6 hacks de vida esenciales para navegar la existencia en México

Vivir en México es un privilegio, pero si como extranjero (y como local) sigues unas cuantas recomendaciones entonces la vida será más bonita.

Hay una impresionante diversidad natural y social en nuestro país que no sólo nos da la posibilidad de experimentar distintas formas de vivir, sino que nos brinda una riqueza cultural casi inabarcable. Desde las tradiciones culinarias, hasta los variados festejos que tenemos y la hospitalidad que caracteriza a nuestra gente —que es inherente a todos los mexicanos—, no cabe duda que vivir en México es un privilegio.

Pero debido precisamente a esa diversidad es que puede no resultar del todo fácil vivir en este país. Aunado a eso, tenemos una de las ciudades más grandes del mundo donde el caos cotidiano puede confundir a más de uno, y algunas experiencias pueden resultar poco gratificantes.

Por eso, aquí te damos ocho hacks para que navegues viento en popa en las ajetreadas aguas mexicanas, sin riesgo de hundirte en el camino.

Haz comunidad

No importa en qué lugar de México estés: hacerte parte del barrio siempre será la opción para hacer tu vida más fácil y feliz.

El mexicano es por lo general amable, pero también puede tener la sangre algo pesada. Así que si vas a vivir en el mismo lugar durante mucho tiempo, procura hacerte amistades. Saluda a todos y familiarízate con los vendedores de camino a tu casa; a lo mejor no funcione con todos, pero de los que sí te ganes su confianza estarán ahí para ayudarte en lo que sea.

También procura solidarizarte en lo que sea que haga falta, pues no hay nada que el mexicano odie más que una persona indiferente e individualista. Todo esto hará tu vida más feliz, pues no hay nada como ese sentido de colectividad que distingue al mexicano.

Familiarízate con el humor

Picante, negro y fogozo es el humor mexicano. Y a veces también incomprensible, pues los albures desconciertan a más de uno y lo hacen blanco fácil de éstos, cuyo objetivo es precisamente utilizar todo lo que digas en tu contra.

Así que intenta conocer este humor para que no te agarren desprevenido, e incluso intenta ponerlo en práctica pues es algo no sólo divertido, sino incluso bueno para tu mente por la cantidad de ingenio que necesitarás para alburear a los demás (no por nada la Reina del Albur, Lourdes Ruíz, dice que “el albur es un ajedrez mental”). 

Haz resistente a tu estómago

Todos los que llegan de fuera se enferman del estómago en México, pues no están acostumbrados al chile y a lo frito. Pero al final todo el que comienza a comer en la calle se acostumbra, y no tiene que privarse de una de las cosas más valiosas de nuestro país: lo accesible, rico y variado de nuestra comida.

Tal vez los puestos afuera del metro no será lo mejor para empezar a curtir tu estómago, pero hay muchos puestos cerca de las oficinas muy higiénicos y que guardan tesoros gastronómicos con los que puedes ir acostumbrando a tu estómago a la comida callejera. Es cosa de escoger bien y hacerte de puestos de confianza. Eso nos lleva al hack número tres…

Lo que “no pica” sí pica

Si eres extranjero, y no estás acostumbrado al chile y a lo picante, no se te ocurra confiar en el taquero o el amigo que te diga que la salsa “no pica”. A veces sólo por ver cómo te enchilas te dirán que no pica, pero también puede ser que a ellos no les pique y a ti sí, e inocentemente te digan que no pica.

Así que mejor opta por probar poquita y ver cuánto te pica. 

“Aguas” con los modismos y la semántica del tiempo

El mexicano tiene un basto mundo de modismos que varían según la región y que pueden resultar incomprensibles. Por ejemplo, decir “aguas” para alertar sobre un peligro inminente sin duda puede ser malinterpretado. Este modismo proviene de los tiempos en los que se tiraba el contenido de las bacinicas por la ventana y se alertaba diciendo “agua va”; sin esto presente, ¿quién podría relacionar el agua con tener cuidado?

Otra peculiaridad es la semántica del tiempo que tenemos. Y es que para el mexicano el tiempo es más relativo que para los foráneos, razón por la cual debes cuidarte cuando te dicen “te veo en un ratito” o “ahorita lo hago”, porque esos adverbios en diminutivo pueden abarcar un gran espacio de tiempo: desde un minuto hasta horas completas. Así que “aguas” con eso. 

Ten en cuenta los cambios de ritmo

No es lo mismo vivir en la Ciudad de México o en Guadalajara que en la ciudad de Oaxaca o en Cuernavaca. Hay ciudades que son tan apacibles que los extranjeros hablan de ellas como con un ritmo extremadamente lento, mismo que puede exasperar a más de uno.

Así que no olvides que la velocidad de la vida cambia dependiendo el lugar. Recuerda que tú eres el que se tiene que acostumbrar, así que no seas imprudente y observa cómo es el ritmo del lugar al que llegues, pues habrá sitios donde hasta caminen más lento y el servicio en los restaurantes sea más tardado, pero no tienes que enfadarte.

 

*Imágenes: 1) remix rpphotos – flickr / CC Pinterest, Andy Torres; 2) Adampol Galindo; 3) Pablo A. Tonatiuh; 4) Greg Elms; 5) Bilgeo

Explora a detalle la CDMX en el nuevo portal de datos abiertos

Estos datos visibilizan la complejidad de nuestra capital y nos dan pistas para mejorarla.

Todo lo que hacemos y producimos deja una suerte de rastro tras de sí. Casi siempre en la forma de consecuencias que, para bien o para mal, pueden ser cuantificadas. Con esto en mente no es descabellado suponer que si pudiéramos revisar estos rastros, como información organizada, probablemente seríamos capaces de tomar mejores decisiones hacia el futuro.

Para eso sirven los datos, especialmente los relacionados con sociedad y políticas públicas. Así, era urgente que la CDMX comenzará a emitir información abierta sobre sus dinámicas. Siendo un espacio tan evidentemente complejo es muy importante dimensionarlo de la mejor manera posible, para poder, con un poco de suerte y muchísimo esfuerzo, mejorarlo.

mexico-cdmx-portal-datos-abiertos-transparencia-estadisticas
Metros de la CDMX

Por eso se celebra la existencia del nuevo portal de datos abiertos de la CDMX, una iniciativa para divulgar los rastros de interacciones sociales y geopolíticas complejas como asuntos de movilidad, de seguridad, justicia, educación, salud, violencia de género y riesgo sísmico.

mexico-cdmx-portal-datos-abiertos-transparencia-estadisticas
Pasos peatonales de la ciudad.

En el portal podrás visualizar los datos en la forma de mapas, gráfica y tablas que los desglosan para que su análisis adquiera distintos niveles y sentidos. La apertura de esta información nos da esperanzas de que las instituciones podrían empezar a utilizarla para tomar mejores decisiones hablando precisamente de política pública y en la implementación de estrategias para mejorar la calidad de vida de todas las personas que habitan la capital.

mexico-cdmx-portal-datos-abiertos-transparencia-estadisticas
Zonas de riesgo sísmico.

Por otro lado, a los usuarios del portal, a la gente de a pie, la información le sirve para muchas cosas, pero especialmente, permite que cada uno de nosotros haga conciencia sobre la situación actual de la ciudad. Evidentemente, pocas cosas han sido color de rosa; de hecho, en general, las buenas noticias escasean, pero esta plataforma se abre para generar un acercamiento profundo y transparente a la realidad.

Los problemas de violencia y seguridad necesitan ser visibles para que todos sepamos dónde estamos parados. Definitivamente, hay áreas mucho más afectadas que otras y mucha desigualdad, aunque, por otro lado, hay datos que nos unen (particularmente los de riesgos ambientales y sísmicos, otro tema para reflexionar).

mexico-cdmx-portal-datos-abiertos-transparencia-estadisticas
Escuelas públicas de la CDMX.

Hay cosas que algunos pensaban que solo pasan en ciertas colonias, pero nos tocan a todos. Esto nos recuerda que tenemos un enemigo en común (además del cambio climático) y es la violencia social, aunque tal vez, con esto en mente, todos empecemos a actuar al respecto, desde nuestras respectivas trincheras.

mexico-cdmx-portal-datos-abiertos-transparencia-estadisticas
Rutas de transporte concesionado de la capital.

¿Y qué hacer? pues empecemos por proponer, por mirar los datos, atender las zonas más afectadas, tratar de dimensionar de qué forma los actos de nuestra vida diaria podrían mejorar las vidas de quienes nos rodean.  Esta plataforma es un gran punto de partida, pero esperemos que a largo plazo incluya más información y no solo de las debilidades, también de las fortalezas.

mexico-cdmx-portal-datos-abiertos-transparencia-estadisticas
Hospitales en la CDMX.

Tal vez datos sobre los museos de la ciudad, los colectivos trabajando para levantar sus barrios, los programas sociales que tienen éxito, los sitios donde alguna vez alguien decidió ser solidario con el vecino. Probablemente habría que empezar por dejar más rastros de esta energía constructiva detrás nosotros y nuestras acciones.

Consulta la plataforma aquí.

También en Más de México: Este increíble proyecto cambiará tu visión sobre México para siempre

¿Sabías que México es el segundo país con más plantas medicinales del mundo?

Las plantas medicinales tienen que volver a nuestro imaginario (y uso) cotidiano. Son un regalo natural que no podemos desaprovechar.

México es el segundo país del mundo con más plantas medicinales registradas. Los pueblos indígenas lo saben y, por eso, en muchas comunidades sigue siendo cotidiano su uso para librarla de muchos males del cuerpo, la mente (y hasta el espíritu).

Sin embargo, han perdido presencia en otras realidades colectivas, tal vez porque su uso y consumo no ha sido regulado de acuerdo a ciertos parámetros que los consumidores en general consideran aceptables. Pero como explica Juana Rodríguez y Betancourt, presidenta de la Academia Nacional de Ciencias Farmacéuticas, urge que las plantas medicinales sean usadas y reconocidas.

No solo porque tienen un montón de propiedades y porque están ligadas a una preciosa tradición que nos vincula intensamente con la tierra y la naturaleza, también porque podrían convertirse en productos medicinales de acceso fácil y económico. Por otro lado, es vital cuidarlas: muchas de las plantas medicinales que se pueden encontrar en estas tierras son endémicas y podrían extinguirse si se sobreexplotan.  

Aunque sólo conociéndolas a profundidad y apreciando sus usos, les daremos valor suficiente como para usarlas, sin dejar de cuidarlas. Afortunadamente, a través de las tradiciones orales y las costumbres familiares se ha distribuido la experiencia de tratar distintas enfermedades con plantas tradicionales. Todos sabemos un poco sobre el asunto y lo recomendamos con convicción porque lo hemos probado.

Sin duda, la medicina tradicional es una de los aspectos más resilientes de nuestra cultura y el llamado contemporáneo es a tomarla muy en serio, pues promete ser una medicina sustentable, menos violenta, incluyente y ligada a un espectro amplio de creencias que se tiñe igual de lo científico y de lo simbólico.

También en Más de México: Guía práctica de plantas medicinales mexicanas

La mejor defensa contra el cambio climático podría ser el maíz nativo

Nuestra identidad está plenamente vinculada al maíz y en muchos sentidos, también nuestro futuro.

El cambio climático ya es uno de los problemas más urgentes que tenemos no solo los mexicanos, sino la humanidad entera. Lo único positivo sobre el asunto es que se ha transformado en un enemigo que nos une a todos. ¿Nuestra meta común? mitigarlo, dentro de lo posible y, aunque no lo creas hay acciones que cualquiera puede tomar para actuar en su contra.

maiz-nativo-mejor-defensa-cambio-climatico-biodiversidad-patrimonio

Afortunadamente tenemos a la mano una defensa increíble. Se trata del maíz nativo, una de las plantas más increíbles y definitivamente una a la que ya le debemos muchísimo. Es innegable que nuestra identidad está plenamente vinculada al maíz y, en muchos sentidos, también nuestro futuro.

Mientras que el cambio climático es uno de los grandes motivos por los cuales estamos perdiendo nuestra inmensa biodiversidad, paradójicamente, es la biodiversidad la que puede salvarnos. Y, por otro lado, si hay algo que no queremos perder es precisamente el maíz, no solo porque da lugar a nuestras deliciosas y queridas tortillas, también porque es tanto metáfora, como sustento material de nuestra diversidad cultural.

El maíz es un tesoro y hay que apoyarlo

maiz-nativo-mejor-defensa-cambio-climatico-biodiversidad-patrimonio

La planta que evolucionó de la mano de los mexicanos que la han sembrado por milenios, es capaz de superar plagas, sequías y hasta regular los nutrientes del suelo para sobrevivir. Además, el hecho de que sea mejorada progresivamente a través de la selección constante de las semillas más adecuadas (que realizan las comunidades que la siembran) la vuelve increíblemente resiliente.

Así, las casi 60 razas de maíz que tenemos hoy son un tesoro que, literalmente, hemos cultivado a lo largo de nuestra historia y al cual tenemos que volver a apoyar ya, pues a pesar de que esta planta es vital para los mexicanos, el maíz nativo está en peligro de extinción (y no solo por el cambio climático). Simultáneamente el movimiento para salvarlo es cada vez más grande, sonado y relevante.

A todo esto, te preguntarás: si, es evidente que cuidar la biodiversidad es vital para el medio ambiente, pero, ¿por qué el maíz es nuestra mejor defensa contra el cambio climático?

5 puntos para entender por qué la siembra de maíz nativo podría ayudar a mitigar los efectos del cambio climático:

maiz-nativo-mejor-defensa-cambio-climatico-biodiversidad-patrimonio

  1. Los ecosistemas terrestres saludables (como la milpa) son “sumideros” de carbono y su existencia contribuye a mitigar el efecto de las emisiones.
  2. La milpa, el sistema de siembra increíble del que depende el maíz nativo, apuesta por gestionar los territorios de siembra de manera sustentable, privilegiando que la agricultura no sea extensiva y no sea un negocio que necesita talar masivamente los bosques para sobrevivir.
  3. Los ecosistemas sanos y respetuosos de otros ecosistemas (es decir, no invasivos o extensivos), contribuyen a la mejora general del medio ambiente e incentivan la recuperación de animales y plantas en peligro.
  4. La siembra al estilo milpa simplemente es más sustentable, pues tiene un enfoque completamente ecológico que privilegia la siembra orgánica, que no utiliza ni fertilizantes, ni insecticidas. Estos últimos dañan el medio ambiente porque aumentan la emisión de gases, resecan la tierra, volviéndola infértil y dañan a especies de plantas y animales que viven en las zonas de siembra.  
  5. Comer maíz nativo, nacido en la milpa es apostarle a las economías colectivas y locales, a la autosuficiencia alimentaria y, simultáneamente a la reducción del impacto ambiental por alimentación: comer de la milpa local, significa importar menos alimentos y, por lo tanto contaminar menos con emisiones de carbono por transporte, fabricación y empaques innecesarios.

Te urge saber: ¿Y tú comes la tortilla que crees que te mereces?