Rutas secretas de Chichén Itzá podrían confirmar su construcción basada en una “geografía sagrada” (VIDEO)

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes.

Desde hace mucho años, nos hemos acostumbrado al misterio de nuestras ruinas. Atravesamos sus escondrijos y pasillos como quien ignora su secreto, y fingimos compartirlo. La sombra y los espectros de estos vestigios son las deidades del pasado y de los nuevos días. Y aunque parezca que su tiempo ha terminado, todavía permanecen ahí, ocultos en la naturaleza de las cosas. 

Chichén Itzá es un ejemplo vivo de estos vestigios que siguen evocando al misterio. Recientemente, el proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) y el INAH iniciaron un mapeo subterráneo por el gran complejo maya, que recorre sus cuevas y cenotes, y atraviesa el esqueleto de las pirámides. El objetivo es claro y francamente loable: rastrear y documentar la fascinante geografía sagrada del lugar.

Mediante el uso de un radar de penetración terrestre, así como el empleo de señales electromagnéticas, estos investigadores planean demostrar la teoría de que en Chichén Itzá, existe un patrón “arquitectura-cueva o arquitectura-cenote”, dentro lo que podría ser un conjunto de túneles nunca antes descubiertos. Si bien existe la posibilidad de que sólo sean vacíos, ofrendas o depósitos mortuorios, la existencia de estos “huecos”, y su probable construcción bajo una geografia divina, es por demás intrigante.

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes, aunque la razón todavía es desconocida. El especialista de la GAM, James Brady, relata que “A diferencia de la cosmovisión europea, donde las deidades estaban en el cielo, en el mundo maya, lo más sagrado y vivo era la tierra, por ello es que  formaciones como cuevas y cenotes eran tan sagrados, pues eran una vía de acceso al interior de la tierra, es decir, a la presencia de los dioses”.

Casa Pedregal, una de las obras maestras del arquitecto Luis Barragán

El Pedregal de San Ángel ha sido, históricamente, una gran fuente de inspiración para grandes arquitectos: Casa Pedregal es ejemplo de ello.

El Pedregal de San Ángel, también conocido como Jardines del Pedregal, es una colonia residencial que alberga casas icónicas de arquitectos magníficos. Cómo no pensar en las casas de Juan O’Gorman y Max Cetto. Y es que la zona realmente se presta para ello. Conocido por su abundante roca volcánica, El Pedregal es el sueño de cualquier arquitecto. Las condiciones geológicas y la particular flora de este lugar lo hacen un lugar perfecto para dejar volar la imaginación.

casa-pedregal

Fue la erupción del volcán Xitle la que dio pie a estas interesantes condiciones geográficas. Gracias a ella, florecieron helechos, orquídeas, cactáceas, suculentas y pirules. No solamente la roca volcánica lo hace especial; la increíble variedad de plantas, árboles y flores convierte al Pedregal en un paraíso.

El legendario arquitecto Luis Barragán lo sabía: su Casa Pedregal es muestra de ello. Aprovechó las características antes descritas para dar luz a una de las obras arquitectónicas más bellas de la Ciudad de México. Fue proyectada desde 1947, y su construcción comenzó dos años más tarde. En diciembre de 1951 fue entregada a la familia Prieto, por lo que también se le conoce como Casa Prieto-López.

casa-pedregal
Imagen de: elledecor.com

Casa Pedregal fue la tercera obra destinada a la residencia que construyó Barragán. También fue la casa más grande que llegó a construir. Lo primero que salta a la vista del lugar es su paz y tranquilidad. Dentro del bullicio, a veces abrumador, de la metrópoli, Casa Pedregal es un remanso de serenidad. No solamente es la zona la que da esta sensación: el crédito tiene que darse al incansable trabajo del arquitecto.

casa-pedregal

Además de la impresión inicial, de luminosidad, de colores vibrantes y espacios abiertos, también hay muchos detalles sutiles. La paleta de colores es particular: utiliza muchos pasteles, además de haces de luz que te sorprenden en cada rincón de la construcción.

El hecho de que Barragán no diseñara el proyecto desde su restirador, sino que lo erigiera in situ, tocando los materiales con sus propias manos, le confiere un aura de cercanía y energía vital que pocos edificios pueden jactarse de tener. Así que concédete unos minutos para admirar las maravillosas imágenes de Casa Pedregal que traemos para ti.

casa-pedregal
Imagen de: elledecor.com
casa-pedregal
Imagen de: elledecor.com
casa-pedregal
Imagen de: elledecor.com
casa-pedregal
Imagen de: elledecor.com
casa-pedregal
Imagen de: elledecor.com

También en Más de México: La danza que activó los flujos místicos y secretos de la arquitectura de Luis Barragán (VIDEO)

El INAH celebra sus primeros 80 años con estas imperdibles líneas del tiempo virtuales

Apasionados de la arqueología y la historia de México, no dejen de visitar este sitio web que recopila 80 años de increíbles descubrimientos.

La historia de México y las piezas, edificios, monumentos y documentos que la hacen de evidencia, son inmensamente ricos y variados. En nuestro territorio habitaron grandes y complejas culturas, que dejaron una increíble herencia simbólica y material. 

No olvidamos que, además, son sumamente significativos, no solo para quienes los admiramos como fragmentos del pasado; también para las culturas vivas que son herederas de los antiguos mexicanos y sus cosmogonías.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
1951

Fue por eso que en 1939, mientras gobernaba Lázaro Cárdenas, se fundó el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Su misión fue desde el principio investigar, preservar, proteger y difundir el patrimonio arqueológico, antropológico e histórico de México. Además, el del Instituto dependen las exploraciones y la restauración de los monumentos arqueológicos y todas las prácticas científicas en torno a ellos. Así, gracias al INAH los mexicanos aprendemos cada día más sobre nuestro pasado.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes

El INAH es responsable de más de 100 mil monumentos, construidos entre los siglos XVI y XIX, además de 29 mil sitios arqueológicos. El número probablemente seguirá creciendo, pues las investigaciones continúan y la historia de México parece nunca agotarse. 

Por otro lado, esta entidad tiene a cargo 162 de museos, destacando el Museo Nacional de Antropología, uno de los más importantes del mundo entero. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de las Escuelas que están bajo el INAH, formando a los investigadores, antropólogos, etnólogos y restauradores del futuro.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
1952

Es gracias a esta constante investigación e interés vivo por el patrimonio histórico de México, que se resguarda esta memoria colectiva que refuerza nuestro tejido social e identidad. Los mexicanos disfrutamos y reconocemos zonas arqueológicas, edificios y monumentos, gracias al trabajo que miles de investigadores han realizado a lo largo de 80 años.

INAH celebra sus 80 años con una increíble plataforma web

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
2016

Todo esto es motivo de celebración y si, como nosotros, tú eres un apasionado de la arqueología y la historia de México, no puedes dejar de visitar este sitio web que recopila 80 años de increíbles descubrimientos. Se trata de una extensa memoria visual del trabajo que ha realizado el INAH en las últimas 8 décadas, presentado de una forma muy creativa.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
2015

Para entender cómo ha evolucionado la historia de la arqueología en México, visita el sitio y observa la extensa “Línea del tiempo” y los “80 años en imágenes”. Para ubicar las miles de zonas arqueológicas y monumentos y los cientos de museos administrados por el INAH, visita la sección “Galería de mapas”.

Solo visitando, activando, reinterpretando, reconociendo y redescubriendo nuestro patrimonio, podremos mantenerlo realmente vivo.

Un edificio mexicano entre los 25 más increíbles de nuestro tiempo

The Guardian llamó a este espacio, diseñado por un mexicano, “uno de los interiores más emocionantes del siglo.”

Recientemente el prestigioso periódico The Guardian publicó una lista de los 25 edificios más increíbles de nuestra época, para mostrarle al mundo cómo se ve lo mejor de la arquitectura en lo que va del siglo XXI. 

En la lista figura un increíble recinto mexicano, diseñado por el brillante Alberto Kalach. Se trata de la hermosa Biblioteca Vasconcelos (incluyendo su jardín botánico). Y, aunque definitivamente esta noticia es para celebrar, nos urge entender qué cualidades tiene este espacio y por qué toda la nueva arquitectura de nuestro país debe aspirar a parecérsele. No por nada en The Guardian lo llamaron  “uno de los interiores más emocionantes del siglo.”

¿Cómo debería ser la arquitectura de nuestro tiempo?

edificio-mexicano-mejores-mundo-alberto-kalach-biblioteca-vasconcelos

Nuestro tiempo es, posiblemente, uno de los más complejos en la historia de la humanidad. Nunca habíamos tenido a disposición tantas técnicas y herramientas para materializar casi cualquier objeto imaginable. Al mismo tiempo, el acceso a estos recursos es bastante limitado o se reduce a sólo algunos grupos sociales. 

Por otro lado, aunque estamos más conectados que nunca, también estamos ultra polarizados y nuestros medios nos invitan a con-vivir cada vez un poco menos. Y claro, sabemos más que en cualquier otra época sobre nuestro entorno (pues llevamos milenios acumulando saberes); y, a pesar de esto, cada día estamos más cerca de destruir la vida en el planeta, como la conocemos. 

La arquitectura del siglo XXI debería tener todas estas consideraciones presentes. El diseño de esta “nueva era” debe ser resiliente, estar preparado para los embates del clima y las sacudidas impredecibles de la tierra.

edificio-mexicano-mejores-mundo-alberto-kalach-biblioteca-vasconcelos

Además, debe ser adaptativo: debe saber resonar con su entorno social, económico y geográfico. Evidentemente, cualquier edificio de nuestro tiempo tiene que ser sustentable: usar materiales ecológicos, incluso locales, resistentes y duraderos; también, debe incluir esquemas para dañar el entorno lo menos posible. 

Si es posible, la arquitectura contemporánea es recíproca con su localidad: le regresa algo al entorno que la recibe. Tal vez siembra un jardín para polinizadores; recupera canales naturales de agua o limpia el aire.

Sobre todo, nos urge una arquitectura que modele el espacio para propiciar relaciones humanas, que invoque el intercambio; que sea pública, sobre todo, que nos reúna y que nos contenga. Todo esto (y más) sin duda está en la mente de Alberto Kalach.

También en Más de México: Alberto Kalach: la arquitectura como extensión de la naturaleza

La Biblioteca Vasconcelos

Este, uno de los más importantes edificios del mexicano, recupera todas las grandes preocupaciones de la arquitectura contemporánea. Este espacio, ubicado en la capital del país, invoca un tipo de ciudad muy distinto. 

En muchos sentidos, es un oasis. El planteamiento central podría ser la transparencia: visualmente el usuario podría conectar todo el edificio sin importar dónde se encuentre. La luz que importa es la natural y la vista siempre es agradable. Es un mensaje apropiado, hablando de conocimiento, de libros y de relaciones humanas. 

El espacio es funcional y contiene; pero al mismo tiempo está abierto, invita a ser explorado. Además incluye un encantador y necesario jardín botánico y es atravesado por un canal de agua, que sirve como recordatorio de que la CDMX se erige sobre las entrañas lacustres de la antigua Tenochtitlán y, si quiere sobrevivir, necesita volver a acomodarse a ellas.

edificio-mexicano-mejores-mundo-alberto-kalach-biblioteca-vasconcelos

A muchos les parecerá que esta biblioteca irrumpe en su entorno y que, en lugar de ser un oasis, es un monumento extravagante, innecesario, que se alza entre barrios de dinámicas complejas y recursos insuficientes. A otros les urge que espacios como este se aparezcan más donde se necesitan y menos donde solo cumplen funciones decorativas.

La edificación contrasta, pero no con violencia, sino como promesa de que otra ciudad es posible, si las políticas de desarrollo urbano cambian; si las prioridades se vuelcan hacia el bienestar de las personas, en lugar de seguir trazando el camino pavimentado de un progreso que tal vez, pertenece a la era anterior y ahora, finalmente, ha colapsado.

También en Más de México: Luis Barragán: el único mexicano en haber ganado el Premio Pritzker de Arquitectura