Rutas secretas de Chichén Itzá podrían confirmar su construcción basada en una “geografía sagrada” (VIDEO)

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes.

Desde hace mucho años, nos hemos acostumbrado al misterio de nuestras ruinas. Atravesamos sus escondrijos y pasillos como quien ignora su secreto, y fingimos compartirlo. La sombra y los espectros de estos vestigios son las deidades del pasado y de los nuevos días. Y aunque parezca que su tiempo ha terminado, todavía permanecen ahí, ocultos en la naturaleza de las cosas. 

Chichén Itzá es un ejemplo vivo de estos vestigios que siguen evocando al misterio. Recientemente, el proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) y el INAH iniciaron un mapeo subterráneo por el gran complejo maya, que recorre sus cuevas y cenotes, y atraviesa el esqueleto de las pirámides. El objetivo es claro y francamente loable: rastrear y documentar la fascinante geografía sagrada del lugar.

Mediante el uso de un radar de penetración terrestre, así como el empleo de señales electromagnéticas, estos investigadores planean demostrar la teoría de que en Chichén Itzá, existe un patrón “arquitectura-cueva o arquitectura-cenote”, dentro lo que podría ser un conjunto de túneles nunca antes descubiertos. Si bien existe la posibilidad de que sólo sean vacíos, ofrendas o depósitos mortuorios, la existencia de estos “huecos”, y su probable construcción bajo una geografia divina, es por demás intrigante.

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes, aunque la razón todavía es desconocida. El especialista de la GAM, James Brady, relata que “A diferencia de la cosmovisión europea, donde las deidades estaban en el cielo, en el mundo maya, lo más sagrado y vivo era la tierra, por ello es que  formaciones como cuevas y cenotes eran tan sagrados, pues eran una vía de acceso al interior de la tierra, es decir, a la presencia de los dioses”.

2 arquitectas mexicanas entre las grandes promesas del arte del espacio

En una escena creativa dominada por la masculinidad, estas dos arquitectas mexicanas lograron posicionarse entre las más relevantes del mundo.

Luis Barragán dijo que “el espacio ideal debe contener elementos de magia, serenidad, hechicería y misterio”.

La afirmación no debería ser tratada por quien resuelve el arte del espacio como un simple llamado a la inspiración, sino como una advertencia: la arquitectura es un acto que conjura elementos y fuerzas materiales y simbólicos con la intención de transformarlos en un refugio para un objeto fascinante, complejo, místico, histórico, sagrado y profano: el cuerpo humano. No cualquiera destaca en esta búsqueda.

arquitectas-mexicanas-premios-reconocimientos-tatiana-bilbao-gabriela-carrillo
Centro Académico y Cultural San Pablo

El asunto se complica (y mucho más) si eres arquitecta (en femenino). Como muchas otras, la escena de la que hablamos es una dominada por la masculinidad y por una concepción de la intelectualidad y el diseño que continúa haciendo una división primitiva de las labores: el hombre construye la casa y la mujer la habita.

Frente a este cansado absurdo, reflejado constantemente en los medios —que, si bien, reconocen la existencia del problema, se dedican a extenderse sobre él y no a celebrar en gran escala a las arquitectas relevantes que, a pesar de él, destacan— Julia Gamolina, fundadora de Madame Architect, ha compilado una lista de “19 mujeres arquitectas para tener en la mira durante 2019”.

arquitectas-mexicanas-premios-reconocimientos-tatiana-bilbao-gabriela-carrillo
Casa Universo, un proyecto de Gabriel Orozco, en Puerto Escondido.

En el “top” solo están incluidas creativas que han sido reconocidas con el premio A+Award de la prestigiosa plataforma Architizer en los últimos 5 años. En palabras de Gamolina  estas mujeres “han demostrado que, aunque a menudo se enfrentan a la marginación, es posible llegar a la cima y hacer que se construyan cosas extraordinarias.”

Dos brillantes mexicanas forman parte de la lista. Te las presentamos:

Gabriela Carrillo

arquitectas-mexicanas-premios-reconocimientos-tatiana-bilbao-gabriela-carrillo

Entre las figuras femeninas más destacadas en la arquitectura contemporánea en México, el nombre de Gabriela Carrillo no puede faltar. Junto a Mauricio Rocha, dirige TALLER Mauricio Rocha + Gabriela Carrillo, firma mexicana especializada en la disciplina.

arquitectas-mexicanas-premios-reconocimientos-tatiana-bilbao-gabriela-carrillo
Juzgados de Pátzcuaro en Michoacán

Gabriela es reconocida por dos grandes proyectos donde la funcionalidad social se combina con un diseño impecable: el Centro Académico y Cultural San Pablo en Oaxaca y los Juzgados de Pátzcuaro en Michoacán, donde los elementos arquitectónicos pretenden emitir mensajes sobre la forma en que las personas que utilizan el espacio se están relacionando entre sí:  “[…] cómo la luz deconstruye y construye un espacio, cómo la transparencia y las cosas abiertas generan democracia, cómo la arquitectura comienza a hablar…”

Tatiana Bilbao

arquitectas-mexicanas-premios-reconocimientos-tatiana-bilbao-gabriela-carrillo

La arquitecta Tatiana Bilbao es quizá una de las más destacadas en México (entre hombres y mujeres). Por su trabajo en el diseño de viviendas asequibles y sostenibles fue reconocida en los A+Awards 2017. Como señala Julia Gamolina, en este campo Bilbao está “rompiendo paradigmas”. Su proyecto Modelo de Vivienda Sustentable permite realmente construir casas modificables, baratas y estéticamente conmovedoras.

arquitectas-mexicanas-premios-reconocimientos-tatiana-bilbao-gabriela-carrillo
Jardín Botánico de Culiacán en Sinaloa.

Además de este, algunos de sus proyectos más reconocidos son el Jardín Botánico de Culiacán en Sinaloa, la Sala de Exposiciones en Jinhua Architecture Park de Zheijiang en China y la Casa Universo, un proyecto de Gabriel Orozco, en Puerto Escondido, Oaxaca.

*Imágenes: 1, 5 y 6) Archidaily; 2, 3, 4 y 6) Crédito no especificado.

Arquitecta mexicana fusionó delicadamente a México e Inglaterra en esta magnífica pieza (FOTOS)

La pieza de la mexicana Frida Escobedo fue construida para una de las galerías más importantes del mundo.

A veces, para hablar de lo que somos, no es necesario enunciar las etiquetas. A veces se trata de construir algo que, de manera ingeniosa, retome lo mejor de nuestro contexto; pero sin cerrar sus posibilidades. Esto es lo que hizo la arquitecta mexicana Frida Escobedo con su pieza para las Serpentine Galleries en Londres.

arquitecta-mexicana-exposicion-inglaterra-londres-frida-escobedo-serpentine
Ella es Frida Escobedo.

Y es que, aunque los diálogos sobre identidad nunca se agotan y siempre es valioso ejecutarlos, cuando un artista mexicano (en este caso una arquitecta) decide hablar de otras cosas, enriquece los panoramas latentes. Es refrescante ver que alguien se permita simplemente explorar la forma, las cualidades de un material o tal vez sus colores, sin que esto implique un discurso sobre nacionalidad. De cualquier manera, el contexto del creador y sus vivencias personales siempre se cuelan en la práctica, reinventándose.

arquitecta-mexicana-exposicion-inglaterra-londres-frida-escobedo-serpentine

Tal vez por esto fue invitada Frida Escobedo a construir una pieza para uno de los lienzos más finos que puede tener a su disposición un artista o arquitecto en el mundo. Su obra, generalmente, tiene la capacidad de resonar con el entorno, en lugar de alzarse a pesar de él. Sus piezas son un respiro, una suspensión deliciosa en el espacio.

También en Más de México: Gabriel Orozco crea un alucinante jardín geométrico en Londres (FOTOS)

¿Qué son las Serpentine Galleries y por qué son tan importantes?

arquitecta-mexicana-exposicion-inglaterra-londres-frida-escobedo-serpentine
Fotografía: Laurian Ghinitoiu

Estas dos galerías londinenses se han convertido, a lo largo de su historia, en referentes cruciales para la creación artística contemporánea. Aunque son dos, se encuentran separadas a penas por un pequeño puente que atraviesa el lago Serpentine (de donde tomaron su nombre) y sus exhibiciones, arquitectura y programas educativos llaman a más de 1.2 millones de visitantes al año. No es para sorprenderse pues desde que fueron inauguradas en 1970 artistas de la talla de Damien Hirst, Anish Kapoor, Jeff Koons y Marina Abramovic se han presentado en sus salas.

arquitecta-mexicana-exposicion-inglaterra-londres-frida-escobedo-serpentine

Cada año, desde el 2000, las galerías comisionan un pabellón temporal a un artista seleccionado. Este pabellón se exhibe durante los veranos y la tradición se ha transformado en uno de los eventos más importantes para los artistas y arquitectos de todo el mundo. Participar en la construcción de uno de estos pabellones es un auténtico privilegio y es un ejercicio complicado, pues se trata de articular una edificación que pueda ser montada rápidamente, que aguante a la intemperie y que esté lista para ser desmontada cuando termine el verano, para encontrar su residencia permanente en otro lugar. Esto significa que, en más de un sentido, la pieza arquitectónica debe de ser flexible y resiliente, debe poder resonar con el entorno y, al mismo tiempo, poder adaptarse a otro espacio.

¿Por qué celebramos esta pieza?

arquitecta-mexicana-exposicion-inglaterra-londres-frida-escobedo-serpentine
Imagen: Dezeen.

Sin duda es un honor que la mexicana se presente en las Serpentine, sobre todo porque demuestra que la creación mexicana no tiene, ni necesita fronteras. Como ella bien dice, esta pieza y este evento son ocasión para ampliar los panoramas de la arquitectura como disciplina y eso es lo valioso de reunir a personas y espacios de diferentes culturas en el acto creativo.

Por cierto, Frida Escobedo es la primer mexicana en haber sido invitada a exhibir en este espacio, es la creadora más joven en haber inaugurado un pabellón y la segunda mujer. Por otro lado, no hace falta medir su talento por estos logros circunstanciales. Lo que hay que hacer es observar con cuidado su pieza, capturar sus intenciones y dejarse llevar: desde lejos la experiencia también es fabulosa.

También en Más de México: Alberto Kalach: la arquitectura como extensión de la naturaleza

¿De qué se trata la pieza de Frida?

Muchos de los proyectos de Frida Escobedo y su oficina tienen un corte dinámico y están ligados a la reconfiguración y reactivación del espacio público. Uno de nuestros favoritos es la remodelación de La Tallera Siqueiros, en Cuernavaca, Morelos.  

arquitecta-mexicana-exposicion-inglaterra-londres-frida-escobedo-serpentine
La Tallera

La pieza es una exploración sobre la creación de un espacio público que pueda ser, simultáneamente, una esfera de intimidad en medio del parque que rodea las galerías. Sutilmente, Frida retoma influencias, materiales, estilos e historia de las dos tradiciones que, incidentalmente se reúnen en el trabajo: la inglesa y la mexicana y, a través de la pieza, concreta un delicado matrimonio intercultural.  

arquitecta-mexicana-exposicion-inglaterra-londres-frida-escobedo-serpentine

Todo comienza con un patio rectangular, espacio fundamental en la casa mexicana tradicional. El patio es generalmente un punto de reunión entre familias, un espacio para celebrar o simplemente suspender lo cotidiano, disfrutar “el fresco”. El patio está demarcado por dos volúmenes rectangulares alineados con el Meridiano de Greenwich, haciendo referencia a tres cosas: la posición de la pieza en Inglaterra, al paso universal del tiempo y la extensión del espacio. Los ejes de las paredes externas que rodean este patio están alineadas con respecto a la fachada este de las galerías, haciendo alusión a que la pieza fue hecha para acompañarlas, aunque sea por un momento breve. Además, una sección del patio tiene un espejo bajo de agua que delimita, dependiendo de su extensión, la forma de transitar el espacio.

arquitecta-mexicana-exposicion-inglaterra-londres-frida-escobedo-serpentine

Los materiales también hablan. A Frida y a los integrantes de su oficina les gustan los materiales simples, no muy caros, encantadores precisamente por su minimalismo, por su carencia de pretensiones. Estos son, a sus ojos, los que se prestan mejor para la experimentación. De hecho afirma que prefiere experimentar que hacer una edificio comisionado bajo un proyecto fijo; prefiere trabajar con poco presupuesto y resolver problemas de forma, que hacer un edificio caro y resolver problemas de funcionalidad.

arquitecta-mexicana-exposicion-inglaterra-londres-frida-escobedo-serpentine

En el caso de esta pieza utilizaron materiales hechos en Inglaterra, específicamente tejas de cemento, que son clásicas en las construcciones británicas (a vuelo de pájaro queda claro que están por todos lados en las ciudades inglesas). Con estas tejas construye los muros que rodean al patio en forma de celosía. Esta es una forma típica mexicana también, heredada por los españoles, que la retomaron de Oriente Medio. La celosía se forma generando un patrón abierto que deja pasar la luz natural y el aire y que permite desde el interior ver hacia el exterior, pero no viceversa. Una íntima apertura que, por ser “porosa” va cambiando de color durante el día, mientras el sol y las nubes controlan los tonos del entorno. La pieza es, también un reloj estrictamente visual. Es una invitación a contemplar el tiempo y también, por su composición un recuerdo de que el espacio es una suerte de fluido.

arquitecta-mexicana-exposicion-inglaterra-londres-frida-escobedo-serpentine

Inspirado en las pirámides mayas este arquitecto diseñó “la ciudad del futuro”

Wayaland será flotante y está curiosamente inspirada en las construcciones de una de las más grandes civilizaciones de la historia.

Vivir en conjunto siempre implica cruzar los intereses propios con los de los demás. Esto es una fuente potencial de conflicto, que solo se resuelve negociando. La ventaja de estas negociaciones sociales, es que nos obligan a innovar en la forma en la que administramos el espacio y los recursos. Tal vez así comenzaron todos los proyectos urbanos: como una búsqueda por simplificar y operativizar las relaciones sociales. Por lo menos este es el caso de Wayaland, un proyecto de ciudad autosustentable pensada para flotar en el mar y que inspira su diseño en la arquitectura maya.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

También en Más de México: Mira el precioso catálogo digital de memorias de la cultura maya publicado por Google

La ciudad del futuro flota en el mar

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

Las ciudades y su trazo en la tierra cuentan la historia de las interacciones entre las personas que las han habitado. Esas historias se están complejizando cada vez más. El futuro que imaginamos, en términos colectivos, suena cada vez más intrincado. Los problemas sociales con los que estamos lidiando parecen, a ratos, inabarcables; y la administración de recursos (especialmente los naturales), en vista de su escasez y encarecimiento, se puede tornar mucho más complicada de lo que sospechamos.

Así, no es extraño que en nuestro tiempo comiencen a brotar por doquier diseños urbanos que pretenden aislarse y funcionar como circuitos cerrados e independientes. Así se planteó Wayaland, la ciudad ideada por el arquitecto Pierpaolo Lazzarini. Inspirado en las construcciones de los antiguos mayas y en la forma de algunos templos japoneses, su propuesta es construir una comunidad flotante conformada por módulos piramidales móviles con materiales resistentes como acero, carbono y fibra de vidrio.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

En estos módulos se producen y siembran alimentos y todos están equipados con desalinizadoras (para obtener agua limpia del mar) y con celdas solares para abastecer a la ciudad con electricidad. Las pirámides que pretende ensamblar Lazzarini no son modestas construcciones; al contrario: son gigantescas edificaciones que resguardan las típicas amenidades de una ciudad occidental, incluyendo hogares, hoteles, tiendas de ropa, spas, gimnasios, bares, cines. Todo, por supuesto, con el máximo lujo que el diseño contemporáneo y un apropiado financiamiento pueden ofrecer.

El financiamiento es, además, otro detalle curioso: solo para construir la primer suite de hotel en Wayaland se necesitan 306,908 euros. Para conseguir el dinero, Lazzarini ha comenzado un “crowdfounding” (en el que puedes colaborar), haciendo del suyo un proyecto completamente independiente, es decir, que no responde a los intereses de ningún país, ni organizaciones internacionales. Los inversionistas recibirán su pasaporte para Waya y tendrán derecho a votar para elegir la región del mar donde es más conveniente posicionar su nuevo hogar. Lazzarini, por su parte, piensa que el sitio ideal “obviamente” son los Emiratos Árabes Unidos.

Wayaland, inspirada en los mayas

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

Mientras que la identificación con los mayas aparece principalmente en la fachada, los planteamientos que mantienen a flote al proyecto de Lazzarini, sí podrían ligarse a algunos principios de urbanidad la antigua cultura.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

A diferencia de otras grandes civilizaciones, los mayas no tenían un centro fijo, ni respondían a una gran ciudad capital. En realidad, la cultura estaba formada por múltiples agrupaciones a lo largo de una porción del sur de México y en Guatemala. Cada una de estas agrupaciones era autocontenida y se sostenía por sí sola, como Wayaland.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

También en Más de México: Sobre la influencia geométrica de la piel de serpiente en la arquitectura maya

Por otro lado, los mayas eran poseedores de una gran abundancia de recursos naturales. En ese sentido estaban cubiertos y tuvieron la oportunidad de cultivarse profundamente en asuntos como el diseño, la arquitectura, las matemáticas y la astronomía. Wayaland, preocupada por ofrecer una experiencia de lujo y tranquilidad a sus habitantes, se plantea también como esta suerte de utopía de una antigüedad menos conflictiva.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

Otra similitud, aunque tal vez se lee forzada, está en que los mayas habían consolidado a sus deidades en torno a elementos de la naturaleza, como el agua y el maíz; así, todas sus prácticas resonaban con los ciclos de siembra y con las pulsaciones de los elementos en la tierra. Sin duda Wayaland tendrá que acostumbrarse, dentro de su artificiosa estructura, a lidiar con las corrientes de su suelo fluctuante.    

Donde la interpretación de la antigua civilización falla…

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

Sin embargo, tal vez inspirarse en los mayas sí fue simplemente la fachada. Los mayas construían y diseñaban resonando con su territorio. Los lugares son sagrados y su orientación tiene una justificación divina y astronómica. Cuando Lazzarini se decide a irse a los Emiratos Árabes Unidos, está confirmando una hipótesis que dice que las culturas occidentales están abandonado los territorios que ya destruyeron, para reiniciar su proyecto en oriente. Wayaland, el proyecto autónomo y autosustentable que admitirá sólo a quien pueda pagar por él, plantea una utopía, extrañamente perversa, que dejará muy atrás a la tierra que, supuestamente, la inspira.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

El territorio maya hoy sigue siendo habitado por los herederos de la magnífica civilización antigua. Sin embargo, muchos de ellos (como pasa con muchos otros pueblos indígenas en latinoamérica) no trabajan más en sus propias tierras: siembran para otros; son discriminados por sus orígenes, y no tienen ni tiempo para dedicarse a cultivar los “grandes saberes”. Ese placer está reservado para quien habita otros modelos de ciudad, modelos futuristas, que buscan abrir una nueva forma de experimentar el mundo, lejos del modelo (ya fracasado) que aún lucha por resolverse, en tierra.

También en Más de México: Estos niños mayas intercambiaron sus uniformes escolares por preciosas prendas tradicionales