¡Ya llegó el terror apache!: la historia del sanguinario jefe Victorio

Con estas culturas nómadas nos identificamos poco, pero nos dejaron una importante lección que hay que recuperar.

Los apaches no suelen ser un referente fuerte en el imaginario mexicano; por lo menos, en el centro del país. Tan al norte los ubicamos, que se nos olvida que, para empezar, no son precisamente un grupo étnico uniforme y que muchos de ellos habitaron (y unos pocos continúan habitando) los estados de Sonora, Coahuila y Chihuahua.

Es menos probable aún que sepamos que la palabra apache significa “enemigo” y fue una denominación española para referirse despectivamente a los múltiples grupos que poblaban el norte de México y un buen tramo del sur de Estados Unidos. Y sí, apache es una palabra, en ese sentido, espeluznante; pero dejémonos de ultra-tolerancias, los apaches sí eran los enemigos y lo fueron a mucha honra.

Los apaches fueron grandes guerreros

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio

Si algo identifica a los grupos que compartieron la denominación de “apache” era una destreza excepcional para las batallas. Esta no les cayó del cielo: fue consecuencia de una larga historia de persecución, abuso y robo de sus tierras. Ya de por sí, los espacios geográficos donde se asentaban hacían sus vidas sumamente complejas, pero, encima, estaban parados en zona de conquista de dos forasteros distintos: gringos y los recién llamados “mexicanos”.

Sus sociedades se organizaban y administraban con un apego fundamental a la familia, de manera que los sabios padres y abuelos ocupaban el cargo de líderes y estrategas de batalla. Pescando y cazando lo que se podía, aunque en algunos momentos sí la hacían de agricultores, sus asentamientos no eran tan grandes y ostentosos como los de las culturas del centro y sur de México y entre tanta guerra estaban constantemente en movimiento. Casi se podría decir que eran fugitivos eternos. En primer lugar porque sí eran criminales buscados por las autoridades con cargos de robo, asesinato y otras corrupciones. En segundo lugar porque estaban escapando (y con toda razón) de ser apresados por los estados mexicano y americano en reservas desérticas que ofrecían no menos que pésimas condiciones de vida.   

Uno de sus magníficos jefes fue Victorio

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio

Una historia sumamente peculiar (incluso entre los apaches) es la del jefe Victorio, un verdadero héroe para la gente que lo siguió y magnífico guerrero. Poco reconocido en la historia de este país, por lo menos de él nos queda un recuerdo en la Plaza Mayor de Chihuahua, la capital: una gran estatua que lo muestra a caballo y con la mirada seria, calculadora y penetrante, como todos los retratos que de él tenemos.

Se dice que nació en la misma Chihuahua en 1825, bajo el nombre de Pedro Cedillo. Originalmente un mestizo que vivía con sus padres en una hacienda, fue raptado por apaches chiricahua cuando era apenas un niño. Pero el rapto lo transformó en el hombre que cambió su doble naturaleza por sus raíces indias y pronto se convirtió en el líder de su grupo. Luchó junto a otros grandes como Mangas Coloradas y Cochise en las guerras de Apache Pass. Sus múltiples enfrentamientos con las autoridades nacionales tenían como motivo personal, según se cuenta: encontrar un lugar tranquilo para vivir.

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio
Retrato de Victorio.

Se afirma que Victorio, antes Pedro, era un hombre tranquilo, serio y sobrio, que sólo tuvo a una esposa y que no bebía demasiado. Tal vez su único defecto eran los tremendos y sanguinarios arranques de cólera que le agarraban entre fugas y batallas. Sus actos sí que fueron terribles. Cuando él y sus hombres asaltaban las haciendas mataban, raptaban y violaban; en otras palabras sus actos políticos poco tenían de retóricos: Victorio y sus aliados y aliadas vivían sobreviviendo; sangrando y haciendo sangrar. Se dice que lo seguían más de 300 hombres, mujeres y niños y que las mujeres afirmaban: “¡Si Victorio muere nos lo comeremos para que ningún hombre blanco pueda ver su cadáver!”.

No fue sorprendente que para 1880 fuera comandado en México al mismísimo coronel Joaquín Terrazas y a su ejército de 350 hombres armados con rifles modernos deshacerse de Victorio y su gran familia. Se dice que Terrazas era impecable en su labor de cazar apaches; además estaba acompañado de exploradores tarahumaras, brillantes para encontrar hasta el rastro más débil de los enemigos. Así dieron con Victorio, acampando en Tres Castillos. El gran jefe los vio venir y decidió luchar. En una vuelta inesperada un tarahumara le disparó en el pecho, le llamaban Mauricio Corredor. A la muerte de Victorio ya era evidente que los apaches perderían esta batalla. Dieron pelea, pero ningún hombre adulto sobrevivió.

Una anécdota curiosa afirma que unos años después de la batalla de Tres Castillos Mauricio Corredor, el tarahumara que le pegó el último balazo a Victorio, fue asesinado por soldados mexicanos, pues estos lo confundieron, en su eterno prejuicio y desconocimiento de su propia gente, con un apache.

Los apaches fueron un punto de fuga

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio

Quien afirmó que las guerras de los apaches inspiraron el movimiento revolucionario en México, no puede estar lejos de la verdad. Los apaches no tenían escrúpulos cuando se trataba de defender su tierra. Las hazañas y la valentía de hombres como Victorio lo demuestran. Además, ambos movimientos querían desestabilizar a los estados nacionales que daban por hecho sus propias leyes como naturales. Ambos eran la respuesta a un fenómeno que decepcionó e inspiró por igual al gran Zapata: hasta las más grandes revueltas terminan y, cuando esto sucede, el mundo se reorganiza y nuevos líderes imponen sus intereses sobre los otros. Y esto, simplemente, no se puede quedar así. La lucha tiene que mantenerse viva.

Después de la Independencia de México, fueron estas culturas nómadas, las de los llamados apaches, quienes liderados por terribles hombres se transformaron en los puntos de fuga, que cuestionaban lo que ya estaba construido en los dos países que atravesaron. Y no sólo se trataba de la unidad estructural de los países, también de sus proyectos sociales de modernidad.

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio
Otro gran jefe apache, Jerónimo, con sus allegados.

Como sucedería al siguiente siglo, con Zapata en el Sur, los apaches fueron incapaces de unirse al régimen colonial y después al nacional; simplemente no querían ser esclavos de los hacendados. Así, se transformaron en los bandidos, posteriormente caricaturizados en el cine gringo, que con sus ataques se encargaban de corromper la frágil paz de las naciones. Desafortunadamente, ganó la modernidad y ganó el Estado. Y fue precisamente a la muerte de Victorio, pues en ese momento las columnas apaches, terminaron por desintegrarse.

Sin embargo la estatua del gran jefe sigue erguida, como recordatorio de algo que debimos haber aprendido pero seguimos olvidando. Los apaches se movían como el agua en el desierto: se filtraban y se escurrían y no se dejaban agarrar con las manos. Se mantenían tan flexibles como el Sol se los permitiera y refrescaban a ese Estado parcial que ya se había dado por hecho a sí mismo. Cuando, finalmente, se evaporaron, quien perdió fue la tierra y se terminaron de alzar los complejos modernos, que aún tiemblan en la presencia de otros puntos de fuga.   

Hoy más que nunca: hay que recordar la lección que nos dejaron

mexico-apaches-pueblos-originarios-historia-jefe-victorio

En una tierra repartida sin consentimiento de sus habitantes; en un espacio politizado como a “los hombres armados con rifles” les vino en gana, los apaches no estaban construyendo territorios: lo estaban deshaciendo. En esa división arbitraria entre México y Estados Unidos, entre tierras indias y tierras de hacendados, a los apaches poco les importaban las diferencias: burlaron autoridades gringas, mexicanas y españolas sin discriminar. Sus gritos y sangre manchaban las fronteras.

A los apaches les importó un comino quién decía ser dueño de qué territorio; al fin y al cabo (y esta es la gran lección) los políticos (los de entonces y los de ahora) se disputan el mundo como si se hubieran olvidado de que afuera de sus esferas hay gente circulando, intercambiando, viviendo, a pesar de ellos.

Sin miedo y al galope, gritando y con la lanza en alto, llegó el terror apache; y así, también, se fue.

María Fernanda Garduño Mendoza
Autor: María Fernanda Garduño Mendoza
Estudios y gestión de la cultura, UCSJ. Ensayando discursos, constantemente. Articulando rupturas.

¿Ya viste los “mexicráneos”? No te pierdas esta vibrante oda a nuestra cultura

Esta monumental exposición urbana conmemora nuestra milenaria y festiva relación con la muerte.

Como ya es tradición, para arrancar con las celebraciones del Día de Muertos, el Paseo de la Reforma en la CDMX es invadido por los “mexicráneos”, enormes piezas en forma de cráneo decoradas con vibrantes motivos por artistas y diseñadores mexicanos contemporáneos

Cada creador le imprime su toque personal y aprovecha para enfatizar en un rasgo de nuestra compleja cultura. El resultado es precioso y una forma muy particular de mantener activa nuestra intensa, festiva y milenaria relación con la muerte

mexicraneos-dia-de-muertos-arte-mexicano

También en Más de México: ¿Por qué celebrar el Día de muertos podría ayudarte a vivir mejor?

La práctica de decorar cráneos lleva mucho tiempo activa en México

En nuestro país la muerte es un fenómeno y personaje con el que nos hemos relacionado íntimamente por milenios; y el cráneo, o mejor dicho la calavera, es un símbolo vital, del que algunos se burlan, algunos rezan y otros decoran para honrar a sus muertos. Pero no sólo hablamos de las calaveritas de azúcar y chocolate. 

mexicraneos-dia-de-muertos-arte-mexicano

Los “mexicráneos” podrían ser la versión actualizada de rituales prehispánicos como adornar los cráneos en los entierros o exhibirlos durante ceremonias. Según investigaciones de Rafael Cobos, en sitios como Chichen Itzá los restos humanos no eran una materia tan ajena de la que los vivos se distanciaran. Los huesos, además de ser perforados, lascerados y adornados con fines rituales, también se reciclaban para fabricar otras piezas e instrumentos. 

mexicraneos-dia-de-muertos-arte-mexicano

En muchos sentidos el valor de esta gran exposición en el Paseo de la Reforma es que nos reúne con la idea de que nuestro propio cuerpo, aunque perezca, seguirá floreciendo de formas insospechadas, nutriendo el mundo con significados; y, pronto será materia de otro acto igual de creativo que nuestra propia vida. Tal vez uno de los mensajes clave de la fiesta del Día de Muertos.

Vista los mexicráneos y comienza a celebrar el Día de Muertos

mexicraneos-dia-de-muertos-arte-mexicano

Aquí puedes concocer a algunos de los artistas participantes y leer explicacions sobre sus propuestas. Cada pieza es completamente distinta y trata de llevar un mensaje especial a los espectadores. Algunas celebran nuestra cultura popular, hay otras son más reflexivas y giran en torno a un mensaje que importa, también las hay plenamente abstractas; nuestras favoritas, pues se prestan a que en la experiencia, uno los haga suyas. 

mexicraneos-dia-de-muertos-arte-mexicano

Las piezas estarán en el Paseo de la Reforma (desde la Estela de Luz, hasta el Ángel de la Independencia) hasta el 10 de noviembre de 2019. La visita es gratis.

Te compartimos algunos de nuestros mexicráneos favoritos:

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by ⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ 🅐🅓🅡🅘🅐🅝 🅖🅞🅜🅔🅩 (@adriangomezartist) on

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Aldo Vansstein (@aldo_vansstein) on

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by A L U C I N A (@yosoyalucina) on

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Anniemal (@soy_anniemal) on

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Filogonio Naxin (@filogonionaxin) on

En esta secundaria de Oaxaca los estudiantes cultivan miel (y amor por las abejas) 🎥

En esta escuela oaxaqueña los alumnos han forjado un vínculo vital con las abejas y practican apicultura: uno de los oficios más nobles y esenciales.

En el internado y secundaria técnica número 14 de Reyes Mantecón, Oaxaca, los alumnos han forjado un vínculo indeleble con un ser vivo muy especial: las abejas mexicanas. 

A través de las enseñanzas del maestro Marcos Cano, un grupo de estudiantes mantiene el taller de apicultura. Durante esta preciosa actividad se conectan con saberes útiles que, a la larga, les pueden servir para sostenerse y que, además, amplifican su conciencia sobre el medio ambiente y la importancia de las abejas para los ecosistemas.

También en Más de México: Íntimo y espectacular retrato de las abejas mexicanas (VIDEO)

La miel mexicana es un valioso ingrediente y su producción ha tendido a combinarse con prácticas y visiones ecológicas; además de que, para muchos se ha transformado en una importante fuente de recursos. De hecho, los alumnos de este internado comercializan la miel, la cera y productos derivados (especialmente cosméticos) para cubrir los gastos de su taller y otras necesidades de la escuela. 

Pero estos jóvenes apicultores no solo cultivan miel mexicana

Para el maestro Marcos Cano enamorar a sus alumnos de las abejas es esencial. Así, además de miel, cultivan conciencia. Los estudiantes no solo reconocen a estos increíbles animales por el producto que con su labor intensa y vibrante les regalan, también aprenden profundamente de ellas. Particularmente su forma de organizarse y su ordenado compromiso. La visión de estos chicos y chicas es horizontal; en sus palabras: simplemente están cuidando de un ser vivo que los ayuda. 

Este discurso profundo y tan comprometido parece permear muchas de las prácticas de la secundaria técnica número 14 en Reyes Mantecón. A pesar de las múltiples carencias que el edificio tiene los maestros ponen todo de su parte para continuar los procesos de aprendizaje. Se trata de una auténtica comunidad que resiste, como las abejas, por organizarse lo mejor posible y trabajar muy duro.

abejas-mexicanas-miel-polinizacion-crisis-ambiental-video

Sin las abejas nos faltaría la miel, pero también muchas otras cosas

La labor de este precioso taller de apicultura trasciende, pues, como explica uno de los alumnos “los humanos sin las abejas no somos nada”. En muchos sentidos nuestro destino está ligado al de ellas, pues de los 100 cultivos más importantes para la humanidad, 70 dependen de la polinización. Sin ellas, veríamos el principio de una terrible crisis ambiental, alimentaria, social y cultural. Estos apicultores oaxaqueños son una dulce razón más para comer miel mexicana.

También en Más de México: 8 delicias mexicanas que podrían desaparecer si nos quedamos sin abejas

*Imágenes: Andrés Arochi

Mérida: la mejor ciudad del mundo para viajar

Descubre por qué Mérida acaba de ser nombrada la mejor ciudad del planeta para viajar (entre otras razones para conocerla).

Mérida acaba de ser nombrada la mejor ciudad del mundo para viajar, según la lista “The Best Cities in the World” de la revista Condé Nast Traveler. Esto demuestra que México se está convirtiendo en un destino central para el planeta entero. 

Sin duda, hay algo de nuestro país que seduce incansablemente a toda clase de viajeros. Tal vez es que, a pesar de la intensa globalización, seguimos siendo una trinchera de infinita diversidad. Y Mérida, una de las ciudades más seguras del país, manifiesta esta diversidad en cada uno de sus rincones. 

Con su variada arquitectura prehispánica, colonial y contemporánea; una inmensa mezcla de culturas y formas de pensar; la complejísima gastronomía; su creciente escena artística y musical, y unos paisajes alucinantes, Mérida es el sitio para estar

merida-yucatan-mejor-lugar-viajar-mundo
Imagen: Visit México

¿Qué hacer en Mérida?

merida-yucatan-mejor-lugar-viajar-mundo
Imagen: Revista Picnic

Comienza por realizar este inolvidable recorrido arquitectónico por Mérida, la espectacular Ciudad Blanca, que incluye un poco de todo, entre casonas coloniales, hermosas haciendas, las zonas arqueológicas cercanas y elegantes galerías de arte contemporáneo. 

Come delicioso: sopa de lima, panuchos, lechón, marquesitas y platillos con influencias prehispánicas como el mukbil pollo y el licor Xtabentún.

Disfruta la riqueza natural (con mucho respeto) y visita lo cenotes. Date una vuelta por el Museo Macay y el Plantel Matilde (obra arquitectónica y escultórica del artista Javier Marín). 

Aunque Mérida no es la única ciudad mexicana en la lista

merida-yucatan-mejor-lugar-viajar-mundo
Imagen: Visit México

Otras dos ciudades del país están entre los 10 primeros lugares. Se trata de Puerto Vallarta, Jalisco (en el quinto sitio) y Puebla, capital del estado (en el octavo lugar). ¿Qué otros destinos mexicanos incluirías tú?

¿De verdad crees que conoces México? Te retamos a descubrirlo con este video test