Así se dice maíz en algunas lenguas indígenas de México

La gramínea que formó la identidad de sociedades enteras en mesoamérica en las acepciones otorgadas por lenguas indígenas de México que aún existen.

La gramínea más consumida en el mundo, superando incluso al trigo y al arroz, es el cereal que dio identidad a generaciones enteras: el maíz. Creado por los humanos en el centro de México, gracias a la domesticación del teocintle, podría decirse que ha sido la creación del alimento más ingeniosa que ha existido.

Gracias al maíz millones sobreviven, incluso hoy, a tiempos adversos ¿Sabías que una persona puede mantenerse nutrida con una alimentación a base de maíz y nopal? El agradecimiento de las culturas primigenias en México con la generosidad del maíz está hasta nuestros días presente.

Prácticamente todas las culturas mesomericanas cuentan con una acepción para el maíz, cómo no nombrar a uno de los ejes culturales e identitarios más milenarios. El arraigo, la comunidad misma, la debemos en gran parte al querido y generoso maíz.

 

Sunuko /Tarahumara (Chihuahua)

Os /Huave (Oaxaca)

Getta /Zapoteco (Oaxaca)

Golgoxac/ Chontal (Oaxaca)

Mojk /Zoque (Rayón Chiapas)

Cuxi’/ Totonaco (Jicotepec de Juárez Puebla)

‘inï /Triqui (Chicahuastla, Oaxaca)

Ixim/ Tseltal (Bachajon Chiapas)

Xob/ Zapoteco (Mitla Oaxaca)

Xoa’/ Zapoteco (Zoogocho, Oaxaca.)

Batchi/ Mayo /(Sonora)

Nnan/ Amuzgo (San Pedro Amuzgos Oax,)

CuΟi/ Chinanteco (San Pedro Tlaltepuzco Oaxaca)

Ixim/ Chontal (Chontal, Tabasco)

Ixim/ Tojolabal (Chiapas)

Ixim/ Tsotsil (Chiapas)

Ixim /Ch’ol (Tumbalá, Chiapas)

Úzih/ Chichimeco Jonaz (Misión de Chichimecas, Gto.)

Tlayóhjli’/ Nahuatl (Xalitla, Gro.)

Xuba’/ Zapoteco (del Itsmo)

Nahmé/ Mazateco (El Mirador, Oaxaca)

Kuxe’/ Totonaco (Olintla, Puebla)

Dethä/ Otomí (Ixmiquilpan, Hidalgo)

Tsiri/ P’urhepech (Michoacán)

Núni/ Mixteco (Pinotepa Nacional Oaxaca)

Mooc/ Mixe (Coatlán Oaxaca)

Moc/ Zoque (Fco. León, Oaxaca)

Ninu/ Cuicateco (Cuicatlán, Oaxaca)

Mojc/ Popoluca (Oluta, Puebla)

No: wa / Popoluca (San Juan Atzingo Pue.)

Moc/ Popoluca (Sierra de Veracruz)

Tlaoli/ Nahuatl (Norte de Puebla)

Hapxöl/ Seri (Sonora)

Ixi’im/ Maya (Yucateco)

Nskwa’/Chatino (zona Alta, Oax.)

Yujme/ Mazateco (Chiquihuitlán Oax.)

Duuk- húun/ Pima (Chihuahua bajo)

Ikú/Huichol (Nayarit)

Iŝi /Tlapaneca (Guerrero)

Nahme/ Ixcateco(Sta. Maria Ixcatlán, Oax)

Iziz/ Husteca (San Luis Potosí)

Thuhui/ Tlahuica (Estado de México)

Chjöö/ Mazahua (Estado de México)

Nluá/ Pam  (Santa Catarina, S. L. P)

‘ixim/ Lacandón(Chiapas)

Kux/kuxi  /Tepehua (Norte de Veracruz)

Yuuri/ Cora (Nayarit)

Ixim/ Kiché (Chiapas y Guatemala)

Ta’tjuwi/ Matlatzinca (Edo. de Méx.)

Ta yiit/ Kiliwa (Baja California)

Bachi/ Yaqui(Sonora)

Suunú /Guarijio (Chihuahua)

Nùà /Popoloca (Los Reyes Metzontla, Puebla)

Noa/ Popoloca (San Juan Atzingo, Puebla)

Nuwa’/ Popoloca (San Vicente Coyotepec, Puebla)

Jun /Tepehuano del Norte (Chihuahua)

Cuxi’ /Totonaco (Jicotepec de Juárez, Puebla)

Cux’I /Totonaco (Papantla, Veracruz)

 

*Fuente

Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, 2007. Consulta

 

*Imagen: Ilustración El Submundo de la Milpa de Ana Paula de la Torre Díaz.

Conoce el diccionario en línea de palabras “mexicanizadas”

A este diccionario, puedes agregarle las palabras que, a tu juicio, son imprescindibles para entender a un mexicano.

El lenguaje, sabemos, se crea cada día. Las formalidades de la lengua se encuentran mayormente en los libros, o en las reglas institucionales. La realidad, sin embargo, es mucho más nutrida y compleja respecto al lenguaje.

Y así como en las últimas décadas han nacido proyectos que se enriquecen del conocimiento colectivo (como Wikipedia), también han surgido otros más alternativos, como diccionarios (no formales) del uso del lenguaje por país.

En América Latina, hace uno años nació asihablamos.com. Un sitio abocado a la creación de contenido sobre el uso del español por región en todo hispanoamérica. El resultado es muy interesante, y cualquiera puede agregar palabras o términos de uso coloquial.

En el caso de México, el sitio engloba casi 2 mil palabras, con algunas populares, y tan sui géneris, como “yesca (marihuana”), “wachar (así, con w)”, “varo”, “vato”, “uta (y, uta madre)”, “peda”, “kiubo”, “eu”, “chutar; expresiones completas como “Ya valió madres”, etc.

La lista completa puedes verla , aquí. Si no te parece del todo, siempre puedes añadir una palabra (elige en el menú de arriba la sección que dice Añadir palabra).

Más allá de modismos, estas palabras coloquiales se han convertido en una especie de código colectivo mexicano. Prácticamente, cualquier extranjero que va a pasar una temporada en México debe aprender en algún momento este léxico. No se trata de un asunto menor, en realidad estos códigos son tan necesarios, que de lo contrario es muy posible que ninguna plática no formal, pueda seguirse estando con mexicanos.

 

[related-inline]

 
*Imagen: es.babbel.com

 

 

¿De dónde viene la palabra naco? historia y orígenes de este término

Aunque su significado actual se asocia más a la poca educación que al nivel socioeconómico o étnico, todo apunta a que su origen es despectivo, e ignorante.

En un país con tanta diversidad étnica como México, es especialmente importante cuidar los vocablos que usamos. Como sabemos, y mayormente por programas televisivos y cómicos de las últimas décadas, la palabra naco es común, y aunque en los últimos años su uso se ha empleado más para aludir a una persona con poca educación (modales), sin que ello tenga que ver con cuestión de dinero o clases sociales, lo cierto es que su origen, y uso, ha sido mayormente despectivo.

Sobre el origen de la palabra naco

En los diccionarios y fuentes bibliográficas, la primera vez que aparece fue en 1895, en el Diccionario de mejicanismos de Féliz Ramos i Duarte, que dice lo siguiente:

(En Tlaxcala), s.m. Indio vestido de cotón azul, calzoncillos blancos i guaraches. Naco, en otomí, cuñado.

Su origen, sin embargo, aunque coloquialmente comenzó a usarse en el siglo XIX, y muy asociado a la vida urbana capitalina, podría más bien ser otro de los nahuatilismos que tanto abundan en México (recordemos, que, aun hoy, se trata de la lengua originaria más hablada del país, con más de un millón de hablantes en todo el país), y su influencia es tal, que aludimos a palabras de origen nahua todos los días, y de hecho, el concurrente uso de los diminutivos en México, viene de esta lengua.

Según el Diccionario del náhuatl del español de México
, la palabra chinacate, que viene de xinácatl, significa «persona desarrapada o que muestra las carnes por lo raído de sus ropas”. Algunas versiones apuntan a que la palabra naco se desprendería de chinaco, y su vez, esta de chinacate.

De este modo, su nahuatlismo aplicado al español, tendría también una connotación despectiva, asociada a los escasos recursos económicos de una persona.

En 1959, vuelve a aparecer esta definición, esta vez en el Diccionario de Mejicanismos de Santamaría, que dice:

1.Del otomí naco “cuñado”. En Tlaxcala, indio de calzones blancos. 2. En Guerrero llaman así a los nativos indígenas nativos del estado, y por extensión, al torpe, ignorante, iletrado.

Como observamos, en esta definición, sobre todo en su segunda acepción, encontramos rotundamente el carácter despectivo que fue tomando esta palabra. Durante siglos, y por ignoracia pura, al indígena se le señaló como ignorante, cuando, ahora, en realidad se está probando que la cultura precolombina entendía mucho mejor el rol del hombre en el mundo que la actual (he ahí la catástrofe ambiental, por ejemplo).

Luego, Carlos Monsiváis, en Días de Guardar, argumentó que su uso proviene de la palabra totonaco, después, y coloquialmente empleada para marcar lo indio “ignorantemente, asociado a lo ignorante”. Según el investigador de cultura latinoamericana Paul Allatson, su uso popular es mayormente chilango, nació en la Ciudad de México como un fenómeno urbano, y de algún modo para denostar a la migración rural, luego se fue propagando, malamente, al resto de la República.

La palabra naco es recurrente en películas, literatura. Aunque, según una encuesta de la UNAM, en las últimos años se ha ido despojando de su significado despectivo, asociado a la supuesta ignorancia del indígena, para referir, simplemente, pocos modales, sin importar la clase social a la que pertenece.

Aún así, por su origen, y carga cultural que conlleva, quizá sea momento de dejar de usarla, como una manera de honrar a los pueblos originarios, a los que, curiosamente, el tiempo les ha dado la razón.

 

*Fuentes:

Bürki, Yvette, Prácticas Discursivas y Estereotipos: la figura del naco en la sociedad mexicana actual

Bautista Rojas, Carlos, (2015) El término “naco”, ¿Siempre ha sido Despectivo?. Algarabía

 

Imagen: es.laenchiclopedia.wikia.com

El uso común de los diminutivos en México viene del náhuatl, investigador

Diversas terminaciones y acomodos de sílabas en náhuatl hacen diminutivos, tan ampliamente usados en el español de México hasta nuestros días.

Entre las áreas de especialización del reconocido historiador, investigador, catedrático y académico mexicano, José Ignacio Dávila Garibi, están la historia y lenguas de los pueblos originarios de mesoamérica.

En la cultura popular existe la creencia de que el vasto uso de diminutivos en México, como el misterioso y simpático “ahorita” viene de su uso en el idioma náhuatl. Pero, ¿Qué tan certero es lo anterior? En un artículo especializado para la revista de la UNAM Estudios de Cultura Náhuatl, precisamente Dávila Garibi, desglosa el vínculo de esta práctica con diversas terminaciones ampliamente aplicadas en náhuatl para el uso de diminutivos.

Si bien en el idioma español es común el uso del illo, no así sucedo con el ito, ita, tan común en México, aplicado, como apunta Dávila, incluso a palabras con raíz en otros idiomas, como suetercito.

A continuación compartimos estos ejemplos donde este investigador expone el uso del diminutivo en náhuatl, un fenómeno que muestra el cariño que esta cultura ha impreso milenariamente a las cosas, a los otros, al mundo. Hay que recalcar que el uso del diminutivo en este idioma, más que de uso despectivo, es una manera, tanto de especificar cuando algo tiene poco tamaño o edad, como una manera de mostrar afecto sobre lo referido.

Para Dávila el uso de diminutivos se extendió cuando los hijos de los españoles escuchaban hablar el náhuatl entre los trabajadores, desde la cocina, hasta en el campo.

 

Tzin

 

Con -tzin, los topónimos nahuas son más abundantes. V g.: m­ Tzapotzinco, en los zapotitos, Acatzinco, en los carricitos, Nono paltzinco, en los nopalitos, Mexicaltzinco, en las casitas de ma los mexicanos, etc., etc

 

Duplicación de la primera sílaba sin pérdida de sufijo primario

 

(…)y no hay que olvidar uno de los diminutivos familiares más expresivos: el que se forma mediante la duplicación de la

primera sílaba sin pérdida de sufijo primario. Ejemplo: mamázatl, venadito. azahuan (plural), nuestros venaditos.

 

 

Ton y tontli: para ico, íllo y uelo

 

Y, como si fueran pocos todos estos diminutivos, tenemos otros dos, que más o menos equivalen a los españoles-ico, -íllo y -uelo. Estos son -ton y tontli.

 

También

Hay muchos vocablos que los habitantes de habla náhuatl -cuando menos en algunas regiones del país dicen casi siempre en diminutivo. V g.: etzintli, fri olitos, mi·mizton. gatito, tepitzin, tantito, poquito, etc., etc.

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )