El arte de impregnar magia a los objetos (y 6 amuletos mexicanos que lo demuestran)

En el amuleto el mexicano ha encontrado una suerte de cobijo desde hace miles de años.

“Un pedazo de luna en el bolsillo es mejor amuleto que la pata de conejo.”

– Jaime Sabines

 

Consagrar un objeto es, en cierto modo, una forma de impregnarle energía. Ya no es la imagen, o el objeto mismo lo que advierte propiedades mágicas, sino la afluencia de la creencia humana. Desde que se tiene memoria el hombre consagra cosas: imágenes, efigies, objetos heredados, piedras preciosas, yerbas, símbolos, sellos, días, momentos, palabras; en suma, símbolos. O bien, les hemos llamado talismanes y amuletos. 

Algo particularmente interesante ocurre con estos últimos, y es que se trata de objetos “escudo”; protectores de las malas auras y emblemas de la buena suerte. Se dice que el amuleto es uno de los objetos sagrados más antiguos que se conoce. Que su carácter guardián proviene de los amuletos naturales concebidos así por el hombre; una concha o una cáscara, por ejemplo, que protegen al animal o al fruto de la causa exterior.

La creencia en su efecto mágico se basa en el sentimiento universal de que un energía misteriosa es inherente a los objetos inanimados. Una especie de fuerza natural que viene a poseer al objeto, una vez que se le conjura (consiente o inconscientemente) para una labor. De ahí que se le confiera poder según los hechos que le permean, el material del que está hecho o incluso la forma. Consagrar un objeto como amuleto bien podría similar un proceso alquímico, en el que su composición y destino le atribuyen una misión del todo mágica, o una especie de numen.

nierika
Niérika

Con cierta frecuencia, los amuletos acompañan al mexicano en el inadvertido reto de la vida. Y no como pensaríamos, recientemente, sino que ha venido haciéndolo como un don desde épocas remotas. En la cultura mexica (azteca), se sabe que existían numerosos objetos a los que se atribuían virtudes mágicas protectoras.  Algunos de estos eran navajas de obsidiana, plumajes preciosos, minerales, colibríes, patas de venado, crótalos de serpiente de cascabel, colmillos de ocelote y otros más.  

En esta figura –el amuleto–, el mexicano ha encontrado una suerte de cobijo desde hace miles de años. Algunos de estos objetos:

 

Copal

El Copal es el nombre común de la resina aromática del Bursera, una familia de arboles sagrados, endémicos de México. El aroma del copal –el “incienso de la tierra“–, ha sido por centurias un bálsamo universal para purificar y potencializar la abundancia. Se percibía con gran frecuencia en las casas, templos y ofrendas de prácticamente todas la civilizaciones prehispánicas. Se ha visto usado en conjuros de protección y de manera más común en rituales mágicos realizados por sacerdotes.

 

Un frijol rojo

Oficialmente el frijol rojo, proveniente del árbol del colorín, es una semilla de la abundancia. En México y algunos otros países de Latinoamérica se suele tener la creencia de que llevar estas semillas con nosotros es símbolo de fortuna, aunque también de protección. En casa fungen como limpiadores de malas auras. Es un portentoso escudo contra el mal de ojo, especialmente en niños pequeños. 

 

Obsidiana

obsidiana-amuletos mexico

 

La obsidiana o vidrio volcánico, es uno de los objetos más sagrados que posee el territorio mexicano. Su composición es tan compleja que se dice que es mineraloide y no mineral, porque posee más de uno solo. La obsidiana se produce cuando un volcán emite lava félsica y entonces se enfría rápidamente pero no da tiempo para su cristalización. Esta relación directa con lo volcánico es probablemente una de las razones por las que el mexicano, desde siempre, la ha tenido presente en su vida. A esta piedra se le relacionaba en antiguos tiempos con la práctica de la adivinación y también con fines medicinales. Se escucha decir también, desde tiempos antiguos, que es una especie de escudo protector.

Niérika

nierika amuletos mexico

El Niérika de la cosmogonia wixárika advierte varios significados, sin embargo, el más universal es el de su carácter de amuleto protector. El Niérika es el escudo por excelencia de los huicholes; un “escudo frontal” que sirve como instrumento de defensa contra las tentaciones que aparecen en nuestra trayectoria de vida, y es asimismo un portal hacia otras dimensiones. 

 

Veladoras 

Pocos recordamos hoy en día que la Virgen de Guadalupe viene a ser la Tonantzin de los prehispánicos. Que su presencia luminosa va mucho más allá de una conquista y que quien fervorosamente cree en ella y otros santos, se han arropado con un fervor nativo de la tierra mexicana. Por ello es que fuego y la imagen de estas deidades, en suma, son escudos protectores muy mexicanos. 

 

Colibríes

colibri mexico

El colibrí es un ser sagrado en México desde siempre. Gracias a estos “rayos de sol” el antiguo mexica encontró un lugar para asentarse –la Tenochtitlán–. Su profundo valor no se destinó al olvido, y  más adelante, con la llegada de todo tipo de ideas brujas desde España, se comenzó a utilizar como un amuleto. El cuerpo disecado de un colibrí es, hasta nuestros días un amuleto protector, aunque también se ha utilizado para ciertos conjuros de amor y magia erótica. 

 

*Fuentes de consulta: 

Amulets of the late period

Juan-Eduardo Cirlot, “Diccionario de símbolos“, Editorial Labor, S.A., novena edición, Barcelona, España, 1992.

Sepúlveda y Herrera María Teresa, “La brujería en el México antiguo: comentario crítico“, comentario crítico”, en Dimensión Antropológica, vol. 4, 1995, pp. 7-36.

*Imágenes: 1)   Más de MX; 2) Revista Vía México 3) mineral-s.com; 4) esotericoestrellasol.blogspot.mx; 5) ladivinaprovidencia.com; 6) nierika.com.mx; 7) elquesiembracosecha.wordpress.com; 8) José Lozano – flickr; 9) Colibri Center for Human Rights

 

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora de tiempo completo, música y ser humano. Ha escrito numerosos artículos en este medio, dando vida principalmente a los rubros de Arte, Cultura, Misticismo y Surrealismo. Escribe y edita Ecoosfera. Su tiempo libre lo dedica a leer literatura griega, tarot y ocultismo, además de crear música con sintetizadores.

Y tú, ¿ya donas sangre? Te explicamos por qué hacerlo

La mayoría de los mexicanos no son donadores altruistas, pero esto debería cambiar ya.

Donar sangre es un hábito poco arraigado entre los mexicanos. Antes de negarlo, piensa si alguna vez has donado sangre para un desconocido, por iniciativa propia, sin que hayas acudido al banco de sangre como respuesta a la petición expresa de algún amigo o conocido.

Si la respuesta es no, no estás solo: eres parte de la mayoría de los mexicanos, quienes no hacen donaciones de sangre altruistas, sino solamente familiares (o destinadas a un individuo en particular). Este dato nos habla de la necesidad de adquirir un hábito que poco o nada se fomenta en el país.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo, (BID), solamente en 74 países el 90% de las unidades de sangre se obtienen voluntariamente, y México no es uno de ellos. En nuestro país la donación de sangre remunerada está prohibida; la única posibilidad para cubrir la demanda son las donaciones altruistas. Sin embargo, solamente 3% de las donaciones totales son de este tipo. El 97% están dirigidas a un paciente específico.

El día 14 de junio se conmemora el Día Mundial del Donante de Sangre. Con este pretexto, te invitamos a que te acerques a cualquier institución de salud, pública o privada, y te atrevas a donar solo porque estás en posibilidad de hacerlo. También puedes descargar la app de Blooders para identificar pacientes a quienes podrías apoyar y consultar los requisitos.

Donar sangre es un acto desinteresado que no te afecta, y en cambio significa la diferencia entre la enfermedad y la salud de alguien. La cantidad que se extrae son 450 ml., equivalentes al 10% del volumen sanguíneo y pueden utilizarse en hasta tres pacientes. Además, es posible donar más de una vez al año.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) busca que para el año 2020 el 100% de las donaciones de sangre sean voluntarias. Esto ya es una realidad en algunos pocos países.  Entre todos, podemos cumplir este objetivo compartido, mientras contribuimos activamente al bienestar de otros.

Regina Garduño Niño
Autor: Regina Garduño Niño
Relaciones Internacionales, ITAM. Trabajo en sociedad civil. Siempre tengo más preguntas que respuestas.

Guardianes culturales: la pareja que preserva uno de los últimos talleres de juguetes hechos a mano en CDMX

En un local que sorprende por su originalidad pervive uno de los oficios más bellos de México.

De la pared sobresale un diablo rojo de cartón que carga con un letrero que dice: –Te estaba esperando-. Estamos en el 129 de la calle Chihuahua de CDMX. El muro es colorido y una frase sobre un espejo pregunta, irreverentemente: –¿Te peinaste?-

En mitad de una de las colonias más gentrificadas de CDMX: la Roma, vive este pequeño taller de juguetería hecha a mano, el último de la ciudad, según sus dueños Álvaro Santillán y Jazmín Juárez. ¿Su nombre? gina: Taller Tlamaxcalli; abrió sus puertas hace 15 años.

Sus dueños son unos rebeldes, de algún modo, ellos retan al tiempo desde dos sentidos: preservando el oficio de la juguetería artesanal y enseñando que el tiempo también tiene distintos ritmos:

La prisa es un problema muy serio con la generación millennial, siempre tienen prisa. Aquí llegan a mi taller y preguntan –¿y en cuánto tiempo aprendo?- Pues en el tiempo necesario, les digo. O quieren hacer un alebrije sin aprender a preparar el engrudo: hay cosas que tienen un tiempo, quieren saltarse los procesos. Se desesperan porque ven que yo no tengo prisa”.

Aquí hay alebrijes, juguetes de madera; diseño de hace más de 100 años. Las curiosísimas Lupitas o mini piñatas de colores eléctricos. 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

Santillán hace cartonería aunque también trabaja madera y es un conocedor del arquetípico juguete. En CDMX, según su experiencia, solo quedan unos 16 cartoneros. Dice que a él no le gusta “intelectualizar”, cuando le pregunto sobre el valor de su oficio: “yo lo hago porque me gusta, así, simplemente. Porque cuando uno hace lo que le gusta nunca tienes trabajo, se vuelve una manera de jugar. Nunca debemos dejar de jugar, ni de adultos”.

Sus juguetes son una metáfora de su manera de pensar y de su oficio que reta a la época, ahí, en un local inesperado de la calle Chihuahua en la Delegación Cuahutémoc.

 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

En casa con mis monstruos: un viaje al interior de la mente de Guillermo del Toro (GALERÍA)

La espectacular colección de monstruos del genial cineasta mexicano pisa finalmente tierras mexicanas. Aquí todo lo que tienes que saber (y un pequeño adelanto).

Guillermo del Toro es uno de los creadores mexicanos más relevantes de nuestro tiempo. No solo porque su inmensa generosidad (de la que tanto nos gusta hablar) lo ha convertido en uno de los principales agentes para revitalizar la creatividad nacional. Tampoco porque sus complejas películas han ganado múltiples premios internacionales. O porque está perfectamente orgulloso de ser mexicano y lo demuestra cada vez que puede.

Lo verdaderamente genial de este sujeto es la manera en que entreteje dimensiones igual en su obra que en su vida cotidiana. De lo monstruoso hasta lo más encantador; de lo metafórico a lo punzantemente literal; de lo fantasmagórico a lo concretamente material; de la más oscura maldad, hasta la más pura bondad: para Guillermo del Toro las dicotomías se desdoblan en cientos de posibilidades de ser.

guillermo-del-toro-en-casa-con-mis-monstruos-exposicion-guadalajara
Imagen: El Occidental

También en Más de México: Guillermo del Toro relata su experiencia con un ovni en los 80 (Video)

En ese sentido, es un auténtico privilegio poder adentrarse en sus procesos creativos y esto es exactamente lo que ofrece “En casa con mis monstruos” un viaje al interior de la mente de Guillermo del Toro. La exhibición, que estará presente en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (MUSA) hasta el 27 de octubre de 2019, mostrará 900 piezas, entre algunas que ha creado el cineasta y otras que le han servido de inspiración.

Libretas, dibujos, vestuarios, objetos personales, personajes de sus películas y piezas de otros creadores, se encuentran bajo la fina curaduría de Eugenio Caballero (director de arte de “Roma” y “El Laberinto del Fauno”).

guillermo-del-toro-en-casa-con-mis-monstruos-exposicion-guadalajara
Imagen: Zona Docs

El recorrido te propone una experiencia multisensorial de casi 3 horas, dividida en tres ejes temáticos (Inspiración, Guillermo del Toro como artista, Creadores mexicanos que dialogan con su universo) que se entrecruzan a lo largo de ocho salas con distintas colecciones. El recorrido, además, es acompañado por una ambientación sonora, cortesía de Gustavo Santaolalla (“Babel”, “Biutiful”, “Narcos: México”).

La propuesta es única, en todos los sentidos, pues Del Toro ha declarado que sus piezas —que normalmente residen en Bleak House, en California— solo serán exhibidas esta vez en México, así que es absolutamente imperdible.

¿Quieres ir?

Si quieres más información, puedes consultar todos los detalles en el sitio de web de “En casa con mis monstruos”. El boleto de entrada general tiene un costo de $180 pesos y puede ser adquirido vía el sitio web, en Ticketmaster o en la taquilla del MUSA. Hay descuento de estudiantes, solo en la taquilla del museo. La exposición estará abierta hasta el 27 de octubre en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara ubicado en Av Juárez 975, Col Americana, Guadalajara, Jalisco. Consulta la disponibilidad de horarios en la compra de tu boleto.