“¿A dónde vas mujer? Vas que vuelas”: conoce a María Reyna González, deslumbrante cantante de ópera mixe

Como su voz, las formas de pensar, trabajar y vivir de María Reyna, cantante de ópera mixe, son absolutamente deslumbrantes.

Como su voz, las formas en que piensa, trabaja y vive María Reyna González cantante de ópera mixe son absolutamente deslumbrantes. Además de su cautivadora belleza, María emite una calidez que se adivina desde la primera sonrisa que hace cuando te saluda.

Su amabilidad y la transparencia con las que resuelve sus frases son solo comparables con su voz cantante. Y mientras que la última la ha convertido en una mexicana bien reconocida (y querida), son los atributos que despliega en la mirada los que la vuelven una mujer inolvidable.

La conocimos en un café en la colonia Juárez, en pleno centro de la Ciudad de México, relativamente lejos del lugar en donde nació y aprendió su lengua materna: Santa María Tlahuitoltepec, en la Sierra Mixe, de Oaxaca. Fue ahí donde sus padres le enseñaron el mundo en mixe o ayuuk ja’ay y donde cantó por primera vez.

¿Y quién es María Reyna?

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

Cuando estuvimos con ella, de su historia hablamos poco. Aunque sin duda es un rasgo muy interesante: María Reyna canta desde muy chiquita y, por mucho tiempo financió su sueño de profesionalizarse en esta forma de arte haciendo labores de empleada doméstica en la ciudad de Guadalajara.

Ahí aprendió español y, en un giro afortunado, conoció a Joaquín Garzón, el profesor que le enseñó “bel canto” (en italiano “bello canto”, es una técnica desarrollada en la ópera italiana durante los siglos XVII y XVIII).

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

En la búsqueda por construir una expresión muy auténtica, María Reyna y Joaquín dieron con la idea de la “ópera mixe” que combina el “bel canto” con un principio de identidad mexicana muy fuerte y que celebra las lenguas indígenas, haciéndolas sonar en la voz entrenada de la soprano, sobre melodías de corte más occidental.

Fue en 2012 cuando el proyecto dio un salto hacia el exterior pues un video que ambos grabaron de María cantando la preciosa pieza “Tääk´Unk” (“Madrecita”) se viralizó rápidamente. Ahora el par que conforma “Ópera mixe” ha logrado hacerse de un lugar relevante no sólo en la escena musical de México, también en países como Chile y Estados Unidos (aunque nunca han visitado al vecino del norte, pues a María Reyna le han negado la visa).

Celebrando la lengua materna

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

“Para ser internacional hay que ser profundamente regional” le dijo Joaquín Garzón a María, y ella nos lo dijo a nosotros, como pasando el secreto. Esa frase recuerda a otra, una pronunciada alguna vez por el chef Enrique Olvera, que dijo elocuentemente que “cuando te das cuenta de la riqueza de tu cultura, te vuelves más fuerte.”

Sin duda María Reyna encarna a la perfección esta premisa. Su fuerza y optimismo se contagian y es evidente lo agradecida que está con su herencia cultural, pues son sus particularidades las que la han vuelto pública:

Cantar en lenguas hizo que me abrieran las puertas.

Cuenta, así, la satisfacción que le produce hacer que las personas se paren de sus asientos cuando ella termina de cantar, a pesar de que no necesariamente entienden las letras de las canciones. Pero tal vez sea en este hueco —que se produce por desconocer la lengua— donde adquiere potencia otra cosa: la emoción pura. Pues, aunque no sepas maya, mixteco, náhuatl, zapoteco o rarámuri, María hace el trabajo de entregarte las sensaciones que sostiene cada letra.

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

Me encanta cuando me dicen “no te entiendo, pero me hiciste sentir”.

Además, está claro que la ópera por ser un género que atraviesa fronteras, de origen occidental y que ha estado permeada por un prejuicio de ser una expresión perteneciente solo a ciertas clases, puede transformarse en un vehículo perfecto para la promoción y difusión de las lenguas indígenas.

La ópera es una llave y con María Reyna de la mano está abriendo puertas a estas palabras y sonidos que también son mexicanos y que necesitan resonar con más fuerza que nunca.

Abrazando diferentes formas de identidad

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

Por otro lado, no todos se abren a las sensaciones. Se quedan en silencio, prefieren negar que algo les mueve o los está haciendo cambiar. Por eso, la pregunta obligada:

+DMX: Los mexicanos estamos lejos de entendernos como múltiples. ¿Te ha tocado sentir en algún momento obstáculos provocados por la identidad que asumes?

Cuando estaba estudiando y trabajaba como empleada doméstica sí me voltearon a ver y me dijeron “no hagas esto; de donde vienes no vas a ser grande; no vas a ser esto”. Pero, independientemente de eso, cuando tú sabes, cuando tú realmente sabes quién eres, de dónde vienes y sabes a dónde quieres ir, no importa, porque el ser de una comunidad, el ser hablante de una lengua no te hace ser menos… Creo que por esa parte he demostrado muchas veces que se puede. Y es que no importa dónde estés: salte. No te quedes donde te dicen que no puedes. No permitas la discriminación. No importa de dónde vengas, lo que importa es la mentalidad que tú tienes y hacia donde quieres ir.

Por otro lado, no se trata solo de una excepcional actitud ante las circunstancias: hay que trabajar y mucho.

Hay que moverse, tocar todas las puertas, hay que trabajar mucho. Todo lo que hacemos se ve muy bonito desde fuera, desde las redes sociales; pero hay que trabajar, estudiar, practicar… Al final, es muy bonito y satisfactorio presentarse ante un público que dice “gracias”. Pero hay que trabajar duro. Nada es gratis.

Además, hay grandes frustraciones, pero tenemos que transformarlas en nueva energía:

Lo más frustrante ha sido estar lejos de la familia, fuera de la comunidad; pero eso, a la vez fortalece, aunque es mucho sacrificio.

“¿A dónde vas mujer? Vas que vuelas”

maria-reyna-gonzalez-cantante-soprano-opera-mixe-videos-musica

+DMX: ¿Qué potencial podría haber en lo que tú haces para mejorar la vida, especialmente de las mujeres en este país? Mucho más allá de lo emocional (porque sin duda tu canto y presencia curan)

Tengo muchas amigas que siguen trabajando como empleadas domésticas y siempre les he dicho (y es el mejor ejemplo que puedo mencionar en este momento): salgan de donde están; pueden estar trabajando pero también estudien y prepárense. Busquen una meta que quieran lograr en la vida y no solamente se trata de casarse; tener una casa y eso… Pero, además, ser artista o figura pública influye mucho; que vean que yo me estoy moviendo. y también puedo decir con mucho orgullo que mucha gente me vio desde que yo empecé, desde que estaba chica, desde que era una niña y los que me ven ahora dicen: sí lo lograste, sí lograste lo que siempre dijiste. Me dicen ¿a dónde vas mujer, a dónde vas? Vas que vuelas.

Yo le digo a las mujeres que luchen por lo que quieren. Que los sueños se hacen realidad, pero pues trabajando; trabajando mucho. Y hay veces que vamos a caer, hay veces que decimos, no puedo, pero hay que levantarse… ¿Cuál es el secreto? ese es el secreto.

*Fotografías: Ian Benet.

Niños Dios remixeados: ¿quieres un Niño Dios Joker, Santo o Freddie Mercury?

Niños dios con exóticos disfraces y ropajes para refrescar en México la tradición del Día de la Calendaria.

De esa excitante frontera entre lo impío y lo refrescante, en la cual se debaten tarde o temprano todas las tradiciones, emergen los Niños Dios más extravagantes que hayas visto jamás. Se trata de encarnaciones de David Bowie, Superman, El Santo, Flash, Gokú o un cholo, que se hacen presentes en una de las fiestas mexicanas más significativas. 

El Día de la Candelaria, que se celebra el 2 de febrero, es una de las tradiciones más vigorosas del calendario mexicano. En esta fecha se acostumbra llevar a bendecir al Niño Dios a la iglesia, y es cuando aquellos que sacaron el muñequito en la rosca de Reyes deben ofrecer tamales al resto. Sin embargo, como suele ocurrir con toda tradición, llega un punto donde esta tiene que “adaptarse” para resonar entre las nuevas generaciones. 

El exuberante remix de los Niños Dios surgió con Ricardo Bahena Román, un ingeniero mecatrónico de 27 años, quien desde hace un tiempo decidió intervenir las figuras hechas originalmente por artesanos de Morelos y Estado de México. A continuación se dispuso a ofrecerlas vía Internet y la respuesta fue intensa: clientes varios que, encantados, le han adquirido alguna de sus piezas; pero también aquellos que lo atacan por sacrílego y lo tachan de payaso.

niños-dios-disfraces-modernos-superheroes

Ante la polémica que ocasionalmente desata su trabajo, Ricardo advierte, en entrevista para Aristegui Noticias, que su intención no es ofender a nadie ni alterar la tradición. Por el contrario, lo que se propone es “refrescar” esta costumbre y, de hecho, acercarla a las nuevas generaciones a través de figuras que son importantes en los nuevos imaginarios. En pocas palabras parece que estamos ante un caso más de la remezcla de símbolos culturales como un vehículo de divulgación.   

No es una burla, al contrario, es diversificar al Niño Dios para que entre a otros lugares donde pues muchos jóvenes ya no están cerca, me parece que a muchos jóvenes ya no les interesa retomar esa cultura, no les interesa conservar esas costumbres y con esto tratamos de que ‘ah, bueno, yo quiero tener uno’ y tenerlo dentro de sus hogares o que lo ocupen como decoración, ahora sí que ya es personal.

El increíble gráfico que muestra todas las lenguas originarias de México (y sus relaciones)

México es un país que cuenta con una gran diversidad cultural; este gráfico muestra su gran riqueza en lenguas originarias.

Uno de los elementos que distingue al ser humano del resto de los demás seres vivos es el lenguaje. El lenguaje es un sistema complejo de comunicación; por medio de él, comunicamos todo aquello que pensamos y sentimos, pero también interactuamos con todo lo que nos rodea.

Existen muchas formas en las que se emplea el lenguaje; una de las principales es la oral. Por medio de la fonética, el ser humano ha creado todo un medio de comunicación que varía dependiendo las regiones. Es por ello que se hablan diferentes idiomas en cada país y que existen diversas lenguas en una misma región. En México, estas son las lenguas originarias.

fotografa-zapoteca-oaxaquena-comunidades-oaxaca-yalaltecas
Fotografía: Citlali Fabián

México es una nación multilingüe y resguarda 68 lenguas originarias, sin contar el español, lengua adoptada después del proceso de la conquista. De acuerdo a datos del INEGI y del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), existen 364 variantes de las lenguas indígenas, y más de siete millones de personas hablan alguna de ellas. A pesar de que existen mapas que dan cuenta de la ubicación geográfica de cada lengua, y listados de las familias y agrupaciones lingüísticas, ninguno había sido tan claro con el realizado por De la Fuente.

Imagen de: sites.google.com

Este fantástico economista mexicano realizó un gráfico a partir de datos del INALI y logró crear un asombroso material gráfico. En estas gráficas se pueden observar las vertientes de cada familia lingüística y su número de hablantes, a través del tamaño de cada esfera. A pesar de que su trabajo no representa los datos de la forma en que lo hacen otras instituciones, da una idea más clara sobre las lenguas que se hablan en México.  

Imagen de: Sin Embargo

Los diagramas parecen tener forma de constelaciones y hay al menos seis de ellos: cinco representan las familias de lenguas más reconocidas en México con sus variantes, y la última. bajo la categoría de “varias”, muestra aquellas lenguas no clasificadas o que se encuentran aisladas.  

De la Fuente no solo nos brinda estos ingeniosos gráficos, sino que también nos invita a reflexionar sobre la importancia de conocer nuestra cultura

¿Te interesa saber más sobre nuestros pueblos originarios y sus tradiciones? Ven a conocer a Lorena, la de pies ligeros: el hermoso documental sobre la corredora rarámuri.

*Imagen destacada: David Alan Harvey

Conoce la voz de la primera soprano mixe: María Reyna González López

Siempre lo supo, sería cantante, pero también sería una embajadora de su cultura mixe de la entrañable Sierra en Oaxaca.

Cuando en el 2012 María Reyna González López grabó un video de YouTube para su madre en su lengua original, mixe, jamás se imaginó que sería escuchado por más de 10 mil personas.

Se celebraba el día de las madres y González López se encontraba en Guadalajara, había ido allí para trabajar en el aseo de casas con el fin de estudiar español y seguir con su carrera de cantante, la cual había determinado cuando tenía solo 8 años y entró en el coro de su escuela.

Su historia

González López nació en Santa María Tlahuitoltepec, en la Sierra Mixe, de Oaxaca. La tradición musical no le viene de su casa, aunque los mixes son famosos por su mundo musical, y son además conocidos como El Pueblo Jamás Conquistado; en su lengua, mixe es ayuuk ja’ay y significa “la gente del idioma florido”.

En los montes y colinas, María cantaba, siempre lo hizo. Cuando entró en el coro de la escuela no paró. A los 12 años formó su primer grupo con su maestro de música, quien se ocupaba del teclado, y ella de la voz. 

Luego comenzaron a tocar en restaurantes, y así pudo pagarse la secundaria. Hoy tiene 26 años y el video que hizo para su madre ha sido visto por miles. Su carrera va en aumento, se ha presentado ya en sitios como el Palacio de Bellas Artes (en la Ciudad de México), Teatro Juárez en Oaxaca, y en Santiago de Chile.

 

Su carrera como soprano

Una vez en Guadalajara, mientras perfeccionaba su español, tomó también clases de canto con el profesor Joaquín Garzón, este se dio cuenta de que María tenía voz de soprano, entonces le enseñó óperas en italiano.

Ahora María estudia en la Escuela Superior Diocesana de Música Sacra, en Guadalajara, Jalisco. Siempre lo sintió, lo suyo era el canto, aunque también su cultura. Ahora está grabando su primer álbum en lengua mixe, pero también en zapoteca y en maya.

 

*Fuente: El Universal