La belleza mexicana: la hermosa prueba de que reinventar estereotipos es posible (FOTOS)

Mirar al mundo desde esa otra belleza, la natural, debería ser un ejercicio para comenzar a practicarse de inmediato: ¿y si México comienza hoy a reivindicar estereotipos?

“La belleza habla como un oráculo, y el hombre, desde siempre, le ha rendido culto”, dijo alguna vez Luis Barragán, a propósito del tema. Para entender lo anterior desde una perspectiva, quizá más mágica, habría que conectar con todos esos pensadores que, en favor del universo, acordaron que la verdadera belleza se encuentra en la naturaleza de las cosas. Que este culto del que habla Barragán, no es sino una fascinación del hombre por lo que es real.

Mirar al mundo desde esta otra belleza, la natural, debería ser un ejercicio para comenzar a practicarse de inmediato. Para no perder lo que culturalmente y por genética se tiene. Para quebrantar prejuicios escondidos y saltarnos muros mentales. Para admirar nuestra belleza mexicana y la de otros.

Tal vez porque muchos de nosotros no prestamos atención a dicha belleza, sea que, a lo largo de la historia, hemos creado estereotipos. Meros hologramas que han venido desvirtuando su esencia y los modos de entrelazarnos con otras bellezas de cultura.

Hoy en día es difícil no asimilar belleza con los arquetipos consagrados por los medios de comunicación. Sobre todo en México, paradójicamente se está acostumbrado a dar mayor valor a los rasgos que no son tan usuales en nuestro país. Que vemos en las portadas de revista mexicanas, y cuyas minorías representan un cúmulo de rasgos más criollos que mestizos. 

Pero, lo cierto es que la belleza mexicana es una suerte de espíritu. Un “algo” que no se limita a un cuerpo, o a decir del fotógrafo Dorian Ulises López: uno de los rasgos más sorprendentes del mestizaje.  Recientemente el diario The Huffington Post publicó un reportaje que homenajea la labor de Ulises López, sobre rescatar esa apreciación de la belleza nacional.

 

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

A través de su cuenta de instagram, mexicanomx, Ulises López comparte una serie de tomas que logran captar los rasgos más sugerentes de los mexicanos, desde un enfoque tan innovador como altamente sofisticado. Se lee en muchas de sus fotografías la profundidad en la mirada de los mexicanos –distintivo por excelencia– y una serie de contrastes culturales y genéticos –casi indómitos– que se van desdoblando según la región donde fue tomada la imagen. La colección Mexicano de Ulises López se encuentra exhibida en la bienal del museo Whitney, en Nueva York. 

Esperamos que esta serie fotográfica te ayude a reconsiderar tus estereotipos de belleza. La aprobación de un margen de belleza prefabricado, permite que las personas se olviden de las cosas naturales. Incluso confirma que, quienes la aceptamos hemos perdido la conexión con el mundo real.  

Por eso, en esta ocasión te invitamos a jugar con tus criterios, y  a tomarte unos minutos para reenamorarte de lo mexicano desde una nueva arista (que a estas alturas, sin duda, es imprescindible valorar y traer de vuelta al mundo):

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

Una publicación compartida de Mexicano (@mexicanomx) el

 

*Todas las imágenes pertenecen a la colección de Dorian Ulises López/ @mexicanomx

Mexicans of late capitalism: una oda al absurdo de nuestra era

Los mexicanos habitamos la era del capitalismo tardío con supremo ingenio y filtrando nuestra identidad en la “globalización” como se pueda.

Es un fenómeno natural en la historia humana: cada generación piensa que su tiempo es el peor de todos; que las cosas “estaban mejor antes”; que los jóvenes son cada vez menos atentos; que la música contemporánea es mala y que, probablemente, las cosas estén llegando a un punto de quiebre inminente.

Por otro lado, nuestro tiempo sí pinta sospechosamente peligroso, en medidas nunca antes vistas. La crisis climática —y sus consecuencias sobre nuestras vidas y las de otras especies— es tal vez la mayor evidencia. La otra gran prueba es el desarrollo exponencial y francamente abrumador de la tecnología y las redes de comunicación, especialmente de las plataformas de redes sociales. 

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

Te interesa: Pionero de la realidad virtual ofrece 10 argumentos para borrar tus redes sociales hoy mismo

Y mientras todo cambia, extrañamente, nada cambia. Como México siempre ha sido un tejido cultural, geográfico, natural y político ultra diverso, cualquier “cambio global” debe asumir su paso por cientos de trincheras que lo distorsionan —a veces lo aminoran y a veces lo potencian. 

Es claro que los mexicanos habitamos esta era —la del llamado “capitalismo tardío”— con supremo ingenio y logramos filtrar nuestra identidad en la “globalización” como se pueda; sin importar, claro, que el resultado sea una deliciosa naturalización del absurdo que nos hace, cada vez, más surreales.

También en Más de México: Oxxos y Dr Simis como paisaje urbano: la obra de Carleti Lopes Traviesa

Pero, ¿qué es el capitalismo tardío?

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

“Capitalismo tardío”, un término que lleva predicando el fin del mundo como lo conocemos desde la Segunda Guerra Mundial, cuando se pensó, que el sistema capitalista iba a expandirse y desarrollarse lo suficiente como para llegar a su pico máximo. 

La globalización post-guerra sería su clímax. Esto significaría que los ideales de “progreso” modernos finalmente podrían descansar en un intercambio de bienes sólido y consistente. Utopía occidental. 

Sin embargo, como explicó unas tres décadas después el teórico de la cultura Frederic Jameson, los ideales modernos comenzaron a colapsar a la par que sus principales aparatos sociales. Esto generó incertidumbre y maleabilidad en los sujetos modernos y “capitalismo tardío” se convirtió en sinónimo de postmodernidad (otro término elusivo). 

Ahora el concepto se usa con aún más soltura —como era de esperarse. “Capitalismo tardío” es ya el nombre oficial de este colapso y, particularmente es una etiqueta para señalar lo absurda que es la vida en este momento de la historia.

Mexicanos del capitalismo tardío

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

Todo esto está detrás de la página de Facebook “Mexicans of Late Capitalism”, que inspirada en su antecesora “Humans of Late Capitalism” (creada en 2010), mantiene activa una antología creciente de imágenes que retratan cómo habitamos los mexicanos nuestro tiempo. 

También en Más de México: El Museo Mexicano de Internet: ironía de la cotidianidad en tu timeline

¿Por qué es tan terroríficamente gracioso?

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

 

La globalización fue un sueño extrañísimo, que simplemente olvidó que en el mundo existen miles de culturas que harían del mercado, la tecnología y la cultura pop “un papalote”. México y los mexicanos, siempre ingeniosos, burlones y un poco cínicos, hemos descompuesto los ideales de Occidente de maneras terroríficamente graciosas. 

Usamos la tecnología como podemos; reciclamos los iconos populares como queremos; interpretamos las leyes —internas y externas— con un alto grado de ambigüedad, y, sobre todo, nos encanta recomponer y remezclar (o remexear) cada cosa con cientos más. Algunas de las mezclas que hacemos sí matan de risa. 

Otras, por otro lado, nos llevan a pensar en lo cruel que ha sido la globalización; especialmente con países como el nuestro, que tiene demasiadas caras y que sobrevive precisamente por su diversidad; que no debería estar forzado a adoptar un solo modo de vida y que, mucho menos debería tener la obligación de acomodarse a un proyecto socio-económico y político concreto que no genera más que desigualdad. 

Imperdible, muy chistosa, triste y cínica, esta colección virtual da para muchas, muchas conversaciones más:

Pequeña activista mexicana al rescate del jaguar y la selva potosina

Esta niña activista quiere que todos nos unamos para salvar al jaguar mexicano.

El jaguar, una de las especies más icónicas —y simbólicas— de México, está al borde de la desaparición. Menos de 4,000 ejemplares aún transitan nuestras selvas. Rescatarlo es vital: de su supervivencia depende el equilibrio del ecosistema que habita y —de paso— la existencia de otros seres vivos. 

También en Más de México: Animales mexicanos en peligro de extinción toman las paredes de la ciudad

Esta causa ha tocado e involucrado a muchos, pero pocos tan enfocados en ella como Sofía Molina, una pequeña activista mexicana al rescate del jaguar y la selva potosina, donde habita esta especie. Con tan solo 7 años, en 2016 Sofía —ayudada por sus papás, miembros de las comunidades de la Huasteca, especialistas y ecologistas— creó Cococu, una organización dedicada a cultivar la conciencia colectiva en torno a esta sensible causa.

Una pequeña activista mexicana al rescate del jaguar

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Hoy tiene 10 años y sus logros son para celebrar e inspirar. Destaca que recientemente fue nombrada “persona destacada” por la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de la ONU. Pero, lo más importante es lo que ha logrado construir con su labor en Cococu

Para Sofía, todo comenzó cuando, acompañando a sus papás —que trabajan en temas de desarrollo sostenible en la asociación Raisac— a visitar distintas comunidades en la Huasteca, notó tres cosas muy importantes. 

También en Más de México: Enciclopedia en línea (y gratuita) para conocer a todos los animales, plantas y hongos endémicos del país

Primero, que todas las decisiones para mejorar las condiciones del medio ambiente y la comunidad se tomaban entre adultos; además estos adultos representaban un grupo limitado, con una mayoría muy especializada que no traducía ni sus argumentos, ni sus estrategias para que los demás pudieran involucrarse y actuar. En consecuencia, nada cambiaba. 

¿Por qué no cuidamos al jaguar mexicano?

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Así, “hacer conciencia” era un ejercicio plenamente teórico y los miembros de la comunidad simplemente se quedaban al margen. Pero para salvar al jaguar —y a la selva entera— hay que generar cambios entre todos. El asunto se complica, si consideramos que la población de este majestuoso felino es tan reducida y un grupo aún más pequeño se esparce entre 8 municipios de la Huasteca potosina. 

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Si no lo ves y no lo conoces, es difícil convencerte de protegerlo. Pero la mayor amenaza del jaguar somos los humanos. Como explica Sofía: estamos destruyendo su hábitat; cazando sus alimentos (de forma ilegal), e incluso matándolo por miedo a que se coma al ganado.

¿Quieres ayudar a salvar al jaguar?

Tres acciones clave derivan de la iniciativa de Sofía Molina. Concientizar es la primera: se trata de dar talleres y pláticas para sensibilizar a otros niños mexicanos (y, consecuentemente a sus familias) sobre esta causa. Así se creó la Red de Niñez Embajadora de Cococu, a la que te puedes unir.

Conocer, es lo que sigue. Cococu ha inaugurado 2 “CUBILES”, sitios protegidos para los jaguares que pueden ser recorridos por viajeros en una experiencia sustentable e inolvidable. 

Tal vez no te toca avistar un jaguar, pero sí ver sus huellas, entender por qué es vital para su entorno y convivir con otros aventureros sensibles en un paisaje espectacular. Estos sitios también han sido designados para mantener activas prácticas de investigación y monitoreo de la especie.

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Te interesa: El potente discurso de Greta Thunberg, un llamado para todas las generaciones

Cuidar es la última acción. Cococu ha generado un programa permanente de conservación que es apoyado por especialistas voluntarios (a los que puedes unirte) entre fotógrafos, biólogos, ecologistas, geógrafos, fotógrafos, especialistas en turismo, especialistas en educación, etc.

Esta iniciativa vive de donaciones y voluntariado, si quieres apoyarlos con capital u ofrecer tus saberes puedes contactarlos. Entra aquí a su sitio web.

Te interesa: Xiuhtezcatl Martinez, el rapero indígena de 19 años en defensa del planeta

Guía práctica para que todo mexicano apoye verdaderamente a su país

Con acciones muy concretas podemos modificar el panorama de México, estas son algunas opciones para comenzar a hacerlo.

Más allá de vincular la identidad mexicana con el folclore, hay que entender lo que significa asumir que, como mexicanos, estamos habitando el mismo espacio. Un territorio que nos comparte, gracias a su peculiar textura y clima, una diversidad de pensamientos para crear una cultura con fortaleza. 

Pero, además de esta diversidad, México es increíblemente grande y siempre está en movimiento. Y los que decidimos en qué sentido van a desplazarse las cosas —especialmente las formas en que se van a ir construyendo—, somos sin duda los mexicanos: todos aquellos que asumimos nuestra identidad cultural y la hacemos valer en la vida cotidiana.

Está guía práctica pretende ser un recordatorio para todos los que desean hacer verdaderos cambios en México desde su lugar y perspectiva. Se trata de sencillas acciones que pueden contribuir, más allá de involucrar un nacionalismo obsoleto, a mejorar el país:

 

1. Reconoce la diversidad como base de nuestra identidad cultural. Si algo compartimos los mexicanos es una atmósfera fascinante por su diversidad. La discriminación a los demás por sus orígenes étnicos, sus preferencias sexuales, su clase social, etcétera solo relega esta gran virtud. 

2. Practica valores como la solidaridad y la empatía. México es rico en cultura, y dentro de ésta existe un universo de valores heredados a través de los tiempos. La solidaridad y empatía ante necesidades de urgencia (por ejemplo, un desastre natural), ayudan a reforzar lazos entre la colectividad. 

3. Involúcrate tanto como puedas en la micropolítica de tu entorno. No se trata sólo de ser buen vecino, se trata de participar; asistir a las juntas de tu localidad, ser parte de las consultas ciudadanas y organizarte con los demás para tomar decisiones que van a afectarte a ti y a las futuras generaciones. 

acciones-cambiar-mejorar-mexico

4. En México hay buenas leyes, y muchas otras más se pueden mejoran.  Tú puedes exigir a los representantes de gobierno que se cumplan. Si hay algún fenómeno social que te preocupa, infórmate sobre las leyes que existen al respecto y sobre las personas que se están movilizando para hacer un cambio.

5. Recoge y separa la basura porque ésta es un problema que resulta catastrófico no solo para el cambio climático, también para la movilidad de las ciudades y el flujo del agua cuando hay lluvias.

6. Practica el consumo local y Hecho en México. Comprar local elimina intermediarios comerciales y reduce impactos ambientales, además de que contribuyes a impulsar cadenas de valor mexicanas. Es más sustentable y apoyas la economía de los mexicanos. Consume productos que promuevan equidad social y precios justos.

7. No desperdicies agua y recicla las aguas jabonosas para limpiar patios o lavar tu coche. México es rico en este recurso natural pero lamentablemente existen muchas regiones del país que carecen de ella, principalmente porque el agua de sus ríos es trasladada a las grandes ciudades. 

8. Respeta los espacios ajenos especialmente cuando viajes, respeta a la gente local y a sus costumbres. Aprende, disfruta e intercambia, pero es mejor procurar no ser invasivo de las cotidianidades de los demás.

9. Cede el paso y el asiento en el transporte público. Se trata de generar cultura cívica, y poner el ejemplo, para que otros observen. 

10. Apoya la gastronomía mexicana porque es una buena forma de conectar con las tradiciones más íntimas. Además, México ofrece un patrimonio gastronómico inmenso, consumir platillos mexicanos es una gran forma de perpetuarlos.

11. Entérate de la situación actual de los pueblos indígenas que, desde la colonia han estado luchando por poder aprovechar las tierras que legítimamente son suyas y por sus derechos humanos básicos. Los pueblos indígenas no son del pasado, están muy vivos. 

fortalecer Mexico-mexicanos

12. Intercambia saberes, es una buena forma de hacer comunidad y perdurar la cultura. Si sabes un idioma, cocinar, hacer huertos urbanos, enséñale a otros y que ellos compartan lo que saben.

13. Atiende los problemas sociales en lo cotidiano, sin clavarte demasiado en tu forma de ver el mundo. Si retomas ideologías, adecuadas a tu contexto local y/o nacioal (hay mucha gente que ya está viviendo así).

14. Apoya la autosuficiencia alimentaria y la vuelta a la milpa porque México puede alimentar a su propia gente, pero estamos abandonando el campo. La milpa es nutritiva y no necesitas volverte a una dieta muy estricta para ser sustentable, sólo consumir lo que tienes a la mano.

15. Apoya iniciativas sustentables, especialmente si viajas porque el turismo tradicional es contaminante y desplaza a las comunidades de los procesos económicos. Apoya el ecoturismo comunitario.

pueblos mancomunados Oaxaca

16. Reduce tu huella ambiental, camina más, muévete en bicicleta, utiliza el transporte público. También, recicla bienes personales y basura. Come más verduras. Trata de evitar productos industrializados y deja de comprar botellas de plástico. El plástico, por ser un desecho tan común, ya está en todos lados, hasta en lo que comemos.

17. La vejez en México también es un sector marginal y eso es terrible, porque los viejos tienen una vida entera que enseñarnos, además siguen vivos y no por ser mayores tienen que dejar de disfrutar. Cuidemos a los ancianos y no dejemos de incluirlos en lo social y valorarlos como los grandes libros de conocimiento que son. 

18. Recupera las microhistorias y compártelas, sobre todo si piensas que la historia oficial tiene muchos huecos. Investiga las pequeñas historias de las tradiciones que compartes y de las comunidades que te rodean. Cuando negamos la historia de los otros negamos su presencia.

19. Cuida tu salud, porque si tú te sientes muy bien, es más fácil hacer sentir bien a los que te rodean. Como mexicano –saudable–, y haz ejercicio, te aseguramos que te va a cambiar la vida.

20. Apoya al arte emergente y otras iniciativas creativas independientes. Siempre están ofreciendo discursos y planteamientos inesperados, vale la pena escucharlos y entender a qué contexto están respondiendo.

21. No dejes de consumir lo que ofrecen instituciones académicas y científicas. La oferta es muy amplia y lo que no sabes es que, detrás de cada exposición, obra de teatro, película, proyecto  o invención, se encuentra un equipo de gente trabajando muy duro por forjar el futuro de México.

22. Práctica el agradecimiento cada que puedas. Dar gracias es una manera de recordarnos todos los días la fortuna que tenemos de vivir en un país como México. 

23. Asume tu ciudadanía. No fomentes actos de corrupción (aún si eres víctima de ello), respeta a tus conciudadanos y toma muy en serio el hecho de que vives en un espacio compartido y, por ende, el de alado tiene los mismos derechos a habitar que tú. 

En México hay muchísima gente increíble, no demerites la posibilidad de cambio. Hay que construir juntos, constantemente.

 

*Imágenes: 1) Volcán Popocatepetl visto desde Puebla / Worldwide Elevation Finder; 3) Baja California, islas de Loreto / Kirt Edblom – flickr, CC; 4) Erwin Morales – flickr / CC; 5) Pueblos Mancomunados, Oaxaca / Expediciones Sierra Norte