En México existe una “Ley del Cielo” (y quiere defender tu derecho a ver los cielos oscuros)

La contaminación lumínica está acabando con nuestro derecho a gozar de los beneficios de un cielo oscuro. México pone el ejemplo y promulga una ley para proteger la oscuridad como recurso natural.

Un derecho a observar cielos más oscuros. La sentencia puede parecer objeto de metáforas y no de incidencia política, pero es, más allá de una franca declaración por recuperar una parte de la naturaleza que ha sido devaluada, un tema que concierne a la legalidad de varios países, como es el caso de México.

México no solo encubre bajo su manto tropical una cantidad notable de escenarios naturales que son paraíso. Entre su vida orgánica –tan llena de riqueza mestiza y secretos de la tierra– abunda también la oscuridad: un basto cielo oscuro y un recurso natural innegable.

La oscuridad es un fenómeno valioso para nuestro tiempo (comparado tal vez con el silencio), pues cada vez existen más agentes de contaminación que hacen complejo acceder a este recurso. El ruido anárquico de las ciudades y sus frenéticas luces artificiales–más cerca de lo trivial y cada vez más lejos de la naturaleza–, han exigido un lugar fundamental en el desarrollo de las civilizaciones modernas; y el humano, en su idea de aceptar a toda costa los cambios antinaturales, le ha abierto las puertas. 

oscuridad-ley-del-cielo-mexico-defender-derecho

México no ha sido la excepción, de ahí que un grupo de personas de la Universidad Nacional Autónoma de México haya tomado las riendas del asunto promulgando una Ley del Cielo

La Vía Láctea, los cometas y cúmulos estelares vistos desde un sitio realmente oscuro, son parte de nuestra herencia cultural y natural. Estas maravillas astronómicas las perdemos al usar un alumbrado exterior ineficiente que produce contaminación lumínica y desperdicia recursos energéticos.

La Ley del Cielo es una propuesta para cuidar la oscuridad de los cielos de Baja California, uno de los mantos celestes más profundos y donde es posible ver estrellas y fenómenos cósmicos con gran nitidez. Ahí, se ubica el punto más alto de la península, el Parque Nacional de la Sierra de San Pedro Mártir, y el Observatorio Astronómico Nacional.

La apuesta, sin duda, es conservar uno de los puntos más oscuros del planeta, y el trabajo de un observatorio que ha contribuido a esclarecer lagunas astronómicas a nivel internacional, por ejemplo, de la mano de la NASA. Sin embargo, la defensa no implica únicamente un discurso astronómico. Perder cada vez más nuestros cielos oscuros también implica problemáticas sociales. Menos cielos oscuros se traduce en impactos a la salud humana, a la economía, a la conservación de energía y sin duda al medio ambiente. 

oscuridad-ley-del-cielo-mexico-defender-derecho

Escribe el departamento de la Ley del Cielo de la UNAM que:

Usando sistermas de alumbrado exterior que iluminen solamente los lugares necesarios en los horarios necesarios, es posible ahorrar hasta un 50% de energía lo cual ayudará a conservar los recursos no renovables y proteger el equilibrio ecológico de nuestro planeta.

oscuridad-ley-del-cielo-mexico-defender-derecho

Hace aproximadamente un año, los científicos detrás de esta ley pretendieron incidir en la política mexicana para llevar la Ley del Cielo a todo el país. La diputada Tania Arguijo Herrero apoyó la moción sintiéndose identificada con la “recuperación de la transparencia del cielo” y con el ahorro de energía eléctrica. Arguijo subió al pleno del Congreso de la Unión una iniciativa con proyecto de decreto para reformar la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente en materia de contaminación lumínica, pero hasta la fecha no ha existido interés por apoyar esta causa. 

Hoy es urgente preservar y cuidar el cielo oscuro en paisajes culturales, naturales y especialmente en urbanos. Somos los ciudadanos quienes tenemos la última palabra y decidimos cuándo es necesario encender la luz y cuándo podríamos disfrutar de las bondades de la oscuridad. O cuándo es tiempo de reformar leyes en favor del medio ambiente, y cuándo es necesario apoyar las ideas de la ciencia mexicana en favor de la humanidad. 

 

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora, música y ser humano. Le gustan los volcanes, los caballos y los sintetizadores.

Mexicans of late capitalism: una oda al absurdo de nuestra era

Los mexicanos habitamos la era del capitalismo tardío con supremo ingenio y filtrando nuestra identidad en la “globalización” como se pueda.

Es un fenómeno natural en la historia humana: cada generación piensa que su tiempo es el peor de todos; que las cosas “estaban mejor antes”; que los jóvenes son cada vez menos atentos; que la música contemporánea es mala y que, probablemente, las cosas estén llegando a un punto de quiebre inminente.

Por otro lado, nuestro tiempo sí pinta sospechosamente peligroso, en medidas nunca antes vistas. La crisis climática —y sus consecuencias sobre nuestras vidas y las de otras especies— es tal vez la mayor evidencia. La otra gran prueba es el desarrollo exponencial y francamente abrumador de la tecnología y las redes de comunicación, especialmente de las plataformas de redes sociales. 

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

Te interesa: Pionero de la realidad virtual ofrece 10 argumentos para borrar tus redes sociales hoy mismo

Y mientras todo cambia, extrañamente, nada cambia. Como México siempre ha sido un tejido cultural, geográfico, natural y político ultra diverso, cualquier “cambio global” debe asumir su paso por cientos de trincheras que lo distorsionan —a veces lo aminoran y a veces lo potencian. 

Es claro que los mexicanos habitamos esta era —la del llamado “capitalismo tardío”— con supremo ingenio y logramos filtrar nuestra identidad en la “globalización” como se pueda; sin importar, claro, que el resultado sea una deliciosa naturalización del absurdo que nos hace, cada vez, más surreales.

También en Más de México: Oxxos y Dr Simis como paisaje urbano: la obra de Carleti Lopes Traviesa

Pero, ¿qué es el capitalismo tardío?

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

“Capitalismo tardío”, un término que lleva predicando el fin del mundo como lo conocemos desde la Segunda Guerra Mundial, cuando se pensó, que el sistema capitalista iba a expandirse y desarrollarse lo suficiente como para llegar a su pico máximo. 

La globalización post-guerra sería su clímax. Esto significaría que los ideales de “progreso” modernos finalmente podrían descansar en un intercambio de bienes sólido y consistente. Utopía occidental. 

Sin embargo, como explicó unas tres décadas después el teórico de la cultura Frederic Jameson, los ideales modernos comenzaron a colapsar a la par que sus principales aparatos sociales. Esto generó incertidumbre y maleabilidad en los sujetos modernos y “capitalismo tardío” se convirtió en sinónimo de postmodernidad (otro término elusivo). 

Ahora el concepto se usa con aún más soltura —como era de esperarse. “Capitalismo tardío” es ya el nombre oficial de este colapso y, particularmente es una etiqueta para señalar lo absurda que es la vida en este momento de la historia.

Mexicanos del capitalismo tardío

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

Todo esto está detrás de la página de Facebook “Mexicans of Late Capitalism”, que inspirada en su antecesora “Humans of Late Capitalism” (creada en 2010), mantiene activa una antología creciente de imágenes que retratan cómo habitamos los mexicanos nuestro tiempo. 

También en Más de México: El Museo Mexicano de Internet: ironía de la cotidianidad en tu timeline

¿Por qué es tan terroríficamente gracioso?

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

 

La globalización fue un sueño extrañísimo, que simplemente olvidó que en el mundo existen miles de culturas que harían del mercado, la tecnología y la cultura pop “un papalote”. México y los mexicanos, siempre ingeniosos, burlones y un poco cínicos, hemos descompuesto los ideales de Occidente de maneras terroríficamente graciosas. 

Usamos la tecnología como podemos; reciclamos los iconos populares como queremos; interpretamos las leyes —internas y externas— con un alto grado de ambigüedad, y, sobre todo, nos encanta recomponer y remezclar (o remexear) cada cosa con cientos más. Algunas de las mezclas que hacemos sí matan de risa. 

Otras, por otro lado, nos llevan a pensar en lo cruel que ha sido la globalización; especialmente con países como el nuestro, que tiene demasiadas caras y que sobrevive precisamente por su diversidad; que no debería estar forzado a adoptar un solo modo de vida y que, mucho menos debería tener la obligación de acomodarse a un proyecto socio-económico y político concreto que no genera más que desigualdad. 

Imperdible, muy chistosa, triste y cínica, esta colección virtual da para muchas, muchas conversaciones más:

Pequeña activista mexicana al rescate del jaguar y la selva potosina

Esta niña activista quiere que todos nos unamos para salvar al jaguar mexicano.

El jaguar, una de las especies más icónicas —y simbólicas— de México, está al borde de la desaparición. Menos de 4,000 ejemplares aún transitan nuestras selvas. Rescatarlo es vital: de su supervivencia depende el equilibrio del ecosistema que habita y —de paso— la existencia de otros seres vivos. 

También en Más de México: Animales mexicanos en peligro de extinción toman las paredes de la ciudad

Esta causa ha tocado e involucrado a muchos, pero pocos tan enfocados en ella como Sofía Molina, una pequeña activista mexicana al rescate del jaguar y la selva potosina, donde habita esta especie. Con tan solo 7 años, en 2016 Sofía —ayudada por sus papás, miembros de las comunidades de la Huasteca, especialistas y ecologistas— creó Cococu, una organización dedicada a cultivar la conciencia colectiva en torno a esta sensible causa.

Una pequeña activista mexicana al rescate del jaguar

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Hoy tiene 10 años y sus logros son para celebrar e inspirar. Destaca que recientemente fue nombrada “persona destacada” por la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de la ONU. Pero, lo más importante es lo que ha logrado construir con su labor en Cococu

Para Sofía, todo comenzó cuando, acompañando a sus papás —que trabajan en temas de desarrollo sostenible en la asociación Raisac— a visitar distintas comunidades en la Huasteca, notó tres cosas muy importantes. 

También en Más de México: Enciclopedia en línea (y gratuita) para conocer a todos los animales, plantas y hongos endémicos del país

Primero, que todas las decisiones para mejorar las condiciones del medio ambiente y la comunidad se tomaban entre adultos; además estos adultos representaban un grupo limitado, con una mayoría muy especializada que no traducía ni sus argumentos, ni sus estrategias para que los demás pudieran involucrarse y actuar. En consecuencia, nada cambiaba. 

¿Por qué no cuidamos al jaguar mexicano?

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Así, “hacer conciencia” era un ejercicio plenamente teórico y los miembros de la comunidad simplemente se quedaban al margen. Pero para salvar al jaguar —y a la selva entera— hay que generar cambios entre todos. El asunto se complica, si consideramos que la población de este majestuoso felino es tan reducida y un grupo aún más pequeño se esparce entre 8 municipios de la Huasteca potosina. 

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Si no lo ves y no lo conoces, es difícil convencerte de protegerlo. Pero la mayor amenaza del jaguar somos los humanos. Como explica Sofía: estamos destruyendo su hábitat; cazando sus alimentos (de forma ilegal), e incluso matándolo por miedo a que se coma al ganado.

¿Quieres ayudar a salvar al jaguar?

Tres acciones clave derivan de la iniciativa de Sofía Molina. Concientizar es la primera: se trata de dar talleres y pláticas para sensibilizar a otros niños mexicanos (y, consecuentemente a sus familias) sobre esta causa. Así se creó la Red de Niñez Embajadora de Cococu, a la que te puedes unir.

Conocer, es lo que sigue. Cococu ha inaugurado 2 “CUBILES”, sitios protegidos para los jaguares que pueden ser recorridos por viajeros en una experiencia sustentable e inolvidable. 

Tal vez no te toca avistar un jaguar, pero sí ver sus huellas, entender por qué es vital para su entorno y convivir con otros aventureros sensibles en un paisaje espectacular. Estos sitios también han sido designados para mantener activas prácticas de investigación y monitoreo de la especie.

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Te interesa: El potente discurso de Greta Thunberg, un llamado para todas las generaciones

Cuidar es la última acción. Cococu ha generado un programa permanente de conservación que es apoyado por especialistas voluntarios (a los que puedes unirte) entre fotógrafos, biólogos, ecologistas, geógrafos, fotógrafos, especialistas en turismo, especialistas en educación, etc.

Esta iniciativa vive de donaciones y voluntariado, si quieres apoyarlos con capital u ofrecer tus saberes puedes contactarlos. Entra aquí a su sitio web.

Te interesa: Xiuhtezcatl Martinez, el rapero indígena de 19 años en defensa del planeta

La UNAM quiere que cada mexicano tenga una milpa en casa

La milpa: un genial sistema del pasado que nos alimentará de forma sustentable en el futuro.

La milpa es sustentable por donde la mires. Además, en torno a ella ha florecido nuestra cultura. Sin embargo, hemos estado cerca de perderla y olvidarla. Por eso hacer milpa es un acto de resistencia. 

Todas estas premisas están detrás del programa “Milpa sustentable” de la UNAM: una iniciativa brillante que podría ayudar a sembrar una milpa en cada casa. Pensemos que si cada familia mexicana tuviera la suya, no sólo se recuperaría la conexión esencial con el propio territorio; también obtendríamos los medios para que todos los habitantes de este país coman rico, sano y abundante. 

milpa-casera-sembrar-maiz
Imagen: Tamoa

Probablemente la milpa, un genial sistema del pasado, sea la mejor forma de alimentarnos en el futuro y, de paso, hacerlo sin seguir abusando del medio ambiente.

Te interesa (y mucho): La milpa, el generoso microcosmos que sostiene a México

¿De qué se trata “Milpa sustentable?

milpa-casera-sembrar-maiz
Imagen: Diego Telles

Durante los últimos cuatro años, estudiantes de la UNAM han colaborado para que más de 1,500 familias en comunidades del Estado de México, Hidalgo, Puebla y Tlaxcala cuenten con una fuente de comida sustentable. Para lograrlo, idearon un esquema eficiente, sencillo y muy barato.

“Es una alternativa tecnológica que hace más eficiente la producción de maíz y que puede cambiar las condiciones de marginación de familias campesinas.” Así lo explicó Eduardo León Garza, creador del proyecto.

milpa-casera-sembrar-maiz
Imagen: Tamoa

El sistema permite que el maíz utilice solo el agua que necesita, pues tiene una válvula para drenar la maceta (es una pequeña siembra). El agua drenada —que es está enriquecida por los nutrientes de la tierra donde se usó— pasa a otra maceta y es aprovechada por una nueva planta.

Esta micro-milpa no depende de la temporada de lluvias y gasta solo el 10% del agua que requieren los grandes cultivos. Las familias que utilicen esta idea podrían cosechar, por lo menos 3 veces al año, suficiente para alimentarse. Además, con los mismos recursos, podrían sembrar cultivos asociados al maíz: frijol, chile, calabaza, cilantro, rábano, haba, jitomate. Y no solo eso, es posible incluir alguna de estas 31 plantas medicinales asociadas a la milpa.

milpa-casera-sembrar-maiz
Imagen: Crédito no especificado.

Cada familia podría comenzar a comer estos increíbles alimentos que se cultivan en sus propios patios y que se complementan entre sí —igual en la tierra que en la mesa— para nutrir al cuerpo. La dieta de la milpa es sin duda una opción muy atractiva, pues no solo es deliciosa, también es muy saludable y nos reconecta con nuestras tradiciones gastronómicas. 

Sin duda sembrar maíz en casa es un esquema circular que no solo todos debemos apoyar, también deberíamos comenzar a practicar.

*Fuente: “UNAM CREA PROGRAMA “LA MILPA SUSTENTABLE”, UNA CRUZADA CONTRA EL HAMBRE”, Boletín de la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM