Finalmente: los diseños de textiles indígenas serán protegidos contra el plagio

Grandes marcas han utilizado injustamente diseños de textiles tradicionales sin pagar por ellos. El INAH está por acabar con esta práctica.

Los textiles tradicionales tienen algo que seduce, irremediablemente, a nuestros ojos. Primero los ricos y brillantes colores; después el entramado de los hilos que produce intrincados patrones; también, claro, la textura que a primera vista prometen al tacto, pero, sobre todo, algo que simplemente no se puede explicar: una magia sutil que tienen impregnada.

No es tan extraño: estos textiles llevan en manos de las comunidades indígenas cientos de años y cada elemento implicado en su diseño es profundamente simbólico y remite a las cosmogonías de sus tradiciones. Tal vez nuestras miradas intuyen este poder que desborda la materialidad de las telas y que sin duda las vuelve invaluables.

mexico-disenos-textiles-indigenas-mexicanos-tradicionales-plagios-zara-proteccion-derechos

Pero también hay ojos que ignoran esta magia. Tristemente, existen documentados múltiples casos de plagio de parte de grandes empresas a los textiles tradicionales mexicanos. Según Animal Político sólo entre 2012 y 2017 ocho marcas internacionales lo han hecho. El reciente caso de Zara ocurrido en julio de 2018 fue la gota que derramó el vaso; pero también la que motivó a las instituciones a actuar de manera contundente.

mexico-disenos-textiles-indigenas-mexicanos-tradicionales-plagios-zara-proteccion-derechos

Por segunda vez la marca afiliada a Inditex fue acusada. Las mujeres de Aguacatenango, Chiapas se dieron cuenta de que sus diseños habían sido usados para vender chaquetas de 559 pesos cada una. De estas ventas las artesanas, por supuesto, no ganaron nada y hay que decir que por sus piezas originales no suelen recibir más de 200 pesos. A las afectadas, según el reportaje de Nayeli Roldán, esta situación les provoca mucha tristeza; pero lo que debería provocarnos a todos es enojo.

También en Más de México: 5 casos en que las marcas internacionales han plagiado diseños mexicanos artesanales

¿Y por qué no están protegidos los diseños tradicionales?

mexico-disenos-textiles-indigenas-mexicanos-tradicionales-plagios-zara-proteccion-derechos

Los asuntos de propiedad intelectual son más complicados de lo que parece. Hay muchos debates al respecto. Incluso podría argumentarse que es injusto registrar los diseños tradicionales porque es extraerlos de sus “usos y costumbres” y forzar a sus “propietarios” a funcionar como tales. Por otro lado ¿a quién le pertenece un símbolo sagrado? Y es que cuando hablamos de textiles indígenas, también hablamos de objetos simbólicos.

Pero necesitamos llegar a un punto medio, porque al no haber “registrado” esta propiedad intelectual (que sólo podría ser considerada como comunitaria) a cualquier marca le sale gratis robarse estos diseños porque, básicamente, no es ilegal. Pero a las comunidades que los producen esto les sale muy caro, en muchísimos sentidos. De su trabajo creativo ganan muy poco y en términos culturales pierden muchísimo. En palabras de Aída Castilleja del INAH: “sin mediaciones, las grandes marcas cosifican y silencian a toda una cosmovisión.”

Finalmente, una solución

mexico-disenos-textiles-indigenas-mexicanos-tradicionales-plagios-zara-proteccion-derechos

A raíz de esta molesta situación, el Instituto Nacional de Antropología e Historia está trabajando finalmente para detener el plagio de textiles tradicionales. La solución propuesta es una plataforma de Registro de Patrimonio Cultural y Mercado en donde se harán visibles los casos en que alguna marca se haya apropiado injustamente de saberes y creaciones indígenas.

Se mapearán a los pueblos afectados, las formas en las que se ha realizado la apropiación y quiénes lo están haciendo. De esta manera se tratará cada caso con ayuda de especialistas en derecho, propiedad intelectual, antropólogos y colectivos en defensa de esta causa.

mexico-disenos-textiles-indigenas-mexicanos-tradicionales-plagios-zara-proteccion-derechos

El objetivo máximo es cambiar las leyes para que los pueblos, de forma específica, puedan obtener una “marca colectiva” que proteja todas sus creaciones, permitiendo que se sigan transmitiendo entre generaciones. Otra opción es que que algunos bordados obtengan denominación de origen. Así, para usar los diseños habría que pagar los derechos y si no se hace, el caso se podría someter a juicio.

Claro que mucho está en manos de los consumidores. Está en cada uno de nosotros la posibilidad de elegir de manera responsable a quién comprarle. Hay que recordar que pagar por un producto es financiar las prácticas que lo hacen posible.

¿A quién vas a patrocinar?

También en Más de México: El consumo responsable de textiles indígenas

*Imágenes: 1, 5 y 6) Ian Benet; 2) Impacto; 3) Zara; 4) Coolhunter MX

3 reflexiones en torno a la nueva (y ultra polémica) colección de Carolina Herrera

Lejos de juzgar las intenciones de los diseñadores de Carolina Herrera, lo que nos interesa son las reflexiones que abrió esta polémica.

El diseño mexicano es exquisito. Y posiblemente sea así, porque lo que construye es una preciosa analogía de nuestra espectacular tierra. En ese sentido, nuestros colores, olores, texturas y sabores, han servido de inspiración para creadores de todo el mundo. Y casi todas estas apariciones de lo mexicano en otros terrenos son sorprendentes y dignas de celebrar.

Nuestro “estilo” —siempre palpitante y revolucionario— ha logrado atravesar toda clase de fronteras, haciendo que nuestra identidad ponga el pie en sitios donde muchas veces nos han cerrado las puertas. Por otro lado, hay momentos donde la inspiración cruza la línea de lo que conocemos como “apropiación cultural” y se generan polémicas y hasta disputas legales. 

carolina-herrera-coleccion-inspirada-mexico-diseno

También en Más de México: 7 iniciativas que conectan la moda y el diseño con las tradiciones textiles de México

Este ha sido el caso de la reciente colección de la casa de moda Carolina Herrera, Resort 2020, que retoma colores, textiles y patrones mexicanos para construir una serie, en muchos sentidos llena de creatividad, pero que también ha molestado a distintos grupos en México, con justa razón. De toda la situación, extraemos 3 reflexiones para abrir la conversación. Aquí te las presentamos:

1 Sobre la representación

carolina-herrera-coleccion-inspirada-mexico-diseno

Hay que decirlo, en cierto sentido, la colección aparece de forma muy oportuna, pues México está luchando por distintos flancos (unos más complejos y peligrosos que otros) por mantener una relación de respeto con Estados Unidos y (como sucede también con la comida) es reconfortante que nuestra cultura se pare en un lugar tan relevante del otro lado de la frontera. Necesitamos que más “embajadores creativos” nos pongan en mejores posiciones.

Necesitamos más embajadores creativos.

2 Sobre la creatividad

carolina-herrera-coleccion-inspirada-mexico-diseno

Sin embargo hay algo que se deshilacha entre estos tejidos. Los colores de México brotan de la tierra, pero son cultivados por las manos de mexicanos y mexicanas que casi nunca son representados. Podemos celebrar estas explosiones internacionales de inspiración y creatividad; pero honremos a quienes realmente lo merecen. 

Por su parte, las marcas son responsables de dar crédito y en su caso remuneración a los diseñadores originales de prendas, textiles y patrones. Estos últimos son vitales para muchas comunidades indígenas pues lo que entretejen son los iconos vitales de su cosmogonía. En todos los sentidos, los textiles mexicanos son sagrados. Así, la demanda de la Secretaria de Cultura a Carolina Herrera es un ejercicio importante.

carolina-herrera-coleccion-inspirada-mexico-diseno

Como describe El País (en este artículo), Alejandra Frausto, ha solicitado a Herrera, que “explique públicamente los fundamentos que llevaron a la casa de modas a usar elementos culturales cuyo origen está plenamente fundamentado […]  aclare si las comunidades portadoras de estas vestimentas se van a beneficiar de las ventas de la colección.”

Por otro lado, la remezcla, el copiar-pegar, el “copy left”, la parodia, todas estas formas de “apropiación” tienen en el fondo un sentido clave: revolucionar la creatividad. Y, aunque sí es esencial la demanda de la Frausto para las comunidades afectadas, no nos cerremos a la posibilidad de un mundo donde todos (igual Carolina Herrera, que las comunidades indígenas) usemos lo que hacen todos para construir algo nuevo e increíble. El problema aquí es la injusticia, no la creatividad, pues si “plagiáramos” a Carolina Herrera probablemente tendríamos que pagar por ello.

El problema es la injusticia, no la creatividad.

3 Sobre el circuito de la moda

carolina-herrera-coleccion-inspirada-mexico-diseno

La moda es uno de los circuitos culturales más restringidos y excluyentes. En muchos sentidos, esa es su función: la moda se trata de diferenciar, de hacer notar el estatus de cada uno. Así, la “alta moda” está irremediablemente ligada a una idea de sujeto (de hombre y de mujer), a una idea de belleza, de funcionalidad, de riqueza y a un grupo de principios estéticos, muy concretos, difíciles de corromper y que no solo no admiten, sino que simplemente no están para representar a cualquier persona (cuerpo) que se salga de este esquema.

carolina-herrera-coleccion-inspirada-mexico-diseno

Por su parte, todo lo que se sale de este esquema, genera resistencias, genera la posibilidad de pensar distinto a las clases sociales ligadas a la “alta esfera” y es una lucha constante por representar a otros grupos, por hacerse de su propio nicho cultural. Pero cuando la moda, la “alta esfera”, toma sin permiso algo que normalmente no le corresponde y lo “eleva” a su circuito, más que reivindicarlo, lo hace suyo y le resta posibilidad de generar resistencia. 

carolina-herrera-coleccion-inspirada-mexico-diseno

Eso es lo que nos enoja y tiene sentido que nos enoje, porque no es lo mismo que un diseñador emergente se reúna con las comunidades para hacer intercambios creativos; que una marca en toda frialdad decida, sin consideraciones, sin “pedir perdón o permiso”, retomar el trabajo de otro.

La moda es excluyente en principio.

También en Más de México: 5 casos en que las marcas internacionales han plagiado diseños mexicanos artesanales

¿Puedes reconocer el origen de estos preciosos textiles mexicanos?

Pon a prueba tu amor por esta increíble tradición artesanal.

Los textiles tradicionales son una suerte de segunda piel. Pero esta capa manifiesta de forma creativa lo que se encuentra al interior; así estas pieles no son un asunto de apariencia, sino de significados. Aunque sean profundamente hermosos en su forma, lo que los vuelve realmente especiales es lo que están implicando.

En México son muchos los grupos indígenas que destacan por su espectacular arte textil. Algunos son tan apreciados que grandes diseñadores de todo el mundo decidieron simplemente copiarlos (asunto francamente deleznable). Y es que definitivamente hay en ellos algo seductor, que llama a la mirada en un sentido complejo.

Casi todos ligan sus hermosos patrones con fragmentos de la cosmogonía de sus grupos de origen; así, los símbolos que ahí se presentan son en muchos casos sagrados o narran mitos que existen en el imaginario colectivo de cada comunidad.

textiles-mexicanos-indigenas-tipos-simbolos-infografia

También en Más de México: Arte textil y bordados indígenas de México, una guía para distinguir los distintos tipos

Los colores y materiales también cuentan una historia, no solo en el sentido espiritual, también porque están hechos con materias primas extraídas de las regiones de donde cada textil es originario. Los hilos de lana o algodón se tiñen con flores, semillas, insectos, frutas que también forman parte de la gastronomía y otros rituales de cada cultura.

Y claro: cada diseño es diferente. No solo se aprecian distintos patrones relativos a cada una de las comunidades. Un diseño es único porque, por su proceso artesanal, cada pieza mantiene particularidades que remiten al momento en que fue hecha, a las emociones que emanaban de quien lo fabricó con sus propias manos.

Estas son solo algunas razones por las que nos resultan tan especiales. ¿Crees que puedes reconocer el origen de algunos patrones emblemáticos? A continuación, te invitamos a poner a prueba tu amor por esta increíble tradición artesanal.

 

11 momentos donde Yalitza Aparicio usó textiles tradicionales (y por qué importa)

La actriz de “Roma” ha protagonizado toda clase de controversias por su forma de vestir, pero lo que su imagen nos recuerda es que no solo se vale mezclar, sino que urge hacerlo.

Yalitza Aparicio, la protagonista de ROMA, se ha convertido en símbolo de muchas cosas. Por ser indígena, ser maestra normalista, ser mujer y ser mexicana, la inmensa fama que ahora la rodea la convierte no sólo en un sujeto a seguir, sino en una voz con múltiples replicadores y bien posicionada que podría, si así lo decide, hacernos reflexionar sobre muchos asuntos sociales y de identidad.

En gran medida lo ha estado haciendo. Sobre todo al responder elocuentemente y de manera justa a las críticas que toda clase de agentes emiten sobre ella, su origen, su actuación y hasta su ropa. Sí: la actriz ha protagonizado toda clase controversias por su forma de vestir, pero lo que su imagen nos recuerda es que no solo se vale mezclar, sino que urge hacerlo.

¿A qué nos referimos? A que además de que “está bien” que una chica indígena se vista con ropa que “pertenece” a una cultura ajena a la suya (por que es absolutamente su decisión), esa acción no representan un desdén hacia otras partes de su identidad. También a que es importante que Yalitza porte (tal vez sin hacerlo como declaración política, tal vez sólo porque se le antoja) textiles tradicionales en contextos donde no serían vistos.

yalitza-aparicio-roma-vestuarios-atuendos-textiles-tradicionales-vogue-revistas-portada
“Aquí con textiles artesanales, (no se específica de qué comunidad) en la famosa sesión de Vogue.” Yásnaya Elena

Por un lado porque es una forma de regresarlos al imaginario contemporáneo, re-valorarlos y de recordarnos que existen un montón de grupos culturales con magníficas expresiones creativas que, injustamente despreciamos (a veces con actos de racismo, burla o incluso cuando regateamos a los artesanos).

Por otro lado, porque es muy importante, sobre todo si nos llamamos a nosotros mismos mexicanos, considerar la posibilidad de hacernos más flexibles y disfrutar a nuestras anchas de los cientos de miles de símbolos que están presentes en el espacio que todos estamos compartiendo.

No se trata de “apropiación cultural” en el sentido perverso o con la intención de explotar a una comunidad cultural ajena a la propia, sino de celebrar que, al fin y al cabo todos nos agrupamos bajo los límites —sí, imaginarios, históricos e impuestos, pero completamente reales en sus consecuencias—  que definen a este país, a México.

Yalitza es muchas cosas y nos afecta de muchas maneras, pero, sobre todo, es un recordatorio, de que, en nuestro tiempo las fronteras son desmontables y se pueden replantear. Te compartimos entonces una serie de fotografías donde la actriz y maestra vistió con textiles tradicionales, curada y comentada por la fantástica activista, lingüista e investigadora ayuujk oaxaqueña, Yásnaya Elena.