Traer a los muertos: la función ritual de volar un papalote

En Oaxaca se recurre a los papalotes para guiar el descenso de los muertos a este mundo y recibirlos con una colorida fiesta de olores y sabores.

Volar un papalote es un acto de libertad, de soltura originaria. Hacer comulgar colores, geometrías y fuerzas naturales, jugar a platicar con ellas vía un objeto que está en nuestras manos y al mismo tiempo en el cielo, es en esencia mágico. Tal vez por eso es que esta práctica forma parte de culturas de todo el mundo y se han volado papalotes desde hace miles de años.

Pero además de decorar el cielo y rejuvenecer el espíritu, incluso purificarlo, el papalote puede cumplir funciones rituales como enlazador de mundos. Existe una tradición en el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, que advierte en los papalotes la cualidad de fungir como vehículos para que las ánimas desciendan a este mundo, esto en vísperas de la celebración del Día de Muertos.

papalote-oaxaca-almas-muertos-istmo-tradicion

En diferentes poblados de la región istmeña se utilizan las cometas para navegar los cielos y traer a los muertos. Los papalotes sirven como brújula o señalización para que las ánimas encuentren la ruta que los traerá a este mundo. Aquí serán recibidos con coloridos altares que ofrecen ramas de albahaca, flores de cempasúchil, velas, algunos de los platillos predilectos de los difuntos, dulces y aguardiente, todo cortesía de sus familiares y seres queridos.  

Francisco Toledo, el siempre inquieto artista oaxaqueño, practicó esta tradición cuando niño, lo cual le llevó a montar la exposición En vuelo libre (2009) que reunió 300 papalotes elaborados por el propio Toledo y alumnos de sus talleres.  

La zona de donde vengo, dos o tres días antes de Todos Santos, la gente vuela papalotes, porque creen que los muertitos van a bajar por el hilo. Pasando las fiestas, otra vez se vuelan, para que regresen más allá de los cielos.

Figuras de estrellas, aves o flores, generalmente negras y con estelas de colores, aprovechan los fértiles vientos de esta zona para barbechar los cielos y llamar la atención de los difuntos. Así se asegura que el invitado de honor estará presente en su celebración y podrá ser regocijado por sus vivos. Pero, como menciona Toledo, los papalotes no solo orientan a las ánimas en su recorrido hacia este plano, también les ayudan, luego de las fiestas, a regresar a su morada.

papalote-oaxaca-almas-muertos-istmo-tradicion-oaxaca

El origen de esta tradición es incierto. Es posible que haya llegado a la región vía una expedición proveniente de Nicaragua, en el siglo XVII. Pero hay quienes apuntan a que podría tratarse de un ritual popular ya antes de la llegada de los españoles. Lo que es un hecho es que la costumbre está profundamente arraigada en el Istmo, sobretodo en algunos grupos, por ejemplo los “mareños” o ikoots

“Los fieles difuntos usan el papalote como transporte y se baja lentamente, porque se pueden caer”, dice Francisco Avendaño, habitante del pueblo San Mateo la Mar, sitio donde por fortuna se mantiene la preciosa costumbre. “El papalote es un instrumento de recepción o un transporte para nuestros ancestros, para el espíritu de nuestros familiares. La intención es ayudar a los que nos vienen a visitar a que no hagan el largo trayecto y no se cansen mucho, lo que implica es darles el transporte, bajar el papalote en la tarde para que bajen los espíritus”.

Esta tradición de los papalotes que puentean dimensiones y permiten destilar las animas que pululan allá arriba, lejos, forma parte de la marcada ritualidad que impregna las costumbres zapotecas; también, adereza aún más la viva interacción que en México se tiene con la muerte, un destino tan ineludible como festivo.

Imágenes: Patricia Briseño
Javier Barros Del Villar
Autor: Javier Barros Del Villar
Editor digital con aspiraciones carpinteras. Mexicano.

Así describe Francisco Toledo el Istmo de Tehuantepec de cuando era niño

En esta zona se dio una de las interculturalidades más grandes de México, huaves, zapotecos y zoques; Toledo habla al respecto.

Apenas hace 100 años, en el Istmo de Tehuantepec, zona mayormente zapoteca, se apreciaban contundentes las costumbres de la gente ben´zaa o vinizá, que significa Gente de las nubes. Esta área abarca los estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Veracruz. Se trata de la región más estrecha de México que separa a los dos océanos, el pacífico y el Golfo. Ahí las tehuanas (así se les llama a las mujeres vestidas con uno de los trajes típicos más apreciados y reconocidos del mundo) se paseaban, sobre todo durante las festividades, por este espacio que siempre ha sido un gran corredor cultural, biológico y de comercio.

Lo anterior se aprecia fuertemente en el vestigio que nos dejó de ello uno de los grandes cineastas de la historia universal, Sergei Eisenstein, o bien Tina Modotti, en sus inolvidables fotografías. En la región del Istmo de Tehuantepec, se dio una de las mezclas culturales más importantes desde la época prehispánica (aquí confluyen huaves, zapotecos y zoques). Y la ciudad de Tehuantepec, de hecho, es la más antigua del reino zapoteco. Esta región, además, se reconoce, sobre todo por medio de la Tehuana, y es una de las zonas más matriarcales de México. Aquí, la mujer guarda una relación de poder superior a la del hombre, y ello es expresado en el hecho de que ellas bailan con otros mujeres, y que se “paran” a bailar sin los hombres; también que son las únicas que saben quién es el padre de sus hijos.

tehuana tina modotti

Tehuana, foto de Tina Modotti

tehuanas istmo tehuantepec

En esta zona, específicamente en Juchitán, nació el artista y luchador social Francisco Toledo. Sobre el Istmo de Tehuantepec, en una entrevista para El País publicada en el 2015, Toledo nos regala esta breve aunque muy ilustrativa descripción de la zona:

Conocí el istmo de Oaxaca cuando las mujeres se bañaban desnudas en el río. Los trajes y las fiestas, los mercados, el zapoteco hablado por todas partes. Tenía cinco años y era el paraíso, un México diferente: la gente india no estaba sometida y tenía cierta autonomía. 

Te invitamos a viajar por el Istmo en proyectos ecoturísticos administrados por las mismas comunidades, como:

Parque Ecoturístico Las Pilas, en San Pedro Comitancillo.

Santa María Guienagati, Parque Guisxtoro y Chayotepec.

Guevea de Humbold, Centro eco turístico El Picacho de Guevea.

Santa María Nativitas Coatlán, Proyecto Corazón Vida Mixe

San Francisco Ixhuatán, El Morro, 20 de noviembre

Los Chimalapas “ejido La esmeralda”, Centro eco turístico Paraíso Jaguar

 

 

 
Imágenes: 1) Getty Images; 2) Tina Modotti

 

 

Sin categoría

5 de las más exóticas danzas de México

Entre el misticismo y la festividad algunas expresiones de la danza en México parecen incomprensibles y hermosas.

La danza ha desempeñado siempre un papel primordial en las culturas del mundo. De algún modo a partir de ella volvemos a la naturaleza lúdica de los humanos, y por medio de ella, siempre, rendimos tributo, ya sea a la música misma o a la vida. En el mundo del misticismo ha estado siempre presente, con ella se implora a los dioses, y de algún modo también se convive con ellos.

En México, por su gran legado de misticismo, la danza prehispánica fue traduciéndose a nuevas expresiones que no han desaparecido. Algunas francamente surrealistas, incorporan elementos paganos con católicos, prehispánicos con modernos y globalizados. Ciertas danzas en México son interesantísimas antropológicamente: su significado y energía son un deleite de misterio y extravagancia.

 

Danza de la cabeza del cochino

baile de la cabeza del cochino yucatán

danza de la cabeza del cochino

Es una danza yucateca. Como el nombre lo dice, se realiza con un cochino en la cabeza. Según el investigador Camal Itzá sobre temas mayas, antiguos relatos apuntan a que en la época prehispánica se hacía el mismo baile aunque con la cabeza de un venado.

Luego de la conquista esta danza comenzó a hacerse después de las vaquerías (cuando los hacendados organizaban los herraderos de los animales) entonces sacaban una cabeza del cerdo en procesión para llevarla como regalo a los amos que habían organizado la fiesta de las vaquerías. Hoy continua haciéndose aunque la cabeza del cerdo es generalmente de papel maché. En el hocico del animal es colocado un rollo grande de papel en el que se escribe el nombre de la persona a la que se le hace el regalo. De la cabeza del cerdo también son colgados listones que son tomados por las mujeres durante la procesión. En este surrealista desfile los danzantes hacen gesticulaciones que simbolizan la sabrosura del animal.

 

La danza de la pesca de la sardina

 pesca de la sardina ciega

pesca de la sardina ciega

Tiene antecedentes prehispánicos y es realizada en la llamada “Cueva del Viejo” en la comunidad de Villa Luz en Tapjiluapa, Tacotalpa, Tabasco, en la cuaresma. Los danzantes llegan a la cueva, el mayordomo llama al abuelo de la cueva para invocar una buena pesca. Son preparadas maletas de barbasco envueltas en hohas de Tanay y llevadas colgadas de su hombro a las cuevas. Mientras tanto jóvenes llevan canastas cargadas con flores y una vela amarrada en medio. Quizá lo más curioso ocurre cuando el mayordomo ha hecho las plegarias. La flauta toca una música y entran los danzantes formando un círculo, hacen la danza en la entrada de la cueva, tiran las flores de ofrenda del canasto y bajan hasta los vertientes de azufre formados dentro de la cueva; luego suben a la cuenca y tiran cueza; y esta última “duerme” a los peces que quedan sedados y así son presa fácil para atraparlos en los canastos.

 

La danza de baila viejo

danza de baila viejo

Entre dos y cuatro jóvenes no iniciados en la vida sexual bailan descalzos con máscaras que asemejan ancianos y ancianas. Llevan en una mano un chin chin (sonaja) y en la otra un abanico de guano; este último implora a las deidades por buenos augurios. Se quema el achón y se emiten gritos como parte del ritual, que no se hace en una fecha exclusiva, sino que se trata de una ceremonia para pedir favores y ofrecer ofrendas en cualquier momento. En los municipios de Nacajuca Tucta y Guaytalpa (Tabasco) sobre todo se lleva a cabo.

 

La Danza de David y Goliat

la danza de david y goliat

Esta hace un sincretismo por demás surrealista, y para algunos lleva un sinsentido al no apegarse a la historia bíblica tal cual. En esta danza se desdobla la lucha entre David y Goliat, ambos con máscaras de madera tallada y cabellera de jolocin. Luego aparece el Señor Santiago dentro de un caballo pequeño blanco hecho de jahuacte y manta. A la escena se suma un inesperado lagarto que se enfrenta al también aparecido en escena San Miguel Arcángel. La fiesta inicia desde el nacimiento hasta la puesta del sol del 25 de agosto en Tecolua para la festividad de su santo patrono.

 

La Danza de los Tecuanes

Es muy extraña pues, además de las sorpresivas mascaras de tigre que se llevan, existe una mezcla curiosa en sus alusiones. Por una lado escenifica el trabajo de los campesinos al desmontar y preparar la siembra y por otro su inesperada lucha contra el tigre. Oriunda de los  estados de guerrero y puebla. En las raíces náhuatl se pronuncia “Tecuanis”, que quiere decir el que come gente. Los danzantes llevan mascaras de madera en chillantes colores que emulan al tigre. La danza representa a las tribus Chichimeca y Zapoteca, quienes se unirán para atrapar al tigre o jaguar, que, aunque en esta historia es el enemigo de los humanos y la cosecha, en realidad es incorporado también como un elemento mítico prehispánico.

la danza de los tecuanis

 

 

 

 

*Imágenes: 2) Norma Domínguez; 4)radiomil.com.mx; 5)comemexico.files.wordpress.com; 6)raicestabasco.blogspot.mx; 7) tabloidedetabasco.blogspot.mx; 8) axochiapancultural.blogspot.mx

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Los increíbles papalotes que ganaron el concurso del Museo de Arte Popular (FOTOS)

Sus formas son inesperadas e incluso casi improbables.

La palabra papalote viene del náhuatl papalotl que significa mariposa. Su origen es chino pero en México han formado parte de la cultura popular sobre todo desde el siglo pasado. Algunos artesanos hoy continúan abocados a la tarea de hacer papalotes de formas improbables y altamente ingeniosas por su capacidad de volar como las geometrías impensadas que son.

Desde hace nueve años el Museo de Arte Popular ha organizado concursos a nivel nacional para incentivar la realización artesanal y meticulosa de papalotes. Los resultados son siempre espectaculares y este año los papalotes ganadores son, como era de esperarse, sorprendentes. Muchos de ellos son como alusiones al arte huichol o a inspiraciones prehispánicas….

papalotes ganadores museo de arte popular

Primer Lugar del 9° Concurso de Papalotes del MAP
“Los cubos” No. 4.  Luis Manuel Corona Justo. Huejotzingo, Puebla

 papalotes ganadores museo de arte popular

 Segundo Lugar del 9° Concurso de Papalotes del MAP 
”Rehilete” No. 5. Autor: Colectivo Códigos Gráficos. Huejotzingo, Puebla.

papalotes ganadores museo de arte popular

Tercer Lugar
“Pez” No. 2. Adrián Daniel Velázquez Soto. Ciudad de México.

 

Menciones Honoríficas

papalotes ganadores museo de arte popular

“Papalochol” Colectivo Adictos a las Manualidades. Delegación Cuauhtémoc.

papalotes ganadores museo de arte popular

“Guerrero Águila, mensajero de la muerte” Colectivo más haya del cielo, Tlaxcala-Panotla.

“Geometría sagrada arte huichol” Autores: Saúl Calderón Xacalco, Milpa Alta.

papalotes ganadores museo de arte popular

“Estrellas en el viento” Gilberto Vázquez Cortes, Tultepec, Edo. México

papalotes ganadores museo de arte popular