La Rotonda del Mar: monstruos de cobre en el inadvertido paisaje

Figuras surrealistas y mágicas dan un nuevo sentido al turismo en Puerto Vallarta y nos invitan a ejercer el acto de contemplar.

Maravilladas por el movimiento de las olas, las esculturas con cabeza de pulpo o caballo de mar apenas y pueden permanecer así, impávidas y sin que el viento las devore. Ocho piezas componen una colección de esculturas surrealistas en Puerto Vallarta, realizadas en 1996 por Alejandro Colunga. Cada una de ellas conforma la Rotonda del Mar, y están colocadas en de manera que observan el mar, postradas ahí, como si esperaran algo o a alguien.

El malecón de Puerto Vallarta es una de las zonas más turísticas de la región. Aquí no sólo se admira el mar y la luz solar, también se observan estos seres que salvaguardan el camino y al viajero que va de paso.

rotonda del mar puerto vallarta-

La esencia antropomórfica que aún conservan de su realizador puede constatarse en su apariencia fantástica y soñadora. La contorsión de sus bocas es un largo grito al viento y, la pequeñez de sus manos, su incapacidad de zambullirse y desaparecer del malecón. Sin darnos cuenta, estamos parados frente a un montón de seres oníricos que nos invitan a cambiar el significado de nuestro viaje, por uno más contemplativo. 

Algunas de las nostálgicas criaturas, si se les puede llamar así, poseen un esqueleto que emula el respaldo y patas de una silla. Un deleite para los turistas transeúntes que gustan de parar justo ahí, a mirar el paisaje. La similitud de dichas esculturas con un mueble no es fortuita. El autor lo hizo con la intención de que los viajeros les hicieran compañía en un largo viaje hacia la eternidad. 

Vivir no es fácil y menos si es para siempre. Por eso, cada figura tiene los pies en la tierra y, conscientes de su destino, deciden jamás irse. Y, aunque pudieran, sería en vano. Cuando el tiempo es interminable, el escapar se vuelve una ruta circular, en la que cada pieza encuentra su sitio y sólo queda como consolación, ver el mar, el espejo de nosotros mismos. 

puerto-vallarta-lugares turismo que hacer rotonda del mar esculturas Alejandro Colunga

rotonda del mar puerto vallarta

/ ¿Cómo llegar?

 

*Imágenes: 1) On The Road In Mexico2, 3) Ernest McGray Jnr. – flickr / Creative Commons; 4) Wikimedia Commons; 5) J. David Villalpando – flickr / Creative Commons

Increíbles carteles de ilustradores mexicanos que abren una ventana a lo fantástico (GALERÍA)

El sutil oficio de la ilustración nos deja pequeñas puertas a otros panoramas…

Poco se asocia el oficio de ilustrar con aquel del electricista. Tal vez porque se ha olvidado que ilustrar también significa iluminar o alumbrar. Y ¿qué es eso que el ilustrador alumbra? Posiblemente formas insospechadas de lo conocido y cotidiano.

El que ilustra, también, traduce al plano gráfico un mensaje que está en otro lenguaje, tal vez el escrito o el hablado. Y en este ejercicio de trasladar palabras al terreno del color y la forma, ilumina variantes fantásticas de lo que se dice.

También en Más de México: Las ilustraciones de esta mexicana transmiten las sutiles delicias de la soltería

La ilustración, entonces, es imaginativa e ingeniosa. Así lo demuestran por lo menos estas sutiles piezas, obras de jóvenes artistas mexicanos que formarán parte del 28 Catálogo de Ilustradores de Publicaciones Infantiles y Juveniles y los ganadores del 30 Concurso Nacional de Cartel “Invitemos a Leer”.

A propósito de lo infantil, tal vez es válido contarlo como cualidad de la ilustración, precisamente porque estas imágenes son ventanas a lo fantástico. También, pequeñas puertas a otros panoramas, como esas que construimos de niños cuando combinábamos mentalmente animales u objetos completamente ajenos, pero que parecían encajar entre sí, por lo menos de forma divertida; o cuando huíamos de sombras consistentes que venían a asustarnos. ¿Será que quienes mejor ilustran son niños?

También en Más de México: La ilustradora mexicana entre la cerámica, cartonería y la repostería: Rachel Levit Ruiz

Así, alumbrando imágenes surreales, fantasiosas y delicadas, estas piezas invocan otros mundos y es fascinante permitirse un rato frente a ellas; tal vez después de admirarlas, sí sea natural sea agarrar un libro, para satisfacer el ansia permanente de hacer el mundo más claro; de alumbrarlo.

*Imagen destacada: “Desplazamiento”,  Andrés López Martínez.

Kati Horna, la poco conocida surrealista que capturó México en oníricas fotografías

La fotografía que Honra realizó en México, nos invita a observar los claros oscuros de la sociedad mexicana, en los años 30.

Mi casa es tu casa. Esa es una de las frases más naturales de los mexicanos. Pero, cuando se trata de viajeros que portan una curiosidad notable por México, el significado de este enunciado va más allá. La invitación a nuestro hogar se vuelve una metáfora, y los muros que nos circundan se rompen para dar una afectuosa bienvenida al que no conoce este país. Esto le sucedió a Kati Horna, quien perseguida por sus creencias y las de su esposo, tuvo que salir de Europa y refugiarse en nuestra tierra. 

Kati Horna llegó a México en 1939, acompañado de su esposo José. Como muchos europeos que huyeron de su tierra, los Horna salieron exiliados de Barcelona y París, por compartir afines ideológicos con los Republicanos. México se volvió su segunda patria y, durante lo que sería su nueva vida en esta tierra, Kati se realizó principalmente en la fotografía. 

artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna

Sus trabajos fotográficos involucraban la vida cotidiana y la captura de objetos abandonados. El retratar piezas carcomidas por el tiempo, era una necesidad de atrapar su fugacidad. El efecto de imagen desgastada que lograba, producía a su vez, una sensación onírica en su trabajo. . .había conseguido detener lo efímero. Por otro lado, le encantaba capturar objetos inanimados tras su lente, un comportamiento “típicamente surrealista” entre los practicantes de la vanguardia de los sueños.

artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna

Porque fotografiar artefactos cotidianos era una manera de desatarlos de la razón y la realidad en la que se encontraban sometidos. Aunque, en el caso de Kati Horna este estilo se volvió muy natural. La razón reside, quizá, en que en México el surrealismo se respira en nuestras calles. Los objetos cotidianos no sólo son recipientes, son un algo en constante relación con el imaginario colectivo.

artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna
Sans titre (carnaval de Huejotzingo), por Kati Horna en 1941

Pronto, el trabajo y creatividad singular de Kati Horna comenzó a circular en diferentes revistas mexicanas, como Nosotros (1944-1946), Mujeres (1958-1968), México This Month (1958 y 1965), entre otras. La mezcla de influencias en sus fotografías –pues el surrealismo no era su única herramienta, también lo era así el expresionismo–, comenzó a dar frutos en el contexto mexicano y su diversidad cultural, inmortalizando escenarios épicos de la indómita tierra mexicana. Ejemplo de ello son aquellas imágenes donde el uso de sombras juega un papel fundamental. 

El contraste en la luz y oscuridad resultó idóneo cuando le llegó la oportunidad de retratar La Castañeda, famoso manicomio mexicano por sus contra oscuros en la historia de la medicina en nuestro país.

artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna
La Castañeda, hospital psiquiátrico, por Kati Horna en 1944

La locura y la oscuridad en sus fotos evidenció la fascinación de Horna hacia los temas tenebrosos. Un caso de esto puede verse en la fascinación que tenía por los vampiros y la creatividad que poseía para situarlos en nuestras calles a partir de una serie fotográfica llamada: Historias de un vampiro. Sucedió en Coyoacán. (1962) Aquí, la fotógrafa plasma su ingenio y humor en una serie de capturas en el estudio de una amiga suya. La mezcla del blanco y negro en esta imagen transmite una esencia bella sobre las almas oscuras, y a la vez nostálgico:

artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna
“Historia de un Vampiro. Sucedió en Coyoacán”, Ciudad de México, por Kati Horna, 1962.

La visión que nos compartió Kati Horna a través del lente de su cámara es invaluable. Le dio vida a objetos olvidados, le otorgó rostros a la locura y al mito. Pero, sobre todo, se volvió una mexicana que aceptó todas las (ir)realidades de nuestros país. Cuando Kati Horna llegó a México, no hubo necesidad que le dijeran mi casa es tu casa. Ella, desde un principio, lo supo.

artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna

artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna

artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna
Domingo en Parque de Chapultepec por Katty Horna, 1959.
artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna
Una noche en el hospital de muñecas por Kati Horna, 1962.

artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna

artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna

artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna
Oda a la necrofilia por Kati Horna, 1962.
artistas surrealistas mexico fotografias kati-horna
Calle Moneda por Kati Horna

8 embajadores actuales de la cultura mexicana en el mundo

México brilla por sus raíces y tradición. Actualmente, en el mapa cultural, estas son las personas que ponen en alto nuestro país.

Nuestro país siempre se ha caracterizado por la creatividad de sus tradiciones, la belleza de sus artes y sus grandes mentes. Somos un terreno de ideas y el fruto de grandes hombres y mujeres. Alrededor del mundo, existen muchos mexicanos que ponen en alto nuestro nombre. Ellos son los que esparcen la cultura mexicana, en un campo más grande: el mundo entero.

Estos son algunos de los embajadores de la cultura mexicana: 

Gigi Saul Guerrero

Directora mexicana del género de terror y thriller. Vive en Vancouver desde los 14 años. Allí estudió guión, cinematografía y fundó su productora Luchagore. Con su nueva serie de influencia pulp y horror: La Quinceañera,  pone en alto la cultura mexicana. Sobre todo en lugares como Canadá y Estados Unidos. Sus temas van desde la lucha libre hasta los dulces quinces. Acaba de ganar el galardón Golden Skull Audience Choice en Mórbido Festival 2017. 

 Gabriel Orozco

Afamado artista mexicano del arte contemporáneo, su carrera artística no ha sido más que la definición de un éxito tras otro. Francesco Bonami se refirió a él como uno de los artistas más influyentes de esta época y la siguiente. Entre sus obras más polémicas está la caja de zapatos vacía.

Alondra de la Parra

Mujer reconocida mundialmente en el ámbito de la música, es la gran directora de orquesta mexicana. Entre los múltiples logros que tiene está la creación de la Orquesta Filarmónica de las Américas con sede en Nueva York y embajadora del Turismo Cultural de México. Hoy por hoy es considerada una de las mejores directoras en el mundo.

Guillermo del Toro

Gran cineasta, pintor y diseñador de juegos, Guillermo del Toro ha sabido posicionarse en el medio Hollywoodense con sus monstruos y tortuosas fantasías que nos recuerdan a las leyendas y mitos mexicanos.  Actualmente es uno de los artistas más rentables del cine estadounidense.

 Olga Medrano

Es la primera mexicana en haber ganado la medalla de oro en las Olimpiadas Europeas de Matemáticas. Ha recibido otros galardones importantes, como el Romanian Master of MathematicsDebido a su alta inteligencia y talento, fue aceptada en el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), el cual le brindará una beca para que curse sus estudios en matemáticas. 

 Gael García Bernal

Famoso actor y proveniente de una familia de artistas, Gael también ha sido productor y director. Entre los filmes más famosos en los que ha participado están: Y tu mamá también, Amores Perros Babel. Ha ganado el Globo de Oro.

Lila Downs 

Es una intérprete, compositora y productora. Además de cantar en inglés y en español, canta en mixteco, maya, purepecha y náhuatl. Inspirada en músicas como Lucha Reyes y Lola Beltrán, siempre busca enaltecer la presencia de nuestros país en cada una de sus presentaciones. Su estilo de vestir combina ropas regionales con modernas. Ha ganado cuatro Grammys Latinos.  

 Alejandro González Iñárritu

Es el primer director mexicano en conseguir dos veces, y de manera consecutiva, el premio Óscar por mejor director y el Premio Sindicato de Directores (DGA). Además, recibió el galardón a mejor director en Cannes por la película Babel.  Varias de sus obras retratan la idiosincrasia mexicana, así como sus paisajes citadinos y rurales. Algunos de sus trabajos más reconocidas son Amores Perros The Revenant