Los tlacuaches son chidos: haz patria y defiéndelos

Los tlacuaches no son intrusos, son nuestros vecinos. Además son increíbles y hay que cuidarlos.

Los tlacuaches son chidos. Pero están en peligro de extinción. Eso es porque nosotros no somos tan chidos y nos hemos inventado extrañas justificaciones para lastimarlos. Pero debes saberlo: el tlacuache es el único marsupial mexicano; es una especie completamente endémica; estaba en esta tierra desde antes que tú y merecen seguir vivos.

tlacuaches-animales-mexicanos-peligro-extincion-datos-informacion

Por su aspecto intenso (o sea, no son bonitos y no son tiernos como las vaquitas marinas o los ajolotes) mucha gente los confunde con las ratas; sobre todo porque a los tlacuaches no les ha quedado de otra más que convivir con nosotros en nuestras ciudades y, como las ratas, aprovechan lo que desechamos.

Pero ni siquiera son roedores: están más cerca de ser canguros; como ellos, se caracterizan porque las hembras tienen una bolsa en el vientre, donde transportan a sus bebés. Además, en México hay 6 especies de tlacuaches y todas son importantes para la ecología de los ecosistemas. El más conocido es el tlacuache norteño, que se adapta bien las ciudades y se come la basura orgánica que encuentra a su paso (y que tú simplemente tiras sin saber a dónde va).

Los tlacuaches son chidos

#LosTlacuachesSonChidos y merecen más cosas bonitas que tú ❤ (por ejemplo, que el Dr. Pangolín les cante una canción tlacuache tururú turú)

Posted by Dr. Pangolín on Tuesday, September 4, 2018

Los demás viven en zonas tropicales, porque les cuesta más adaptarse. Pero también abonan a mejorar el entorno, en este caso porque comen insectos que dañan los árboles: son reguladores de plaga en los bosques. Además, son alimento de otras especies que tampoco se deben extinguir.

Los humanos somos su peor enemigo, en primer lugar porque estamos destruyendo los bosques que habitan muchos de ellos. Además, porque consideramos “intrusos” a los que luchan por co-existir con las personas en las ciudades y los matamos. Pero los tlacuaches no son intrusos, son vecinos; además, contrario a lo que se cree normalmente, no contagian rabia y son muy dóciles: no te van a lastimar.

Pero si te faltan argumentos recuerda que los tlacuaches son chidos. ¿Sabías que cuando se sienten amenazados fingen estar muertos? ¿Y que eran considerados representaciones de deidades en antiguas cosmovisiones? Si los ves, no los lastimes, no es necesario. Aunque tampoco puedes mantenerlos como mascota. Los tlacuaches deben estar en libertad. Haz patria: mejor defiéndelos.

También en Más de México: Descubre qué animal mexicano eres, según tu maravillosa personalidad (TEST)