Si amas los sabores locales no te pierdas el Festival Selvas de México en la CDMX

De las selvas mexicanas vienen algunos de los sabores más queridos…

De las selvas mexicanas vienen algunos de los sabores más queridos, no solo para los locales, también para el resto del planeta. El cacao (materia prima del chocolate) y la vainilla, por ejemplo son endémicos de nuestra tierra y crecen en las selvas. Y no solo eso: otras delicias que forman parte de nuestra paleta gastronómica (aunque no sean endémicas) se cultivan en este ecosistema. Café, canela, coco y miel, son solo algunos de estos productos.  

selvas-mexicanas-festival-productos-productores-cacao-vainilla-cafe

La selva mexicana es inmensamente productiva. Además de darnos todas estas joyas, también es donde crecen árboles maderables y donde habitan cientos de especies de flora y fauna vitales para el equilibrio ecológico. Por otro lado, hay una distancia enorme entre quienes consumen estos productos y quienes se dedican a cultivarlos, así, no siempre sabemos el enorme valor que tienen.

selvas-mexicanas-festival-productos-productores-cacao-vainilla-cafe

También en Más de México: Vainilla mexicana: otra deliciosa joya en peligro de extinción (que tenemos que cuidar)

Eso es lo que vuelve vital a un festival como el de Selvas de México, evento que será celebrado entre el 4 y 7 de abril en la CDMX y promete estar increíble. La idea es celebrar la enorme biodiversidad mexicana a través de la apreciación y el intercambio de información sobre las delicias que nos ofrece.

En el festival habrá un poco de todo: talleres de nixtamalización y para hacer tortillas; cata de miel y chocolate; conferencias diversas; actividades para niños; fandango con son jarocho, y venta de productos a precio justo y accesible.

selvas-mexicanas-festival-productos-productores-cacao-vainilla-cafe

Además, podrás platicar directamente con los productores, entender a profundidad su experiencia y aprender a valorar lo que hacen. Es importante considerar que aprovechar los productos de la selva no significa explotarla, al contrario: lo que hay que lograr es un equilibrio entre lo que tomamos de ella y lo que le entregamos.

selvas-mexicanas-festival-productos-productores-cacao-vainilla-cafe

También en Más de México: ¿Quieres ayudar a México en serio? Necesitas empezar a comer estas 4 cosas ya

Especies como el maíz y ahora también el cacao, la vainilla y las abejas, que se encuentran en peligro de extinción, dependen del cuidado de quienes los cultivan de manera sustentable. Así, le debemos mucho a los agricultores: no solo nos regalan enormes placeres culinarios; también protegen la diversidad de nuestros ecosistemas.  

selvas-mexicanas-festival-productos-productores-cacao-vainilla-cafe

¿Qué puedes hacer tú para ayudar? Pues consumir las delicias de la selva mexicana, informarte sobre ellas, aprender sus preciosas historias y compartir la experiencia.

¿Se te antojó ir al Festival Selvas de México?

selvas-mexicanas-festival-productos-productores-cacao-vainilla-cafe

No te pierdas esta propuesta del 4 al 7 de abril en el Huerto Roma Verde en Jalapa 234, en la colonia Roma Sur de la CDMX. Revisa los horarios y el programa completo aquí.

*Imágenes: Creative Commons.

Maíz ajo: el eslabón perdido del maíz

Esta especie está suspendida en el tiempo; nadie entiende cómo es que se haya conservado junto a sus pares de maíces más modernos y útiles para la alimentación.

 “No sirve para tamales, atole o tortilla, es solo un recuerdo de que la semilla existe desde tiempos inmemoriales”.

 José Arnulfo Luis Arellano Téllez

Parece una artesanía, una que se hace sobre un maíz, como con trenzas orgánicas. Hablamos de uno de los maíces criollos más antiguos de los que se tiene registro, y se desconoce exactamente en qué momento surgió: el maíz ajo.

Uno de los misterios que más le rodean, es las pocas probabilidades de que aún se conserve. Y la historia detrás de este improbable fenómeno se desenvuelve en la comunidad de San Juan Ixtenco, en Tlaxcala, donde por generaciones, familias de agricultores de origen otomí han guardado su semilla. Según una investigación para la revista Ciencias de la UNAM, entre ellas está la de Vicente Hernández Alonso, quien durante los últimos cincuenta y cinco años lo ha replicado año con año, utilizando el esquema denominado conservación in situ.

Un caso extraño

Se trata de un maíz que, de algún modo, no tiene una utilidad práctica, pues no puede usarse de alimento, pero sí una muy simbólica.

“Es un lujo que nos podemos dar en Tlaxcala, pero sobre todo los de Ixtenco, pues lo sembramos como recuerdo de los maíces primitivos, pues primero fue el Teoloxtintle y hasta que llego el maíz tunicata”, cuenta José Arnulfo Luis Arellano Téllez, uno de los campesinos de este municipio para el sitio Info Rural.

Según Arellano Téllez, sus ancestros le indicaron que deberían rescatar y preservar aquella especie de maíz, pues gracias a ella pudieron entender y describir la existencia de muchas otras especies que están relacionadas genéticamente con ella.

Su origen

Como sabemos, el maíz tiene su origen en el teocintle, la especie silvestre que el hombre mesoamericano fue domesticando durante miles de años. El maíz ajo, se encuentra en algún lugar de esta cadena de evolución, pero luego se fue creando el maíz como lo conocemos ahora, y de manera extraordinaria, el maíz ajo se quedó entre nosotros.

Su simbolismo

Según la tradición oral, se reconoce que el maíz ajo se se cultiva desde hace milenios, y adicionalmente, para usos medicinales y ceremoniales.

En el Códice De la Cruz-Badiano se menciona en tres ocasiones el uso de este peculiar maíz. En lo correspondiente a su uso medicinal: este escrito del médico nahua del siglo XVI, Martín de la Cruz, lo menciona para la curación de disentería, de medicina lactógena (dificultad para flujo en lactancia) y la curación de quemaduras en niños.

En la parte de uso ceremonial se asocia a la bendición de las espigas de maíz para la siguiente siembra cada día 15 de mayo; a los rituales a Centeotl y los cantos ceremoniales relacionados con el ciclo maicero dedicados a “las siete espigas de maíz benditas en el Templo de Chicomecoatl.

Este maíz ajo es, de algún modo, un recordatorio del milenario trabajo que ha sido la domesticación de esta gramínea. Es un espejo cultural que recuerda el valor  del esfuerzo colectivo para la supervivencia, y a su vez, una reliquia que es un agradecimiento vivo a la naturaleza.

*Imágenes: 1)El Universal; 3) Tortilla de maíz mexicana

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Esta cervecería tapatía fue declarada la mejor de México

Una destacada cervecería mexicana con propuestas innovadoras y deliciosas.

La cultura en torno a las cervezas artesanales mexicanas se pone cada día mejor. Las propuestas de los cerveceros nacionales son creativas, innovadoras y deliciosas. 

Hay quienes se concentran en celebrar sabores locales (como el cacao o las plantas medicinales); otros están buscando posicionarse como auténticos referentes de la cerveza artesanal en todo el mundo. Cervecería Artesanal Fortuna es una de estas. 

cerveza-cerveceria-artesanal-mexicana-mexico-mejores

Determinados a generar la más fina cerveza mexicana, nacieron en 2013 y hoy ya son reconocidos como una cervecería esencial. De hecho, recientemente recibieron el título de Mejor Cervecería Mexicana para 2019 durante el concurso Aro Rojo, uno de los más especializados y relevantes en esta escena. 

También en Más de México: 4 deliciosas cervezas artesanales mexicanas (pero con causa)

Cervecería Fortuna es una joya tapatía y es un sitio digno de ser visitado. La fábrica artesanal, terraza y jardín (ambas abiertas al público en general) están ubicadas a un costado del espectacular Bosque de la Primavera en Guadalajara.  

cerveza-cerveceria-artesanal-mexicana-mexico-mejores

Los fundadores de esta cervecería artesanal aseguran que el secreto para hacer la cerveza perfecta es usar nada más que los ingredientes de la receta original (malta, lúpulo, levadura, agua) y no agregar ningún preservativo, ni pasteurizar el producto final. El sabor de sus cervezas es por esto genuino, muy redondo y refrescante, pero, al mismo tiempo la cerveza de Fortuna es muy delicada.

Otra prueba de que esta sí es una cerveza digna del título que recién le otorgaron es el hecho de que entre los colaboradores se encuentra Marcelo Oehninger (originario de Chile), uno de los pocos maestros cerveceros residentes de México entrenado y certificado en Alemania.

cerveza-cerveceria-artesanal-mexicana-mexico-mejores

Una de sus cervezas más especiales es “Cañita”: clara, de color brillante y muy refrescante. Otra que sin duda suena deliciosa es su “Sake Ale”, un brillante experimento que combina la levadura usada para hacer sake (vino de arroz) con un lúpulo japonés. 

Sin duda hay que probar las delicias de esta cervecería mexicana.

¿Dónde comprar Cervezas de Fortuna?

cerveza-cerveceria-artesanal-mexicana-mexico-mejores

Las cervezas de Fortuna se encuentran en 300 puntos de venta en Guadalajara, y también en Puerto Vallarta, Monterrey, Cabo San Lucas, León y Morelia. En la Ciudad de México, se pueden encontrar en las sucursales de Bodega, y en El Depósito. Puedes pedirlas a domicilio en el sitio web de la cervecería o por Amazon.

¿Quieres visitar la Cervecería?

cerveza-cerveceria-artesanal-mexicana-mexico-mejores

La cervecería ofrece tours guiados (incluye visita por la fábrica y degustación). Uno abierto al público que es de lunes a domingo a las 11:30 am y uno privado (desde seis personas) que puede ser de martes a viernes a las 13:00, 14:00 o 15:00 PM o sábados y domingos a las 13:00 hrs. Es necesario hacer reservación previamente.

Para hacerlo puedes llamar al teléfono 36 27 71 32 ext. 32,33 ó 34, al celular (045) 33 13 52 58 72 o escribir a arodriguez@cervezafortuna.com 

Los costos del tour son bastante accesibles. El abierto al público cuesta $250 pesos por persona y el privado $300 por persona.

La cervecería está en Carretera Guadalajara-Nogales No. 4380, Zapopan, Jalisco, C.P. 45011 

Vainilla mexicana: otra deliciosa joya en peligro de extinción (que tenemos que cuidar)

Tal vez es el sabor más popular del planeta y podría desaparecer…

Los lazos que México ha tejido con el exterior tienen toda clase de orígenes. Historias de migración y conquista son en gran medida responsables de nuestro potente vínculo con otros países. Pero pocas cosas han reunido a México con prácticamente todo el mundo como dos ingredientes, dos sabores que están en todos lados: el chocolate y la vainilla.

Aunque lo realmente sorprendente no es esto, sino que ambos, el cacao y la vainilla mexicanos, están en peligro de extinción. Hay muchas razones detrás de este triste asunto y hay que tomar en cuenta toda clase de factores.

En el caso de la vainilla, lo compleja que es su producción; las políticas públicas que la protegen (y desprotegen) y la enorme popularidad del saborizante artificial sabor vainilla, son algunas cosas que debemos tomar en cuenta. Y, como con otros casos (como el del maíz), los consumidores tenemos un poder especial para ayudar.

La vainilla es una auténtica joya

vainilla-mexicana-peligro-extincion-papantla-denominacion-origen

La vainilla es especial en muchos sentidos. Primero, porque es la única orquídea de la que nace un fruto que, además, es comestible. Después porque su exuberante perfume tiene presencia en la gastronomía de muchísimos países y es básica en cocinas enormes, como la francesa.

Por otro lado, porque su producción es completamente artesanal e implica un contacto muy particular con la tierra. La vainilla es tan delicada que no se trata solo de sembrarla, cultivarla y después procesarla industrialmente.

vainilla-mexicana-peligro-extincion-papantla-denominacion-origen

Después de cosechar, hay que permitir que se seque al sol (por cierto, su aroma embriaga a quienes trabajan con ella y caracteriza a pueblos como Papantla, en Veracruz, donde la vainilla tiene denominación de origen); a continuación hay que separar las vainas. Las que están en mejor estado se venderán así, enteras y sin conservadores, mientras que las otras serán convertidas en extracto.

Por supuesto, como cualquier producto natural, la producción está sometida a temporadas, a los cambios en el clima, a la lluvia. Así, la vainilla, por más exquisita que sea, es un asunto al que debemos aprender a tenerle paciencia y también ser comprensivos con los precios que implica, pues es un producto complejísimo.

También en Más de México: Hacer chocolate en México: un acto de resistencia (VIDEO)

¿Por qué está desapareciendo?

vainilla-mexicana-peligro-extincion-papantla-denominacion-origen

Por un lado, tiene que ver con el temido y muy real cambio climático. Aunque la vainilla se da bien en sitios cálidos y húmedos, el exceso de calor hace que se pierda el fruto; así, cada vez es más difícil cultivarla.

Por otro lado, como se explica en este artículo de Proceso, hay una crisis de seguridad en torno a la vainilla, pues como explica el investigador Juan Carlos Guzmán Salas, el 80% de los productores mexicanos han sufrido robo violento de su producto. Esto es porque la vainilla, como los aguacates, es muy demandada en todo el mundo y son muchos los que desean comercializar con ella.

vainilla-mexicana-peligro-extincion-papantla-denominacion-origen

Además, a pesar de que se ha cultivado desde antes de la conquista (particularmente en la región Totonaca, al norte de Veracruz) y era utilizada como uno de los ingredientes del mítico chocolate, hoy en día México es el productor número 21 del mundo.

Todos estos factores, además de la complejidad naturalmente asociada a su producción, hacen que la vainilla sea muy cara y tristemente, México ha sido conquistado por un sustituto barato, pero de pésima calidad: el saborizante artificial de vainilla.

También en Más de México: La antigua leyenda de cómo nació la vainilla

¿Qué podemos hacer?

vainilla-mexicana-peligro-extincion-papantla-denominacion-origen

No todo es responsabilidad de los consumidores, pero sí podemos hacer pequeños cambios para rescatar a este, tal vez, el sabor más popular del planeta. Una cosa importante es exigirle a nuestros gobiernos de todos los niveles que apoyen y protejan la producción de la vainilla (y a quienes la realizan).

Por otro lado, aumentemos la demanda de buena vainilla. Si puedes, comprarla directamente; si no, evita el saborizante y consume productos que sepas que tienen vainilla natural y mexicana. ¿Cómo saber si es la buena? busca que el producto que compras se encuentre en la Norma Oficial Mexicana NOM-138-SCFI-2012, sobre Información comercial, etiquetado de extracto natural de Vainilla (Vanilla spp.) derivados y sustitutos.

Otras cosas a tomar en cuenta son: el extracto de vainilla natural es de color ámbar (ni negro, ni transparente) y los extractos puros utilizan alcohol en una concentración de 35% o más. Puedes encontrarla en mercados, tiendas naturistas, orgánicas o de repostería.