¡Ya llegó el terror apache!: la historia del sanguinario jefe Victorio

Con estas culturas nómadas nos identificamos poco, pero nos dejaron una importante lección que hay que recuperar.

Los apaches no suelen ser un referente fuerte en el imaginario mexicano; por lo menos, en el centro del país. Tan al norte los ubicamos, que se nos olvida que, para empezar, no son precisamente un grupo étnico uniforme y que muchos de ellos habitaron (y unos pocos continúan habitando) los estados de Sonora, Coahuila y Chihuahua.

Es menos probable aún que sepamos que la palabra apache significa “enemigo” y fue una denominación española para referirse despectivamente a los múltiples grupos que poblaban el norte de México y un buen tramo del sur de Estados Unidos. Y sí, apache es una palabra, en ese sentido, espeluznante; pero dejémonos de ultra-tolerancias, los apaches sí eran los enemigos y lo fueron a mucha honra.

Los apaches fueron grandes guerreros

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio

Si algo identifica a los grupos que compartieron la denominación de “apache” era una destreza excepcional para las batallas. Esta no les cayó del cielo: fue consecuencia de una larga historia de persecución, abuso y robo de sus tierras. Ya de por sí, los espacios geográficos donde se asentaban hacían sus vidas sumamente complejas, pero, encima, estaban parados en zona de conquista de dos forasteros distintos: gringos y los recién llamados “mexicanos”.

Sus sociedades se organizaban y administraban con un apego fundamental a la familia, de manera que los sabios padres y abuelos ocupaban el cargo de líderes y estrategas de batalla. Pescando y cazando lo que se podía, aunque en algunos momentos sí la hacían de agricultores, sus asentamientos no eran tan grandes y ostentosos como los de las culturas del centro y sur de México y entre tanta guerra estaban constantemente en movimiento. Casi se podría decir que eran fugitivos eternos. En primer lugar porque sí eran criminales buscados por las autoridades con cargos de robo, asesinato y otras corrupciones. En segundo lugar porque estaban escapando (y con toda razón) de ser apresados por los estados mexicano y americano en reservas desérticas que ofrecían no menos que pésimas condiciones de vida.   

Uno de sus magníficos jefes fue Victorio

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio

Una historia sumamente peculiar (incluso entre los apaches) es la del jefe Victorio, un verdadero héroe para la gente que lo siguió y magnífico guerrero. Poco reconocido en la historia de este país, por lo menos de él nos queda un recuerdo en la Plaza Mayor de Chihuahua, la capital: una gran estatua que lo muestra a caballo y con la mirada seria, calculadora y penetrante, como todos los retratos que de él tenemos.

Se dice que nació en la misma Chihuahua en 1825, bajo el nombre de Pedro Cedillo. Originalmente un mestizo que vivía con sus padres en una hacienda, fue raptado por apaches chiricahua cuando era apenas un niño. Pero el rapto lo transformó en el hombre que cambió su doble naturaleza por sus raíces indias y pronto se convirtió en el líder de su grupo. Luchó junto a otros grandes como Mangas Coloradas y Cochise en las guerras de Apache Pass. Sus múltiples enfrentamientos con las autoridades nacionales tenían como motivo personal, según se cuenta: encontrar un lugar tranquilo para vivir.

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio
Retrato de Victorio.

Se afirma que Victorio, antes Pedro, era un hombre tranquilo, serio y sobrio, que sólo tuvo a una esposa y que no bebía demasiado. Tal vez su único defecto eran los tremendos y sanguinarios arranques de cólera que le agarraban entre fugas y batallas. Sus actos sí que fueron terribles. Cuando él y sus hombres asaltaban las haciendas mataban, raptaban y violaban; en otras palabras sus actos políticos poco tenían de retóricos: Victorio y sus aliados y aliadas vivían sobreviviendo; sangrando y haciendo sangrar. Se dice que lo seguían más de 300 hombres, mujeres y niños y que las mujeres afirmaban: “¡Si Victorio muere nos lo comeremos para que ningún hombre blanco pueda ver su cadáver!”.

No fue sorprendente que para 1880 fuera comandado en México al mismísimo coronel Joaquín Terrazas y a su ejército de 350 hombres armados con rifles modernos deshacerse de Victorio y su gran familia. Se dice que Terrazas era impecable en su labor de cazar apaches; además estaba acompañado de exploradores tarahumaras, brillantes para encontrar hasta el rastro más débil de los enemigos. Así dieron con Victorio, acampando en Tres Castillos. El gran jefe los vio venir y decidió luchar. En una vuelta inesperada un tarahumara le disparó en el pecho, le llamaban Mauricio Corredor. A la muerte de Victorio ya era evidente que los apaches perderían esta batalla. Dieron pelea, pero ningún hombre adulto sobrevivió.

Una anécdota curiosa afirma que unos años después de la batalla de Tres Castillos Mauricio Corredor, el tarahumara que le pegó el último balazo a Victorio, fue asesinado por soldados mexicanos, pues estos lo confundieron, en su eterno prejuicio y desconocimiento de su propia gente, con un apache.

Los apaches fueron un punto de fuga

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio

Quien afirmó que las guerras de los apaches inspiraron el movimiento revolucionario en México, no puede estar lejos de la verdad. Los apaches no tenían escrúpulos cuando se trataba de defender su tierra. Las hazañas y la valentía de hombres como Victorio lo demuestran. Además, ambos movimientos querían desestabilizar a los estados nacionales que daban por hecho sus propias leyes como naturales. Ambos eran la respuesta a un fenómeno que decepcionó e inspiró por igual al gran Zapata: hasta las más grandes revueltas terminan y, cuando esto sucede, el mundo se reorganiza y nuevos líderes imponen sus intereses sobre los otros. Y esto, simplemente, no se puede quedar así. La lucha tiene que mantenerse viva.

Después de la Independencia de México, fueron estas culturas nómadas, las de los llamados apaches, quienes liderados por terribles hombres se transformaron en los puntos de fuga, que cuestionaban lo que ya estaba construido en los dos países que atravesaron. Y no sólo se trataba de la unidad estructural de los países, también de sus proyectos sociales de modernidad.

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio
Otro gran jefe apache, Jerónimo, con sus allegados.

Como sucedería al siguiente siglo, con Zapata en el Sur, los apaches fueron incapaces de unirse al régimen colonial y después al nacional; simplemente no querían ser esclavos de los hacendados. Así, se transformaron en los bandidos, posteriormente caricaturizados en el cine gringo, que con sus ataques se encargaban de corromper la frágil paz de las naciones. Desafortunadamente, ganó la modernidad y ganó el Estado. Y fue precisamente a la muerte de Victorio, pues en ese momento las columnas apaches, terminaron por desintegrarse.

Sin embargo la estatua del gran jefe sigue erguida, como recordatorio de algo que debimos haber aprendido pero seguimos olvidando. Los apaches se movían como el agua en el desierto: se filtraban y se escurrían y no se dejaban agarrar con las manos. Se mantenían tan flexibles como el Sol se los permitiera y refrescaban a ese Estado parcial que ya se había dado por hecho a sí mismo. Cuando, finalmente, se evaporaron, quien perdió fue la tierra y se terminaron de alzar los complejos modernos, que aún tiemblan en la presencia de otros puntos de fuga.   

Hoy más que nunca: hay que recordar la lección que nos dejaron

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio

En una tierra repartida sin consentimiento de sus habitantes; en un espacio politizado como a “los hombres armados con rifles” les vino en gana, los apaches no estaban construyendo territorios: lo estaban deshaciendo. En esa división arbitraria entre México y Estados Unidos, entre tierras indias y tierras de hacendados, a los apaches poco les importaban las diferencias: burlaron autoridades gringas, mexicanas y españolas sin discriminar. Sus gritos y sangre manchaban las fronteras.

A los apaches les importó un comino quién decía ser dueño de qué territorio; al fin y al cabo (y esta es la gran lección) los políticos (los de entonces y los de ahora) se disputan el mundo como si se hubieran olvidado de que afuera de sus esferas hay gente circulando, intercambiando, viviendo, a pesar de ellos.

Sin miedo y al galope, gritando y con la lanza en alto, llegó el terror apache; y así, también, se fue.

María Fernanda Garduño Mendoza
Autor: María Fernanda Garduño Mendoza
Estudios y gestión de la cultura, UCSJ. Ensayando discursos, constantemente. Articulando rupturas.

5 insólitos paisajes montañosos de México (y las joyas geológicas que resguardan)

Explora algunas de las formaciones geológicas más impresionantes del territorio mexicano.

Nuestro territorio es un complejo entramado de ecosistemas vibrantes que —para bien y para mal— está situado en una sección particularmente activa de la superficie terrestre. Mientras que eso se manifiesta en las esporádicas sacudidas sísmicas, también significa que somos los privilegiados guardianes de una serie de formaciones geológicas impresionantes. 

Así, estamos parados sobre insólitos paisajes montañosos que por su mística belleza, nos envuelven en sorpresa y misterio. Te presentamos algunos de ellos. Definitivamente son dignos de ser visitados y protegidos.

1: Las grutas de Cacahuamilpa

destinos-mexico-paisajes-montanosos-formaciones-geologicas
Imagen: Visit México

El impresionante sistema de cuevas se encuentra en Guerrero y en realidad es parte de todo un Parque Natural, ahí donde nace el río Amacuzac. En la zona habitan armadillos, codornices, tejones y hasta la nutria de agua dulce. 

Pero el interior, poblado por estalactitas y estalagmitas de caprichosas formas es la visión que atrae a toda clase de viajeros. Los amplios salones de piedra, se presentan como un mundo paralelo que podría haber sido concebido como una ficción.

2: Los prismas basálticos

destinos-mexico-paisajes-montanosos-formaciones-geologicas
Imagen: Creative Commons

En la antigua Comarca Minera, cerca de Huasca de Ocampo en Hidalgo, se encuentra una de las formaciones geológicas más interesantes del territorio nacional. Se trata de los prismas basálticos, estructuras naturales de piedra, resultado de la antigua actividad volcánica de la zona. 

destinos-mexico-paisajes-montanosos-formaciones-geologicas
Imagen: Creative Commons

Se piensa que han existido desde hace un par de millones de años y su precisa figura —columnas con 5 o 6 caras planas— intriga a quienes dudan de la matemática inherente a la naturaleza. La pared de prismas forma la barranca de Alcholoya por donde caen 4 cascadas. En este parque es posible acampar y vivir una experiencia de reconexión con la naturaleza muy particular.

3: Parque Natural “La Huasteca”

destinos-mexico-paisajes-montanosos-formaciones-geologicas
Imagen: Parque La Huasteca

En el municipio de Santa Catarina, en Nuevo León, se encuentra este épico parque natural. El horizonte montañoso de esta zona es una escena espectacular que, simplemente no se puede comparar con la de ningún otro sitio. 

destinos-mexico-paisajes-montanosos-formaciones-geologicas
Imagen: Parque La Huasteca

Lo que evocan estas formaciones entre la Sierra Madre y las Cumbres de Monterrey, se puede comenzar a especular admirando las intrigantes fotografías del sitio. Imagina lo que se siente estar ahí. El espacio llama a los aventureros, no es tan fácil de transitar, escalar o habitar, pero con el guía adecuado y una disposición para abrirse a la experiencia, tu visita a La Huasteca podría cambiarte la vida.

4: Hierve el agua

destinos-mexico-paisajes-montanosos-formaciones-geologicas
Imagen: Rincones de México

Las famosas cascadas petrificadas en Oaxaca no dejan de sorprender a los viajeros y estudiosos de la tierra. Una forma de estalactitas es lo que cuelga donde, alguna vez, caía el agua mezclada con altas concentraciones de carbonato de calcio. 

destinos-mexico-paisajes-montanosos-formaciones-geologicas
Imagen: Selina Oaxaca

En el pueblo de San Isidro Roaguía, cerca de la antigua ciudad de Mitla, se encuentra esta bellísima reserva. Aún es posible bañarse en las aguas termales de la zona y observar por horas esta afortunada rareza natural.

5: La laguna de Alchichica

destinos-mexico-paisajes-montanosos-formaciones-geologicas
Imagen: CONAGUA

Esta laguna es bella y extraña en la misma medida. Se formó dentro de un cráter volcánico y sus aguas tienen altas dosis minerales. Es una de las joyas ocultas de Puebla

De su superficie sobresalen intrincadas estructuras carbonatadas y la laguna es un pozo donde florece la vida microendémica, además de especies acuáticas como el charal de Alchichica y una salamandra también de la región. 

destinos-mexico-paisajes-montanosos-formaciones-geologicas
Imagen: CONAGUA

Lo particular de este espacio ha inspirado leyendas increíbles entre los locales. Algunos piensan que el flujo de agua está directamente conectado con el océano. Otros afirman que el sitio fue un centro ceremonial prehispánico. Hay quien cuenta que una sirena de cabello plateado se esconde bajo el agua.

Video caminatas casuales por la Ciudad de México

Más allá de sus grandes atracciones, el alma de la Ciudad de México está en su cotidianidad (y estos videos la documentan como es, preciosa).

La mejor forma de conocer un lugar es, sin duda, sumergirte en su vida cotidiana. Esta es una de las reglas de oro del viajero. Más allá de las experiencias que dicta la obligación turística, que también son importantes, lo cierto es que jamás establecerás una verdadera comunión con un destino si no te permites un rato de simplemente transitarlo y observar su vida ordinaria. 

Por eso celebramos la existencia del archivo llamado Videowalks Around the World, que reúne más de 600 caminatas casuales en diversos lugares del mundo. Y obviamente México no podía faltar en este acervo, en el cual encontramos al menos seis paseos por la Ciudad de México. Una capital ecléctica, ciertamente emocionante y magnética, nos muestra su cara más genuina en e
stos videos: su cotidianidad. 

La Ciudad de México recibe alrededor de 30 millones de visitantes al año (según cifras de la Secretaría de Turismo local). Si bien muchos de ellos llegan atraídos por las mayores atracciones de la capital mexicana, por ejemplo el majestuoso Museo Nacional de Antropología o la boyante escena artística, lo que termina por atrapar a muchos de ellos es más bien la energía cotidiana que envuelve al lugar: caminarlo, cruzarse con sus habitantes y simplemente andar por sus calles, siempre vivas e intensas. 

Aquí te compartimos algunas de estas experiencias y ambientes “ordinarias” que puedes vivir en la Ciudad de México, cortesía de una cámara flotante, mientras aprovechamos para recordarte que la mejor cara de un lugar siempre será la más natural. 

 

 

 

 

4 viajes por México para recordar que la naturaleza es perfecta

Paisajes mexicanos que se despliegan demostrando que la auténtica belleza es la que florece en la tierra.

Hemos perdido la práctica antigua de mirar hacia la naturaleza en busca de respuestas. Mientras que las comunidades prehispánicas —y, afortunadamente también los grupos indígenas del presente— no dudaban en explorar su entorno para extraer de él las verdades más profundas; a muchos, simplemente se nos ha olvidado cómo. 

Pero solo hay que detenerse un instante a admirar el paisaje para que el interior se sacuda. Hay, sin duda, un lenguaje, una poesía que organiza caprichosamente a cada elemento del entorno natural y nosotros solo tenemos que hacer la conexión. La auténtica belleza es la que florece en la tierra y podemos comulgar con ella.

Y si faltaran razones para hacerlo, no hay que olvidar que este contacto puede ser ultra sanador. Al cuerpo le hacen falta las refrescantes sensaciones que provoca esta dimensión. Te proponemos, así, 4 destinos mexicanos para recordar que la naturaleza es perfecta.

También en Más de México: 4 paisajes de otro mundo que te están esperando en México

1: El recorrido de la Cascada de Tamul, en la Huasteca Potosina

viajes-mexico-destinos-aventura-naturaleza

En la cima del cañón del río Santa María, en San Luis Potosí, se encuentra la cascada de Tamul, el salto de agua más grande del estado. Tiene 105 metros de altura y es una visión inolvidable. 

Está ubicada en el municipio de Aquismón y el acceso es en el ejido La morena. Ahí puedes hacerte de una típica panga de madera, con guía y equipo de seguridad para el recorrido. Además, puedes nadar en las aguas azul turquesa y deleitarte con el verde paisaje que recubre las rocas. Hay otras actividades en la zona como rappel y senderismo.

2: Reserva de la Biósfera Sian Ka’an

viajes-mexico-destinos-aventura-naturaleza

Sian Ka’an o “Lugar donde empieza el cielo” es un Área Natural Protegida de Quintana Roo. Desde 1987 es Patrimonio de la Humanidad (declarada por la UNESCO). Estos títulos aseguran, en cierto sentido, su protección y son garantía de que su belleza se mantiene intacta. 

En los humedales de Sian Ka’an, la vida florece verde y vibrante. La reserva es enorme: se extiende por, aproximadamente, 650 mil hectáreas a lo largo de 120 kilómetros. Alberga playas, cenotes y selva tropical. No es posible acceder a todas las zonas de la reserva, pero en Tulum, donde se encuentra el Centro Ecológico Sian Ka’an, es posible conseguir guías y organizar experiencias al interior de este increíble espacio. Lo más recomendable es partir de Punta Allen o Punta Herrero, dos pueblos pesqueros cercanos a la reserva.

viajes-mexico-destinos-aventura-naturaleza

La riqueza natural en torno a la selva es infinita (y un poco abrumadora). Cada región de la reserva es diferente y esconde fauna y flora particulares. Además, dentro del área hay 23 yacimientos arqueológicos que comulgan plenamente con la intervención de la naturaleza. Actividades de aventura hay de todo. Es el sitio perfecto para encontrarse en serio con los animales de México. Aunque está prohibido tocarlos, acercarse y está en ti tratarlos (y tratar su hogar) con el máximo respecto.

3: Reserva Ecológica Nanciyaga

viajes-mexico-destinos-aventura-naturaleza

En torno a la laguna de Catemaco, en Veracruz, se ha erigido Nanciyaga. Un espacio ideal para practicar el ecoturismo y conectar plenamente con la naturaleza. Si quieres darte un descanso de la visión urbana y quieres cultivar en ti o en otros el amor y las ganas de proteger la Tierra, Nanciyaga es el destino ideal. 

Es una experiencia menos densa que la de otros espacios naturales. El flujo es mucho más lento y puedes aprovechar para relajarte y conectarte con una dimensión más mística (después de todo, estarás cerca del mítico Catemaco). Limpias rituales, baños de temazcal y tratamientos con lodo son algunas de las opciones sanadoras.

Pero si quieres aventura puedes hacer kayak o recorridos para observar animales y plantas preciosos y endémicos.

4: Parque Nacional Cabo Pulmo

viajes-mexico-destinos-aventura-naturaleza

En Baja California Sur, frente a la costa de Cabo Pulmo, está el asu riqueza, dentro y fuera del agua, es enorme. rrecife de coral más grande del Golfo de California. También es un Área Natural Protegida porque 

En este sitio es posible admirar especies como el tiburón ballena, las mantas gigantes, ballenas jorobadas, tortugas marinas y tiburones. De hecho, en sus playas, anidan 3 especies diferentes de tortugas. Evidentemente es un destino ideal para el buceo, el snorkeling o simplemente disfrutar la playa.

viajes-mexico-destinos-aventura-naturaleza

El Parque se encuentra a una hora y media de San José del Cabo o a dos horas y media de La Paz, sitios donde puedes encontrar hospedaje y reservar experiencias increíbles.

También en Más de México: Rutopía: ecoturismo mexicano, genuino y deslumbrante para auténticos viajeros