¿Cómo vivir en México sin producir basura? 6 prácticos consejos

En México producimos muchísima basura. Ya nos toca hacernos responsables de esta situación. Aquí te decimos cómo:

México es un país que produce muchísima basura. Según el Banco Mundial, somos el primer productor de desechos de Latinoamérica.

De acuerdo con datos del INEGI, en nuestro país se recolectan todos los días 86, 343 toneladas de basura, de la cual solo 11% se separa (en orgánica, inorgánica y reciclable). De hecho solo 46 de cada 100 hogares realizan esta vital tarea.

Por otro lado, el problema ya no es que no reciclamos y no hacemos composta. El problema es que producimos muchísima basura. Solo en la CDMX cada persona produce al día 1.7 kilos. La basura de la capital es tanta que, como se explica en este artículo de Animal Político, el 60% o 70% de los residuos los recibe el Estado de México y otro tanto se va al Estado de Morelos.

¿Habrá algo en nuestras dinámicas culturales que nos hacen adoptar estos estilos de vida tan dañinos para nosotros y el medio ambiente?

Sin duda, pues parece que nos cuesta muchísimo trabajo concebir una vida sin producir desechos. Tal vez uno de los circuitos que más afectan en este sentido es el de la comida callejera, un auténtico paraíso gastronómico, pero también una “industria” informal que simplemente no parece poder existir sin unicel y plástico.

Hay algo profundamente cariñoso en el acto de “envolver”.

A cualquiera le brinca el corazón cuando el taquero hace un esfuerzo sobrenatural por guardar los preciados taquitos entre capas y capas de papel y bolsa, para que lleguen calientitos y bien acomodados a su destino final.

Realmente hacer una buena envoltura es una forma de asegurar el estado de las cosas. Tal vez por eso mantenemos tan alto este nivel de producción de desechos. Pero urge replantear esta situación.

Por otro lado, muchas tradiciones muy mexicanas le apuestan al reciclaje, la reutilización, a “heredar” los objetos que uno ya no usa, a “el recalentado”. Y, la verdad, es que, aunque muchas veces parecemos no estar conscientes de ella y sus necesidades, nos encanta nuestra riqueza natural.

¿Por qué será que cambiamos la tradición de llevar bolsa del mandado al hacer compras? ¿O que preferimos unicel sobre una olla o una taza de barro? ¿O plástico en lugar de hojas de plátano y totomoxtle?

También en Más de México: Tradiciones ancestrales que son 100% ecológicas (y hay que recuperar)

¿Qué te proponemos?

La solución es un compromiso, pero es completamente posible. Se trata de adoptar un estilo “Cero basura” a la mexicana. La reglas de este estilo de vida son sencillas:

  1. Rechaza cualquier objeto de un solo uso, desde popotes, hasta volantes y si se puede, recibos.
  2. Reduce tu consumo al mínimo necesario. Esto aplica para toda clase de productos.
  3. Re-usa todo lo que puedas. Los mexicanos lo sabemos hacer bien: convierte los envases de yogurt en contenedores de salsa o frijoles; los frascos en vasos; etc.
  4. Recicla la basura que no puedas evitar, llevándola a centros de reciclaje.
  5. Reincorpora toda la basura orgánica a la tierra.

Te puede interesar: ¿Comprar sin generar basura? En la Ciudad de México ya es posible

¿Y cómo traducir estas reglas a la realidad mexicana? Te dejamos algunos prácticos consejos.

 

Te puede interesar: Vida sin residuos: aquí tienes 10 prácticas zero waste para todos los días

*Imágenes: 1) Munchies-Vice; 2) El Universal; 3) Animal Político.

En esta tiendita de Monterrey puedes pagar por víveres con tu basura

Esta curiosa iniciativa podría inspirar pequeños pero significativos cambios a favor del medio ambiente.

Ser mexicano es increíble, pero no viene sin responsabilidades y tal vez la más apremiante es la deuda que tenemos con el medio ambiente. Nuestro consumo constante de productos desechables es uno de los hábitos más contaminantes y la pésima forma en que manejamos nuestra basura no ayuda en nada.

La verdad es que conectamos poco con nuestros desechos y probablemente por eso no tenemos conciencia del daño enorme que provocan. No queremos saber nada sobre nuestra basura y hacemos que “desaparezca”, pero esta responsabilidad que hemos abandonado está regresando a nosotros en la forma de graves consecuencias.

Una curiosa iniciativa que podría inspirar algunos cambios

tienda-food-for-trash-monterrey-pagar-con-basura

Por otro lado, poco a poco el imaginario está cambiando y cada vez son más las personas involucradas en corregir esta situación y tratar de hacerse responsables. Y hay algunas propuestas que podrían inspirar cambios muy positivos. Una de ellas es la nueva tiendita “trash for food” en Monterrey: una tienda comunitaria donde puedes canjear tu basura por comida. 

La tienda se encuentra en la zona de Cima de La Loma al sur de la ciudad y ya está funcionado. Esta propuesta del estado planea establecer por lo menos 23 tiendas como esta y tiene dos objetivos muy especiales: reducir los gastos de las familias en productos de la despensa básica e involucrar a toda la comunidad en la limpieza del espacio público y los procesos de reciclaje de basura.

Así, tú llevas tu basura y de acuerdo al peso recibes vales con los que puedes comprar algunos víveres muy necesarios. Es una idea muy atractiva para las familias de la zona y una buena forma de hacer conciencia.

Lo que sigue…

tienda-food-for-trash-monterrey-pagar-con-basura

Por otro lado, los problemas son bastante más grandes y, aunque este es un comienzo muy bueno y celebrable no es difícil dar el siguiente paso. Algunos productos de la canasta básica suelen ser producidos de forma industrial y están envasados en más desechables que pronto se convertirán en más y más basura. 

Lo que nos urge es cambiar nuestra forma de consumir y  apostar por dejar de producir tantos desechos. En ese sentido las comunidades de Monterrey y todo el país deben organizarse para exigir que los artículos ofrecidos en estas tiendas traten de ser lo más sustentable posible. 

tienda-food-for-trash-monterrey-pagar-con-basura

Que no estén envueltos en plástico, que se vendan a granel, que uno pueda resguardarlos en recipientes reutilizables y, de preferencia que sean de manufactura local, tal vez incluso hechos por campesinos y productores de la zona. Tal vez suena a mucho pedir, pero podemos hacerlo realidad. 

¿Tú qué opinas?

También en Más de México: Tradiciones ancestrales que son 100% ecológicas (y hay que recuperar)

¡Adiós unicel y plástico! Aquí las medidas que están tomando algunos estados mexicanos para lograrlo

Cada vez son más las regiones del país que toman acción para producir menos basura. ¿Tú cuándo vas a empezar?

¿Sabías que en 2018 México fue identificado como el país que más basura genera en Latinoamérica? Así lo señaló un informe del Banco Mundial recuperado por diversos medios. De acuerdo a los datos de la organización mencionada, en nuestro país se produce 1.6 kilos de basura por persona.

Esto es un problema enorme. La cantidad de basura que producimos es muchísimo mayor a la que somos capaces de procesar y, por lo tanto, va acumulándose en distintos territorios. Por un lado en los enormes y caóticos basureros. Además, en barrancas, ríos, mares y vertederos sin regulación.

Ahí, la basura simplemente se mantiene inútil, contaminando el suelo, el agua, poniendo en peligro a animales de todo tipo que se la comen y generando condiciones anti sanitarias para quienes tienen que lidiar con ella. El problema ya está rayando en el absurdo: la basura nos está ahogando discretamente. Son muchos ya los medios y especialistas que reportan la presencia de residuos de plástico microscópicos en nuestra comida.

mexico-medidas-politicas-ambientales-basura-plastico-unicel

En gran medida, el problema es la forma en que manejamos la basura. Como señala el informe del Banco Mundial, solo el 11% de la basura recolectada diariamente en México se separa y son 45 de cada 100 los hogares que separan sus desechos. Separar es vital. Es cierto que la basura solo es tal cuando está mezclada.

Y ¿cuáles son los estados mexicanos que más contaminan? De más a menos: la CDMX, el EDOMEX, Jalisco, Veracruz, Guanajuato, Tamaulipas y Nuevo León. Por otro lado, algunas de estas entidades están tomando responsabilidad y esto es muy buena noticia.

mexico-medidas-politicas-ambientales-basura-plastico-unicel

Los enemigos principales, en este sentido son el plástico y el unicel, dos materiales muy populares en nuestro país, vitales para el circuito de comida callejera; pero también dos de los más contaminantes y con los procesos de degradación más largos. Esto es lo que proponen algunos estados del país para terminar con ellos:

También en Más de México: Tradiciones ancestrales que son 100% ecológicas (y hay que recuperar)

EDOMEX

Toluca, Metepec y Tlalnepantla son tres de los municipios que decidieron entrarle al quite. Recientemente anunciaron que en los próximos días el uso de unicel y plástico en establecimientos comerciales quedará prohibido. La multa que podrían recibir los negocios por incumplir la medida iría de $442 a $8,499 pesos. Hay dos opciones: si quieres usar envases desechables, bolsas o popotes, tendrás que pagar por ellos. Aunque la mejor opción es llevar tus propios desechables.

Veracruz

En mayo de 2018 el estado aprobó una reforma de ley para disminuir progresivamente el uso de plástico y popotes, priorizando el uso de alternativas más amigables.

mexico-medidas-politicas-ambientales-basura-plastico-unicel

Querétaro

2018 fue el año más relevante en esta lucha y también Querétaro se sumó entonces, aprobando una ley que incluye la prohibición total de entrega y distribución de bolsas de plástico en tiendas y comercios. La multa por incumplimiento va desde los $4,000 a los $300,000 pesos.

Jalisco

El primero de enero de 2019 entró en vigor una legislación que impondrá multas a partir de 2020 a negocios. La intención es erradicar de forma paulatina el uso de bolsas de plástico, popotes y envases de unicel. Pero no solo eso, también se han propuesto eliminar el uso de botellas de plástico y empaques de botanas y pan, que serán ser sustituidos por alternativas biodegradables.

mexico-medidas-politicas-ambientales-basura-plastico-unicel

Baja California Sur

En julio de 2018 se restringió en todo el estado la venta y distribución de bolsas, popotes, contenedores y otros desechables de plástico en todo tipo de comercios y se solicitó utilizar alternativas biodegradables o reutilizables.

Chihuahua

Muy recientemente Chihuahua se sumó a la causa, pues aprobó reformas a la Ley de Prevención y Gestión Integral de los Residuos que prohíben el uso de popotes de plástico en todos los establecimientos  de servicios.

mexico-medidas-politicas-ambientales-basura-plastico-unicel

Oaxaca

Aunque la ciudad de Oaxaca se está uniendo a la lucha, el primero en poner el ejemplo fue el pueblo de San Bartolo Coyotepec, comunidad que prohibió el uso y venta de unicel y la quema de basura en 2018, pero que desde 2013 ha estado luchando por ser una entidad más sostenible, razón por la que les fue otorgado el premio “Gobierno y Gestión Local” del CIDE.

Te puede interesar:

¿Los juguetes mexicanos se adelantaron al reciclaje moderno?

Más allá de la moda, los residuos de materiales han sido materia prima desde hace cientos de años en la creación de los juguetes populares.

El concepto de reciclaje como tal, es moderno. Llegó acompañado del consumo masivo, y el reciclaje coloquialmente se acuñó, así, como la reutilización de objetos usados. Sin embargo lo anterior es curioso, pues en realidad en la historia de la humanidad siempre existió, y de hecho la mentalidad sobre tener cosas nuevas todo el tiempo, quizá como un respiro frívolo y posmoderno, es relativamente nueva.

El juguete mexicano ha sido uno de los rubros en que milenariamente han sido empleados materiales reciclados para su construcción. El aprovechamiento máximo de los recursos, que fue premisa esencial durante siglos, fue uno de los elementos que propiciaron su formación.

De manera ingeniosa y aleccionadora, ciertos juguetes y artesanías mexicanos nos hacen memorar que el reciclaje ha estado siempre ahí, y cuando este existe como un paradigma se convierte en un modo de vida que permea cualquier esfera. En este caso, la creativa es una de las más beneficiadas.

 

Piñatas

pinata

Tienen al menos 500 años de antiguedad. Con una estructura de barro al centro, son adornadas, y en algunos casos hechas completamente, con papel maché (un mix de pedacera de distintos papeles, como de periódico o de revistas).

 

Cartonería

cartoneria caballos

Foto: jpartepopular.webnode.mx

cartonería mexicana

Como las populares Lupitas, las calaveras, etc., son elaboradas con papel de desperdicio, engrudo y pinturas que hacen que surjan payasos, diablos, chivos, brujas, ancianos, sultanes, monos y bellas damas, entre muchos más.

 

Alebrijes

alebrijes mexicanos

Recordemos la memorable historia de estos fantásticos seres. Salieron directamente de un sueño del artesano Pedro Linares en 1936; seres extraordinarios, como los alebrijes, lo perseguían y gritaban estrepitosamente ¡Alebrijes!. Estos preciosos objetos se hacen con un modelado de papel cartón o periódico.

 

Muñecas de Tusa

Su cuerpo y vestimenta están ingeniosamente elaboradas en su totalidad con hojas de maíz. Son además adornadas con hongos, flores, tintes naturales, semillas, bejucos y pegamento natural. Fueron creadas por la artesana Sonia María Vazquez en 1988. 

muñecas de tusa 

Pirinola, yoyos y trompos

pirinola juguetes mexicanos

Hechos con pedacera de madera.

 

Marionetas

marionetas mexicana

Foto: mexicano.losfuerte.com

Hechas con pedacería de madera, papel maché y pedacería de tela.

 

Tablitas

tablitas juego mexicano

Foto: Carlos Bravo/ Flickr

Con pedacería de madera y listones.