Mujeres se abren paso en el Son Jarocho: Caña Dulce y Caña Brava (VIDEO)

Desde 2008 Caña Dulce y Caña Brava ha dado un giro a las letras del alegre Son Jarocho; una nueva generación de mujeres incursiona en este género.

Como casi toda las artes en todo el mundo, la música mexicana conocida como Son Jarocho estuvo mayormente asociada a los hombres, por el sistema patriarcal que ha imperado. En el siglo XXI, luego de cientos de años de esfuerzos notables de mujeres por hacerse camino en el arte y la ciencia, cada vez más féminas incursionan con su talento en los distintos rubros.

El Son Jarocho nació como resultado de la simbiosis de la cultura mexicana con la influencia de afrodescendientes en la región conocida como Sotavento mexicano, que incluye a estados como Oaxaca, Tabasco y Veracruz). La alegría de esta música, característica por sus “versos” que son las estrofas cantadas por los dintintos músicos, es uno de los legados musicales de México más apreciados en el mundo.

Una de las expresiones del Son Jarocho donde las mujeres han incursionado con más fuerza es la del grupo Caña Dulce y Caña Brava, formado por tres mujeres y un hombre. Y más que como resultado de una ideología, se dio así como un proceso natural, pues cada vez más mujeres incursionan en este tipo de música.

Este grupo nació en el 2008, y aunque no es un grupo feminista, sí que han buscado dar un giro a las letras, donde ahora son las mujeres las que cantan a los hombres o a distintos temas. Caña Dulce y Caña Brava está formado por Adriana Cao Romero Alcalá, arpa y voz; Raquel Palacios Vega, jarana y voz; Violeta A. Romero Granados, jarana, voz y zapateado, y Alejandro Loredo. Al respecto del grupo Violeta Romero comenta:

Casi siempre en los fandangos hablamos de cosas de ellas… Ahí estamos cantándole a las mujeres, como para enamorarlas. Pues ahora nuestra propuesta es justo en ese sentido: en la versada. Tratamos de aportar versada para mujer. También en la sonoridad se nota una diferencia: tocamos un poco más suavecito, con otra intensidad.

Puedes conocer más de este grupo, acá.

*Imagen: imer.mx

Esta es La Pirekua, la hermosa música de los Purépecha (Grabación)

La palabra pirekua en su lengua p’urhépecha quiere decir "canción". Se trata de un medio muy expresivo para comunicar.

P’urhépecha o purepécha, es una de las etnias indígenas que todavía perviven en el mosaico de culturas mexicanas contemporáneas. Su lengua pertenece a las llamadas lenguas aisladas, ya que hasta hoy no se sabe con certeza la raíz de su lingüística.

Por esta razón es que sus cantos fulguran de entre muchos otros con especial relevancia. Se llaman Pirekua.

Foto: Dionysio Pulido junto al Volcan Parecutin / Derechos Indigenas Michoacan
Foto: Dionysio Pulido junto al Volcan Parecutin

La palabra pirekua en su lengua p’urhépecha quiere decir “canción”. A su vez, se trata de un medio muy expresivo para comunicar la nostalgia, pues gran parte de los cantos purepechas se desarrollan bajo temas como el amor y el desamor, las historias del pueblo –o las memorias vividas y sus sentires–, de la tierra pero también de las vivencias del día a día que a la par se convierten en una afectiva nostalgia cuando uno se acuerda de ellas mediante un sonido. 

Los cantos p’urhépecha son verdaderamente hermosos. Las melodías, en su mayoría, se desenvuelven bajo un perfil sosegado, que se disfrutan tanto como, quizás, un atardecer en las lejanías montañosas de Michoacán, su territorio oriundo.

Lo que hace a una pirekua, una composición diferente de otras es su ritmo. El llamado “son abajeño de 6/8” –aunque  también puede ser un “son valseado de 3/4″– orquesta cientos de melodías. Las pirekuas también se componen en su idioma, en español o mezclado. Las personas las interpretan en guitarra, violín, contrabajo y arpa. Uno o todos estos instrumentos. Puede ser en solitario, dueto o grupos sinfónicos, aunque también se les ha visto con una fuerte influencia de otros géneros musicales no tan ancestrales, como es el caso de la banda. 

A continuación te presentamos una bella melodía p’urhépecha muy tradicional interpretada por Tatá David Cohenete O., originario de Arantepacua; su nombre es “Flor de Canela”:

 

           

Aquí puedes escuchar poco más de este bellísimo sonido.

*Imágenes: 1) purepecha.mx; 2) Derechos Indigenas Michoacan

A los músicos zoques, el don sonoro les es transmitido en sueños

Aunque la música zoque es ahora una simbiosis, su raíz es preshispánica y ritual.

Los zoques pertenecen a la gran familia lingüística mixe, zoque, popoluca, de los estados de Oaxaca, Veracruz, Tabasco y Chiapas, en este último se encuentran asentados en la región I Centro y V Norte. En las danzas y bailes zoques contemporáneos se dan las nuevas interpretaciones sociales y culturales, que son manifiestas a través de la danza, música y teatro.

La tradición de la música zoque

 

Mikeas Sánchez  es poeta, narradora y directora de XECOPA La Voz de los Vientos, localizada en Chiapas.

Ella nació en 1980, en el  pueblo de Tujsübajk, conocido también como Colonia Guadalupe Victoria, municipio de Chapultenango, Chiapas.

Menciona en entrevista que el abuelo de su abuelo fue músico, de él aprendió Simón Sánchez, su abuelo paterno, a elaborar el carrizo y el tambor.

 “Cuando pienso en la música zoque, irremediablemente me remito a él. Mi abuelo tenía por costumbre levantarse muy de madrugada para tocar el carrizo; era, por así decirlo, su pequeño capricho o su forma de burlar el insomnio”.

mikeas sanchez
Mikeas Sánchez

En ocasiones al escuchar la dulzura de sus notas, llegaban otros músicos del pueblo, y lo que en un inicio era una leve serenata, en breve se convertía en un concierto de flautas y tambores, recuerda.

Porque ser músico zoque no es asunto del azar, son demasiadas las historias que narran la experiencia de los músicos al ser honrados con este don, la transmisión de este conocimiento musical ocurre en los sueños, donde el afortunado recibe esta distinción por parte del patrono o virgen de la comunidad, o bien cuando un maestro músico decide, en su lecho de muerte encomendar su don a un “elegido”, a quien soplará su vaho, es decir la esencia de su ser.

La música tradicional zoque ha sido música de ritual, música que ha acompañado desde siempre las danzas tradicionales, música que supo mantenerse a lo largo del tiempo y que sobrevive dentro del sincretismo religioso. Ha sido colmada por santos y vírgenes, pero siempre manteniendo la esencia, el fervor y la dulzura de la música zoque que siguen siendo la base de esa cosmovisión.

La música y danza son regularmente espontáneas en su ejecución, realizándolos principalmente en fiestas religiosas, cívicas y sociales; el sonido del carrizo, el tambor, el violín, la chirimía o la guitarra amenizan perfectamente cualquier festividad. La intención es la misma: cumplir con “el trabajo”, la encomienda fincada por una orden divina o superior.

Menciona que es importante mostrar la polifonía de voces del México multicultural en las radios públicas y privadas, porque no es posible apreciar lo que se desconoce.

La música y danzas zoques con el tiempo, han ido perdiendo la esencia indígena, los elementos culturales propios, de la misma manera se va perdiendo el respeto y vínculo con la madre naturaleza de ahí que se deba promover la divulgación continua de la cultura prehispánica chiapaneca, para fortalecer lo original y que evolucione sin perder la mística  de la cultura zoque.

Acá puedes encontrar parte del archivo de la Fonoteca Nacional de música zoque de Tuxtla Gutiérrez en Chiapas.

 

 

 

Carlos Cid
Autor: Carlos Cid
Trotamundos en busca de neutrinos, siempre en modo Random.

La “Otra Chilena”, un gran playlist de la música de la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca

Esta compilación hace un merecido homenaje a La Chilena, música que ha alegrado y sorprendido por más de un siglo las playas de Oaxaca y Guerrero.

Se cree que la música La Chilena viene de este país del sur y de migración sudamericana de otros lugares en el siglo XIX. Esta se fusionó con la intensa mezcla cultural de la costa de Oaxaca y Guerrero, donde habitaban desde mixtecos, amuzgos, hasta afroamericanos

Cada año en Oaxaca se realiza el Festival de la Chilena en Santiago Jamiltepec, un género del México profundo que da acordes a los bailes de chilena, característicos por el uso de pañuelos coloridos que se agitan en el aire los hombres para señalar a la mujer los pasos que han de venir, con alegres zapateados. Nos dice la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas:

Versos picarescos, alegres, que hacen referencia al mar, la costa, las montañas, las flores, el amor y las mujeres. Es una almagama de las culturas sudamericanas impregnadas de la migración europea, que se funde en Oaxaca y en Guerrero con los pueblos mixteco, amuzgo y afromexicano. 

Este tipo de festivales recuerdan al mundo que aún existen personas que continúan esta tradición. Una de sus cualidades es la ingeniosa improvisación de los músicos, quienes hacen construcciones, casi siempre en doble sentido, que hacen del espectáculo uno más teatral. La siguiente compilación la hizo la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas a través de la Radiodifusora XEJAM “La Voz de la Costa Chica”.