfortantes que la caracterizan; nuestra gastronomía nos enseña constantemente una lección vital: remezclar tradiciones no sólo está permitido, sino que es urgente (y delicioso).

Y es que eso que llamamos cocina tradicional mexicana es un ingeniosa fusión de temporalidades y culturas muy diversas: desde la herencia prehispánica; pasando por las técnicas e ingredientes europeos, y hasta la fusión más contemporánea, que celebra nuestro vínculo con toda clase de naciones. En ese sentido siempre está cambiando, se reinventa y vuelve a escribir sus reglas.

Por otro lado, según el TasteAtlas —una “enciclopedia de los sabores” que detalla más de 10,000 platillos e ingredientes de todo el mundo y celebra las gastronomías locales y las recetas típicas— hay dos platillos mexicanos entre los 7 mejor calificados del mundo. Ambos son preparaciones populares, que conjugan perfectamente sabores de casa y, aunque los pruebes lejos de aquí, te harán sentir abrazado por esta tierra.

Te los presentamos:

Enchiladas, en el número 6

mejores-platillos-comidas-mexicanas-recetas-tasteatlas

Como prácticamente todas nuestras recetas, de esta delicia casi hay una versión por cabeza. Con que tengan tortillas, salsa y relleno, ya se podrían llamar enchiladas. Las clásicas son las de salsa roja o verde con pollo o queso, pero también nos encantan las potosinas (más pequeñas y con una salsa muy particular), las suizas (bañadas en una salsa cremosa aromática) y los papadzules (rellenas de huevo cocido y bañadas en una especie de pipián verde).

Chile relleno, en el número 7

mejores-platillos-comidas-mexicanas-recetas-tasteatlas

Un plato que grita remezcla y con todo. El chile relleno es la evidencia de que México es la suma de múltiples culturas. El chile (que puede ser poblano o pasilla) va relleno de carne, queso, frijoles o hasta mariscos. En algunos casos se come capedo y siempre bañado en una salsa que puede ser el típico caldillo de jitomate o la exuberante nogada. Se piensa que esta joya se inventó en Puebla, durante la conquista.

Revisa la lista completa aquí y considera que se está actualizando constantemente.

También en Más de México: ¿Qué sí es la comida mexicana? la enorme confusión que nos está volviendo locos…

 

Te podría interesar: Gastronomía mexicana remixeada.

Pinole: el superalimento mexicano que siempre ha estado de moda

Entre los secretos de los corredores rarámuris, tal vez el mejor es esta delicia hecha con maíz azul.

El pinole es uno de esos alimentos increíbles, que momentáneamente fue olvidado. Tal vez por estar asociado a otro tiempo o simplemente por no tener idea de sus beneficios. Por otro lado, el dulce polvo hecho con maíz azul tostado, canela y piloncillo está viviendo un curioso y afortunado renacimiento (muy al estilo millennial).

Aunque el pinole nunca ha pasado de moda

superalimentos-mexicanos-alimentos-tradicionales-pinole-maiz

El fino polvo de maíz es, originalmente, una receta prehispánica. Su nombre viene del náhuatl “pinolli”, pero, a pesar de su antigüedad, en realidad nunca dejó de ser consumido por distintas comunidades a lo largo del país.

En Baja California lo toman diluido en agua o lo usan como harina para preparar galletas. En Colima lo encuentras en los mercados como un dulce típico y se acostumbra mezclarlo con anís. En el Estado de México les encanta con cáscaras de naranja y chocolate. En Yucatán, las comunidades mayas lo mezclan con cacao, pimienta gorda y achiote. Y así, el pinole tiene presencia en casi todo el país.

superalimentos-mexicanos-alimentos-tradicionales-pinole-maiz

Pero, tal vez, la forma más especial de consumirlo es la de los rarámuris en Chihuahua que con pinole preparan dos bebidas (el esquiate y el watónali), ambas utilizadas como fuente de energía durante sus enormes jornadas como corredores.

También en Más de México: Los rarámuri y el sentido divino de correr

El pinole es un auténtico superalimento mexicano

superalimentos-mexicanos-alimentos-tradicionales-pinole-maiz
Bolitas de proteína hechas con pinole, receta de “Pinole Blue”.

Y los rarámuris lo saben desde hace mucho tiempo, aunque la noción de superalimento es relativamente reciente. Posiblemente surgió como respuesta a la crisis de nutrición que enfrentamos actualmente, donde en el mismo mundo cohabitan grandes índices de desnutrición y de obesidad. Ambas ligadas, por un lado, a la falta de seguridad alimentaria en algunos países y, por otro, a la enorme disponibilidad de comida chatarra.

Los superalimentos son, en muchos sentidos, contrarios a esta “comida basura”. Son ingredientes bajos en calorías y llenos de nutrientes. El pinole, por estar hecho de maíz (y no cualquiera, sino azul) es un superalimento versátil y lleno de fibra, antioxidantes y minerales como calcio, fósforo, hierro, magnesio, potasio, sodio y zinc.

superalimentos-mexicanos-alimentos-tradicionales-pinole-maiz
Ella es Lorena Ramírez, corredora rarámuri.

Combinado con otros superalimentos o simplemente preparado como bebida o postre puede potenciar enormemente tu salud cotidiana. Véase el efecto increíble que tiene en corredores como Lorena Ramírez. La joven rarámuri ha triunfado en carreras increíbles y fue la primera mujer mexicana en el ultramaratón de Europa.

También en Más de México: Con chile del que pica y del que cura: los increíbles beneficios de comer habanero

El pinole y los que saben cómo consumirlo están trascendiendo fronteras

superalimentos-mexicanos-alimentos-tradicionales-pinole-maiz

Sin duda uno de los responsables de que el pinole esté viviendo una nueva ola de popularidad es Eddie Sandoval, un joven mexico-americano que inauguró la empresa “Pinole Blue”.

Su proyecto combina una serie de cosas dignas de celebrar. Primero, el amor por el pinole, ingrediente tradicional que conoció gracias a sus papás, mexicanos originarios de Chihuahua. Segundo, las ganas de integrarse a una industria alimenticia con conciencia, que quiere devolver a la mesa alimentos nutritivos, naturales, con historia y mucho valor cultural.

superalimentos-mexicanos-alimentos-tradicionales-pinole-maiz

Por último, su intención es retribuir de alguna manera a la comunidad que le enseñó a sus padres y abuelos los inmensos beneficios de esta delicia. Por eso, un porcentaje de las ventas de los productos hechos por “Pinole Blue” (que además de pinole, incluyen proteínas para deportistas hechas con maíz y galletas hechas con el dulce tradicional) se destinan a ayudar de distintas maneras a la comunidad rarámuri en Chihuahua.

Pero, por si fuera poco, el maíz azul que utiliza “Pinole Blue” es orgánico y de semilla nativa y, además, la marca está patrocinando, por supuesto, a la corredora Lorena Ramírez. Así, aunque sea increíble, solo en este ingrediente se conjugan toda clase de cosas y tal vez, la mejor manera de mejorar ese contexto es comiendo pinole.  

*Fuentes:

*“Meet the Kansas-Based Pinole Company That Sponsors Tarahumara Runner Lorena Ramírez”, Yara Simón para REMEZCLA.

*“Pinole” en Larousse, Diccionario Enciclopédico de Gastronomía Mexicana

*Imágenes: “Pinole Blue”