Este ingeniero mexicano ha sido reconocido como la mente más brillante por Discovery

Sergio Jesús Rico creó los famosos y reconocidos Silos de Agua, una solución contra la sequía, mediante la cual el agua se hace sólida, encapsulada para momentos de escasez.

Sergio Jesús Rico Velasco es un ingeniero del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y creó los Silos de Agua, invento que reduce de un 50 a un 90 por ciento el consumo del líquido en la agricultura. Fue nombrado como la mente más brillante por la revista más popular de ciencia en el mundo, Discovery.

sergiorico

En su momento presentó su invención a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (Sagarpa), a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y les expuso los beneficios de su uso en los cultivos; sin embargo, no consiguió apoyo de estas instituciones.

En nuestro país no tuvo las oportunidades y facilidades que hubiese querido  pese a que las sequías en México dejaron afectaciones en 28 estados de la República, sin embargo, en otros países ha comercializado su invento, entre los que destacan: la India, Colombia, Guatemala, Honduras, Ecuador, Nicaragua, España, Portugal, Dubai, Haití y Estados Unidos.

En esos países los empresarios y pequeños agricultores adquieren el polímero que encapsula el agua de lluvia para su óptima utilización en la raíz de la planta, un ejemplo son las palmeras de coco en India, donde se debía realizar un riego de 80 litros cada semana, en tanto que con el invento del mexicano sólo se les aplican 50 litros cada tres meses.

silosdeagua1

Los Silos de Agua son un polímero de acrilato de potasio biodegradable, y que tiene una presentación en polvo, es simple: se entierran en la tierra a la altura de la raíz y cuando llueve el agua se vuelve sólida, evitando que el líquido se filtre o se evapore. El agua permanece así mientras es consumida por la planta según la va necesitando. Una vez que se termina la humedad del polímero éste vuelve a hacerse polvo y cuando llueve nuevamente vuelve a encapsular el agua, manteniéndose en la tierra por un lapso de ocho a 10 años.

La forma en que se usa  la lluvia sólida a través de los Silos de Agua es único en el mundo, además de aprovechar mejor el agua, también permite almacenar líquido en costales, tambos, cubetas y botellas de PET en caso de la ausencia de la manifestación pluvial, pues no se modifica el PH, sales y nutrientes originales.

Sergio Rico ha recibido muchos reconocimientos y diplomas por parte de diversas instituciones por su contribución al mejoramiento de la agricultura, la Secretaría de la Defensa en México le tiene un gran aprecio, ya que su invento detiene los incendios forestales sin que exista un riesgo para los humanos. El problema es que a pesar de destacar por su gran labor aún no le han otorgado un incentivo gubernamental para promover su iniciativa y ha tenido que iniciar la distribución de los Silos de Agua de manera independiente. Quizá con la debida promoción, esta historia encuentre un verdadero apoyo por los autoridades mexicanas. 

 

Para conocer más sobre los Silos de Agua aquí su página oficial.

El Tlaloque, un invento mexicano que está revolucionando la captación de agua (VIDEO)

El Tlaloque es un sistema de captación y aprovechamiento de agua de lluvia muy sencillo y accesible para numerosas personas.

Los tlaloques en la antigua mitología mexica eran los ayudantes de Tláloc encargados de repartir la lluvia por la tierra en vasijas.

Hace poco escribimos sobre el increíble proyecto de Isla Urbana, el cual está ayudando a captar lluvia en zonas marginadas de la Ciudad de México. Ahora, el mismo proyecto creó El Tlaloque, un sistema de captación y aprovechamiento de agua de lluvia que consiste en un diseño que permite interceptar, recolectar y almacenar el agua de lluvia; es relevante esta creación, ya que permite que miles tengan agua de lluvia mucho más limpia, aún, por medio de un sistema muy sencillo y económico.

El Tlaloque, el primer producto mexicano en su tipo, separa la parte más sucia de cada lluvia para que no entre a la cisterna. Se vacía automáticamente por la manguera de drenado. El Tlaloque permite conectar superficies de hasta 140 m2 y elegir cuantos litros de lluvia vas a separar. Su capacidad total es de 210 litros.

Actualmente sirve de gran apoyo al ahorrar dinero en diversas comunidades, ya que puede cubrir todas las necesidades de agua por lo menos durante seis meses al año.

Enrique Lomnitz fundador del proyecto, es estudiante mexicano egresado de la Escuela de Diseño de Rhode Island, en Estados Unidos. La idea de Isla Urbana surgió cuando Lomnitz y sus compañeros observaron la falta del líquido en algunas zonas de bajos recursos en la Ciudad de México.

El Tlaloque

Está conformado por un filtro de hojas y basura de acero inoxidable y un separador autolimpiable de aguas que se adapta a tres diferentes tamaños de techos, el cual tiene la capacidad de ajustar el volumen de líquido que se desea separar.

Cuenta con un proceso de respiración que elimina entre 60 y 80 por ciento de los contaminantes antes de que el agua entre a la cisterna. El sistema se complementa con un reductor de turbulencia, una pichancha flotante, el tren de filtrado, un sistema de desinfección y el sistema de potabilización.

¿Cómo funciona?

En los primeros minutos de cada aguacero, la lluvia cae sobre el techo y lo limpia y el agua entra al Tlaloque.

El contenedor se va llenando y la pelota flotante se mueve.

Cuando el tlaloque llega al límite,, la pelota flota y sirve como tapón. El agua que cae, ahora más limpia, se conduce a la cisterna.

Especialistas en el tema, han encontrado que entre las ventajas de instalar un separador de primeras lluvias están las de poder remover tanto contaminantes disueltos, como suspendidos. El Tlaloque se adapta a tres diferentes tamaños de techos para que trabaje de manera más eficiente.

 

 

Si quieres conocer más sobre este maravilloso proyecto pincha aquí.

 

Carlos Cid
Autor: Carlos Cid
Trotamundos en busca de neutrinos, siempre en modo Random.

Conoce a la empresa oaxaqueña que crea pintura a base de tierra de colores

Pintutierra es una pintura natural qué recoge fórmulas ancestrales y antiguas técnicas locales de construcción y diseño.

Traer de vuelta las tradiciones mixtecas y preservar el medio ambiente es el objetivo de la compañía Eco Constructores Oaxaca que fabrica una serie de pinturas naturales que sustituyen todo tipo de polímeros químicos. Utilizando tierra de colores y otros nutrientes naturales.

El arquitecto Marcos Ramón Sánchez, menciona que Pintutierra nace como un homenaje a la región mixteca del país, trayendo grandes beneficios a la comunidad. Obteniendo un ahorro del 90 por ciento en el costo de la fabricación, comparando con las pinturas vinílicas, además de una ventaja muy importante, son completamente libre de tóxicos.

Los ingredientes que emplean los arquitectos oaxaqueños, vienen de tierras con distintas gamas de colores, piedra braza y el engrudo que sirve de aglutinante natural para lograr la mezcla adecuada y obtener la pintura.

Eco Constructores Oaxaca, es una empresa innovadora en todo el país, por aportar y generar conciencia a la arquitectura natural. Apostando por un futuro ecológico con productos como Pintutierra, logrando un buen impacto social en las comunidades mixtecas de Oaxaca.

Gracias a esto Eco Constructores comenzaron a impartir Talleres de Construcción Natural, los cuales se han desarrollado en distintas comunidades, escuelas y universidades del estado, donde arquitectos nacionales e internacionales, comparten su conocimiento de la arquitectura natural y de paso preservar las técnicas mixtecas de construcción. Promoviendo y difundiendo la cultura ancestral oaxaqueña.

Recogiendo todo el peso de la historia mixteca, centrada en la zona cultural, económica y política compartida por los estados de Puebla, Guerrero y Oaxaca en el sur de México, surge un producto que gana cada vez más adeptos en el mundo del diseño interior y la arquitectura en el país.

eco-constructoresComo ejemplo, para pintar la fachada de color verde de una casa de dos pisos: se hace el pedido y Eco Constructores Oaxaca envía un equipo que se encarga de pintar el inmueble.

En el mundo existen cinco empresas que fabrican y comercializan productos similares a Pintutierra, ubicadas en Estados Unidos, Francia y Reino Unido.

Si quieres conocer más sobre la Pintutierra y Eco Constructores consulta aquí.

*Imágenes: noticias.arq.com.mx

Carlos Cid
Autor: Carlos Cid
Trotamundos en busca de neutrinos, siempre en modo Random.

Arcángel Constantini: la alquimia de experimentar con nanotecnología

Hace ya una década que el artista mexicano Arcángel Constantini nos ha mostrado el grandioso alcance que podría tener el ser humano en otros mundos, de conquistar la nanotecnología.

“Cualquier tecnología suficientemente avanzada es equivalente a la magia”, decía Arthur Clarke. La magia es a quien recurrimos para nombrar a aquellos fenómenos que no podemos explicar pero que ocurren frente a nosotros. Fenómenos superiores que están sucediendo en otra dimensión, por ejemplo molecular.

A sabiendas de los embrujados por la lectura esotérica, los alquimistas, magos de oriente y occidente enfocados a la filosofía de las reacciones químicas de la vida, comprendían muy bien esta interdependencia de dimensiones a pequeña y gran escala. También lo entendían así los sabios curanderos mexicanos, cuando se trataba de comunicarse con la energía telúrica y con la de las plantas sagradas. Y es que la ciencia de las partículas puede ser tan abismal como el universo. Uno podría encontrarse con importantes misterios de la naturaleza en las grandes masas, pero también en niveles insospechadamente anatómicos y obtener información secreta de ellos. 

Hace ya una década que el artista mexicano Arcángel Constantini trabaja con la tecnología multimedia, las transmisiones de información sonora y la nanotecnología. Nos ha mostrado las posibilidades que existen en una microrealidad, es decir, el grandioso alcance que podría tener el ser humano en esos mundos, de conquistar la tecnología nano.

Arcangel Constantini

La creación de sistemas funcionales a escala molecular es la parte más interesante de sus piezas artísticas; nada menos que un catálogo de fascinantes hipótesis e inventos puestos en marcha a lo largo de su carrera. Misteriosos cada uno de ellos. De la obra de Constantini, un alquimista de los circuitos y de los sonidos del espacio complejos de reproducir, podemos destacar algunas piezas extremadamente significativas, cada una de ellas con un profundo estudio físico, filosófico, animista y muy probablemente cuántico. Por ejemplo:

Se oye resonar en su página web, su Sistema de Induccion Mantrica Satelital (SIMS).

Se trata de un invento basado en tres ingredientes mágicos: los efectos del electromagnetismo a gran escala, la hipótesis de transmisión de información vía satélite de Arthur Clarke, y esencialmente en la estructura de los Maní Khor (o cilindros de oración), un instrumento tibetano ancestral cuya cubierta reza el mantra de om mani padre hum. Todos estos ingredientes tienen algo en común: la transmisión de energía. Mediante SIMS, Cosntasntini busca co-relacionar la energía con la resonancia, que una vez armonizadas, se amplifican y crean otra vibra en sincronización con la energía original. Este fenómeno algunos lo llaman co-creación.

El experimento, por demás brillante, no es sino una replica futurista del Maní Khor, pues al rotar el cilindro tibetano, los practicantes expresan la intención de la compasión a través de la oración; se induce este deseo en la máquina mántrica que lo amplifica (como lo amplifican las bocinas que Constantini agregó a su invento).

Su obra sin duda busca entrar en las conciencias.

Algunas imágenes de la hipótesis y prototipo:

 

En otra ocasión Arcángel Constantini creó un magnetoplankton.

Es un prototipo con cierta complejidad molecular, pues se trata de un invento conocido como “la máquina de la vida”. Constantini ha intentado replicar en éste, lo que ocurre con el ser humano en relación con el agua y el magnetismo, dos conceptos que Tales de Mileto atribuía respectivamente, uno al origen de toda la vida y otro a una especie de numen o alma.

El magnetoplankton se centra en la reacción de microrobots; estructuras de vida artificial que buscan una relación simbiótica con su entorno. Dotados de una memoria magnética (cuál ser humano), estos microrobots habitan en una pecera de agua que contiene plancton vegetal y animal (una metáfora de la memoria primitiva). Al ser intervenidos por campos magnéticos –que genera el espectador con ayuda de un microscopio imantado–, la información del plancton (en este caso) se borra casi por completo, se vuelve diamagnético, de manera que cambia su composición y sus formas de reaccionar en su pequeño espacio.

La hipotesis de la muestra es que la vida, al estructurarse en el entorno de la molécula del agua, percibe las oscilaciones de las energías al encontrarse en un entorno magnético (el alma magnética de la tierra). 

 Las creaciones de Costantini son producto para realizar miles de metáforas. Hipótesis que son poesía y a la vez realidad. Porque se materializan en fascinantes prototipos, pero también advierten un silogismo fundamental: como es arriba es abajo.

 

*Imágenes: 1) highness magazine; 2-7) Angel Constantini

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora de tiempo completo, música y ser humano. Ha escrito numerosos artículos en este medio, dando vida principalmente a los rubros de Arte, Cultura, Misticismo y Surrealismo. Escribe y edita Ecoosfera. Su tiempo libre lo dedica a leer literatura griega, tarot y ocultismo, además de crear música con sintetizadores.