El Popol Vuh Ilustrado por Diego Rivera: una nueva forma de hablar del origen del mundo

El Popol Vuh ya tiene una edición especial. El libro está ilustrado por Diego Rivera y dedicado a niños y adolescentes.

Todas las culturas y civilizaciones conservan mitos en torno a quienes los crearon. El Popol Vuh es uno de los ejemplos más emblemáticos. Tanto por su belleza imaginativa, como por las imágenes poéticas que  el libro crea, esta obra no sólo habla de la creación del mundo, sino del poder inventivo del ser humano al narrar historias de esta índole. El que Diego Rivera se involucrara con una serie de ilustraciones es quizá prueba de la inspiración que produce este texto a quien se atreva  a leer sus páginas.

el-popol-vuh-ilustrado-por-diego-rivera-una-nueva-forma-de-hablar-del-origen-del-mundo-2

La edición del Popol Vuh, que va dirigida a niños y adolescentes, corre en manos de La Fundación Diego Rivera y, una vez que se logre ver las ilustraciones del artista, la belleza y singularidad de cada una de estas acuarelas se vuelve evidente. ¿Y cómo no hacerlo? El Popol Vuh fue uno de los documentos fundamentales de la cosmovisión Ki’che’ y el más relevante de los textos mayas que aún se conservan. Su contenido, tanto histórico, mitológico y literario, es de una calidad sin precedentes.

La obra está dividida en tres apartados. El primero habla sobre la creación, donde los dioses gestan las montañas, las plantas y, el famoso episodio, en el que crean al hombre de maíz; la segunda sección es la de los héroes divinos, que es el relato de las aventuras de los hombres que liberan a la humanidad de los obstáculos y, por último apartado, la historia del linaje quiché. Esta sección habla sobre el origen de este pueblo. El que cada uno de estos episodios destaque por su mito en torno a la creación es poético. Debido a que se trata del origen del principio.

el-popol-vuh-ilustrado-por-diego-rivera-una-nueva-forma-de-hablar-del-origen-del-mundo-3

Tal vez, sea por esto que Diego Rivera tenía un gran cariño a este compendio de historias. Conocido por su gran genio y admiración a la historia prehispánica, no es de sorprenderse de que las acuarelas de Diego Rivera ilustren el texto. Si se hace un recorrido por toda la obra de Rivera, se podrá observar la reverencia que tenía hacia el pasado, el sentido de deuda que poesía por las culturas precolombinas y la gran inspiración que estas civilizaciones han significado en su arte pictórico.

Guadalupe Rivera Marín, la hija del artista, cuenta que las 20 acuarelas que ilustran el libro estaban en el Museo Diego Rivera y que su padre las hizo para un texto que se iba a ilustrar en Japón en 1930, pero que al final nunca se terminó de elaborar. Independientemente de cuales hayan sido las razones por las que no terminó de publicarse el libro, es de gran importancia que las imágenes salgan ahora y más  si es para un público joven.

el-popol-vuh-ilustrado-por-diego-rivera-una-nueva-forma-de-hablar-del-origen-del-mundo-4

El Popol Vuh es una muestra de que los antepasados tienen una habilidad inventiva para darle orden al universo. La oportunidad de que ahora el libro esté ilustrado por Diego Rivera y dedicado a un público joven, da la posibilidad al pueblo Ki’che’ de contar su origen de una manera más pictórica a las nuevas generaciones.

Llévele, llévele: disco con lo mejor de la música mexicana, cortesía de un jazzista estadounidense

Nunca has escuchado así el "Cielito lindo"…

“En el jazz no se admiten barreras sociales, raciales o nacionales”, dice bien convencido el presentador del concierto de Dave Brubeck en México, 1967, que afortunadamente fue grabado y se transformó en Bravo! Brubeck! Una pequeña joya que pocos mexicanos conocen, pero que seguramente muchos van a disfrutar.

Como bien dice el mismo presentador, el concierto se trata de un “bellísimo gesto” en el que Brubeck, jazzista estadounidense nacido en 1920 y conocido por ser uno de los exponentes del “cool jazz” (llamado así por ser fresco y ligero) dedica una presentación entera a explorar las posibilidades musicales de algunas de las más icónicas canciones del repertorio mexicano.

Acompañado de Chamin Correa (reconocido guitarrista de nuestra tierra) y Salvador Agüeros, percusionista, Brubeck nos lleva de paseo por la propia identidad sonora, pero deteniéndose constantemente para abrirse paso por puertas completamente nuevas.

Como es común entre los jazzistas, Brubeck se dedicó en múltiples ocasiones a ofrecer su propia versión de muchas piezas icónicas de la cultura estadounidense y los resultados son siempre magníficos. Lo que hace es descomponer la melodía central y después, se dedica a reensamblarla, pero con deliciosos e inesperados tropiezos que la vuelven mucho, mucho más rica.

En ese sentido, el de Brubeck no es un ejercicio apto para conservadores; por otro lado, quien ama la música y siente una peculiar nostalgia cuando suenan las clásicas mexicana, va a apreciar profundamente esta exploración.

También en Más de México: Bésame mucho: la canción mexicana de las mil versiones (PLAYLIST)

Un ejemplo muy interesante es su versión de “Allá en el Rancho Grande”, inconfundible ranchera, cantada en la reconocida película por Tito Guízar con mariachis. Esta, que respeta bastante la pieza original, te va a poner a bailar.

El “Cielito lindo”, considerado el “segundo himno nacional” porque la cantamos para reconfortarnos y darnos ánimo entre paisanos (tanto en los partidos de fútbol, como cuando fue épicamente entonada por brigadistas que apoyaron durante el 19S) es una delicia en manos de Brubeck; quien enfatiza en las partes más lindas y desarrolla de maneras fantásticas el resto de la pieza.

No podría faltar “La Bamba”, pieza veracruzana, clave en el repertorio de la música mexicana y que Dave Brubeck llevó al extremo.

Escucha el disco completo:

Memes finos y muy mexicanos para celebrar al Museo Dolores Olmedo (GALERÍA)

Para celebrar sus 24 años este museo organizó un concurso de memes inspirados en la obra de Diego, Frida y más. ¡Tienes que verlos!

 

El Dolores Olmedo, uno de los museos más icónicos de la Ciudad de México, acaba de celebrar su 24 aniversario y decidieron hacerlo de una forma bastante peculiar: organizando un concurso de finos y muy mexicanos memes.

Estos están inspirados en el acervo del museo: la antigua colección de Dolores Olmedo Patiño, que tiene más de 3000 obras, entre ellas 600 piezas prehispánicas, 139 de Diego Rivera y 25 de Frida Kahlo. Además, el jurado incluía a los creadores del Instituto Nacional de Bellos Memes, una página de Facebook dedicada a convertir obras de artistas mexicanos consagrados en pequeñas joyas virales para los amantes del humor contemporáneo.

El resultado es fantástico: una serie que, tal vez sin quererlo, modificó para siempre la lectura de algunas de las piezas más icónicas del acervo del museo; re-contextualizándola y dándole un sentido que probablemente sus autores no habrían sospechado.

Mientras que a algunos ese ejercicio podría suponer una “falta de respeto” (dicho de la manera más políticamente correcta) para otros tiene sentido regresar al imaginario colectivo no solo a los creadores de otras épocas, también a piezas que no les conocíamos.

Y lo mejor, es que los memes se permiten hacerlo de forma crítica; por un lado, porque hablan del pasado con la voz del presente, y por el otro, porque la “burla” es una manera de bajar lo consagrado a un plano más flexible, donde se vale jugar con ídolos y quemarlos de las maneras más ingeniosas posibles.

Es innegable que los memes tienen la cualidad de manifestar no solo los sentimientos o las anécdotas sociales de una generación, también de narrar en presente la historia de toda clase de disciplinas. Ahora le tocó al arte mexicano y a uno de sus grandes recintos que, sin duda, merece ser celebrado.

También en Más de México: El surrealismo marcado en la piel: tatuajes de Remedios Varo, Leonora Carrington y Frida Kahlo (FOTOS)

 

Un homenaje a Maria Sabina remixeado por Nicola Cruz

Un buen remix de Nicola Cruz y Rodrigo Gallardo a un homenaje compuesto para la curandera oaxaqueña Maria Sabina.

Maria Sabina, sus cantos, han encontrado forma de sortear el tiempo y labrarse en la memoria colectiva. El poder de esta mujer de Oaxaca, su maestría en el manejo de hongos alucinógenos, hicieron de ella una figura magnética. Hoy Maria Sabina es sin duda uno de los iconos de la exploración trascendental alrededor del mundo y de la tradición mística  de México.  

Por eso tal vez no debiera sorprendernos que de pronto la “mujer espíritu” aparezca en el álbum El origen (2017)  de Nicola Cruz y Rodrigo Gallardo. Este EP incluye dos remixes de “Maria Sabina”, una canción compuesta por la boliviana Luzmila Carpio en honor a la curandera mazateca. 

Cruz, aunque nacido en Francia, se ha dedicado a reconectar y promover con sus raíces sudamericanas, específicamente andinas. Y gracias a su popularidad en la escena mundial de la electrónica, funge hoy como una suerte de enlazador de mundos, un embajador de la cultura musical autóctona de esa región.  

A continuación te compartimos el álbum completo, las piezas 2 y 6 son las remezclas de la chamana oaxaqueña:

Y en este enlace puedes escuchar una recopilación de los cantos originales de Maria Sabina…