Bestiario de Guillermo del Toro: estas son 7 de sus más adorables (y temidas) bestias

Éste director mexicano tiene la capacidad única, de ver lo bello en lo que a todos nos atemoriza.

Los monstruos están en todos lados. Desde los más “inofensivos”, que son aquellos que se esconden debajo de la cama, hasta los que se dice que son capaces de lastimar a los vivos. El repelo hacia estas bestias sería una respuesta coherente. Pero, si hay algo que ha caracterizado a los humanos, es el carácter irracional. Por eso existen personas que, de manera más abierta que otras, expresan la atracción y curiosidad que sienten por los monstruos. Guillermo del Toro es un ejemplo. Aunque, ha sido de los muy pocos que ha logrado transmitir ese amor que tiene por estos seres a los demás. Aquí te presentamos sus monstruos más queridos (y temidos) por el público. 

 

El hombre pálido (El laberinto del Fauno)

guillermo-del-toro-monstruos-peliculas-cine-mexicano-1

Desde su aparición en El Laberinto del Faunoel hombre pálido ha sido una de las bestias que más ha causado miedo. Muchas de las razones de este sentir podrían justificarse en el aspecto de este ser. Tanto por su piel arrugada, donde sólo se marcan partes de sus huesos y venas, hasta sus  dientes que arrancan las cabezas de inocentes hadas. Aunque, la simbología de este monstruo va más allá de su apetito feroz. Acorde al mismo Guillermo de Torono es casualidad que este ser se llame el hombre pálido. Para el director, el hombre pálido es una representación de todo abuso institucional que se alimenta de los desamparados: 

 

 

 Los fantasmas de las esposas de Thomas Sharpe (La Cumbre Escarlata)

guillermo-del-toro-monstruos-peliculas-cine-mexicano-4

Interesado en ver más allá de la repulsión o miedo que causan los monstruos, Guillermo del Toro busca su tragicalidad. Los fantasmas de La Cumbre Escarlata son un ejemplo. En un principio, debido al aspecto fatídico y rasgos mórbidos, la impresión de estos no va más allá de un desagrado visual. Aunque, muy pronto el espectador descubre la vulnerabilidad de estos fantasmas. 

 

Jesús Gris (Cronos)

guillermo-del-toro-monstruos-peliculas-cine-mexicano-7

El nombre de este personaje no es casual. Al llamarse Jesús, Guillermo del Toro hace alusión al episodio bíblico en el que Jesús resucita. De esta manera, el director mexicano une la simbología religiosa y las características humanas como el temor a la muerte. Sólo así, la construcción del personaje Jesús Gris se vuelve extremadamente humana y hasta conmovedora. Aunque su final sea bastante trágico. 

Judas (Mimic)

guillermo-del-toro-monstruos-peliculas-cine-mexicano-5

Considerado como uno de los primeros monstruos de Guillermo del Toro, Judas es un insecto modificado científicamente. En un principio fue creado para eliminar una plaga de cucharas en el subterráneo de Nueva York, pero su evolución se volvió repentinamente perjudicial para los humanos. Este es uno de los pocos monstruos de Guillermo del Toro que no tienen una personalidad o características humanas

 

El fauno (El Laberinto del Fauno)

guillermo-del-toro-monstruos-peliculas-cine-mexicano-6

Un entrañable ser por su misterio y naturaleza, el fauno de Guillermo del Toro, representa un ser de libertad en un mundo donde las atrocidades de la guerra parecen interminables. Su papel como guía y, hasta amigo, en el Laberinto de Fauno, representa que muchas veces el cariño y sabiduría puede estar en las personas cercanas en el momento en el que más las necesitamos. 

Santi (El Espinazo del Diablo)

guillermo-del-toro-monstruos-peliculas-cine-mexicano-2

Sin duda alguna, Santi del Espinazo del Diabloes uno de los monstruos más interesantes de Guillermo de Toro. No sólo su historia es trágica, debido a las circunstancias de su muerte y el reflejo de la vulnerabilidad de los niños durante la Guerra Civil en España, sino que es un recuerdo de que a quiénes realmente debemos temerle es a los vivos.

El hombre Anfibio (Las extrañas formas del agua)

guillermo-del-toro-monstruos-peliculas-cine-mexicano-8

El inminente estreno de Las formas del Agua traerá consigo la irrupción de un nuevo personaje al universo de Guillermo del Toro. Hasta ahora sólo se sabe que se le refiere como el hombre anfibio y, como muchos de los monstruos del director, parece que tendrá características bastantes humanas. Tanto así, que podría considerarse más humano que algunos de los personajes con los que compartirá escenario.

EL uso de características humanas en seres que parecen monstruosos resulta un recurso extremadamente interesante. Sin embargo, Guillermo del Toro lo lleva a otro nivel al darle un significado más allá: la fragilidad  no se exenta de nadie.

5 razones por las que Guillermo del Toro es uno de nuestros mexicanos favoritos

El cineasta mexicano nos está dando muchas buenas razones para estar orgullosos.

Guillermo del Toro, uno de los creadores audiovisuales más creativos y prolíficos de México y el mundo, nos está regalando muy buenas razones para estar orgullosos. El ganador de dos premios Oscar y un Globo de Oro ha enriquecido el imaginario con sus complejo monstruos y sus entrañables historias. 

Pero no solo se trata de eso, si del Toro se ha convertido en uno de nuestros mexicanos favoritos es por las cualidades que trascienden la creación cinematográfica; particularmente su amor por México y las múltiples formas en las que contribuye a mejorar el panorama para los creadores emergentes de este país.

Te contamos las cosas que hacen al cineasta jalisciense un mexicano que nos inspira. 

1: Su potente discurso sobre identidad y migración

guillermo-del-toro-premios-estrella-hollywood-migrantes-generosidad

Recientemente a Guillermo del Toro se le otorgó una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Orgulloso y con la bandera de México en la mano, el creativo recibió el reconocimiento en un contexto ultra escabroso: mientras esto sucedía, en El Paso (Texas) un acto de racismo y odio terminó con la vida de 22 personas (ocho de ellas mexicanas). 

Durante el homenaje, del Toro aprovechó para afirmar: “Yo soy inmigrante”. 

“Como mexicano, recibir esta estrella es un gesto y ningún gesto ahora mismo puede ser banal o simple. Es muy importante que esté sucediendo ahora mismo.”

Además no perdió la oportunidad de recordarnos que estas divisiones terribles que hacemos entre nosotros son “completas fantasías”, mientras que él “se encarga de los asuntos del alma, no la fantasía”, estos discursos están inventando un contexto que no es auténtico.

2: Que abraza su “rareza”

guillermo-del-toro-premios-estrella-hollywood-migrantes-generosidad

En el mismo discurso dijo:

“También deben saber que yo soy raro. Tenemos que ser raros, ir a lo profundo de nosotros. Si somos naturales y honestos con nuestras almas nos merecemos ser quien realmente somos”

Su lectura sobre la rareza es vital: se trata de la cualidad que nos hace únicos en el mundo, que refleja nuestra combinación particular de influencias culturales. Esa unicidad es nuestra potencia creativa. El tapatío sin duda sabe explotarla y nos inspira a nosotros a hacerlo también. Los mexicanos, en general, somos muy raros, y por eso nuestro horizonte creativo es infinito.

También en Más de México: Estos bocetos de Guillermo del Toro terminan por dar vida a sus míticos personajes (FOTOS)

3: Su definición de lo mexicano

Cuando Guillermo del Toro ganó el premio a Mejor Director en los Golden Globes por “La forma del agua”, una reportera le preguntó: 

“Usted tiene la habilidad de ver el lado oscuro de la naturaleza humana, la fantasía y el terror… pero también es una persona alegre y amorosa ¿Cómo encuentra ese balance?” 

Guillermo nos regaló una respuesta épica: “Porque soy mexicano.” Una frase contundente, clara y un buen punto de partida para discutir lo que realmente significa ser de aquí

Los mexicanos somos capaces de comulgar con los aspectos más oscuros de la existencia y reposicionarlos en el imaginario, de tal forma que se convierten en luminosidad (veáse lo que hacemos con la muerte). Y, al mismo tiempo, sabemos bien sobre el dolor más profundo, el miedo latente y los monstruos que habitan esta dimensión.

4: Su enorme generosidad

Del Toro también ha dado mucho de qué hablar por su enorme generosidad. En un momento donde los apoyos oficiales a deportistas, artistas y académicos mexicanos son inciertos (y confusos), Guillermo le ha entrado al quite. 

No solo con su beca Jenkins-del Toro y el apoyo que le ha prestado a distintos cineastas emergentes. En mayo de 2019, el cineasta le otorgó un apoyo al equipo de Olimpiadas de Matemáticas de la CDMX (les pagó los boletos de avión). Por cierto, el equipo se trajo de regreso 8 medallas.

También en 2019, del Toro apoyó a la selección femenil de hockey que estaba varada en un hotel en Japón por falta de recursos. Definitivamente necesitamos más gente como Guillermo (aunque tal vez en el sector público…).

5: Su particular “sencillez”

Con todo, Guillermo del Toro parece ser un tipo tranquilo, que entiende su posición pública como un medio para ayudar a otros y darle visibilidad a las causas que realmente importan, más allá de su propio punto de vista. Un ejemplo precioso de esta “sencillez” es la “entrevista exclusiva” que le hizo un pequeño reportero mexicano. 

Matías de 8 años, que administra el canal Tito MX de Youtube le realizó un par de curiosas preguntas al cineasta, quien respondió con absoluta naturalidad.

También en Más de México: Guillermo del Toro relata su experiencia con un ovni en los 80 (Video)

*Imagen destacada: Zatriel Madrid para +DMX

Chicuarotes: la película que está abriendo una reflexión urgente sobre la realidad en México

La nueva película de Gael García plantea una serie de preguntas indispensables con una potencia memorable.

La relación que establecemos con el lugar donde vivimos –sea el pueblo, la colonia o el barrio– no siempre es fácil. A veces, lograr que prevalezca el sentido de pertenencia y las ganas de hacer comunidad, requiere que seamos muy tercos; sobre todo cuando el contexto que nos rodea es bastante desalentador.

Pero hay en los mexicanos un sentido de resiliencia –una deliciosa necedad– que siempre nos convoca a “estar mejor” y a buscar otros caminos. Esta energía, que distingue a nuestros paisanos, se deja ver profusamente Chicuarotes (2019), la nueva película dirigida por Gael García Bernal.

“Chicuarotes”, palabra que se usa para definir una actitud “terca” o “necia”, se utiliza también como el gentilicio para nombrar a los habitantes del barrio de San Gregorio Atlapulco, en la emblemática alcaldía de Xochimilco en la Ciudad de México.

chicuarotes-gael-garcia-pelicula-estreno-resena-sinopsis-critica

Este barrio es el lugar donde toma lugar la historia del filme, que cuenta un episodio en la vida de “Cagalera” y “Moloteco”, dos adolescentes que emprenden una búsqueda peculiar (pero que tristemente se repite entre muchos) para cambiar sus circunstancias. En el camino pondrán en cuestión todas las definiciones que los guían, especialmente la de “sueño” o “aspiración”. 

Xochimilco, donde se filmó esta película, tiene un aura mística y entrañable. Para quien no lo sepa, se trata de una zona al sur de la Ciudad de México que está repleta de tradiciones. Es también lugar que guarda conocimientos ancestrales ligados a la agricultura en chinampas. 

Estos elementos clave para la identidad de la zona –destacando, por supuesto, al enigmático ajolote– son delicadamente retratados en la película y aparecen frente a los personajes como preciosos talismanes: objetos mágicos que podrían cambiar la realidad, si tan solo se permitieran escucharlos. 

Como en otros barrios mexicanos, en San Gregorio hay fuertes dinámicas sociales (en muchos sentidos violentas) que ponen en riesgo la composición de la colectividad. Sin embargo, la belleza y la fuerza de la cultura y las tradiciones se manifiestan como promesa. Tal vez por eso, muchos en Xochimilco están tan profundamente enamorados de los ajolotes: los conciben como un digno representante de lo que son. 

Pero los personajes de “Chicuarotes” habitan una tragedia personal: ajolotes, chinampas y antiguas tradiciones se les presentan como signos transparentes, no como fundamentos para cambiar de vida.

La dura propuesta audiovisual, mucho más que una invitación a la reflexión, se planta frente a uno como una exigencia de compromiso; no solo con la experiencia del filme, también con el contexto que está dibujando (inspirado en una de las múltiples aristas de la realidad mexicana) y, sobre todo, con uno mismo

chicuarotes-gael-garcia-pelicula-estreno-resena-sinopsis-critica

Aunque la conversación que abre “Chicuarotes” es una que genuinamente duele abordar, es urgente que se ponga en nuestras mesas. Es un regalo, en muchos sentidos, que una película tenga la capacidad de volver a sacudirnos.

Para muchos, el cine es un espacio frívolo, superficial, un momento para “desconectarnos”; pero es su capacidad de sumergirnos en la vida de otro –en su mundo– la que lo transforma en una herramienta que deberíamos aprovechar para conectarnos.

Si “Chicuarotes” abre preguntas sobre el estado de nuestra sociedad, tal vez sin ofrecer respuestas, es porque nos quiere recordar que solo desde la propia trinchera se puede construir un mundo mejor; un territorio donde todos vislumbremos la materialización de nuestras aspiraciones. Por eso verla es un compromiso: cuando vivas la historia que tiene para contar, no podrás quedarte de brazos cruzados.

En casa con mis monstruos: un viaje al interior de la mente de Guillermo del Toro (GALERÍA)

La espectacular colección de monstruos del genial cineasta mexicano pisa finalmente tierras mexicanas. Aquí todo lo que tienes que saber (y un pequeño adelanto).

Guillermo del Toro es uno de los creadores mexicanos más relevantes de nuestro tiempo. No solo porque su inmensa generosidad (de la que tanto nos gusta hablar) lo ha convertido en uno de los principales agentes para revitalizar la creatividad nacional. Tampoco porque sus complejas películas han ganado múltiples premios internacionales. O porque está perfectamente orgulloso de ser mexicano y lo demuestra cada vez que puede.

Lo verdaderamente genial de este sujeto es la manera en que entreteje dimensiones igual en su obra que en su vida cotidiana. De lo monstruoso hasta lo más encantador; de lo metafórico a lo punzantemente literal; de lo fantasmagórico a lo concretamente material; de la más oscura maldad, hasta la más pura bondad: para Guillermo del Toro las dicotomías se desdoblan en cientos de posibilidades de ser.

guillermo-del-toro-en-casa-con-mis-monstruos-exposicion-guadalajara
Imagen: El Occidental

También en Más de México: Guillermo del Toro relata su experiencia con un ovni en los 80 (Video)

En ese sentido, es un auténtico privilegio poder adentrarse en sus procesos creativos y esto es exactamente lo que ofrece “En casa con mis monstruos” un viaje al interior de la mente de Guillermo del Toro. La exhibición, que estará presente en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (MUSA) hasta el 27 de octubre de 2019, mostrará 900 piezas, entre algunas que ha creado el cineasta y otras que le han servido de inspiración.

Libretas, dibujos, vestuarios, objetos personales, personajes de sus películas y piezas de otros creadores, se encuentran bajo la fina curaduría de Eugenio Caballero (director de arte de “Roma” y “El Laberinto del Fauno”).

guillermo-del-toro-en-casa-con-mis-monstruos-exposicion-guadalajara
Imagen: Zona Docs

El recorrido te propone una experiencia multisensorial de casi 3 horas, dividida en tres ejes temáticos (Inspiración, Guillermo del Toro como artista, Creadores mexicanos que dialogan con su universo) que se entrecruzan a lo largo de ocho salas con distintas colecciones. El recorrido, además, es acompañado por una ambientación sonora, cortesía de Gustavo Santaolalla (“Babel”, “Biutiful”, “Narcos: México”).

La propuesta es única, en todos los sentidos, pues Del Toro ha declarado que sus piezas —que normalmente residen en Bleak House, en California— solo serán exhibidas esta vez en México, así que es absolutamente imperdible.

¿Quieres ir?

Si quieres más información, puedes consultar todos los detalles en el sitio de web de “En casa con mis monstruos”. El boleto de entrada general tiene un costo de $180 pesos y puede ser adquirido vía el sitio web, en Ticketmaster o en la taquilla del MUSA. Hay descuento de estudiantes, solo en la taquilla del museo. La exposición estará abierta hasta el 27 de octubre en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara ubicado en Av Juárez 975, Col Americana, Guadalajara, Jalisco. Consulta la disponibilidad de horarios en la compra de tu boleto.