Genealogía de la remezcla mexicana: de castas, genética y deliciosas corrupciones

La intrincada división de castas establecida en la conquista demuestra que la genética no puede evadir el seductor acto de mezclarse.

El “sistema de castas” es, sin duda, uno de los aspectos más intrigantes de la conquista. Desde los extraños nombres que se le otorgaban a cada mezcla racial, hasta las posiciones que cada una ocupaba cada una en el imaginario de los españoles, todos los detalles de esta forma de organización social nos llaman, con una curiosidad relativamente cuestionable.

Tal vez esta atracción que las castas provocan está relacionada con su aspecto más terrenal: la sexualidad en la conquista. De lo que no nos hablaron cuando en la primaria nos enseñaron nombres como “mestizo”, “mulata” y “saltapatrás” es de que estos tonos del espectro de la genética nacieron gracias al inmenso deseo de dos sujetos de castas diferentes por mezclarse, por reunirse y corromperse. Pero lo intuimos.

Hacerse pasar por blanco… mexico-america-conquista-castas-nombres-nueva-espana-significado

Por otro lado, el detalle más morboso (y escalofriante) de las castas es, por supuesto, que servían para categorizar a una persona como de alta o baja categoría sociopolítica y económica de acuerdo a su porcentaje de blanquitud y de hispanidad.

mexico-america-conquista-castas-nombres-nueva-espana-significado

El sistema sirvió durante toda la colonia para justificar materialmente que los más blancos fueran líderes y administradores, por estar más cerca de Europa en su constitución física; mientras que los más morenos y negros eran esclavos, trabajadores y sirvientes. Aunque paradójicamente, para los españoles, la multiplicidad de colores y formas entre los humanos de la Nueva España era otro signo más de la riqueza propia del territorio.

mexico-america-conquista-castas-nombres-nueva-espana-significado

Esta riqueza era ilustrada en los llamados “cuadros de castas”, pinturas que servían para explicar la compleja remezcla y que mostraban a un hombre y a una mujer de distintas razas junto al fruto de las lujuriosas miradas que, frecuentemente (simplemente no puede ser incidental), se hacen aparecer en los cuadros.

mexico-america-conquista-castas-nombres-nueva-espana-significadoClaro que no había nada de seductor en pertenecer a las castas más bajas. Todos (incluídos algunos blancos) buscaban ser españoles, criollos o mínimo mestizos (hijo o hija de blanco con india). Si podían, algunas personas trataban de que sus hijos fueran registrados o apadrinados por blancos y hasta sobornaban curas para que los hicieran subir de escalón.

mexico-america-conquista-castas-nombres-nueva-espana-significadoEl color, entonces, era solo uno de los aspectos a considerar en el examen que determinaba la clase verdadera; la lengua y la forma de vestir eran factores importantes si uno quería hacerse pasar por blanco.

También en Más de México: Los mestizos en la Nueva España

Orgía de colores

mexico-america-conquista-castas-nombres-nueva-espana-significado
Gráfico de Darío Brooks/BBC Mundo

Y a pesar de las ganas de ser blanco, mezclarse era mucho más emocionante. ¿Cómo más explicamos la inmensa cantidad de etiquetas que empezaron a producirse? Nadie se quedó con las ganas de nada.

Y no solo eso: ya bastante avanzada la genealogía, las castas más frescas no podían evitar mezclarse con los colores primarios (blanco, indio y negro), probando que hay en nosotros una necesidad biológica de graffitear la pureza, especialmente esa que nos dijeron que es “natural”.

mexico-america-conquista-castas-nombres-nueva-espana-significadoPor supuesto, ningún español se molestó en incluir a la tabla variables como la cultura a la que pertenecían los distintos “indios”, ni el país específico en África de donde venían los “negros” o a calcular cómo se restaba blanquitud cuando el padre español de un niño mestizo tenía por accidente ascendencia árabe.

Pero eso no importa, la deliciosa corrupción practicada en esta orgía de colores es visible aún hoy en el rostro de cada mexicano, que, de verdad es absolutamente particular y atrayente.

¿Por qué resuena este asunto hoy?

Como cantó Roco Pachukote: “nuestras diferencias somos, no hay pureza” y, sin embargo, el poder necesita nombres. Aún hoy, a pesar de que somos mestizos, mayas, triquis, zoques, mixtecos, zambos, chinos, moriscos, no te endiendos, afromexicanos y demás, las injusticias del sistema de castas continúa cobrándosela a millones de mexicanos.

mexico-america-conquista-castas-nombres-nueva-espana-significado

Como si siguiéramos en tiempos de la colonia, continuamos enfrentando clasismos, racismos, desigualdad, polarización y concentración de privilegios para grupos de algunos colores. Es un asunto potente y que urge tomar en consideración. Las castas han cambiado de nombre (ahora se dice naco, chaca, prieto, ñero, chairo y fifí) pero su función se mantiene vigente.

mexico-america-conquista-castas-nombres-nueva-espana-significado

Seguimos sin entender que el placer de mezclarnos, de mezclarnos en serio, va mucho más allá de las delicias carnales.

También en Más de México: Identidad sí, nacionalismo no

*Referencia: “Criollos, mestizos, mulatos o saltapatrás: cómo surgió la división de castas durante el dominio español en América”, Darío Brooks para BBC Mundo

Poéticos retratos de Yalitza Aparicio que nos recuerdan que todas las fronteras son una ilusión (GALERÍA)

La actriz de “Roma” protagonizó una preciosa serie de fotografías en el muro que divide a México y a Estados Unidos.

Las fronteras son porosas. Pero lo más extraño y maravilloso es que —todas las fronteras— se definen por su exterioridad. Lo que está al interior es una cosa, pero la frontera, eso que divide grupos sociales, religiones, territorios, cuerpos y demás, adquiere irremediablemente la forma que tiene su afuera. A ratos trata de liberarse, de expandirse o transmutar, pero cualquiera de esos procesos se convierte en una lucha con otras fronteras.

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

Algunas fronteras lo reconocen, se saben permeables y entienden que solo la flexibilidad les permite expandirse. Otras no. Algunas fronteras quieren conquistar el mundo o quieren resguardar a toda costa lo que está en su interior. Así, se endurecen y terminan por olvidar que solo son fronteras.

“El muro convierte a las personas en enemigos sin ninguna razón. Las paredes no tienen sentido. Ya sea que exista o no una estructura física, me preocupa más el muro invisible que divide las clases sociales y los orígenes. Esa es una barrera que aceptamos todos los días, sin pensar.” Alfonso Cuarón para W Magazine

Es importante hacerlas evidentes, recordarles sus fugas. Pero no es necesario introducirnos a través de ellas con violencia, podemos hacerlo de forma sutil y delicada. Así lo hizo, sin duda, Yalitza Aparicio, la protagonista de “Roma”, mujer, indígena y mexicana que ha conmocionado Hollywood con su preciosa personalidad; mezcla perfecta entre candor y sagacidad.

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

La joven originaria del poblado de Tlaxiaco, Oaxaca, fue la primera mujer indígena en recibir así el reconocimiento que la industria cinematográfica estadounidense no puede dejar de otorgarle. La paradoja produce una extraña picazón. Como explicó Alfonso Cuarón a la revista “W”:

“Creamos una división todos los días con las personas que nos rodean, y Yalitza proviene de un lugar que es fácil poner de lado y olvidar. En México y en otros lugares, las personas que se parecen a Yalitza son inmediatamente clasificadas y consideradas indignas. Ser reconocido por la Academia tiene un gran impacto. Es otra pared. Y espero que ese muro haya empezado a caer. “

Con esto en mente, el director de cine buscó fotografiar a Yalitza en la frontera entre México y Estados Unidos, pues, aunque la actriz ha logrado globalizar su voz, sus opiniones y su belleza, múltiples cualidades de su identidad remiten (y orgullosamente) a las culturas despreciadas por el inmenso racismo occidental.

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

La visión de Cuarón, ingeniosa y siempre simbólica, fue magníficamente materializada en las fotografías de Carlos Somonte. Ojalá te inspiren a realizar un análisis de tus propias fronteras y a reconocer la forma en que decides relacionarte con la exterioridad de la que proteges a tus entrañas.

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

¿Tienes prejuicios contra las lenguas indígenas? El test de esta activista mexicana te ayuda a darte cuenta

Amigxs, dense cuenta: los prejuicios contra las lenguas indígenas pueden pasar desapercibidos, pero son muy graves.

2019 es el Año Internacional de las Lenguas Indígenas. Sin duda, es el momento perfecto para reflexionar sobre los prejuicios ocultos que muchos tenemos sobre ellas y sus hablantes. La diversidad lingüística es vital en México, sobre todo porque es signo de la diversidad cultural y social y la mejor forma de protegerla es comprendiendo su estar en el mundo.

A veces no nos damos cuenta, pero el discurso racista y clasista se vierte de formas muy tramposas y discretas a nuestra vida a través de la forma en que entendemos a las lenguas indígenas del país. Incluso hay prejuicios que se manifiestan de manera positiva. Con “buenas intenciones”, pero que no dejan de ser prejuicios.

También en Más de México: Esta cuenta de Twitter te hará sensible al activismo por las lenguas indígenas

Con esto en mente, la activista mixe Yasnaya Aguilar diseñó un test para que cada uno de nosotros descubra los prejuicios que se guarda en contra de las lenguas indígenas. La lingüista e investigadora sugiere que el primer paso para terminar con los prejuicios es identificarlos.

Te sorprendería las maneras tan complejas en las que discriminamos lo que no reconocemos propio. Incluso nosotros nos dimos un par de topes. Pero eso es lo increíble de este ejercicio. No es para molestarse, ni sentirse mal.

En palabras de Yasnaya: “Más que una prueba acusatoria se trata de escudriñar las creencias agazapadas que emergen inesperadamente en nuestros discursos y actitudes.” Después de eso, podríamos cambiar nuestra vida y la de muchos paisanos.

Aquí puedes encontrar la versión original del test hecho por la activista. Vale mucho la pena leer sus explicaciones. A continuación, una versión un poco más colorida, que ojalá te deje reflexionando:

También en Más de México: ¿Qué puedes hacer tú por la diversidad lingüística de México? (aunque sólo hables español)

*Imagen: Saner modificada por +DMX

“La madre buena”: genial cortometraje para reflexionar sobre nuestros ideales contemporáneos (VIDEO)

Una cariñosa madre mexicana se embarca en un cómico y épico viaje para conseguirle a su hijo un regalo insólito: una piñata de Donald Trump.

Conectarse con la realidad social de México (y del mundo) no tiene que ser siempre una experiencia traumática. También puede ser absolutamente entrañable, sobre todo si se hace a través de propuestas como “La madre buena”. Se trata de un genial cortometraje que con ingenio y cariño cuenta la historia de una madre mexicana que se embarca en un cómico y épico viaje para conseguirle a su hijo un regalo insólito: una piñata de Donald Trump.

Mucho más que leer una descripción sobre la trama, te recomendamos verlo, pues es una pieza imperdible que, sin duda, te va a hacer el día. Aunque la historia detrás de este corto también es muy interesante y de la propuesta se pueden extraer buena reflexiones sobre nuestros ideales contemporáneos, los colectivos y los individuales.

Una historia para celebrar a la madres y a los mexicanos

mexico-trump-cortometraje-muro-pinata-parodia-video

El brillante proyecto fue ideado, escrito y dirigido por Sarah Clift, creadora londinense que ha viajado ampliamente por México y que se ha descubierto enamorada de nuestro territorio.

En realidad, su cortometraje fue filmado en abril de 2016, aún antes de que Trump ganara la presidencia de Estados Unidos, pero la voz del entonces candidato, y, especialmente, sus intensas opiniones, no sobre la política mexicana, sino sobre los mexicanos, ya estaban provocando la extrañeza de miles.

Esto llamó la atención de Sarah, quien decidió plantear su propio punto de vista sobre el concepto de “mexicano”, porque, en sus palabras: “… fue cada vez más frustrante ver interpretaciones de México con las que simplemente no estoy de acuerdo. Quería crear un trabajo que mostrara mujeres fuertes, la unidad familiar y la belleza y la fe de los mexicanos que he tenido el placer de conocer.”

mexico-trump-cortometraje-muro-pinata-parodia-video

La trama es muy sencilla: está por ser el cumpleaños de un simpático niño y, acorde con la tradición, la mamá quiere hacerle una “fiesta temática”. Contrario a todo pronóstico, el niño quiere que se fiesta sea de “Trump” (no es tan extraño, no olvidemos la famosa “fiesta de conchas”). Así, atravesando de largo sus propias opiniones y principios, la mamá hace un viaje tremendo para conseguir la piñata perfecta.

Y, aunque el niño es un personaje increíble, la mamá es el núcleo de la historia. Sarah Cliff dijo que para ella: “El amor de la madre por su hijo es una brillante ilustración de la ternura y el cuidado de muchos mexicanos.” Es una idea con la que no podemos evitar identificarnos.

¿Qué significa el corto hoy?

mexico-trump-cortometraje-muro-pinata-parodia-video

Aunque Trump ya es presidente y sin duda ha complejizado la opinión que los mexicanos tenemos, el corto aún resuena, por más simple que parezca su premisa central. No solo porque es un precioso reflejo del espíritu “familiar” que nos envuelve, también porque nos habla discretamente de nuestros ideales contemporáneos.

No sabemos, o por lo menos, en el corto no se sugiere por qué el niño idolatra a Donald Trump, pero podemos imaginarnos algunas cosas. Tal vez tiene que ver con su forma de vestir, su figura autoritaria, el imperio económico que presume, cierto lujo y, claro, el derecho que se otorga a sí mismo de decir lo que le viene en gana.

En el fondo ¿no son esas algunas de nuestras aspiraciones contemporáneas? ¿tanto las colectivas como las individuales? Poder comprar lo que queramos, poder hacer y decir exactamente lo que queramos, cuando queramos. Dominar el entorno completo. Negarse a la opinión contraria. En el niño, la búsqueda se mira inocente. En el presidente, sabe mal. Pero ¿y en nosotros?

En un momento como este, en México urge esta reflexión. No siempre se trata de tener razón, de ganar, de satisfacerse. A veces se trata de viajar con “el enemigo”, comprenderlo, echarle una limpia, tal vez, pero recibirlo en casa. Urge ser más como la madre buena y menos como…

Aquí el corto completo: