La banda Interpol grabó este videoclip que celebra la caótica belleza de la CDMX

“The Rover” es un retrato espontáneo de la capital y un tributo a los fans mexicanos.

Los integrantes de la banda de rock estadounidense Interpol han declarado, en más de una ocasión, que están enamorados de México. Pero amarnos va “con todo”: contrastes; desastres; colores estruendosos; misticismo contemporáneo; protesta; movilidad indeterminada y, por supuesto, belleza caótica.

mexico-interpol-video-rover-marauder-cdmx-videoclip-nuevo

Y es que cuando se narra esta región geográfica y conceptual con la mirada extranjera, a veces se olvida que México es efervescencia, no una escenografía estereotípica de color rosa mexicano, nopales y apacibles campesinos con enormes sombreros. Pero parece que cuando los músicos de Interpol dicen que México es su “segundo hogar” lo dicen en serio. Por lo menos así lo demostraron en su videoclip para The Rover, primer sencillo de su disco Marauder que salió el 24 de agosto de 2018.

mexico-interpol-video-rover-marauder-cdmx-videoclip-nuevo

El micro filme musical, dirigido por el mexicano Gerardo Naranjo (que también ha colaborado en series como Narcos y Fear The Walking Dead) y protagonizado por Ebon Moss-Bachrach cuenta una historia curiosa y definitivamente caótica. Ebon y los tres integrantes de Interpol se dirigen a una sesión de fotos de la banda en la Ciudad de México, cuando el actor pierde la cabeza y escapa en medio de la avenida Reforma. Después es levantado de una banqueta por un grupo de chicos mexicanos que se lo llevan a conocer la ciudad. Pasan por el Mercado de Sonora, calles de toda clase de barrios, el metro, casas en la periferia. Al final, se cuelan en la presentación del disco Marauder (que estaba pasando efectivamente en una casona en la colonia Juárez mientras se filmaba el video) irrumpiendo la escena como en una especie de performance que dejó muy sorprendidos y confundidos a los auténticos espectadores.

mexico-interpol-video-rover-marauder-cdmx-videoclip-nuevo

Esta mezcla entre ficción, cuasi documental, o mejor dicho, “camara escondida” resultó en un auténtico tributo a los fans mexicanos y en un retrato espontáneo y sin tapujos de la inmensa (en todos los sentidos posibles) Ciudad de México. La canción detrás del clip, The Rover, refiere precisamente a un personaje que explora, a una especie de vagabundo urbano por elección (del estilo de Jack Kerouac, tal vez) que simplemente quiere dejarse tocar, modelar, embelesar y hasta destruir por el mundo que lo rodea, porque así entiende vivir; como un acto de presencia que se deja llevar. El clip es una narración también espiritual, de un tipo que perdido se encuentra, se limpia y se resuelve, sin cerrarse a las posibilidades e invitaciones de la locura y el quiebre. Tal vez como esta ciudad; tal vez como este país.

mexico-interpol-video-rover-marauder-cdmx-videoclip-nuevo

No pudieron encontrar mejor sitio para filmar esta historia.  

Hollywood ha pintado a México de color sepia (y queremos saber por qué)

Los memes sobre el “color de México” según las películas estadounidenses han abierto una discusión que urge tener.

Representar México siempre es un ejercicio tremendamente ambicioso. No hay una textura, un paisaje o un color que pueda resumir al territorio con precisión, probablemente porque es impreciso y muy vasto. 

Sin embargo, recientemente —en la esteparia geografía de las redes sociales— han surgido memes que evidencian el absurdo tono sepia con el que las películas estadounidenses “tiñen” a México. Señalar este ejercicio de la visualidad hollywoodense es importante, pero sobre todo, tenemos que empezar a preguntarnos por qué se practica.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Probablemente en muchos niveles solo sea una resolución “simple” a un problema técnico. La conexión constante que tenemos con el vecino del norte lo ha obligado a incluirnos en más de una de sus narrativas fílmicas y, en muchos casos, es necesario dejarle claro a la audiencia que la trama está transcurriendo en México. 

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Así se construyó un cliché: en la visión de Hollywood, México es un sitio caluroso, polvoso, sucio, tal vez, y de donde vienen personajes ultra apasionados o con una pinta criminal (como hacen también con otros países no-occidentales) y eso se deja saber tiñendo la imagen de sepia.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Pero el cine forma e informa a sus espectadores y el recurso narrativo se transforma en un injusto y peligroso esquema de representación que nunca ha tenido justificación, pero que hoy, en más de un sentido, está desactualizado, pues como explica el teórico de la cultura Edward Said:

Nadie hoy es puramente una cosa. Las etiquetas como indio, o mujer, o musulmán, o estadounidense no son más que puntos de partida, que si son seguidos por la experiencia real por un momento, quedan rápidamente atrás.

Así lo dijo en “Cultura e imperialismo”

Por otro lado —y a riesgo de ensamblar una contradicción— el sepia sí es un tono “muy mexicano”. Hay un momento, en temporada de lluvias (cuando en Morelos y en Oaxaca ya salieron las hormigas chicatanas y los cerros están verdes, verdes) que cuando atardece y el cielo está gris, pero aún hay sol, en el que todo se pone un poco sepia y el ocre del adobe y las arcillas domina absolutamente la paleta visual.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
007 Spectre (2015)

¿Cabe la posibilidad de que en un extraño ejercicio de abstraer al increíble México a través de un solo recurso, los no tan ingeniosos creadores en cuestión optaron por una abstracción que, ciertamente, apela a una de nuestras más hermosas facetas?

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Casa de mi padre (2012)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Breaking Bad (2008-2013)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Nacho Libre (2006)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Once Upon A Time in Mexico (2003)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Casa de mi Padre (2012)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Frida (2002)

Doctor en bicicleta: el proyecto solidario de un joven médico campechano

La historia de un joven médico mexicano que atiende comunidades aisladas de Campeche a bordo de una bicicleta (y sin cobrar por sus servicios).

La diversidad en México también se manifiesta de formas negativas. Así como hay una gran variedad de fenómenos culturales, tradiciones, etnias y paisajes, también hay un montón de problemas. Como respuesta, hay muchos mexicanos en acción, tratando de cambiar el panorama. 

Luis Fernando Hernández es uno de ellos y su proyecto, Doctor en Bicicleta, está para celebrarse, pero también para inspirarnos y, en la medida de lo posible, replicar. Doctor en bicicleta comenzó como un reto personal. Luis Fernando, joven médico de 27 años y originario de Campeche, decidió dedicar sus fines a semana a ayudar a las comunidades aisladas de su estado. 

doctor-bicicleta-bici-atencion-gratuita-campeche-mexico-proyecto-comunitario

El sábado en la mañana, agarraba su bici y se lanzaba a los pueblos, buscando gente que necesitara su atención. Poco a poco se fue haciendo conocido y, además, compartía con los pacientes su teléfono e instaló una página de Facebook para que pudieran contactarlo y también conectarlo con nuevas personas. Nunca ha cobrado nada por este servicio.

El proyecto ha ido creciendo cada día más. En los últimos dos años ha llegado a atender a más de 5 mil personas. Y en comunidades como Cayal, Nohakal, Pueblo Nuevo, Tixmucuy, Bonfil y Melchor Ocampo ya lo conocen como el Doctor en Bici. Ayudado por su novia, Luis Fernando también organiza colectas de medicamentos, ropa, alimentos, juguetes y productos de higiene personal que lleva de forma gratuita a sus pacientes.

doctor-bicicleta-bici-atencion-gratuita-campeche-mexico-proyecto-comunitario

Su labor es muy intensa: entre semana trabaja para pagar sus gastos en el Centro Médico Campeche, unidad de urgencias y los viernes organiza las consultas del fin de semana, identifica las comunidades donde hacen falta insumos, se encarga de las colectas y el sábado se lanza en la bici, siguiendo el itinerario; mientras su novia lleva en un automóvil todo lo recolectado.

La consulta no solo se trata de la revisión, en muchos casos implica alimentar, cambiar y asear a los pacientes. Como agradecimiento, la gente de las comunidades los alimentan y ayudan a ensamblar los espontáneos espacios de atención. 

doctor-bicicleta-bici-atencion-gratuita-campeche-mexico-proyecto-comunitario

Doctor en Bicicleta ya es un Asociación Civil y Luis Fernando se ganó el tercer lugar del  Premio Kybernus al valor ciudadano (fue nominado por sus pacientes) y ya hay otros médicos que se han ofrecido a ayudarlo. 

Cuando empezó no sabía que se extendiera tanto, pero el Doctor en bicicleta ya es un miembro esencial de las comunidades a lo largo del estado. Como explica Luis Fernando el aparato de salud de nuestro país está pasando por muchísimos problemas: falta de insumos, personal, espacios y los médicos están frustrados por no poder ayudar.

doctor-bicicleta-bici-atencion-gratuita-campeche-mexico-proyecto-comunitario

Pero él está seguro de que los gobiernos solos no van a resolver cada una de estas aristas. Todos podemos ayudar a que los demás salgan adelante. Como explica, sabia y elocuentemente: ayudar a los más necesitados es una manera de contribuir a mejorar la calidad de vida de todos.

Sin duda, sin estar saludables, no podemos hacer que mejoren las cosas. El cuerpo cuidado y fuerte debería ser prioridad y podemos hacerlo juntos. Lo más lindo es que todo se ha construido en la solidaridad y la confianza. Esta debería ser evidencia suficiente de que las cosas pueden cambiar, si estamos dispuestos a creer en el otro y echar una mano.

Visita el Facebook del Doctor en Bicicleta, ayúdale a difundir su causa y, si vives en Campeche, no dejes de ayudar con las colectas.  

También en Más de México: En este hospital de Chiapas los pacientes pueden pagar con café y maíz

*Fuente: “Doctor en Bici atiende comunidades rurales”, Iván Cruz para El Universal.

*Imágenes: Facebook “Doctor en Bicicleta”

El Museo Mexicano de Internet: ironía de la cotidianidad en tu timeline

La burla como recurso existencial abunda en nuestras calles y se archiva en una cuenta que es un Museo 'de a mentiras'.

Este programa es ajeno a cualquier partido político, galería o becaria/o del Fonca.

Museo Mexicano de Internet

 

El Museo Mexicano de Internet tiene un archivo vastísimo, que se recrea cada día, y eso que apenas abrieron en enero del 2019. Su recinto es una cuenta Twitter y otra de Instagram; la primera es la más conocida, con más de 60 mil seguidores, y tiene una labor de curaduría que nos representa en el caos, la ironía, la sátira, tres ingredientes harto mexicanos.

En este archivo interactivo, en el que abundan las fotos cotidianas de la vida urbana mexicana, se muestra una esencia que sorprende e identifica. Con gran sentido del humor este proyecto profundiza con imágenes de lo que está ahí, siempre, generando fascinación: esa constante burla y humor que inunda hasta los ambientes más escabrosos en estas tierras.

¿Burlarte de un sismo? ¿Es, en realidad burlarte del miedo? ¿Burlarte del miedo, o de la humillación, es un recurso existencial? Aparentemente sí, y en México lo vivimos todos los días. Y, aunque, si bien esta práctica tiene su contraparte, su lado oscuro, es verdad que nos ayuda a surfear la realidad con una especie de inteligencia emocional colectiva.

 

 

 

Si Nezahualcóyotl con nostalgia nos legó el: “¿Acaso en vano venimos a vivir,
a brotar sobre la tierra?
Dejemos al menos flores
Dejemos al menos cantos”, quizá nosotros seguimos, en esta la línea, haciendo un lugar de risa en cuanto tenemos oportunidad, lo que podría ser un espacio de miedo y ansiedad. 

Y, probablemente, lo más notable, es que este curioso ‘Museo’ se sale de la línea de los memes actuales pues casi solo usa fotos, rara vez un copy o texto, de esas veces que se cumple el cliché de que que las imágenes dicen más que las palabras: son como espejos de una filosofía que se manifiesta y reproduce todos los días en este país, de manera orgánica.

 

 

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )