El insólito retrato que hizo Rufino Tamayo de Michael Jackson

El famoso pintor mexicano hizo un curioso retrato que recuerda al polémico “rey del pop”.

Rufino Tamayo, el legendario pintor oaxaqueño, es bien reconocido. Pero tal vez no sabías que en uno de sus últimos cuadros retrató al polémico “rey del pop”.

En su cuadro “El rockanrolero” aparece un hombre cantando, con micrófono en mano y ejecutando un singular paso de baile. Detrás de él hay una brillantes bocinas plateadas que podrían estar retumbando. Parece estar portando el icónico guante blanco y los zapatos característicos de Michael Jackson.

Sobre esta insólita obra en realidad se sabe poco. Y es que, aunque Tamayo es uno de los más importantes artistas de la historia mexicana, ninguna declaración fue hecha sobre esta pieza tan particular. Aunque definitivamente parece una caricatura “a la Tamayo” del controversial cantante.

El cuadro es una verdadera rareza, pues el tema contrasta mucho con los animales, frutas (especialmente sandías), motivos cotidianos y rurales que recuerdan a Oaxaca y extrañas atmósferas que rayan en lo surrealista. Así, está claro que algo de la atmósfera noventera logró tocarlo e inspirarlo a pintar a este “rockanrolero” tan peculiar.  

rufino-tamayo-michael-jackson-pintura-retrato-historiaEn 2017 la pintura hizo mucho ruido pues había sido incluida en una retrospectiva del artista. Fue entonces cuando Juan Carlos Pereda del Museo Tamayo de Arte Contemporáneo declaró que el retrato lo pintó Tamayo a los 91 años y que es una figura que ironiza, cuestiona y también se burla. A su parecer, los rasgos son más una caricatura que una reminiscencia del estilo típico del pintor.

¿Será que Tamayo se queda enojado con la cultura popular que dominó durante sus últimos años? ¿Qué pensaría el modernista de nuestros símbolos e íconos contemporáneos? Mientras que la pintura, ya en presente, no tiene que ser necesariamente una crítica a la cultura pop noventera, sí da para preguntarnos: ¿podríamos burlarnos de nuestros ídolos con el ingenio y sutileza que desplegó Rufino Tamayo en este raro retrato?

También en Más de México: 7 consejos de Rufino Tamayo para jóvenes artistas

Revolución policromática: los espectaculares murales de Vlady en la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada

Descubre los revolucionarios murales de Vlady: épicas piezas multicolor que decoran una biblioteca en el centro de la CDMX.

Del muralismo mexicano conocemos bien las propuestas de Siqueiros y Rivera. Una revolución eminente, ilustrada para la eternidad; pues aún es símbolo vital para las luchas del presente. Pero no hablamos suficiente sobre Vladimir Viktorovich, Vlady, la cara psicodélica del muralismo mexicano.

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Wikimedia Commons.

Para aproximarse a él más nos vale visitar la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada, ubicada en pleno centro de la CDMX. Este espacio que resguarda miles de documentos relacionados con temas de economía, finanzas e historia de México (86,350 títulos y 114,852 volúmenes), suele ser ocupado por investigadores y otros transeúntes-eruditos; pero vale la pena entrar para mirar —silenciosamente— a sus más de 2,000 metros cuadrados policromáticos, pintados durante la década de los 70s por el gran Vlady.

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Santiago Savi

La pieza se llama “La Revolución y los Elementos” y comenzó narrando visualmente la “revolución sexual” ligada al pensamiento de Freud; pero, a continuación, el muralista ruso-mexicano decidió explorar otras revoluciones: la de la Bastilla, la de Lenin, la independencia de Estados Unidos, las ocurridas en América Latina, la de Jesús, la de John Lennon. Una capilla Sixtina dedicada a la Revolución; así lo describe la Casa Vlady. Incidentalmente —o tal vez no—, la obra se realizó en lo que fuera la iglesia de San Felipe Neri.

Este mural de Vlady es una revolución en sí mismo

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Crédito no especificado.

Sin duda el muralista llevó lejos el ejercicio. Colores explosivos, una propuesta visual desmesurada, casi indigerible, pero necesaria. En un género pictórico de referencias ultra-establecidas, “La Revolución y los Elementos” es una refrescada necesaria. En el trabajo Vlady se virtió completamente; se dejó revolucionar. Sobre su proceso declaró:

“Tenía muchas dudas. Me preguntaba: ¿tengo libertad? ¿La estoy usando? ¿No será que hago concesiones? Y además, ¿para quién pinta uno? Para los demás. ¿Cuáles demás? Al final, siempre es para una sola persona. ¿Acaso Leonardo pintó la Gioconda para los miles de turistas que la están viendo ahora? Entonces, ¿para quién voy a pintar yo? Sentía que mi verdadero cometido como pintor era intentar hacer algo que no se había hecho, que no se podía hacer.”

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Javier García Moreno.

Para los intelectuales de la época, la pieza se volvió clave. Se dice que, al visitarla, en medio de la guerra fría, el escritor estadounidense Allen Ginsberg y el poeta Andrei Voznesensky convergieron en la profunda admiración: “¡Y pensar que cuando regrese a la URSS no podré escribir jamás una sola línea sobre lo que he visto aquí!”, dijo Voznesensky.

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Allen Ginsberg, Andrei Voznesensky y Vlady, mirando los murales/Imagen: Vlady.org

También en Más de México: Los murales del Mercado Abelardo Rodríguez son una joya oculta de la CDMX

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Agencia F.

¿Quieres visitar el mural de Vlady?

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Crédito no especificado.

La biblioteca Miguel Lerdo de Tejada está en República de El Salvador 49, Centro Histórico de la CDMX. Abre de lunes a viernes de 9:00 AM a 5.30 PM

*Fuentes:

Centro Vlady: Sobre los murales, sobre la opinión pública acerca de los murales.

Museo virtual de la Biblioteca Lerdo de Tejada, a cargo de la Secretaría de Hacienda

Atlas Obscura: Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada

Arte contemporáneo por la puerta de atrás: no te pierdas F-A-M-A

Acércate a la Feria de Arte Mexicano Accesible y enamórate de la producción contemporánea y alternativa de nuestro país.

El arte contemporáneo mexicano está viviendo un momento muy excitante. Cada vez son más los sitios donde uno puede experimentarlo y las propuestas emergentes inscritas en esta esfera son frecuentes y variadas. Sin embargo, a muchos, la solo idea de “arte contemporáneo” les sabe inaccesible y en todos los sentidos: parecen ser productos que el civil “de a pie” nunca podría adquirir y, peor aún, menos podría comprender.

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey
Imagen: Alejandra Quintanilla.

El asunto es que el poder de consumir arte contemporáneo recae, en gran medida, en uno mismo. Tal vez no de comprarlo, pero sí de buscar en esas piezas —en sus fugas, en sus presupuestos sobre el mundo— algo que no sospechábamos; una verdad alternativa, tal vez. Pensemos en al arte contemporáneo como en un tropiezo: es algo inesperado, que interrumpe el camino, pero con su aparición señala las grietas por donde se escapa o se puede escapar el flujo de lo que hemos adoptado como “cotidiano”.

¿No sería increíble, además, poder adquirirlo, hacerlo parte de nuestro día a día e interactuar de cerca con quienes lo producen?

Por suerte existe F-A-M-A: la Feria Mexicana de Arte Accesible

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey

Se trata de un espacio que propone “otra especie de coleccionismo” y es la mejor manera de entrarle al arte contemporáneo y emergente por la puerta de atrás. Para empezar se celebra en San Pedro Garza García, Nuevo León; no en la CDMX, como casi todos los eventos populares de arte mexicano. 

Esta movida es interesante: promete que habrá talento realmente fresco. En F-A-M-A podrás consumir la obra de artistas mexicanos que apenas le están entrando al “mundo del arte” y que no han sido absorbidos por las esferas más exclusivas de esta escena.Otra ventaja es que podrás interactuar directamente con ellos, hacerles preguntas sobre sus piezas y entender mejor el contexto que los llevó a producirlas. 

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey

Además, la convocatoria para participar en F-A-M-A no excluye creadores por su tipo de disciplina, trayectoria, edad, género u origen, así, prometen una muestra muy variada. Y para asegurar que cualquiera puede acceder para exponer a este espacio, a los artistas no se les cobra por exhibir, solo por las ventas generadas.  

No dejes de leer: Sobre la boyante escena del arte contemporáneo en México 

¿Qué podrás ver, hacer y comprar?

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey

En el evento estarán presentes 40 artistas y colectivos de distintas partes de la república. Además, podrás explorar lo que ofrecen 12 galerías mexicanas que comparten algunos de los principios de F-A-M-A. 

Pero eso no es todo. A lo largo de la feria se desarrollará un programa en conjunto con distintos espacios e instituciones. Habrá pláticas con especialistas en arte contemporáneo, una sección de proyectos editoriales; secciones para niños y adolescentes, con talleres incluidos; una sala de video; un programa de música hecho en colaboración con NRML, y una muestra de foto con causa.

Descubre más: Remixeando las raíces mexicanas a través del arte: 5 brillantes ejemplos

¿Cuándo, dónde y cuánto?

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey

feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey
Artistas presentes
feria-mexicana-arte-contemporaneo-accesible-monterrey
Galerías prssentes

El evento será del 8 al 10 de noviembre en el Parque Arboleda, ubicado en Av. Roble 660, San Pedro Garza García, N. Más información en el sitio web de F-A-M-A. Los boletos están a la venta en taquilla y cuestan $100 por 3 días de acceso. Horarios: Viernes 8 de noviembre de 12 PM a 8 PM; sábado 9 de noviembre de 11 AM a 8 PM; domingo 10 de noviembre de 11 AM a 8 PM.

Te interesa: Banksy lanza tienda online no apta para millonarios coleccionistas de arte

7 consejos de Rufino Tamayo para jóvenes artistas

El maestro oaxaqueño Rufino Tamayo dejó una serie de principios especialmente útiles para los jóvenes artistas.

Si pudiéramos recorrer una representación visual de la historia completa de México, entre muchos segmentos llamativos de esta línea del tiempo, habría uno que seguramente atraería nuestra atención por sus colores y formas. Y cuando nos acercásemos a ver de qué se trata, encontraríamos un nombre familiar: Rufino Tamayo

tamayo-rufino-retrato-foto

La mente colectiva de México, y más aún su visualización, no sería la misma de no haber existido Rufino del Carmen Arellanes Tamayo (1899-1991). El eco que dejaron sus colores, comenzando por sus azules, así como sus trazos y seres, quedarían, y sin duda se mantendrán, impresos en la memoria gráfica de este país. 

Nacido en Oaxaca de Juárez, y por lo tanto uno de los miembros más destacados de ese notable linaje oaxaqueño que tan generoso ha sido con el arte, Tamayo además nos legó “una especie de declaración de principios” que, resumida en siete recomendaciones puntuales, bien podría considerarse como un hermoso racimo de consejos para jóvenes artistas –lo cual viene hoy de maravilla, en tiempos en los que el arte parece más confundido y más pretencioso que nunca–.

Estas recomendaciones surgieron a partir de una conversación que Tamayo sostuvo con en el escritor Victor Alba, y que más tarde el propio maestro oaxaqueño retomaría para escribirlas. Así, estas aparecen en la compilación Textos de Rufino Tamayo, de Raquel Tibol (cuya primera edición fue de la Universidad Nacional Autónoma de México, en 1987).  

A continuación te compartimos los siete consejos de Rufino Tamayo, quien por cierto, al comienzo del texto donde estos se incluyen, advierte:

Mi verdadero, mi único lenguaje está hecho de formas. De las palabras he prescindido lo más posible quizá por que jamás logré expresarme a través de ellas con la eficacia y la sinceridad de mis pinturas. 

1. Partir de la idea de que la pintura es un vehículo propio, personal, de expresión, independientemente de que sea buena o mala.

2. Trabajar con humildad, es decir, tener el orgullo de soportar el aislamiento, el silencio, la soledad y sobretodo la dureza del trabajo y las privaciones. 

3. Pintar no para vivir, sino por que se tiene necesidad de hacerlo. 

4. No tener prisa. 

5. Ser ciego para los obstáculos que colocan en el camino la envidia y la rivalidad. 

6. Preguntarse de una vez por todas ¿qué es la pintura? y estar seguros de la respuesta. Cuando se tiene ya no existen problemas ni peligro de seguir por caminos torcidos. Anteponer los problemas plásticos a todos los demás.

7. No descartar la existencia de otros problemas, ya que puede haber otros valores además de los plásticos. No hay que desdeñarlos ni ignorarlos, pero mucho menos hay que anteponerlos. 

* Imagen principal: fragmento de La gran galaxia (1978)