Rock mexicano de los 60s: el arte de hacer contracultura a la mexicana

En aras de una sociedad en crisis, el rock vino a ser análogo a una suerte de libertad de expresión para muchos, y a un balde de agua fría para otros.

Si bien es cierto, México registra una trayectoria de vastos episodios contraculturales, probablemente mucho antes desde que existiera la contracultura misma. Uno de ellos –aunque parezca hoy difícil de asimilar– era tocar Rock and Roll en los años 60 y 70. Como sabemos, en aquellas décadas, la sociedad mexicana funcionaba como un engranaje conservador, donde las piezas social y cultural eran definidas esencialmente por el consumismo y una estructura educativa muy tradicionalista.  

El Rock and Roll, de hecho, llegó a México primero a manos de la juventud que podía pagar por un disco importado. Las voces populares de Elvis Presley o Bill Haley & His Comets influenciaron a los primeros jóvenes mexicanos que de inmediato empezaron a montar las primeras bandas de rock. Las orquestas de músicos como o Juan García Esquivel fueron los primeros en redireccionar su sonido hacia el ruido fresco del Rock, sin embargo no tardó en expandirse, ya no como un género musical, sino como un desdoblamiento de carácter ideológico.

En aras de una sociedad en crisis, el rock vino a ser análogo a una suerte de identidad extrovertida y libertad de expresión para muchos, y a un balde de agua fría para otros. Pero, para que este género se convirtiera  en  la excusa perfecta para comenzar a decir lo que no se podía decir, primero llegó en forma de una divertida mimesis; de una singular manera de coverear, las canciones más populares del Rock and Roll en inglés, traduciéndolas al español:

Así nacieron bandas mexicanas como Los Locos del Ritmo, Los Teen Tops, Los Yaki, Los Ovnis, Los Monjes, Los Tijuana Five y Las Mary Jets (tal vez la primer banda de mujeres mexicanas) que más tarde encontrarían su propio sonido y también sus propias letras. La industria musical mexicana solo daba voz a quien interpretara canciones en español, y a mediados de los dos 60, dirigió sus micrófonos a los cantantes solistas de estas bandas –Enrique Guzman que venía de Los Teen Tops, Cesar Costa de Los Camisas Negras y otros solistas como Angélica María–.

Este cambio en la industria musical se convirtió en un parteaguas histórico para el rock mexicano, pues mientras la industria mantenía un discurso pop y socialmente permitido, las bandas que decidieron seguir haciendo rock dejaron de traducir las canciones y empezaron a pensar en letras acorde a la realidad nacional. A finales de la década, El Ritual, Los Dug Dug’s, Ernan Roch,  Three Souls in My Mind y La Revolución de Emiliano Zapata por mencionar sólo unas pocas bandas, abandonaron el rock forastero para construir uno totalmente mexicano. 

Hoy día conviene recordar a este puñado de voces que, más allá de destacar como grandes innovadores del rock en México en los años 60, declararon de forma abierta lo que poco se ha demostrado en la era de internet: la posibilidad de que la juventud deje de ser sujeto de consumismo y se vuelva sujeto de contracultura (a la mexicana).

La CDMX podría ser una de las 5 ciudades más creativas del mundo

En una lista curada por la BBC, la CDMX fue nombrada la primera de las 5 ciudades más creativas del mundo. Te explicamos por qué.

México no cesa de hacer ruido entre los circuitos creativos internacionales.

Recientemente, en una lista curada por la periodista Libby Banks y publicada por la BBC, la CDMX fue nombrada la primera de las 5 ciudades más creativas del mundo. Aunque estamos completamente de acuerdo, es interesante entender por qué.

Uno de los puntos a favor de nuestra increíble capital es su inmensa diversidad. No conforme con ser el punto de encuentro para 68 etnias indígenas, otras tantas migrantes y para las infinitas mezclas y mestizajes derivados; en la CDMX se cocinan muchas de las revoluciones culturales del país, particularmente esas que luchan por la diversidad (sexual, lingüística y hasta biológica). 

cdmx-ciudad-creativa-diseno-arte-museos-gastronomia
Museo Anahuacalli, imagen: local.mx

Por otro lado, la Ciudad de México tiene una particularidad muy interesante: su infraestructura está cada vez más desarrollada y, por supuesto, enfocada a la constante “modernización” que apuesta por refinar cada vez más la comunicación y accesibilidad; sin embargo, el esqueleto que la sostiene tiene una cualidad profundamente barrial.

También en Más de México: Estos destinos son perfectos para mexicanos creativos

Una capital profunda

cdmx-ciudad-creativa-diseno-arte-museos-gastronomia

Entre sus vertiginosas vialidades, florecen aún circuitos muy familiares de vivienda con vecinos que se conocen (o por lo menos se reconocen) bastante bien y que están haciendo enormes esfuerzos por organizarse para mejorar las circunstancias. Al mismo tiempo, uno transita sin ver a los ojos a los demás en las vías y transportes públicos  y esta desconexión inspira a muchos. 

La movilidad citadina, su indiferencia, incita a inventar formas de llamar la atención de otros y este ejercicio es profundamente creativo. Músicos callejeros, arte urbano, esculturas públicas: pequeños y preciosos tropiezos que nos regresan a la tierra. 

Como explica Libby Banks, siguiendo el argumento de Richard Florida (académico estadounidense), las grandes “capitales del mundo”, como Londres y París, se han transformado en espacios ultra exclusivos que, estancados sobre sí mismos, ya no representan una boyante y explosiva capital cultural (a pesar de estar expuestos a la constante migración, lo que podría salvarlos).

Expresiones culturales excitantes

cdmx-ciudad-creativa-diseno-arte-museos-gastronomia
Imagen: Maizajo

Pero la Ciudad de México viene con todo. Además de haber sido nombrada Capital del Diseño en 2018, por su intrincada riqueza arquitectónica y sus innovadoras propuestas visuales, este sitio alberga moda experimental, una vibrante escena musical (de todos los géneros, por cierto) y muchísimo arte contemporáneo. 

También en Más de México: Sobre la boyante escena del arte contemporáneo en México

semana-del-arte-mexico-2019-programa-ferias-boletos-artistas-zona-maco
Zona Maco

Pero el asunto va mucho más allá de Zona Maco, Kurimanzutto y propuestas un poco más frescas como las de los colectivos Biquini Wax EPS y Ladrón (citados por Bakns). Y tampoco se queda en los sabores de Pujol (uno de los mejores restaurantes mexicanos y del mundo) y la cruzada de Enrique Olvera para salvar el maíz nativo.

También en Más de México: Descubre por qué National Geographic llamó a la CDMX el destino más excitante de 2019 

cdmx-ciudad-creativa-diseno-arte-museos-gastronomia
Sonidero y bailongo, a pesar de los charcos. Fotografía: Tonatiuh Cabello Móran

Todas estas cosas son increíbles, pero la CDMX es mucho, mucho más (afortunadamente). Su gastronomía, nacional e internacional, esa oculta en pequeños locales y mercados, es fantástica; sus barrios, llenos de alegres cantinas donde aún cantan todos los presentes al unísono las de Juan Gabriel; la cultura del sonidero y el baile; las joyas ocultas entre los sitios arquitectónicos olvidados

Entre su caos, su movimiento, sus intensas vibraciones, sí: es razonable afirmar que nuestra capital es —por lo menos— una de las ciudades más creativas del mundo.

Imagen destacada: _histogrammer/Instagram

3 mexicanos en un importante festival de foto que celebra la visión latinoamericana (GALERÍA)

Las espectaculares fotografías de estos mexicanos narran para todo el mundo la experiencia de nuestro país con cariño, claridad y franqueza.

Para muchos, comprender la particular visión latinoamericana es casi imposible. 

Se trata de una región marcada por la diversidad cultural, una enorme riqueza natural y —tal vez como consecuencia— al mismo tiempo es un espacio con una larga historia de conquistas, territorios en disputa y que, constantemente, tiene que explicarse frente a las potencias occidentales.

México encarna esto y más. Sin embargo, son cada vez más las regiones en el mundo que están viviendo situaciones que se parecen o recuerdan a la experiencia latinoamericana. Esto probablemente se debe al aumento en los movimientos migratorios

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran

Así, ciudades como Nueva York, se han consolidado como capitales internacionales, multiétnicas que tienen que lidiar con los efectos —positivos y negativos; anímicos, simbólicos y materiales— de la migración. 

Pero, quienes quieran aproximarse a estos fenómenos, deben ser sumamente sensibles y buscar narraciones claras, francas y cariñosas que estén manifestando lo que significa para las subjetividades latinas cargar con este título en la contemporaneidad.

Con eso en mente se celebra en el Bronx Documentary Center el Festival Anual Latinoamericano de Foto que incluye obra de algunos de los más brillantes y premiados fotógrafos de Latinoamérica y el Caribe. 

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Citlali Fabián

Este Festival busca generar diálogos en torno a la obra de “fotoperiodistas experimentados que adoptan un enfoque poético y subjetivo de los temas complejos que aquejan a la región [que habitan], como la violencia política, la crisis económica y la migración masiva.”  

Y como explica Cynthia Rivera, una de las curadoras del Festival en 2019, “A pesar de que es realmente intenso sacar estas fotos en la calle y en los espacios públicos, es un tema muy importante […]” y lo es, especialmente, porque muchos habitantes de ese y otros barrios de Nueva York son migrantes.

También en Más de México: “Tierra de Brujas” fotografías que capturan el misticismo mexicano por Maya Goded (FOTOS)

Los mexicanos en el Festival Anual Latinoamericano de Foto

Tres mexicanos se presentarán en este importante evento. Te invitamos a leer un poco sobre ellos y echarte un pequeño clavado en algunas de las piezas que estarán exhibiendo.

Tonatiuh Cabello Móran

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran

Originario de Ciudad Neza en el Estado México se ha especializado en fotografía de calle y proyectos de carácter documental, principalmente en la periferia de la CDMX. Uno de los temas que más le interesan (y que estará compartiendo en el Festival) es la relación de México con la religión católica. 

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran

Entre clichés, escenas absolutamente kitsch, apropiaciones mexicanizadas de los íconos judeocristianos y la enorme importancia de las fiestas (con comida, desechables, peregrinaciones, cohetes, alcohol), las imágenes de Tonatiuh Cabello son igualmente entrañables y sorprendentes.

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran

Citlali Fabián

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Citlali Fabián

Esta brillante fotógrafa oaxaqueña utiliza la imagen como una forma de comprender, cuestionar y reinterpretar su propia identidad, al retratar a otros. Su proyecto “Mestiza” celebra la belleza de las mujeres yalaltecas (grupo descendiente de la cultura zapoteca), pero sin folklorizarla. 

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Citlali Fabián

Su obra, de hecho, deslegitima la práctica antropológica de fotografiar a las “tribus” que desde el siglo XIX ejecuta esta cuestionable disciplina. Por eso sus piezas son en blanco y negro y utiliza cámaras antiguas, así como técnicas de impresión de la época. 

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Citlali Fabián
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Citlali Fabián

Yael Martinez 

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Yael Martínez

El trabajo de este guerrerense es sublime, abrumador y, con un poco de contexto, desgarrador. Lo que él explora en sus poéticas imágenes es la forma en que la violencia social afecta el estrato más profundo de las comunidades que lo rodean.

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Yael Martínez

Sus piezas describen, a través de ciertas presencias, la ausencia de quienes han muerto, han desaparecido o simplemente han abandonado a su familia y a la comunidad.  

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Yael Martínez
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Yael Martínez
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Yael Martínez

También en Más de México: Elegantes fotografías de nuestra tierra, romántica y aleatoria (GALERÍA)

Estos oníricos paisajes ilustrados inauguran nuevos mitos mexicanos (GALERÍA)

Los paisajes de este artista mexicano inundan la cotidianidad con míticos personajes.

Tal vez la función esencial de los mitos mexicanos —y la razón por la que aún continúan siendo tan importantes para nuestro imaginario— es la de conectarnos con la naturaleza; el mundo que nos rodea. Mucho más que explicar lo sagrado como algo externo, los mitos nos ayudan a entender los deslumbrantes fenómenos que tiñen nuestra cotidianidad.

Sin duda, cultivar esta conexión es más importante que nunca. No solo porque el medio ambiente necesita el compromiso de nuestra parte; también porque a nosotros nos hace falta sentirnos envueltos por el territorio y sus maravillas.

Pero necesitamos una puerta de entrada a este mundo que se despliega entre lo divino y lo mundano, como entre sueños y visiones. Los oníricos paisajes de Carlos Marín-Campos podrían ser el perfecto punto de partida. Este artista visual mexicano (CDMX, 1983) se ha dedicado a explorar la identidad nacional y su relación con el entorno y con la urbanidad.

ilustracion-ilustrador-mexico-mexicano-mitos-surrealista-paisaje

Un asunto que le interesa enormemente es poder reactivar la importancia de ciertos espacios transitorios de la Ciudad de México (como el metro, las calles, los monumentos públicos), atravesandolos con mágicas criaturas: animales significativos (algunos endémicos) pero a muy gran escala, como re-apropiándose de la ciudad.

En sus palabras:

[…] los crecimientos desmesurados de las ciudades han originado que, para el hombre, el entorno inherente sea el urbano. Para el humano, los paisajes más comunes están llenos de estructuras ideadas por él mismo. En este ambiente es fácil que se desarrolle una desvinculación social de su propio entorno global y crea un individualismo exacerbado que propicia que los espacios, los paisajes, sean ignorados.

Un quetzal enorme brotando del World Trade Center o un ajolotote navegando las vías del metro, como si fueran canales subterráneos, son un potente mensaje que inaugura nuevos y muy necesarios mitos.

También en Más de México: Si la Luna fuera de pulque: un precioso mito ilustrado