Tilda Swinton recrea en fotografías la obra de Leonora Carrington como un homenaje (FOTOS)

Dos años después de la muerte de una de las surrealistas más inolvidables, el fotógrafo británico Tim Walker la homenajeó con la alucinante recreación de sus pinturas.

Algo tiene Tilda Swinton que encanta, un aire surrealista, ella misma. Es como andrógina, y tiene un halo entre melancólico y determinado, su personalidad es muy fuerte, ello sin mencionar sus facciones especiales, incluso con algo de cubismo.

Y quizá ella, y solo ella, con su esencia fantasmal, podría haber representado las escenas que nos regaló Leonora Carrington, entre encantamiento, alquimia y sueños, y más.

El fotógrafo británico Tim Walker en 2013 hizo un tributo a la obra de Carrington, con imágenes de Swinton que emulan la obra de esta artista plástica. La serie más famosa de este proyecto es sin duda las fantasmagóricas fotografías de Tilda Swinton en Xilita:

A lo largo de 19 fotografías, se advierte una frase que el poeta, coleccionista y surrealista Sir. Edward James –también creador de las enigmáticas esculturas de Xilitla, El Castillo  y Las Pozas– Tilda pronunció sobre la huasteca potosina: “he visto tanta belleza como un solo hombre ha visto pocas veces “.

La serie completa que alude a la obra de Carrington se hizo para W Magazine, y puedes ver la mayoría de las fotos del proyecto, aquí:

tilda swinton leonora carrington Tim Walker fotos

tilda swinton leonora carrington Tim Walker fotos

tilda swinton leonora carrington Tim Walker fotos

tilda swinton leonora carrington Tim Walker fotos

 

*Imágenes: fahrenheitmagazine.com

 

 

El sueño de Leonora Carrington en 14 gif animados

Esta serie de sutiles animaciones nos recuerda que la obra de Leonora Carrington siempre ha sido una ventana a los nítidos paisajes de la imaginación.

Animar sutilmente algunas de sus obras, es un buen regalo de cumpleaños para Leonora Carrington. Una serie de 14 gifs animados componen dicho tributo y, de paso, nos invitan a sumergirnos en el universo onírico de la surrealista mexicana.  

Para celebrar los 101 años del nacimiento de Carrington, en abril pasado La Casa del Tiempo, recinto cultural de la Universidad Autónoma Metropolitana, organizó diversas actividades; entre estas se incluyó la proyección de estos gifs que, como podrás comprobar, lubrican la inquieta evocación de narrativas que la obra de Carrington de por sí suele provocar.

 

Estos “dioramas digitales”, logrados mediante una de las técnicas de animación predilectas en el imaginario contemporáneo, el gif animado, nacieron en el estudio de creatividad audiovisual,  Maizz Visual. A pesar de haber nacido en Reino Unido, Leonora Carrington fue capaz de conectarse con una de las facetas más vivas y llamativas de México: la magia. Sus pinturas, y textos, se convirtieron en vehículos para resonar precisamente con esta cualidad. Tal vez por eso es que cada obra suya es una ventana a un lugar donde suceden seductoras improbabilidades, que embalsaman al observador. Y estos 14 gifs son un gran recordatorio de ello, nos referimos a la capacidad de Carrington de manifestar atisbos de la gran obra imaginaria… 

 

 

 

 

En este video puedes ver los 14 gif animados:

El surrealismo marcado en la piel: tatuajes de Remedios Varo, Leonora Carrington y Frida Kahlo (FOTOS)

Encantadores diseños surreales, cortesía del imaginario mexicano (y de estas tres grandiosas surrealistas).

Aunque, fue Frida KahloRemedios Varo y Leonora Carrington, quienes con sus lienzos fabricaron un retrato más explícito del surrealismo mexicano –de sus sueños y vida fantástica–, México ha sido siempre en esencia surrealista.

Desde tiempos ancestrales, la asociación entre lo místico y lo cotidiano ha sido obvia, y sin lugar a dudas, muy distinta que en otras partes del mundo. De ahí que dichas artistas sean un símbolo, también, de mexicanidad, pues aunque dos de ellas nacieron originalmente en Europa, fue en México donde pasaron la mayor parte del tiempo de su catarsis creativa. 

Cada una ejemplificó con pinturas los sueños –pues, como decía Carrington, “Si el arte necesita una explicación, ¿Dónde está lo visual?“–. De ahí que sus obras reflejan una libertad sin precedentes. Entre los trazos de gatos, venados o seres fantásticos, el deseo de una emancipación estética y cultural podía observarse.

El constante desafío de la realidad, en estas mujeres, se dibujaba con bestias de gran ingenio y, la posibilidad de que dichos monstruos hubiesen aparecido por influencia de la lectura esotérica. Dicho esto, es fácil esperarse que en la actualidad, el homenaje a las obras de estas surrealistas se haya vuelto recurrente. ¿Y qué homenaje puede ser mejor sino el que se lleva en la piel, como un lienzo, desde México para el mundo?

A continuación te mostramos una selección de diferentes tatuajes que retratan las pinturas y semblantes de estas creadoras:

mejores-artistas-surrealistas-mexico-surrealismo-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajes

surrealismo-mexico-mejores-artistas-surrealistas-tatuajesde frida-kahlo-tattoo

surrealismo-mexico-mejores-artistas-surrealistas-tatuajesde frida-kahlo-tattoo

mejores-artistas-surrealistas-mexico-surrealismo-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajes

mejores-artistas-surrealistas-mexico-surrealismo-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajes

tatuaje remedios varo

mejores-artistas-surrealistas-mexico-surrealismo-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajes

tatuajes de remedios varo

mejores-artistas-surrealistas-mexico-surrealismo-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajessurrealismo-mexico-mejores-artistas-surrealistas-remedios-varo-leonora-carrington-frida-kahlo-tatuajes

 

 

*Imagen principal: tatuaje de Sean Arnold

Cuando la ciudad de México fue el antídoto terapéutico de Leonora Carrington

Ella dominó el constante coqueteo de la locura y las incidentales calles de México.

Existen ciertas zonas en la ciudad de México en las que habita un aire surrealista, místico y fantástico, como si se intentara mantener vivo el recuerdo de las personas que han pasado por ahí. A lo largo de sus calles y arquitectura se encuentran plasmadas de las anécdotas, esculturas y pinturas de aquellos personajes que sublimaron sus miedos y emociones.

Entre las personas que inmortalizaron esta esencia en la ciudad de México se encuentra Leonora Carrignton, la surrealista mexicana-inglesa que liberó la magia desde la colonia San Rafael hasta la avenida Reforma. Su creatividad la llevó a destrozar las paredes de su castillo en la nebulosa Inglaterra, y aprender a deconstruir a su manera lo que quedaba de ella.

La deconstrucción de Carrington comenzó con Max Ernst. Él, un surrealista alemán de 46 años con reputación de mujeriego, casado por segunda vez y sin dinero; ella, una estudiante de arte de tan sólo 20 años, con un padre adinerado y dominante. Fue un coup de foudre. Y a pesar del pronóstico catastrófico que albergaba en la relación, ambos se fueron a vivir a Francia, en donde se encontraron inmersos entre artistas, surrealistas y aislamientos.

leonora carrington méxico esculturas ciudad

Esta relación, excesiva para los límites tradicionales del arte y el amor, encontró su fin con la invasión nazi en 1939. Tomaron preso a Ernst; y ella, encontró cobijo en un manicomio en Santander, España. Ahí encuentra a Renato Leduc, periodista y diplomático mexicano, quien se encontraba trabajando en la embajada de México en Madrid sin poder regresar a su país de origen. Fue así que realizaron un acuerdo que beneficiaría a ambos: la única solución para huir juntos del caos europeo era casarse y así llegar a la pacífica ciudad de México.

Leonora llegó a la ciudad de México sin ningún sueño que dejar, muy lejos, el recuerdo de Ernst, Francia y el arte. Sin embargo las calles mexicanas parecieron convertirse en elemento terapéutico para estructurar su propia desestructuración mental; por lo que usó los únicos recursos que ya conocía: el surrealismo.

De cierto modo, el surrealismo se convirtió en la única vía funcional para regresarla a una vida –a la que fuera–. Aprehendió la locura como único método de supervivencia, usando sus recursos de irrealidad, alteración en el estado de consciencia, pensamiento y emociones, asociaciones sueltas y delirios. Hasta que, de pronto, ella dominó el constante coqueteo de la locura y las incidentales calles de México. Se volvió parte de una realidad alterna, en donde descubrió la manera de sobrellevar el equilibrio con elegancia y estilo.

A través de estatuas, como Ya no hay lugar ubicada a espaldas de la Catedral –en la calle de Guatemala– y Cocodrilo reubicada en avenida Paseo de la Reforma, o el muro de En el mundo mágico de los mayas en Reforma y Gandhi, Carrington se apropió de la cultura mexicana. Plasmó en las leyendas, mitos y tradiciones su autoconcepción, desde un ojo ajeno a la realidad.

leonora carrington max ernst

leo