Este fue el último discurso de Cuauhtémoc antes de la caída de Tenochtitlán

Se trata de un mensaje tristísimo, aunque lleno de esperanza en que habría un nuevo sol donde los hijos del Anáhuac renacerían de nuevo desde su sabiduría ancestral.

En su entrañable libro La Visión de los Vencidos, Miguel León Portilla nos ilustra enormemente el sentimiento de honda tristeza que se expandía en el Valle del Anáhuac cuando una civilización entera vio su destino truncado. La concatenación de hechos, fuera de lo que toda lógica prevería, desembocó en la abrupta caída del imperio mexica en un ambiente de desconcierto y temor.

Los presagios de antes de la caída de Tenochtitlán ya habían infundido un ambiente enrarecido, la actuación de Moctezuma, colmada de sumisión por las leyendas por las cuales se creyó en un inicio en el origen divino de los recién llegados, y la alianza que los españoles consiguieron con los Tlaxcaltecas (enemigos acérrimos de los mexicas) fue un caldo de cultivo para la caída de un imperio que no creía posible lo que estaba viviendo.

Cuauhtémoc fue el último tlatoani mexica. A la muerte de Moctezuma (algunas versiones apuntan a que los mismos mexicas lo hirieron con una piedra en la cabeza por sus actuación sumisa), le sucedió Cuitláhuac, y a su muerte, Cuauhtémoc ascendió al trono. En agosto de 1521, cuando la victoria de los españoles ya era inminente, y según la tradición oral, el último emperador hizo el siguiente poema, su último discurso como tlatoani, el fin de una era.

Se trata de un mensaje tristísimo, aunque lleno de esperanza en que habría un nuevo sol donde los hijos del Anáhuac renacerían de nuevo desde su sabiduría ancestral:

 

Nuestra sagrada energía ya tuvo a bien ocultarse,

nuestro venerable sol ya dignamente desapareció su rostro,

y en total obscuridad se dignó dejarnos.

 

Ciertamente sabemos (que) otra vez se dignará volver,

que otra vez tendrá a bien salir

y nuevamente vendrá dignamente a alumbrarnos.

 

En tanto que allá entre los muertos tenga a bien permanecer .

Muy rápido reunámonos,

Congreguémonos

y en medio de nuestro corazón escondamos

todo el nuestro corazón se honra amando

y sabemos nuestra riqueza

en nosotros como gran esmeralda.

 

Hagamos desaparecer los nuestros lugares sagrados,

los nuestros Calmécac los nuestros juegos de pelota,

los nuestros Telpochcalli, las nuestras casas de canto; que solos se queden los nuestros caminos

y nuestros hogares que nos preserven.

 

Hasta cuando se digne salir el nuevo nuestro sol,

los venerados padres y las veneradas madres

que nunca se olviden de

decirles a los sus jóvenes

y que les enseñen (a) sus hijos

mientras se dignen vivir,

precisamente cuán buena ha sido

hasta ahora nuestra amada Anáhuac

donde nos cuidan nuestros venerados difuntos,

su voluntad y sus deseo,

y solo también por causa de nuestro respeto por ellos

y nuestra humildad ante ellos

que recibieron nuestros venerados antecesores

y que los nuestros venerados padres,

a un lado y otro en las venas de nuestro corazón,

los hicieron conocer en nuestro ser.

 

Ahora nosotros entregamos la tarea (a)

los nuestros hijos

¡Que no olviden, que les informen

a sus hijos intensamente como será

la su elevación,

como nuevamente se levantará el nuestro venerable sol

y precisamente como mostrará dignamente su fuerza

precisamente como tendrá a bien completar grandiosamente

su digna promesa esta

nuestra venerada y amada tierra madre Anáhuac!

 

Cuauhtémoc

Anáhuac Huei Tlahtohuani . Tenochtitlán-México

mahtlactlihuan yei cuetzpalin, tlaxochimaco, yei calli

(trece lagartija, se ofrendan flores, tres casa)

(Lunes 12 de agosto de 1521 del calendario europeo juliano)

(jueves 22 de agosto de 1521 del calendario europeo gregoriano)

 

*Fuente
Tlacatzin Stívalet ANÁHUAC 2000, lo pasado y lo presente proyectados hacía el porvenir. Ediciones Águila y Sol, México 1990.

 

*Imagen: EFE

Así dibujaron los indígenas a los primeros españoles (VIDEO)

Podría tratarse del primer sincretismo en el arte indígena: se plasma a los españoles pero también aspectos fundamentales del cosmos nahua.

 

Es la cueva del sincretismo o del códice de piedra.

 

De la impresión que los hombres mesoamericanos se llevaron al ver por primera vez a los españoles tenemos solo la imaginación y algunos testimonios recogidos por cronistas. Recientemente se ha encontrado también otro medio para saberlo, la representación gráfica más antigua sobre este hecho en pinturas escondidas en cuevas de la sierra de Guerrero.

Las pinturas fueron encontradas hace poco por casualidad por parte de un poblador de la zona. Su acceso es muy complejo y se encuentran en la escarpada barranca de Kuatlakechpan. En esta área aún hoy viven nahuas, mixtecos y tlapanecos.

El descubridor contactó al Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah) y entonces personal de esta fue a visitar la cueva. Jorge Alberto Hernández Flores, compartió con El Mundo:

Fuimos a la siguiente semana de que se diera el aviso al municipio de Olinalá, entre las comunidades de Santa Cruz Lomalapa y Temalacatzingo, poblaciones netamente indígenas. Es muy difícil llegar a las cuevas, hicimos cuatro horas a pie caminando por el vértice de la montaña.

En las cuevas encontraron a los colonizadores dibujados con sombreros, caballos, cruces, acabuces ; todo ello junto a dioses nahuas y simbología mesoamericana. Por ello, en el mundo arqueológico ahora se le conoce como “la cueva del sincretismo o del códice de piedra”. Al respecto Hernández apunta:

Son seis paneles de pinturas rupestres, cuya importancia radica en que son las primeras representaciones de conquistadores españoles dentro del área mesoamericana ( considerando Mesoamérica con los límites que tenía esta zona cultural para el momento del contacto 1519- 1521) portando armas de fuego como arcabuces y espadas. Es notable el detalle de las vestimentas de algunos personajes en los que es posible distinguir que visten con jubones, tipo de camisa de la época, ropilla (especie de capa), greguescos o calzas botargas ( los pantalones cortos y abombados que traían los españoles) y sombreros de ala ancha con plumas.

Se trata de quizá el primer sincretismo en el arte indígena. Además de lo meramente español, las pinturas conservan trazos de “cuentas calendáricas”, representaciones de deidades y cuerpos celestes, quincunces, que es el elemento que representa los cinco rumbos del universo, y dibujos de animales cánidos y aves”.

Sobre el cráneo supuestamente atribuido a Moctezuma

En el Departamento de Antropología del Museo del Hombre de París se atribuye un cráneo al de Moctezuma II ¿probable o no?

Juan Comas Camps fue un antropólogo español exiliado en México luego de la Guerra Civil Española. Fue uno de los fundadores del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM y estuvo abocado al estudio del mundo indígena en el país.

Este autor publicó en 1967 un interesante artículo en la ya legendaria revista de la UNAM Estudios de Cultura Náhuatl. Este texto refiere un particular dato que encontró en el inventario cronológico de piezas existentes del Departamento de Antropología del Museo del Hombre de París.

En dicho inventario, un apartado documenta la presencia del Cráne de I’Empereur Moctezuma, envoyé de Mexico par Mr. Ghiesbrecht (Cráneo del Emperador Moctezuma, enviado de México por el Sr. Ghiesbrecht el 28 de abril de 1854.) Además, se menciona incluso el sitio exacto de acomodo de esta pieza ósea: armario IV, puerta 4, estante 3.

No resulta extraño que al rededor del mundo, existan vestigios prehispánicos de tal índole como el supuesto cráneo de Moctezuma, lo anterior dado el contrabando de piezas y el saqueo al que fue expuesta toda América (recordemos, por ejemplo, que el penacho de Moctezuma se encuentra en Austria ).

Sin embargo, ¿Es verdad que este penacho de es Moctezuma?. Comas revela que el belga Augustin Ghiesbrecht fue médico, viajero y explorador botánico y que vivió en Chiapas; este conocía la versión de la historia que apunta a que Moctezuma II murió de un traumatismo en la cabeza (causado por una pedrada arrojada por el propio pueblo mexica cuando este les pidió no pelear contra los españoles desde una azotea). Sin embargo, con el análisis del cráneo, se sabe que la contusión que presenta, muestra signos de curación.

(…)La herida, tal como la hemos descrito, curada después de una lenta cicatrización, no parece causada por el fuerte golpe de una piedra con el consiguiente hundimiento y fragmentación del frontal. Más bien pudiera atribuirse -como hace Hamy- a una incisión oblicua.

Dando por supuesto -aunque no haya certeza ni unanimidad de opiniones al respecto– que la muerte de Moctezuma fue debida a una herida contundente en la región frontal, nunca podría atribuírsele el cráneo en discusión, ya que éste presenta una cicatrización que implica prolongada supervivencia del sujeto; y en cambio sabemos que Moctezuma murió a los tres días de haber sido herido.

Según la conclusión de Comas Camps resulta este resto óseo, así,  inatribuible al cráneo de Moctezuma; cuestiona en su texto sobre la persistencia de dichos datos en el acervo histórico de París. Nosotros nos preguntamos si aún sigue ahí ese supuesto cráneo del penúltimo tlatoani mexica.

*Imagen: www.mexico-france.com/prehispanico_esp.html

Sobre la descendencia de Moctezuma que vive en Europa y México

Más allá del mito, aún hoy existen familias en España que son reconocidas como descendientes de Moctezuma; en México también.

Entre voces en la cultura popular se conoce que existen en México y Europa familias descendientes de Moctezuma II, pero ¿Qué tan real es esto?

Es muy real y durante cuatro siglos se hizo un pago conocido como la “pensión de Moctezuma”a estos descendientes; luego de la independencia se formalizó este adeudo histórico para estas familias y esta pensión se canceló hasta 1933 por mandato de la Secretaría de Hacienda.

El inicio de la descendencia de Moctezuma está marcado por su simbolismo; estos nobles fueron usados como emblema de poder, por ello fueron bautizados y casados con la nobleza española: el signo de la total dominación, la manera de romper con una dinastía sin mestizaje.

Moctezuma II el huey tlatoani (monarca) al momento de la llegada de los españoles en Tenochtitlán había concebido diecinueve hijos, sin embargo luego de la caída de la ciudad solo 4 quedaron vivos, dos de ellas fueron llevadas a España y se tiene registro de más de 200 familias descendientes de Motezuma, más de 2 mil descendientes según el investigador José Miguel Carrillo de Albornoz).

En México la descendencia de Moctezuma vino de su hija preferida, la última princesa mexica Tecuixpo Ixtlixóchitl (Flor Blanca o Copo de Algodón), luego bautizada como Isabel Moctezuma. Se cree que fue violada por Hernán Cortés, y de este funesto encuentro nació la primera española-mexica reconocida como tal: Leonor Cortés Moctezuma (quien por cierto nunca fue reconocida por su madre, en un acto, quizá, de sublevación).

Isabel Moctezuma estuvo casada cinco veces: primero con su tío Cuitláhuac, luego con Cuahutémoc (el último emperador mexica); con Alonso de GradoDon Pedro Gallego de Andrade y finalmente Juan Cano de Saavedra (todos los anteriores murieron). En total (contando a su hija con Cortés) Isabel tuvo 7 hijos, dos de ellas se hicieron monjas y uno sacerdote, de los demás nació la descendencia de Moctezuma en México, sobre todo de sus últimos dos matrimonios.

 

Sobre lo que se sabe de su descendencia en Europa

En Flandes existen actualmente más de 200 familias descendientes de dos hijas de Moctezuma Xocoyotzin, llevadas a España por los conquistadores y casadas con nobles españoles que se establecieron en la provincia flamenca. El barón de Welmont, ministro de Bélgica en México hace medio siglo, era uno de los descendientes de Moctezuma; también lo era el conde Billet Latour, quien casó con una nieta del emperador azteca; sus descendientes radican aun en Flandes. En enero de 1969 visitó México un grupo de 33 descendientes belgas de Moctezuma; ninguno de ellos hablaba español, pero todos se ufanan de la sangre azteca que corre en sus venas y tienen un interés especial por el país de su ilustre antepasado. (1)

Según el investigador Alejandro González Acosta, desde 1991 los herederos de la familia Miravalle en Granada han realizado gestiones para que aún se les pague la famosa “pensión de Moctezuma”. El mismo Benito Juárez había reactivado el pago de esta pensión a la familia Miravalle, en específico a Aureliano Serrano Trebuestro, octavo conde de Miravalle. Recientemente la familia Acosta en España también hizo gestiones para que se continué pagando esta pensión.

  

Sobre lo que se sabe de su actual descendencia en México

 

Hoy se tiene registro, por ejemplo, de Blanca Barragán Moctezuma, su abuela aún recibía las llamadas “pensiones de Moctezuma”. Tres primos de Blanca, Esteban, Pablo y Javier Moctezuma Barragán han sido políticos conocidos.

Aunque ya no reciben pensión, Blanca Barragán Moctezuma ha emprendido una lucha con ahínco por recuperar el penacho de su antepasado. Muchos de los descendientes de Moctezuma no llevan ya su apellido y como desde 1933 dejó de pagarse la “pensión del Moctezuma”, con el tiempo ha ido perdiéndose el registro de su descendencia, que desde luego, aún se encuentran entre nosotros.

 

*Fuentes:

1)Enciclopedia de México. Tomo IV. México, 1977. pp. 257-258

El Linaje de Moctezuma vive…. en España, Poceso, 16 septiembre 2010

Centro Histórico, Propiedad de los Miravalle, Ramón Alfonso Sallard,  El Universal, 26 de octubre 2011