7 consejos de Rufino Tamayo para jóvenes artistas

El maestro oaxaqueño Rufino Tamayo dejó una serie de principios especialmente útiles para los jóvenes artistas.

Si pudiéramos recorrer una representación visual de la historia completa de México, entre muchos segmentos llamativos de esta línea del tiempo, habría uno que seguramente atraería nuestra atención por sus colores y formas. Y cuando nos acercásemos a ver de qué se trata, encontraríamos un nombre familiar: Rufino Tamayo

tamayo-rufino-retrato-foto

La mente colectiva de México, y más aún su visualización, no sería la misma de no haber existido Rufino del Carmen Arellanes Tamayo (1899-1991). El eco que dejaron sus colores, comenzando por sus azules, así como sus trazos y seres, quedarían, y sin duda se mantendrán, impresos en la memoria gráfica de este país. 

Nacido en Oaxaca de Juárez, y por lo tanto uno de los miembros más destacados de ese notable linaje oaxaqueño que tan generoso ha sido con el arte, Tamayo además nos legó “una especie de declaración de principios” que, resumida en siete recomendaciones puntuales, bien podría considerarse como un hermoso racimo de consejos para jóvenes artistas –lo cual viene hoy de maravilla, en tiempos en los que el arte parece más confundido y más pretencioso que nunca–.

Estas recomendaciones surgieron a partir de una conversación que Tamayo sostuvo con en el escritor Victor Alba, y que más tarde el propio maestro oaxaqueño retomaría para escribirlas. Así, estas aparecen en la compilación Textos de Rufino Tamayo, de Raquel Tibol (cuya primera edición fue de la Universidad Nacional Autónoma de México, en 1987).  

A continuación te compartimos los siete consejos de Rufino Tamayo, quien por cierto, al comienzo del texto donde estos se incluyen, advierte:

Mi verdadero, mi único lenguaje está hecho de formas. De las palabras he prescindido lo más posible quizá por que jamás logré expresarme a través de ellas con la eficacia y la sinceridad de mis pinturas. 

1. Partir de la idea de que la pintura es un vehículo propio, personal, de expresión, independientemente de que sea buena o mala.

2. Trabajar con humildad, es decir, tener el orgullo de soportar el aislamiento, el silencio, la soledad y sobretodo la dureza del trabajo y las privaciones. 

3. Pintar no para vivir, sino por que se tiene necesidad de hacerlo. 

4. No tener prisa. 

5. Ser ciego para los obstáculos que colocan en el camino la envidia y la rivalidad. 

6. Preguntarse de una vez por todas ¿qué es la pintura? y estar seguros de la respuesta. Cuando se tiene ya no existen problemas ni peligro de seguir por caminos torcidos. Anteponer los problemas plásticos a todos los demás.

7. No descartar la existencia de otros problemas, ya que puede haber otros valores además de los plásticos. No hay que desdeñarlos ni ignorarlos, pero mucho menos hay que anteponerlos. 

* Imagen principal: fragmento de La gran galaxia (1978)

 

¿Ya viste los “mexicráneos”? No te pierdas esta vibrante oda a nuestra cultura

Esta monumental exposición urbana conmemora nuestra milenaria y festiva relación con la muerte.

Como ya es tradición, para arrancar con las celebraciones del Día de Muertos, el Paseo de la Reforma en la CDMX es invadido por los “mexicráneos”, enormes piezas en forma de cráneo decoradas con vibrantes motivos por artistas y diseñadores mexicanos contemporáneos

Cada creador le imprime su toque personal y aprovecha para enfatizar en un rasgo de nuestra compleja cultura. El resultado es precioso y una forma muy particular de mantener activa nuestra intensa, festiva y milenaria relación con la muerte

mexicraneos-dia-de-muertos-arte-mexicano

También en Más de México: ¿Por qué celebrar el Día de muertos podría ayudarte a vivir mejor?

La práctica de decorar cráneos lleva mucho tiempo activa en México

En nuestro país la muerte es un fenómeno y personaje con el que nos hemos relacionado íntimamente por milenios; y el cráneo, o mejor dicho la calavera, es un símbolo vital, del que algunos se burlan, algunos rezan y otros decoran para honrar a sus muertos. Pero no sólo hablamos de las calaveritas de azúcar y chocolate. 

mexicraneos-dia-de-muertos-arte-mexicano

Los “mexicráneos” podrían ser la versión actualizada de rituales prehispánicos como adornar los cráneos en los entierros o exhibirlos durante ceremonias. Según investigaciones de Rafael Cobos, en sitios como Chichen Itzá los restos humanos no eran una materia tan ajena de la que los vivos se distanciaran. Los huesos, además de ser perforados, lascerados y adornados con fines rituales, también se reciclaban para fabricar otras piezas e instrumentos. 

mexicraneos-dia-de-muertos-arte-mexicano

En muchos sentidos el valor de esta gran exposición en el Paseo de la Reforma es que nos reúne con la idea de que nuestro propio cuerpo, aunque perezca, seguirá floreciendo de formas insospechadas, nutriendo el mundo con significados; y, pronto será materia de otro acto igual de creativo que nuestra propia vida. Tal vez uno de los mensajes clave de la fiesta del Día de Muertos.

Vista los mexicráneos y comienza a celebrar el Día de Muertos

mexicraneos-dia-de-muertos-arte-mexicano

Aquí puedes concocer a algunos de los artistas participantes y leer explicacions sobre sus propuestas. Cada pieza es completamente distinta y trata de llevar un mensaje especial a los espectadores. Algunas celebran nuestra cultura popular, hay otras son más reflexivas y giran en torno a un mensaje que importa, también las hay plenamente abstractas; nuestras favoritas, pues se prestan a que en la experiencia, uno los haga suyas. 

mexicraneos-dia-de-muertos-arte-mexicano

Las piezas estarán en el Paseo de la Reforma (desde la Estela de Luz, hasta el Ángel de la Independencia) hasta el 10 de noviembre de 2019. La visita es gratis.

Te compartimos algunos de nuestros mexicráneos favoritos:

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by ⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ 🅐🅓🅡🅘🅐🅝 🅖🅞🅜🅔🅩 (@adriangomezartist) on

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Aldo Vansstein (@aldo_vansstein) on

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by A L U C I N A (@yosoyalucina) on

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Anniemal (@soy_anniemal) on

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Filogonio Naxin (@filogonionaxin) on

Francisco Toledo habla sobre su tierra: 7 inmortales impresiones

El siempre elocuente “chamán del presente” vivió el “ser mexicano” como pocos en nuestro tiempo.

Ser mexicano es, sin duda, un asunto de resistencia. Decirse de aquí es asumir que el origen de uno es plenamente elusivo —pues este se pierde entre tradiciones indígenas, colonizadoras, migrantes y demás. Decirse de aquí es comprometerse con un terreno imperfecto: tan intrincado en su materialidad y en su misticismo; tan creativo y violento; permanentemente sísmico.

Francisco Toledo, el siempre elocuente “chamán del presente”, vivió el “ser mexicano” como pocos en nuestro tiempo. Su superficie fue tan genuina que casi podría llamarse transparente; ese rasgo le imprime una ligereza excepcional, que no es difícil relacionar con lo lúdico y lo imaginativo, siempre presentes en su obra. 

francisco-toledo-fallece-entrevistas-frases-memoria-obra

Pero sus actos, su constante lucha por los otros, por la tierra, por la memoria, lo transformaron en un ancla para sus amigos y vecinos oaxaqueños y, en más de una forma, para todos los mexicanos. Para algunos, tal vez, en un líder y héroe contemporáneo.

Y, al mismo tiempo —aunque probablemente Toledo se sublime, hasta convertirse en otra de las míticas figuras históricas de México— su profunda humanidad, intensamente encarnada en sus palabras, podría inspirarnos a habitar este país —mientras nos toque hacerlo— con más fluidez y sin rendirnos. Con más acción y menos dolor. 

¿Y cómo definió el Maestro a México? Es difícil decirlo; sin embargo, en un par de imperdibles entrevistas otorgadas a El País en 2014 y 2015, dejó algunas impresiones suyas sobre esta tierra que, además de ser ahora inmortales, podrían cambiar la forma en que la comprendes —y la abrazas.

¿Le gusta México?

francisco-toledo-fallece-entrevistas-frases-memoria-obra

Le preguntó Jan Martínez Ahrens a Toledo en 2015. El Maestro responde:

Hay cosas que me gustan y cosas que se perdieron. Todo va cambiando. […] Conocí el istmo de Oaxaca cuando las mujeres se bañaban desnudas en el río. Los trajes y las fiestas, los mercados, el zapoteco hablado por todas partes. Tenía cinco años y era el paraíso, un México diferente: la gente india no estaba sometida y tenía cierta autonomía. Pero todo eso desapareció. Ya no se ve lo que vi.

A continuación, el ingenioso periodista le pidió decir lo que le venía a la cabeza cuando escuchaba algunas palabras. Estas fueron las cosas que el mágico sujeto invocó:

DF: Peligros. La primera vez que fui, sufría una enfermedad que no podían curar en el pueblo. Y en esa época corría el rumor de que en la capital se raptaban niños y que luego aparecían en los tamales. Se decía que había que abrir el tamal con cuidado y ver qué carne contenía, porque a veces podías encontrar un dedito. DF me recuerda un tamal y un dedito de niño.

Juchitán (su pueblo): Confrontación, guerra, violencia. Allí hubo revueltas muy sangrientas.

También se le preguntó entonces por el “compromiso” con México y esto respondió el “chamán del presente”, como para recordarnos que no podemos hacer mucho más que lo está en nuestras manos:

“Usted tiene un compromiso muy fuerte con su tierra” señala Jan Martínez. “Sí, pero cualquier día me voy y rompo el compromiso [risas]. Mientras estoy aquí, ayudo, busco hacer el bien.”

“¿Cómo ve el futuro de México?”, continúa el periodista. “No puedo contestar. No sé ver el futuro. Mi chamanismo llega nada más que hasta el aquí y el ahora.” 

También en Más de México: Déjate embrujar por estos 15 seres fantásticos de Francisco Toledo 

¿Qué dice de México el caso de los 43?

francisco-toledo-fallece-entrevistas-frases-memoria-obra

Preguntó Pablo de Llano a Toledo. El maestro se limitó a dar una respuesta contundente, incidentalmente acompañada de una lección de historia y geografía simbólicas:

“Dice de un país salvaje, cruel e incontrolable.” “¿Peor que antes?”, pregunta Pablo. “¿Antes de la Conquista o antes de Cristo? ¿Antes de la llegada de las eólicas españolas? No sé, es difícil hablar de todo México, como usted sabe. Hablar de México es hablar de muchos países.”

¿Cree en el maíz?

francisco-toledo-fallece-entrevistas-frases-memoria-obra

Soltó el periodista. 

¿Cómo si creo en el maíz? El maíz es una cosa que se come.” 

El maíz es una materia, no una metáfora. Así como el pintor es una materia y no un símbolo. Lo que pasa es que ahora su materialidad está encarnada en otras cosas, tal vez menos suaves y endebles que los cuerpos. Por suerte, habemos muchos valientes dispuestos a nombrarnos mexicanos, como Toledo. Y resistir.

Descansa, Maestro. 

También en Más de México: Así describe Francisco Toledo el Istmo de Tehuantepec de cuando era niño

*Fuentes: 

Jan Martínez Ahrens para El País: Francisco Toledo: “Quise ser un ilustrador de mitos”

Pablo de Llano para El País:  Entrevista con Francisco Toledo “México es un país salvaje”

Mira los curiosos y entrañables barrios en miniatura de una artista chicana

Las detalladas y coloridas miniaturas de cartón de esta joven artista retratan y celebran la vida en los barrios binacionales de Los Ángeles.

La obra de la artista chicana Ana Serrano es una auténtica curiosidad. Probablemente porque las miniaturas siempre llaman a nuestra mirada. Nos encanta la posibilidad de reinventar los objetos más cotidianos en el acto de dimensionarlos distinto. 

Este es tal vez el propósito central de sus piezas: redimensionar. Sus entrañables “barrios” en miniatura demuestran la belleza inherente a estas colonias binacionales que normalmente se oculta tras nuestros prejuicios

La artista mexicoamericana, nació en Los Ángeles, California y siempre ha estado rodeada de estos espacios “latinizados”, coloridos y adornados con detalles de la cultura popular que evocan los rincones más familiares de México —y otros países al sur de la frontera— combinándose con la realidad migrante.

arte-mexicano-artista-chicana-chicano-migrantes-mexico-estados-unidos-barrio

También en Más de México: Finos retratos de siniestra simetría, cortesía de un arquitecto mexicano

Las miniaturas de esta artista no son reproducciones; se ensamblan como sueños que enfatizan los detalles que se instalaron en su memoria: rótulos divertidos, grietas en las paredes, objetos desechables convertidos en adornos (como cubetas-maceta) y una extraña arquitectura que va de lo humilde o discreta a lo extravagante, según el gusto de quien la habita.

Y más que los habitantes, a Ana Serrano le interesa el “habitar”. Por eso se concentra en la manera forma en que las personas “mejoran” sus viviendas o se apropian de ellas, aunque sea con los objetos o herramientas que tienen a la mano. 

En un acto ingenioso, reservado y muy resiliente, los migrantes hacen suyo el espacio en donde viven, lo “territorializan” y construyen una perfecta mezcla que se siente como “casa”, desde cualquier ángulo que se mire.

Conoce más de la obra de Ana Serrano aquí.