8 inspiradores proyectos de arquitectura social en México

Mezclando la utilidad, estética y beneficio social y ambiental, estos proyectos arquitectónicos mexicanos propician un verdadero desarrollo integral.

Desde tiempos del legendario Le Corbusier, y en gran parte gracia a él, el término de arquitectura social fue acuñándose. Este último se refiere al sentido de responsabilidad social de la arquitectura y de los arquitectos en aspectos como ecología, psicología, seguridad, integración comunitaria, etc.,

Los espacios arquitectónicos contienen mensajes en sí; su tipo es reflejo de la cultura, de los temas a los que socialmente se les otorga prioridad o valor. Si por ejemplo prevalece la intención estética sobre la funcional o incluso psicoemocional, entonces existe de fondo una sociedad que privilegia la apariencia por sobre lo importante, quizá.

En México han existido diversos ejemplos de arquitectura social, luego de la Revolución (por el llamado “sentimiento nacionalista” que también se expresó en la pintura, por ejemplo), un grupo de arquitectos hicieron este tipo de arquitectura, entre ellos están: José Villagrán Garcia, Enrique Yañez, Juan Legarreta, Alvaro Aburto y Juan O’ Gorman.

Hoy las grandes tendencias de diseño y moda son más globalizadas que nunca; las firmas de arquitectura que imprimen  un sello de función social son, aunque pocas, existen. Sus proyectos son una viva inspiración de la arquitectura como instrumento de desarrollo real para la sociedad, donde los elementos estéticos, psicológicos, emocionales, ambientales y de desarrollo comunitario, se conjugan.

 

Compartimos algunos ejemplos mexicanos actuales:

 

El Coporito – Suficiente Arquitectura

el-corporito

Como parte de un programa para la CONAFE llamado Aula para la Equidad, esta escuela se ha convertido en un punto de reunión para la comunidad. Para la construcción de la misma se empleó únicamente material local a partir de la técnica milenaria de piedra apisonada. Esta escuela se encuentra en El Coporito, en Temascaltepec, en el Estado de México.

 

 

Centro Social Las Margaritas

centro-social-las-margaritas

Construido con materiales ecológicos, su espacio central en forma de caracol es aprovechado altamente por los habitantes wixárikas del ejido de Las Margaritas en San Luis Potosí. Fue diseñado por el Taller de Operaciones Ambientales y Dellekamp Arquitectos; el objetivo explícito del lugar es ser una especie de centro de refugio, convivencia, donde puedan discutirse aspectos diversos de la comunidad, problemáticas o logros; también, ante contingencias, es un espacio de organización y resguardo. Los carrizos de la explanada central, protegen este edificio de los fuertes vientos. El lugar también tiene un centro de internet, biblioteca, salas de talleres y un jardín. Los edificios están dispuestos de forma perimetral para proteger el área central de los fuertes vientos y las duras condiciones desérticas.

 

 

Aula Rural Xilitla – Taller Max Cetto (Facultad de Arquitectura de la UNAM)

aula xilitla

Una de las premisas que urge cambiar respecto a la arquitectura tradicional es el avasallamiento del entorno. Existe afortunadamente una tendencia que pugna por respetar el derredor ecológico de los sitios cuando se construye un edificio. Esta escuela es uno de estos ejemplos; se respetó tanto el terreno, la sustentabilidad, el modo de vida de los usuarios y su tipo de economía. Respetando así el terreno, se construyó por ejemplo el patio en el espacio más ancho y un aula adecuada inteligentemente en el espacio más angosto; la estructura entera está ubicada hacia el norte, de manera que es aprovechada totalmente la luz natural. Todos los materiales utilizados fueron de procedencia local; mayormente bloques de adobe y piedra.

 

Mejoramiento urbano Plaza Juárez en Iztapalapa

 Plaza-Juarez-en-Iztapalapa.jpg 16 octubre, 2016 100 KB 700 × 427 Editar imagen Borrar permanentemente URL https://masdemx.com/wp-content/uploads/2016/10/Plaza-Juarez-en-Iztapalapa.jpg Título

Como sabemos, está comprobado cómo el entorno es capaz de influir en la taza de incidencia criminal en un lugar, o en su apaciguamiento. La condición de este influye mucho más de lo que creemos en la psique humana; cuando un sitio está descuidado por las autoridades el mensaje hacia la comunidad es de exclusión, lo que psicológicamente genera un ánimo más violento. Iztapalapa es una de las delegaciones más marginadas de la Ciudad de México, por ello el proyecto Mejoramiento Urbano de Plaza Juárez ha sido tan importante: una pérgola escultórica hace un lindo conjunto donde se provee de sombra y refugio. A pocos meses de su inauguración la afluencia pasó de 150 a 850 visitas en promedio al día. El proyecto estuvo a cargo de despacho 128 Arquitectura y Diseño Urbano + Miquel Adriá.

 

 

Taller/Cocina, Zinacantán Chiapas

taller-casa-zinacantan

 

Realizado por el grupo VACA este proyecto fue levantado solo en 18 días por un equipo no mayor a 30 personas; se recuperó la técnica de construcción con adobe, madera y tejas artesanales, con productos 100% locales. El sitio es usado por mujeres de la cooperativa “Mujeres sembrando Vida”; las integrantes participaron en la construcción del edificio con lo que también se promovió la valoración del proyecto como propio.

  

La Torre de Especialidades del Hospital General Manuel Gea González de la Ciudad de México 

Torre de Especialidades del Hospital General Manuel Gea González

 

Se trata del primer edificio de todo Latinoamérica capaz de consumir smog del área circundante. Su carácter ecológico lo sitúa como uno sumamente importante. Su fachada que pareciera blanco “panal” con orificios, como poros entre sus “tejidos”, es una reja que absorbe contaminación; tiene la capacidad de eliminar el smog de hasta mil vehículos diarios.

  

Centro Comunitario EL Pedregal San Francisco

Su diseño fue desarrollado por Ilse Cárdenas, Regina de Hoyos, Andrés Berjón, Diego Escamilla y Juan Luis Rivera, estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, quienes ganaron el primer lugar del 2º Concurso Internacional FUGA + TECHO. Sus columnas sobresalen pues llevan paneles de fibrocemento y madera; son capaces de abrirse para permitir mayor iluminación al interior, también funcionan como estantes de almacenamiento. Su ubicación se encuentra en los límites de las delegaciones Xochimilco y Tlalpan.

 

Proyecto Germen, en Las Palmitas

 

mural pachuca colores

Las Palmitas es un barrio marginado de Pachuca, Hidalgo. Con la aplicación del proyecto Germen fueron revitalizadas hasta 200 casas por medio de multicolores, que en conjunto, arman un precioso mural colorido que ha impactado hasta a 450 familias; este, además, ha generado cohesión social pues entre 2012 y 2015 disminuyeron hasta en 73% los delitos en la zona, comprobando con ello lo importante de conservar los espacios urbanos más allá de la estética. Esta iniciativa fue creada por el colectivo de artistas Germen Nuevo. Aunque no es un proyecto propiamente de arquitectura, se trata de intervención arquitectónica con fines artísticos y sociales.

 

*Imágenes: 1 y 5)archdaily.mx; 2)Taller de Operaciones Ambientales3) Rafael Gamo; 4)obrasweb.mx; 6)seleyenda.com/programavaca/; 6)Elegant Embellishments; 7)El Universal

La danza que activó los flujos místicos y secretos de la arquitectura de Luis Barragán (VIDEO)

Atravesando los espectaculares muros de Barragán, esta propuesta audiovisual cambiará tu forma de entender la arquitectura.

El diseño del espacio, diseña el habitar. Y no es un accidente.

Así, el arquitecto tiene un poder enorme sobre quienes transitan su obra, pues la forma en la que dispone las construcciones en el espacio, transfigura la manera de recorrerlo. Luis Barragán, el gran arquitecto mexicano, entendía muy bien este poder, este flujo y modelaba con mucha conciencia su destino.

En ese sentido podemos comprender a Barragán como un místico: un sujeto que logra lidiar con una energía que para otros es invisible y es capaz de materializarla en muros, umbrales, colores, visiones, solidez y fragmentariedad.

“Ecos”, una espectacular danza ejecutada en la Casa Estudio de Luis Barragán, genera un diálogo con estas premisas. La propuesta interdisciplinar fue dirigida y registrada por Andrés Arochi, creador audiovisual, quien buscaba experimentar con la “fisicalidad” de esta arquitectura.

Conscientes de la intensa vibración que emana del espacio en la Casa Estudio, el director cinematográfico, la cámara, los bailarines (de la compañía Nohbords) y la pulsante coreografía (de Diego Mur), llevan al límite el armónico diseño de Barragán; pues, en lugar de utilizar los espacios y los objetos presentes de la forma esperada o intuitiva, los cuerpos danzantes se desplazan atendiendo sus propias necesidades corporales.

Así, se contorsionan, reúnen y fragmentan de formas insospechadas y —bajo sus propios términos materiales— absolutamente bellas. Incidentalmente, la pieza pone en cuestión el enorme poder de Barragán.

También en Más de México: La fabulosa historia de cómo el arquitecto Luis Barragán terminó transformado en un diamante

Barragán y la belleza

arquitectura-arquitecto-mexicano-luis-barragan-arte-video

Al modelar el habitar de los sujetos, el arquitecto los está administrando; al hacerles sentir algo específico, los está estetizando. Así, la belleza es un arma [o una herramienta de construcción] muy especial.  

Para Barragán, la belleza era un asunto crucial. Dijo incluso que: “Sólo los primitivos, o las personas muy cultas, se preocupan por la belleza. Las masas, con sus mentes de media clase, no desean la belleza: lo que quieren es confort, seguridad, igualdad. […] La base para una buena arquitectura es que sea bella. Muchos se preocupan de las soluciones físicas, pero no de la belleza.”

arquitectura-arquitecto-mexicano-luis-barragan-arte-video

El mexicano entendió la belleza como una herramienta para “humanizarnos”, hacernos más sabios y hacer nuestras vidas más dignas. Pero ¿será la definición de “humanidad” de Barragán los que queremos asumir como propia?

Habría que traspasar sus muros y sumergirse profundamente en sus espacios, para poder decir, tras la experiencia, que esa belleza presentada —esa humanidad— es la que queremos encarnar y hacer nuestra. Y a eso nos invita el ejercicio de “Ecos”

También en Más de México: Luis Barragán: el único mexicano en haber ganado el Premio Pritzker de Arquitectura

Finos retratos de siniestra simetría, cortesía de un arquitecto mexicano

Las casas de interés social proponen un paisaje que evoca extrañeza, pero también un peculiar placer derivado de su singular simetría.

Entre los paisajes fantásticos que hacen de México uno de los lugares más espectaculares del mundo, hay constantes interrupciones de concreto. Algunas son igualmente emocionantes, pero otras evocan una peculiar extrañeza; en el mejor de los casos, remiten al absurdo y en el peor, son llanamente feas o innecesarias.

Las casas de interés social, por su parte, evocan algo verdaderamente siniestro, pero también un extraño placer para la vista que posiblemente deriva de su singular simetría. Estos atributos atrajeron al ojo del brillante arquitecto y fotógrafo mexicano Jorge Taboada, quien dedicó una exquisita serie de imágenes al análisis de estos monstruosos conjuntos de viviendas que se encuentran en las afueras de casi todas las ciudades del país.

Como sucede constantemente con los proyectos gestionados por gobiernos mexicanos, algunos desarrollos se quedan solamente en eso. Inacabados, abandonados, aislados y grises, conjuran una cualidad ciertamente apocalíptica que también es seductora para el ojo de un creador como Taboada.

mexico-paisaje-urbano-imagenes-casas-interes-social-fotografias-drone

También en Más de México: Geniales fotografías de “arquitectura libre” mexicana (GALERÍA)

Y aunque sus imágenes son finísimos retratos de esta infraestructura, también funcionan como evidencia para ejecutar una dura crítica, no solo al proyecto de “interés social”, sino a una manera de entender la función arquitectónica. Nos olvidamos a veces de que el diseño del espacio tiene un poder enorme sobre nuestra cotidianidad. De sus formas dependen nuestros movimientos y posibilidades de habitar.

En ese sentido, la habitación, la “vivienda”, determina las vivencias de quienes la utilizan. Y, sin duda, hay una desconexión fuerte entre lo que suponen sobre la vida quienes diseñan estas casas (todas idénticas a sí mismas, tratando de usar la menor cantidad posible de material y los materiales menos costosos)  y las necesidades reales de las personas que se ven en la necesidad de comprarlas y rentarlas.

Esa misma distancia entre las viviendas como objeto y los usuarios es lo que las vuelve tan enigmáticas. Su falta de “usabilidad” recuerda a las cualidades de muchas obras de arte que están ahí para romper el paisaje de lo cotidiano, para cuestionarlo, pero no para ser habitadas o para facilitar la navegabilidad de la existencia.

“Alta densidad”, la serie de Taboada, toca con cuidado los dos lados. El fotógrafo de arquitectura llama acertadamente a estos conjuntos “paraísos siniestros”. Como explica (según este artículo de la revista WIRED):

Por un lado veo la belleza de esta arquitectura: los paisajes monocromáticos, las formas fractales… Pero luego creo que hay personas que viven allí y que están sufriendo las consecuencias de la despersonalización de la vivienda. Las grandes empresas de construcción, sin las regulaciones adecuadas del gobierno, construyeron parques pequeños o inexistentes y áreas de recreación. Estos son cubos pequeños y concretos, muy caluroso en el verano, y sin patios traseros. Los llamo paraísos siniestros.

Tal vez nuestros gobiernos podrían empezar a imitar las formas del paisaje que el concreto está fragmentando.

Estas fotografías de peculiares edificios mexicanos te robarán el aliento (GALERÍA)

La fotógrafa alemana Candida Höfer retrató algunos hermosos espacios culturales en México de una forma muy especial.

Discretamente, los espacios arquitectónicos modelan nuestra forma de actuar. Hay sitios donde es más evidente; estructuras que no solo nos invitan a admirarlas y portarnos de cierta forma, sino que son inmensamente portentosas y nos hacen sentir; que nos mueven.

México sin duda alberga cientos (o tal vez miles) de sitios con estas cualidades. Nuestra rica historia colonial y de migraciones nos ha dejado una increíble herencia en términos arquitectónicos. Catedrales, conventos, casonas, haciendas, teatros, museos, palacios y demás joyas que edifican, de distintas maneras, nuestra identidad.

Por otro lado, pocas veces tenemos la fortuna de admirarlos por sí mismos, más allá de la forma en que son usados. La fotógrafa Candida Höfer se dedica a construir esta particular experiencia a través de sus hermosas imágenes en gran formato que retratan segmentos de algunos peculiares ejemplos de arquitectura mexicana.

Así, libre de sujetos que dispongan de ellos, se hace evidente cómo los edificios disponen de nosotros, cómo nos hacen suyos, a través de cada uno de sus ricos detalles. En las iglesias y los teatros el juego es muy claro. No se trata solo de los altísimos techos, sino de los colores y una excéntrica decoración que nos recuerda la importancia de lo que cada lugar representa.

Luis Barragán dijo alguna vez que la arquitectura es un arte “cuando uno crea consciente o inconscientemente una emoción estética en la atmósfera y cuando este entorno produce bienestar.” En muchos sentidos, los enormes recintos fotografiados por Höfer son productores de bienestar y eso no se hace visible hasta que pensamos en el espacio por sí mismo.

Te dejamos por aquí las particulares visiones: edificios hechos para hacer público lo simbólico (el arte y la religión, sobre todo) pero, que al estar vacíos pueden transformarse, por lo menos por un instante, en catedrales muy personales.